martes, 21 de agosto de 2012

Pequeñas Semillitas 1793


PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 7 - Número 1793 ~ Martes 21 de Agosto de 2012
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
   

Alabado sea Jesucristo…
La iglesia celebra los 21 de agosto, el Día del Catequista, en conmemoración del papa Pío X quien tuvo actuación decisiva a favor de la catequesis e hizo posible entre otras cosas que los niños se acerquen a los sacramentos a edad temprana.
Tomando palabras de Monseñor José Luis Mollaghan, podemos decir que:
Ser catequista es creer fuertemente y tener una profunda vida de fe; responder y seguir a Jesucristo para ser su testigo, en una comunidad de fe, esperanza y caridad.
Ser catequista es vivir la comunión por medio de la gracia, enriquecida por la Palabra de Dios y la Eucaristía, que nos alimenta con su Cuerpo y su Sangre.
Ser catequista es desear crecer en el conocimiento cada vez más profundo de la Palabra de Dios, que ilumina la enseñanza de la Iglesia, para trasmitirla a todos.
Ser catequista es vivir como un discípulo y discípula del Señor, y participar del envío que nos hace el Obispo; vivir el llamado misionero, para  vivir lo que enseñamos y  enseñar lo que vivimos.
Para ello, es necesario tomar el ejemplo de  San Juan Bautista, que "testimonia un estilo de vida desprendido y pobre; demuestra gran valentía al proclamar a todos la voluntad de Dios, hasta sus últimas consecuencias. No ceder a la tentación fácil de desempeñar un papel destacado, sino que, con humildad, se abaja a sí mismo para enaltecer a Jesús” (Juan Pablo II, Jubileo de los catequistas, 2000).
Como San Pío X, que impulsó la enseñanza del Catecismo para fortalecer la fe y el conocimiento de Cristo; cada catequista debe conocer en profundidad  el Catecismo de la Iglesia y trasmitirlo con la ayuda de un nuevo ardor, y de una metodología renovada; pidiéndole que nos anime y sostenga en la misión.
Se comprende que lo más importante es transmitir con amor el mensaje de Jesús y compartir con los demás la experiencia del encuentro con Cristo.
Así, el catequista se convierte, definitivamente, en una persona que cree y sigue a Jesucristo, viviendo la alegría de ser su testigo.
El Día del Catequista, nos invita a  agradecer a Dios nuestra vocación y misión en la Iglesia, junto a nuestros párrocos y sacerdotes; junto a quienes reciben la catequesis en nuestras parroquias y comunidades, especialmente junto a los niños y jóvenes; y también nos colma el corazón de una profunda alegría, y nos impulsa a crecer en nuestro servicio.
¡Feliz Día del Catequista!


La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy


En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Yo os aseguro que un rico difícilmente entrará en el Reino de los Cielos. Os lo repito, es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de los Cielos». Al oír esto, los discípulos, llenos de asombro, decían: «Entonces, ¿quién se podrá salvar?». Jesús, mirándolos fijamente, dijo: «Para los hombres eso es imposible, mas para Dios todo es posible».
Entonces Pedro, tomando la palabra, le dijo: «Ya lo ves, nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido; ¿qué recibiremos, pues?». Jesús les dijo: «Yo os aseguro que vosotros que me habéis seguido, en la regeneración, cuando el Hijo del hombre se siente en su trono de gloria, os sentaréis también vosotros en doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel. Y todo aquel que haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o hacienda por mi nombre, recibirá el ciento por uno y heredará la vida eterna. Pero muchos primeros serán últimos y muchos últimos, primeros».
(Mt 19,23-30)

