miércoles, 20 de agosto de 2014

Pequeñas Semillitas 2438

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 9 - Número 2438 ~ Miércoles 20 de Agosto de 2014
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
Muchas personas que desean ser útiles terminan siendo utilizadas.  Hay una enorme responsabilidad en ayudar.  No se trata de “ser buenos” ni de “no puedo ver sufrir al otro” ni de “me hace sentir bien” ni de “así soy yo”.  Esta es una actitud egoísta: ¿qué podríamos esperar de los resultados?
Muchas veces, actuar reactivamente de esta forma es contraproducente, porque estamos enviando el mensaje implícito de que la otra persona no puede o no sirve.  En estos tiempos en que estamos tomando conciencia del poder que traemos para crear nuestras vidas, ayudar ingenuamente puede causar más problemas que soluciones.  Resulta difícil dejar que alguien que amamos se lastime o sufra, pero lo más probable es que necesite esa lección para  madurar y darse cuenta de la capacidad que tiene.
¿Otras posibilidades?  Escuchar, abrir oportunidades, mostrar el contexto, enseñar recursos, incentivar el entusiasmo, elevar la autoestima, ser neutrales, apoyar emocionalmente, armonizar, guiar amorosamente, despertar conciencia, estimular la sonrisa, mostrar el potencial, sacralizar la vida, ser comprensivos…
Y una esencial: cuanto mejor estemos nosotros, más irradiaremos bienestar hacia los demás (ellos desearán seguir el ejemplo, no las palabras). No minimicemos esto: ser es tan o más crucial que hacer. Laura Foletto

¡Buenos días!

Dominio de sí mismo
La ira es fuente de males más graves que aquellos que la causan. Corta las raíces de la irritación que no están fuera sino en nuestro corazón: egoísmo, incomprensión, impaciencia... Aprecia los valores espirituales y permanecerás imperturbable ante las crisis, que se solucionan con la calma, pero se ahondan con el enfado.

Cuando yo era niño, mi padre solía contar hasta diez en voz alta cada vez que se encolerizaba con mis hermanas y conmigo. Cuando mayor, yo mejoré esa estrategia incorporando el uso de la respiración. Cuando empiezo a enojarme, respiro profundamente y mientras lo hago, digo el número uno. A continuación, relajo todo el cuerpo mientras espiro. Luego repito el mismo proceso hasta el número diez. Esta combinación de contar y respirar resulta tan relajante que te será casi imposible continuar enojado cuando acabes. El tiempo invertido contribuye a desdramatizar las situaciones.

Es imposible que en el curso de todo un día no nos sobrevenga algún que otro contratiempo: pequeños accidentes o dificultades que nos apenan y mortifican. ¿No es esto un obstáculo permanente para la felicidad? De ninguna manera, si sabemos conservar la paz y la  alegría cuando sobrevienen estas contrariedades.
Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
En aquel tiempo, Jesús dijo a los discípulos esta parábola: «El Reino de los Cielos es semejante a un propietario que salió a primera hora de la mañana a contratar obreros para su viña. Habiéndose ajustado con los obreros en un denario al día, los envió a su viña. Salió luego hacia la hora tercia y al ver a otros que estaban en la plaza parados, les dijo: ‘Id también vosotros a mi viña, y os daré lo que sea justo’. Y ellos fueron. Volvió a salir a la hora sexta y a la nona e hizo lo mismo. Todavía salió a eso de la hora undécima y, al encontrar a otros que estaban allí, les dice: ‘¿Por qué estáis aquí todo el día parados?’. Dícenle: ‘Es que nadie nos ha contratado’. Díceles: ‘Id también vosotros a la viña’.
»Al atardecer, dice el dueño de la viña a su administrador: ‘Llama a los obreros y págales el jornal, empezando por los últimos hasta los primeros’. Vinieron, pues, los de la hora undécima y cobraron un denario cada uno. Al venir los primeros pensaron que cobrarían más, pero ellos también cobraron un denario cada uno. Y al cobrarlo, murmuraban contra el propietario, diciendo: ‘Estos últimos no han trabajado más que una hora, y les pagas como a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el calor’. Pero él contestó a uno de ellos: ‘Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No te ajustaste conmigo en un denario? Pues toma lo tuyo y vete. Por mi parte, quiero dar a este último lo mismo que a ti. ¿Es que no puedo hacer con lo mío lo que quiero? ¿O va a ser tu ojo malo porque yo soy bueno?’. Así, los últimos serán primeros y los primeros, últimos». (Mt 20,1-16)

Comentario
Hoy, la Palabra de Dios nos invita a ver que la “lógica” divina va mucho más allá de la lógica meramente humana. Mientras que los hombres calculamos («Pensaron que cobrarían más»: Mt 20,10), Dios —que es Padre entrañable—, simplemente, ama («¿Va a ser tu ojo malo porque yo soy bueno?»: Mt 20,15). Y la medida del Amor es no tener medida: «Amo porque amo, amo para amar» (San Bernardo).
Pero esto no hace inútil la justicia: «Os daré lo que sea justo» (Mt 20,4). Dios no es arbitrario y nos quiere tratar como hijos inteligentes: por esto es lógico que haga “tratos” con nosotros. De hecho, en otros momentos, las enseñanzas de Jesús dejan claro que a quien ha recibido más también se le exigirá más (recordemos la parábola de los talentos). En fin, Dios es justo, pero la caridad no se desentiende de la justicia; más bien la supera (cf. 1Cor 13,5).
Un dicho popular afirma que «la justicia por la justicia es la peor de las injusticias». Afortunadamente para nosotros, la justicia de Dios —repitámoslo, desbordada por su Amor— supera nuestros esquemas. Si de mera y estricta justicia se tratara, nosotros todavía estaríamos pendientes de redención. Es más, no tendríamos ninguna esperanza de redención. En justicia estricta no mereceríamos ninguna redención: simplemente, quedaríamos desposeídos de aquello que se nos había regalado en el momento de la creación y que rechazamos en el momento del pecado original. Examinémonos, por tanto, de cómo andamos de juicios, comparaciones y cálculos cuando tratamos con los demás.
Además, si de santidad hablamos, hemos de partir de la base de que todo es gracia. La muestra más clara es el caso de Dimas, el buen ladrón. Incluso, la posibilidad de merecer ante Dios es también una gracia (algo que se nos concede gratuitamente). Dios es el amo, nuestro «propietario que salió a primera hora de la mañana a contratar obreros para su viña» (Mt 20,1). La viña (es decir, la vida, el cielo...) es de Él; a nosotros se nos invita, y no de cualquier manera: es un honor poder trabajar ahí y podernos “ganar” el cielo.
Rev. D. Antoni CAROL i Hostench (Sant Cugat del Vallès, Barcelona, España)

Santoral Católico:
San Bernardo
Abad y Doctor de la Iglesia
Memoria de san Bernardo, abad y doctor de la Iglesia, el cual, habiendo ingresado con treinta compañeros en el nuevo monasterio del Cister, fue después fundador y primer abad del monasterio de Clairvaux (Claraval), dirigiendo sabiamente a los monjes por el camino de los mandamientos del Señor, con su vida, su doctrina y su ejemplo. Recorrió una y otra vez Europa para restablecer la paz y la unidad e iluminó a la Iglesia con sus escritos y sabios consejos, hasta que descansó en el Señor cerca de Langres, en Francia (1153).  Información amplia haciendo clic acá.
Fuente: Catholic.net    

La frase de hoy

“Me gusta la gente capaz de entender
que el mayor error del ser humano,
es intentar sacar de la cabeza
aquello que no sale del corazón”
-M. Benedetti-

Tema del día:
El Papa en Corea
1) Para saber
El Papa Francisco hizo estos días un viaje a Corea y exhortó a acoger en el corazón la luz de Cristo y reflejarla “en una vida llena de fe, esperanza y amor, llena de la alegría del Evangelio”. Todos estamos llamados a ser portadores de esa esperanza.