Comentario
Hoy contemplamos la reacción que suscitó entre los oyentes el diálogo del joven rico con Jesús: «¿Quién se podrá salvar?» (Mt 19,25). Las palabras del Señor dirigidas al joven rico son manifiestamente duras, pretenden sorprender, despertar nuestras somnolencias. No se trata de palabras aisladas, accidentales en el Evangelio: veinte veces repite este tipo de mensaje. Lo debemos recordar: Jesús advierte contra los obstáculos que suponen las riquezas, para entrar en la vida...
Y, sin embargo, Jesús amó y llamó a hombres ricos, sin exigirles que abandonaran sus responsabilidades. La riqueza en sí misma no es mala, sino su origen si fue injustamente adquirida, o su destino, si se utiliza egoístamente sin tener en cuenta a los más desfavorecidos, si cierra el corazón a los verdaderos valores espirituales (donde no hay necesidad de Dios).
«¿Quién se podrá salvar?». Jesús responde: «Para los hombres eso es imposible, mas para Dios todo es posible» (Mt 19,26). —Señor, Tú conoces bien las habilidades de los hombres para atenuar tu Palabra. Tengo que decírtelo, ¡Señor, ayúdame! Convierte mi corazón.
Después de marchar el joven rico, entristecido por su apego a sus riquezas, Pedro tomó la palabra y dijo: —Concede, Señor, a tu Iglesia, a tus Apóstoles ser capaces de dejarlo todo por Ti.
«En la regeneración, cuando el Hijo del hombre se siente en su trono de gloria...» (Mt 19,28). Tu pensamiento se dirige a ese “día”, hacia ese futuro. Tú eres un hombre con tendencia hacia el fin del mundo, hacia la plenitud del hombre. En ese tiempo, Señor, todo será nuevo, renovado, bello.
Jesucristo nos dice: —Vosotros, que lo habéis dejado todo por el Reino, os sentaréis con el Hijo del Hombre... Recibiréis el ciento por uno de lo que habéis dejado... Y heredaréis la vida eterna... (cf. Mt 19,28-29).
El futuro que Tú prometes a los tuyos, a los que te han seguido renunciando a todos los obstáculos... es un futuro feliz, es la abundancia de la vida, es la plenitud divina.
—Gracias, Señor. ¡Condúceme hasta ese día!
Rev. D. Fernando PERALES i Madueño (Terrassa, Barcelona, España)


Santoral Católico:
San Pío X, Papa


José Sarto, después Pío X, nació en Riese, poblado cerca de Venecia, Italia en 1835 en el seno de una familia humilde siendo el segundo de diez hijos.

Todavía siendo niño perdió a su padre por lo que pensó dejar de estudiar para ayudar a su madre en los gastos de manutención de la familia, sin embargo ésta se lo impidió y pudo continuar sus estudios en el seminario gracias a una beca que le consiguió un sacerdote amigo de la familia.

Una vez ordenado fue vicepárroco, párroco, canónigo, obispo de Mantua y Cardenal de Venecia, puestos donde duró en cada uno de ellos nueve años. Bromeando platicaba que solamente le faltaban nueve años de Papa.

Muchas son las anécdotas de este santo que reflejan tanto su santidad como su lucha por superar sus defectos, entre ellas destacan tres:

Siendo Cardenal de Venecia se encontró con un anciano al que la policía le había quitado el burro que tenía para trabajar; al enterarse el Cardenal se ofreció a pagar la multa que le cobraban y a acompañarlo a recoger el burro porque exigían al anciano que lo respaldara una persona de confianza. Ante la negativa del anciano para que lo acompañara el Cardenal afirmó que si una obra buena no costaba no merecía gran recompensa.

Cuando era un sacerdote joven, José Sarto, estando con su hermana se quejó de dolor de muelas lo que provocó que ella lo criticara y lo tachara de quejoso y flojo respondiéndole con una bofetada. Sintiéndose avergonzado se disculpó por ser tan violento, defecto que fue corrigiendo.

Asimismo, una vez de visita en el Colegio de San Juan Bosco fue invitado a almorzar en la pobreza de ese colegio, donde al salir buscó un mejor lugar para comer, aunque después se volvió más y más sacrificado.

En 1903 al morir León XIII fue convocado a Roma para elegir al nuevo Pontífice. En Roma no era candidato para algunos por no hablar francés y él mismo se consideraba indigno de tal nombramiento.

Durante la elección los Cardenales se inclinaron en principio y por mayoría por el Cardenal Rampolla, sin embargo el Cardenal de Checoslovaquia anunció que el Emperador de Austria no aceptaba al Cardenal Rampolla como Papa y tenía el derecho de veto en la elección papal, por lo que el Cardenal Rampolla retiró su nombre del nombramiento. Reanudada la votación los Cardenales se inclinaron por el Cardenal Sarto quien suplicó que no lo eligieran hasta que una noche una comisión de Cardenales lo visitó para hacerle ver que no aceptar el nombramiento era no aceptar la voluntad de Dios. Aceptó pues convencido de que si Dios da un cargo, da las gracias necesarias para llevarlo a cabo.

Escogió el nombre de Pío inspirado en que los Papas que eligieron ese nombre habían sufrido por defender la religión.

Tres eran sus más grandes características: la pobreza: fue un Papa pobre que nunca fue servido más que por dos de sus hermanas para las que tuvo que solicitar una pensión para que no se quedaran en la miseria a la hora de la muerte de Pío X; la humildad: Pío X siempre se sintió indigno del cargo de Papa e incluso no permitía lujos excesivos en sus recámaras y sus hermanas que lo atendían no gozaban de privilegio alguno en el Vaticano; la bondad: nunca fue difícil tratar con Pío X pues siempre estaba de buen genio y dispuesto a mostrarse como padre bondadosos con quien necesitara de él.

Una vez que fue elegido Papa decretó que ningún gobernante podía vetar a Cardenal alguno para Sumo Pontífice.

Dentro de sus obras destaca el combate contra dos herejías en boga en esa época: Modernismo, la cual la combatió en un documento llamado Pascendi estableciendo que los dogmas son inmutables y la Iglesia sí tiene autoridad para dar normas de moral; la otra herejía que combatió fue la del Jansenismo que propagaba que la Primera Comunión se debía retrasar lo más posible; en contraposición Pío X decretó la autorización para que los niños pudieran recibir la comunión desde el momento en que entendía quien está en la Santa Hostia Consagrada. Este decreto le valió ser llamado el Papa de la Eucaristía.

Fundó el Instituto Bíblico para perfeccionar las traducciones de la Biblia y nombró una comisión encargada de ordenar y actualizar el Derecho Canónico.

Promovió el estudio y la enseñanza del Catecismo (por eso hoy se celebra el día del catequista).

Murió el 21 de agosto de 1914 después de once años de pontificado.

Fuente: EWTN


Frases de hoy
(dedicadas a los catequistas)

“Como me envió el Padre,
así os envío Yo”
(Juan 20, 21)

“La mies es mucha, pero los obreros pocos.
Rogad, pues, al Dueño de la mies,
que envíe obreros a su mies”
(Lucas 10, 2)

“No me elegisteis a Mí, sino Yo a vosotros,
y os designé para que vayáis y deis fruto,
y vuestro fruto permanezca”
(Juan 15, 16)


Tema del día:
Ser catequista
    

Cada uno de nosotros tenemos una vocación específica, un llamado, para el cual y por el cual hemos sido creados; sin este llamado por detrás de todas las cosas nuestra vida no tendría sentido, y es que el Padre Dios nos pensó con tanto amor que no podía dejarnos a la deriva, pero eso si, la última palabra la tenemos nosotros.

La vida del cristiano es un elegir a cada instante, es un optar por esto o por aquello, pero llega un momento en que la opción se vuelve mas seria y debemos elegir ya no una forma de estar, sino una  forma de ser.

Llamados a ser catequistas, no a hacer de catequistas. Cuando empezamos la catequesis, dimos un SI profundo y seguro a Dios, un SI que no se termina en ese momento, sino que se prolonga como una opción de vida, como una forma de ser. El decir SI a ser catequistas es decir SI a ser maestros de la fe, esa fe que la aprendimos de nuestros mayores, que la aceptamos con amor y que ahora la transmitimos con entusiasmo y con la esperanza de que ocurra en los demás lo mismo que ocurrió en nosotros.

La vocación del catequista no es temporal, es desde siempre y para siempre; aunque el día de mañana no tengamos un grupo a nuestro cargo, seguiremos siendo catequistas, de nuestras familias, vecinos, amigos y de todos aquellos que aquí o allá necesiten de nosotros una palabra de aliento, de apoyo... una palabra de Dios.