Recordó las palabas de la Biblia: "¡Levántate, resplandece!", e invitó a recibir la luz de Cristo para reflejarla, llena de alegría. Hoy en día es preciso escuchar ese llamado para levantarnos y resplandecer con la luz de Cristo.

Con su testimonio, los mártires coreanos Paul Yun Ji-chung y sus 123 compañeros, beatificados el 16 de agosto por el Papa Francisco, resplandecen con la luz de Cristo resucitado.

2) Para pensar
Paul Yun Ji-chung nació en el año 1759 en el seno de una noble familia. Era inteligente, estudioso y digno de confianza. Conoció la fe católica y luego de estudiar la doctrina católica por tres años fue bautizado.

A su vez, Paul Yun le enseñó el catecismo a su madre, a su hermano Francis Yun y a su primo James Kwon Sang-yeon, introduciéndolos así a la Iglesia Católica.

Paul Yun y su primo James Kwon renunciaron a sus ritos ancestrales y quemaron la tableta ancestral. Cuando su madre murió, se realizó la ceremonia fúnebre según el rito católico en vez del rito confuciano, lo cual enojó a la corte real y se ordenó el arresto de los primos, quienes se ocultaron. Pero el magistrado ordenó arrestar al tío de Paul Yun, y al enterarse, dejaron sus escondites, y se entregaron.

Trataron de persuadirlos de renunciar a su fe y que delataran a otros católicos. Contestaron que eso jamás lo harían, y enfáticamente afirmaron que sólo la doctrina católica era la verdadera. Paul Yun refutó y mostró la irracionalidad de los ritos ancestrales confucianos, explicando la doctrina de la Iglesia Católica. Esto enfureció al gobernador y ante el consejo de sus ministros, el rey ordenó su ejecución. Fueron decapitados por odio a la fe mientras oraban a Jesús y María. Paul Yun tenía 32 años.

Corea es uno de los países que más han padecido crueles persecuciones contra la fe católica. Más de diez mil mártires murieron en las persecuciones, dando una idea del enorme sacrificio de los primeros católicos coreanos. La gran mayoría de los mártires eran laicos: hombres y mujeres, casados y solteros, jóvenes y viejos. Los coreanos conversos al catolicismo eran conocidos por la firmeza y sinceridad. Corea ocupa el cuarto lugar en número de santos canonizados en el mundo católico.

3) Para vivir
Decía San Juan Pablo II que la muerte de estos mártires no fue en vano, sino que se convirtió en la levadura de la Iglesia y ha dado lugar al actual espléndido florecimiento de la Iglesia en Corea y al sostenimiento de los cristianos que padecen en Corea del Norte.

Hemos de saber vivir dando testimonio de nuestra fe cristiana a través de nuestras obras y mostrar nuestra fe y nuestro amor a Jesús.

Paul Yun, antes de morir, en su última carta, exhortaba a ser fieles: “…Doy fin a esta carta. Desde ahora estamos cerca de la lucha, les ruego que andéis en la fe, de modo que cuando hayan entrado finalmente en el Cielo, podemos saludarnos unos a otros. Les dejo mi beso de amor”.
Pbro. José Martínez Colín

Nuevo artículo

Hay nuevo material publicado en el blog
"Juan Pablo II inolvidable"
Puedes acceder en la dirección:

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones, por la Paz en el mundo, por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el hambre y la pobreza; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo, por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas, y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Pedimos oración para las siguientes personas de Buenos Aires, Argentina: María Teresa, a quien hoy realizarán una aplicación de quimioterapia por un cáncer muy agresivo que padece; Emi, una bebé de pocos días de vida que ha sido operada del corazón y está todavía muy delicada; y para Carlos Luciano, por su salud física, psíquica y por trabajo.

Seguimos en oración por la salud de Juan Eduardo, de Esperanza, Santa Fe, Argentina, 39 años, internado luego de cirugías complicadas y en grave estado. Rogamos a Jesús que esté junto a él y lo fortalezca en esta difícil situación, mientras María acompaña a la familia.

Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amén

Un estímulo todos los días
Agosto 20
Es sublime quedarnos serenos en los brazos de Dios, sin decir nada, sin miedos, sin tensiones, sin prisas, sabiendo que no hay nada más importante que estar juntos.
Pero también es precioso cuando podemos estar junto a otro ser humano, felices y tranquilos, sin necesidad de decir cosas, sabiendo que vale la pena dejarlo todo para estar un rato simplemente unidos, descansando el uno en el otro.
Algunas parejas no son capaces de hacer esto ni siquiera después de un acto sexual. Sólo les interesa el momento de placer genital, como quien utiliza un objeto mientras le sirve y luego lo olvida. No les interesa quedarse un rato juntos, sin pensar en otra cosa, simplemente disfrutando de compartir un momento de calma.
Cuando esto sucede, es evidente que esa relación  es muy superficial y necesita crecer mucho. Entonces, habría que preguntarse: ¿Por qué no puedo compartir un momento de silencio y de serenidad con esa persona? ¿Creo que esa persona no merece no merece mi tiempo, que todo lo demás es más importante que su presencia? ¿O será que sólo busco a los demás para utilizarlos cuando los necesito? ¿Qué hay en mí que no puedo quedarme un momento tranquilo con otra persona?
Pídele al Señor que te muestre que los demás valen más que tus proyectos e intereses.
Mons. Víctor Manuel Fernández
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-

martes, 19 de agosto de 2014

Pequeñas Semillitas 2437

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 9 - Número 2437 ~ Martes 19 de Agosto de 2014
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
Recordando todavía el Evangelio del domingo, a veces parece que Jesús no responde a algún pedido, para que nosotros respondamos y actuemos en su lugar. El sufrimiento humano no conoce fronteras, y la ternura y la compasión han de ser experimentadas por todos.
¿Tenemos oídos para escuchar las súplicas -a veces, los gritos- de las personas que necesitan ayuda? ¿Cómo actuamos ante ellas? ¿Somos conscientes y tratamos de ayudar y aliviar?  ¿Nos molestan los gritos, las necesidades, o las injusticias  que padecen los demás?
Y es que más allá de una ayuda económica, lo que muchas personas necesitan es una mano tendida, una actitud acogedora, un interés sincero por sus problemas e interrogantes. Muchas veces es más que suficiente sentarse al lado del otro y simplemente escucharlo.
¿Estamos dispuestos a buscar soluciones y ayudas para tantos hermanos nuestros amenazados por el demonio del hambre, la sed, la explotación, la insolidaridad, el olvido o la injusticia?

¡Buenos días!

Confía en mí
Confiar en Dios, es depositar toda nuestra fe en él. Dejarle el cuidado de tus cosas. Permitirle disponer de tu futuro, porque sabes que te ama más que tú mismo. Reposa en él “como un niño en brazos de su madre” (salmo 131). Y confía sobre todo en las pruebas, cuando las cosas resultan incomprensibles.

“Yo soy Dios. El día de hoy me encargaré de todos tus problemas. Por favor recuerda que no necesito de tu ayuda. Si por casualidad el demonio te puso en una situación que no puedes manejar, no intentes resolverla. Déjala a mi cuidado. Esto se arreglará en mi tiempo, no en el tuyo. Una vez que has puesto en mis manos el asunto no te aferres a él ni te preocupes. Esta actitud sólo demoraría la solución del problema. Si es una situación que tú piensas que eres capaz de manejar, por favor consúltame en una oración para asegurarte que es la solución correcta. Debido a que no duermo ni dormito, no es necesario que pierdas tu sueño. Yo me encargaré de velarlo. Descansa, hijo. Si necesitas contactarme, estoy sólo a una oración de distancia...”