Hoy por hoy, ya sea con los padres o con los chicos, nuestra función es transmitir, enseñar la Palabra de Dios. Esto requiere de nosotros una dedicación de tiempo completo, pero sin dejar de lado nuestras familias, nuestro trabajo, nuestros estudios, sino que también en ese ambiente debemos ser catequistas, por eso no estamos llamados a hacer de catequistas sino a serlo.

La opción de vida que hemos tomado nos compromete hasta tal punto que toda nuestra vida debed verse afectada por nuestro SER CATEQUISTA.

Los NO del catequista

El catequista no es aquel:

- Que se cree el súper cristiano que se las sabe todas.
- Que por sus muchos méritos ha llegado hasta donde está.
- Que no es coherente entre lo que vive y lo que enseña.
- Que se hace “compinche” de su grupo.
- Que “dicta clases” de catequesis deshumanizando al grupo.
- Que no quiere a su comunidad y se ocupa solo de la catequesis.
- Que no prepara los encuentros porque no le interesan.

Los SI del catequista

El catequista es aquel:

- Que ha recibido de Dios el llamado a comunicar a otros la misma fe que ha recibido.
- Que con generosidad y desinteresadamente se entrega al servicio de los demás.
- Que humildemente reconoce su debilidad y su ignorancia pero confía en la obra del espíritu.
- Que vive cada segundo con ansias de conocer más a Dios y así compartirlo con los hermanos.
- Que enseña lo que cree, y practica lo que enseña.
- Que se hace uno con su grupo y comparte de igual a igual.
- Que quiere al grupo que el Señor le encomendó y se gana la amistad de todos.

Cuando dijimos SI a ser catequistas, firmamos con Dios un 'contrato de vida', en el cual había muchas letras pequeñas que seguramente no leímos (este artículo es una copia del contrato que firmamos con las letras pequeñas agrandadas para que veamos bien).

Sería bueno que pensemos si después de haber leído bien el 'contrato' lo firmaríamos nuevamente asumiendo todo lo que, querramos o no, ya hemos asumido cuando dijimos si al llamado de Dios a ser catequistas.


Pensamientos sanadores


Pide al Señor irradiar su luz a todo el mundo

Tú fuiste creado por la luz bendita de Dios, fuiste tejido desde el seno materno con la luz amorosa de sus manos.
Por eso, hoy y cada día, abre las ventanas de tu alma y llénate de la luz que viene de lo alto. Ella expulsará de ti cualquier rastro de sombra que hubiese podido arrastrarse hasta tu corazón.
Luego, al salir de tu casa, hazte el propósito de cuidar esa luz, sin que nada ni nadie la extinga. Por el contrario, hazte el propósito de encender con la luz del Señor, las mechas de aquellos corazones en quienes percibas las sombras de la tristeza, el enojo y el desaliento.

Ustedes son la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad situada en la cima de una montaña. Y no se enciende una lámpara para meterla debajo de un cajón, sino que se la pone sobre el candelero para que ilumine a todos los que están en la casa. Así debe brillar ante los ojos de los hombres la luz que hay en ustedes, a fin de que ellos vean sus buenas obras y glorifiquen al Padre que está en el cielo. Mateo 5, 14-16.


Pedidos de oración


Pedimos oración por la Paz del Mundo; por la Santa Iglesia Católica; por el Papa, los sacerdotes y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones, por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el hambre y la pobreza; por la unión de las familias y la fidelidad de los matrimonios; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas, y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Pedimos oración por Exequiel G., que nació con una seria fisura en el paladar, por cuanto debe alimentarse con sondas, tiene 4 meses, y además problema de crecimiento. Vive en Villa Regina, Provincia de Río Negro, República Argentina y lo ponemos en las manos de María, Madre de Jesús y Madre nuestra para que Ella lo cuide, lo proteja y pida por su recuperación.

Pedimos oración por Abelardo Juan, tiene 81 años vive en Neuquén, Argentina y desde hace una semana está con dolores de piernas y lo que más preocupa es que está depresivo. Oramos al Señor para que se recupere de sus males físicos y espirituales con la ayuda de nuestra dulcísima Madre.