Para la persona de fe, todo sucede porque lo quiere o lo permite Dios. Y él es experto en sacar bien del mal. Imagínate el río de bendiciones que bajó del Calvario donde murió Jesús en la cruz. También él tiene proyectos de salvación para cada una de tus contradicciones aceptadas en paz. Que el Señor te proteja y bendiga.
Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Yo os aseguro que un rico difícilmente entrará en el Reino de los Cielos. Os lo repito, es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de los Cielos». Al oír esto, los discípulos, llenos de asombro, decían: «Entonces, ¿quién se podrá salvar?». Jesús, mirándolos fijamente, dijo: «Para los hombres eso es imposible, mas para Dios todo es posible».
Entonces Pedro, tomando la palabra, le dijo: «Ya lo ves, nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido; ¿qué recibiremos, pues?». Jesús les dijo: «Yo os aseguro que vosotros que me habéis seguido, en la regeneración, cuando el Hijo del hombre se siente en su trono de gloria, os sentaréis también vosotros en doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel. Y todo aquel que haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o hacienda por mi nombre, recibirá el ciento por uno y heredará la vida eterna. Pero muchos primeros serán últimos y muchos últimos, primeros». (Mt 19,23-30)

Comentario
Hoy contemplamos la reacción que suscitó entre los oyentes el diálogo del joven rico con Jesús: «¿Quién se podrá salvar?» (Mt 19,25). Las palabras del Señor dirigidas al joven rico son manifiestamente duras, pretenden sorprender, despertar nuestras somnolencias. No se trata de palabras aisladas, accidentales en el Evangelio: veinte veces repite este tipo de mensaje. Lo debemos recordar: Jesús advierte contra los obstáculos que suponen las riquezas, para entrar en la vida...
Y, sin embargo, Jesús amó y llamó a hombres ricos, sin exigirles que abandonaran sus responsabilidades. La riqueza en sí misma no es mala, sino su origen si fue injustamente adquirida, o su destino, si se utiliza egoístamente sin tener en cuenta a los más desfavorecidos, si cierra el corazón a los verdaderos valores espirituales (donde no hay necesidad de Dios).
«¿Quién se podrá salvar?». Jesús responde: «Para los hombres eso es imposible, mas para Dios todo es posible» (Mt 19,26). —Señor, Tú conoces bien las habilidades de los hombres para atenuar tu Palabra. Tengo que decírtelo, ¡Señor, ayúdame! Convierte mi corazón.
Después de marchar el joven rico, entristecido por su apego a sus riquezas, Pedro tomó la palabra y dijo: —Concede, Señor, a tu Iglesia, a tus Apóstoles ser capaces de dejarlo todo por Ti.
«En la regeneración, cuando el Hijo del hombre se siente en su trono de gloria...» (Mt 19,28). Tu pensamiento se dirige a ese “día”, hacia ese futuro. Tú eres un hombre con tendencia hacia el fin del mundo, hacia la plenitud del hombre. En ese tiempo, Señor, todo será nuevo, renovado, bello.
Jesucristo nos dice: —Vosotros, que lo habéis dejado todo por el Reino, os sentaréis con el Hijo del Hombre... Recibiréis el ciento por uno de lo que habéis dejado... Y heredaréis la vida eterna... (cf. Mt 19,28-29).
El futuro que Tú prometes a los tuyos, a los que te han seguido renunciando a todos los obstáculos... es un futuro feliz, es la abundancia de la vida, es la plenitud divina.
—Gracias, Señor. ¡Condúceme hasta ese día!
Rev. D. Fernando PERALES i Madueño (Terrassa, Barcelona, España)

Santoral Católico:
San Juan Eudes
Presbítero y Fundador
San Juan Eudes, presbítero, que durante muchos años se dedicó a la predicación en las parroquias y después fundó la Congregación de Jesús y María, para la formación de los sacerdotes en los seminarios, y otra de religiosas de Nuestra Señora de la Caridad, para fortalecer en la vida cristiana a las mujeres arrepentidas. Fomentó de una manera especial la devoción a los Sagrados Corazones de Jesús y de María, hasta que en Caen, de la región de Normandía, en Francia, descansó piadosamente en el Señor (1680). Información amplia haciendo clic acá.
Fuente: Catholic.net    

Palabras del Papa Francisco

“No puede haber diálogo auténtico si no somos capaces de tener la mente y el corazón abiertos a aquellos con quienes hablamos, con empatía y sincera acogida. Tener clara la propia identidad y ser capaces de empatía son, por tanto, el punto de partida de todo diálogo… Así pues, la fe viva en Cristo constituye nuestra identidad más profunda. A partir de ella comienza nuestro diálogo y ella es lo que debemos compartir, sincera y honestamente, sin fingimientos, mediante el diálogo de la vida cotidiana, el diálogo de la caridad y en todas aquellas ocasiones más formales que puedan presentarse… Ya que Cristo es nuestra vida, hablemos de él y a partir de él, con decisión y sin miedo”
Papa Francisco

Tema del día:
Los cristianos en Irak
Los cristianos de Erbil han construido una imagen de la Virgen, situada a quince metros, y que fue inaugurada el día de la Asunción. Ahora ella desde la altura les protege y les anima a seguir adelante.

Los cristianos están experimentando el martirio y el exilio en Irak. Miles de ellos han perdido todo e incluso algunos han muerto a manos de los terroristas del Estado Islámico por ser cristianos y por negarse a renegar de su fe. Estos mártires están sembrando una tierra que ha albergado a los cristianos desde hace casi dos milenios.

Aún presas del miedo por todo lo que están viviendo durante estos meses los cristianos iraquíes no pierden la fe, es más, la persecución los afianza en todo aquello que creen. Lo fácil para ellos hubiera sido abrazar el islam aunque en su interior siguieran siendo cristianos. Pero han elegido pasar por la puerta estrecha, a sabiendas de que ello les acarrearía numerosos sufrimientos.

Sin embargo, estos perseguidos tienen un gran aliado a su favor y aunque siempre presente ahora se hace, si cabe, más visible. Y es que los cristianos iraquíes se han encomendado a la Virgen María como protectora y consoladora de tantos miles de afligidos que lo han perdido todo.

Y no sólo se han encomendado de manera espiritual sino que lo han llevado a la práctica lanzando un mensaje muy claro a los terroristas del Estado Islámico, pues tienen una gran intercesora.

En este sentido, durante la fiesta de la Asunción en la ciudad kurda de Erbil, principal objetivo del Estado Islámico, los cristianos la celebraron desvelando una enorme Virgen María situada sobre una columna a una altura de quince metros. Para que vea, para que proteja a los cristianos y para que sepan que allí están ellos.

A escasos kilómetros del frente, la Virgen ha dado ánimo a una comunidad cansada y aterrada y sirve ahora como una fuente de esperanza. Una imagen que además gira sobre sí misma para poder mirar a todas las direcciones para hacer presente que ella está en todas partes y que no abandona a sus hijos.

El proyecto llevaba planeado mucho tiempo y justamente se ha podido inaugurar cuando la situación es más extrema. Un cristiano local dice que “ahora todo el mundo sabe que este es un país cristiano”.

En esta zona kurda han vivido durante generaciones miles de cristianos, cantidad que se ha multiplicado ahora con la llegada de refugiados que huyen de los islamistas. La inauguración fue una fiesta y fue presidida por el obispo de Erbil, monseñor Bashar Warde Mate y en ella estuvieron presentes las dos comunidades tanto los caldeos como los asirios en un signo de unidad ante la persecución.

Actualmente toda la zona en la que se ha colocado esta imagen protectora de la Virgen está tomada por cristianos. Hasta cien familias de refugiados están ahora instaladas entre la imagen y la iglesia de San José, relata uno de los cristianos de allí.