Pedimos oración por el joven Rafael R., de Córdoba, Argentina, 25 años de edad, que mañana será operado (primera etapa) de un tumor en el nervio auditivo, por lo que rogamos a la Santísima Virgen de Lourdes que interceda por él ante Jesús para que todo se resuelva favorablemente.

Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amén

Nota de Redacción:
Para dar curso a los Pedidos de Oración es imprescindible dar los siguientes datos: nombres completos de la persona (habitualmente no publicamos apellidos), ciudad y país donde vive, y explicar el motivo de la solicitud de oración. Por favor: en los pedidos ser breves y concretos y enviarlos a pequesemillitas@gmail.com y deben poner en el asunto “Pedido de oración”, ya que los correos que llegan sin asunto (o con el asunto en blanco) son eliminados sin abrirlos.


"Intimidad Divina"

Caridad y verdad

La caridad “no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad” (1 Cr 13, 6). Son dos cualidades que no se pueden separar, porque la justicia supone la verdad y viceversa, mientras que donde hay injusticia hay engaño, fraude o, al menos, figuración de estar en la verdad. En Dios caridad y verdad se identifican del modo más absoluto, porque en él todo es amor y todo es verdad. El Verbo es presentado por Juan como “la luz verdadera que ilumina a todo hombre” (1, 9); no luz fría, sino luz que es llama de caridad, porque “Dios es amor” (1 Jn 4, 16). Y la luz verdadera, o sea la verdad divina, la ha traído el Hijo de Dios al mundo mediante el ministerio del amor. Dios, porque ama al hombre, lo pone en la verdad y lo conduce al bien. El amor y la bondad para con el prójimo “en modo alguno deben convertirse en indiferencia ante la verdad saludable“ (GS 28). Esta enseñanza del Vaticano II enfatiza el deber de no traicionar nunca la verdad so pretexto de caridad. Por lo demás no sería amor verdadero el que no lleva a la verdad.

La mentira es pecado no sólo contra la justicia, sino también contra la caridad, porque siendo miembros de un solo cuerpo y siendo hermanos, los cristianos tienen unos para con otros la deuda de la verdad. La mentira no favorece la unión fraterna, sino la hiere y aun destruye; el que se siente engañado no puede pensar que es amado. Todo lo que sale de las manos de Dios tiene el esplendor de la verdad y el calor de la caridad. Mentira y vida cristiana son cosas contradictorias, como lo son la mentira y la caridad.
“Vuestra caridad sea sin fingimiento; detestando el mal, adheríos al bien” (Rm 12, 9). La caridad no puede andar caminos tortuosos que en apariencia tienden al bien, pero ocultamente persiguen el mal. Cortesías, cumplimientos, favores prodigados con miras ambiciosas o lucrativas, palabras que simulan afecto y estima pero encubren segundas intenciones y se truecan pronto en murmuraciones o calumnias, son acciones indignas de un cristiano, cuya conducta debe ser toda limpia y sincera.

La caridad debe ser tan amante de la verdad, que, si las circunstancias lo exigen, sepa también descubrir y denunciar el mal para defender del engaño a los débiles y sencillos, sus posibles víctimas. San Pablo indica la profesión de la verdad en la caridad, como el medio más eficaz para crecer en “Aquel que es la Cabeza, Cristo” (Ef 4, 15). El cristiano, en efecto, miembro de Cristo como es, no puede vivir ni crecer en él sino participando de su misma vida, vida de verdad y de amor, vida que testifica y actúa la verdad con las obras de la caridad.

Señor, cuando vea pecar a mi prójimo, excusaré en él la intención que está escondida y no se puede ver, y aun cuando se viese claramente ser esa intención torcida y mala, haz que sepa excusar la tentación de que ningún mortal está libre. Y cuando alguien me venga a decir los defectos de mii prójimo, yo, Señor mío, no querré oírlos, y le responderé que haga oración por él y ruegue al Señor que primero me enmiende yo misma. Antes quiero decir el defecto al prójimo que yerra que hablar de él con otros, porque lejos de remediarse se cometen otros muchos y más graves que aquellos de que se habla. (Santa Magdalena de Pazzis, Probatione)

P. Gabriel de Sta. M. Magdalena O.C.D.
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-
.

3 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho el trabajo del Día del Catequista.
    Que Dios le bendiga y le ayude en esa labor que completa el ser médico de cuerpos y jardinero de almas.

    ResponderEliminar
  2. Hola quisiera que me respondieran algunas cosas, ya que he oido muchas veces decir a los católicos que hay varios camninos para llegar a Dios pero Jesús dijo en S. Juan 14:6 "Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí." Si solo podemos llegar a Dios a travez de Jesuscristo, entonces porque usar a las imagenes?porque buscar otro mediador? Si JESÚS ES EL ÚNICO??? "Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo." 1ºTimoteo 2:5,6. Ademas dicen que se puede pedir a las imagenes para que cumplan las peticiones que tengan, sin embargo Dios condena la idolatría, en Éxodo 20:1-6 dice "Y habló Dios todas estas palabras, diciendo: Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre. No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos." Tambien dice en 1º Corintios 10:14 "Por tanto, amados míos, huid de la idolatría" y en Apocalipsis 21:8 "Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago de fuego y azufre que es la muerte segunda." Yo no escibo esto para ofender sino para mostrarles que tienen que ver que Dios nos ama y que sólo a Él tenemos que buscar, amar y adorar. Que Dios los Bendiga y les hable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Catecismo de la Iglesia Católica es claro:
      «AMARÁS AL SEÑOR TU DIOS CON TODO TU CORAZÓN, CON TODA TU ALMA Y CON TODAS TUS FUERZAS»
      (... al final)
      IV. “No te harás escultura alguna...”
      2129 El mandamiento divino implicaba la prohibición de toda representación de Dios por mano del hombre. El Deuteronomio lo explica así: “Puesto que no visteis figura alguna el día en que el Señor os habló en el Horeb de en medio del fuego, no vayáis a prevaricar y os hagáis alguna escultura de cualquier representación que sea...” (Dt 4, 15-16). Quien se revela a Israel es el Dios absolutamente Trascendente. “Él lo es todo”, pero al mismo tiempo “está por encima de todas sus obras” (Si 43, 27- 28). Es la fuente de toda belleza creada (cf. Sb 13, 3).
      2130 Sin embargo, ya en el Antiguo Testamento Dios ordenó o permitió la institución de imágenes que conducirían simbólicamente a la salvación por el Verbo encarnado: la serpiente de bronce (cf Nm 21, 4-9; Sb 16, 5-14; Jn 3, 14-15), el arca de la Alianza y los querubines (cf Ex 25, 10-12; 1 R 6, 23-28; 7, 23-26).
      2131 Fundándose en el misterio del Verbo encarnado, el séptimo Concilio Ecuménico (celebrado en Nicea el año 787), justificó contra los iconoclastas el culto de las sagradas imágenes: las de Cristo, pero también las de la Madre de Dios, de los ángeles y de todos los santos. El Hijo de Dios, al encarnarse, inauguró una nueva “economía” de las imágenes.
      2132 El culto cristiano de las imágenes no es contrario al primer mandamiento que proscribe los ídolos. En efecto, “el honor dado a una imagen se remonta al modelo original” (San Basilio Magno, Liber de Spiritu Sancto, 18, 45), “el que venera una imagen, venera al que en ella está representado” (Concilio de Nicea II: DS 601; cf Concilio de Trento: DS 1821-1825; Concilio Vaticano II: SC 125; LG 67). El honor tributado a las imágenes sagradas es una “veneración respetuosa”, no una adoración, que sólo corresponde a Dios:
      «El culto de la religión no se dirige a las imágenes en sí mismas como realidades, sino que las mira bajo su aspecto propio de imágenes que nos conducen a Dios encarnado. Ahora bien, el movimiento que se dirige a la imagen en cuanto tal, no se detiene en ella, sino que tiende a la realidad de la que ella es imagen» (Santo Tomás de Aquino, Summa theologiae, 2-2, q. 81, a. 3, ad 3).

      Eliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.