Durante la homilía, realizada en siriaco, el obispo hizo precisamente un llamamiento a seguir a María que no dudó en seguir y ayudar a un Cristo perseguido.
J. Lozano / Religión en Libertad     

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones, por la Paz en el mundo, por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el hambre y la pobreza; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo, por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas, y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Pedimos oración por el eterno descanso del alma de Nelly, quien falleció el 15 de agosto; de Emily y de Amparo C., quienes fallecieron el 16 de agosto y por el alma de Amparo G., quien falleció el 17 de agosto. Todas de Guatemala.

Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amén

Un estímulo todos los días
Agosto 19
“Señor poderoso, quiero poner en tu presencia a las personas que rechazan mi fe. Tú que les diste la vida por amor, y estás a su lado cada día, mira sus preocupaciones y sufrimientos. Concédeles lo que más necesitan en este momento de su vida. Dales fortaleza para sobrellevar los problemas que tienen que afrontar y ayúdales para que todo termine bien.
Derrama en su interior tu divina paz. Calma toda inquietud y perturbación, y ayúdales a reconocer tu presencia de amor en medio de cada cosa.
Que ellos puedan descubrir cómo los comprendes y esperas. Señor, te pido que mires a esos hermanos que no creen, que te ignoran, que te rechazan, que optaron por vivir sin ti, que desprecian tu amistad y tu luz.
Yo sé que estás en su vida, que tu amor no los abandona. Pero sé también que tú eres el sentido más profundo de su vida, que te necesitan. Toca su corazón, Señor, sana esa falsa imagen que tienen de ti. Permíteles experimentar tu amor y descubrir las maravillas de tu Palabra. Pacifica su interior con tu luz, y muéstrales que la fe en ti nos ayuda a ser más humanos y a construir un mundo mejor. Amén.”
Mons. Víctor Manuel Fernández
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-

lunes, 18 de agosto de 2014

Pequeñas Semillitas 2436

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 9 - Número 2436 ~ Lunes 18 de Agosto de 2014
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
El emperador y filósofo romano Marco Aurelio (121-180 d.C.) dejó un libro de Meditaciones del cual quiero meditar éstas:
- Sofoca tus fantasías y ten presente que tu felicidad depende de lo que tienes dentro, no del exterior.
- Recibe sin orgullo y da sin esfuerzo. Nacimos los unos para los otros, por eso guía a los otros o acéptalos.
- No son los hechos los que te perturban, sino el juicio que tienes sobre ellos. De ti depende cómo miras la realidad.
- Un alma libre de bajos instintos es una fortaleza inexpugnable y un refugio de constante serenidad.
- No te contentes solo con respirar el aire que te rodea, siéntete uno con el universo y con Dios.
- Buscar sólo los placeres y rehuir las fatigas, es un camino que lleva a las sombras no a la luz.
- Toda falta la cometes contra ti mismo, porque todos los seres humanos somos lo mismo, somos uno.
Gonzalo Gallo

¡Buenos días!

Cuando falta amor
La comunicación te abre a las riquezas de las personas, mientras dejas que también ellos crezcan con tus propios dones. Sin la comunicación, que es abrirse a los demás y aceptarnos mutuamente, no puede haber verdadero amor. Encerrarse en uno mismo es muerte, en cambio abrirse como hermano es vida, libertad y madurez. 

Un niño que sufría por las riñas y conflictos diarios de sus padres, preguntó un día a su papá cómo comenzaban las guerras. El papá, pacientemente, se sentó y empezó a explicarle: —Imaginemos que México se enoja con Guatemala... La  mamá, que oía la charla, le interrumpió bruscamente:  —Pero México y Guatemala no están enojados. El papá: —Lo sé, pero es un caso hipotético. La mamá: —Pero así confundes al niño. El papá: —¡No, mujer, no! La mamá: —¡Sí hombre, sí, no me contradigas! El niño: —Papá. ¡Ya entendí cómo comienza una guerra!

De la comunicación depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra. Que la verdad debe ser dicha en cualquier situación, de esto no cabe duda, mas la forma con que debe ser comunicada es lo que provoca en algunos casos, grandes problemas. Que sepas dialogar siempre con respeto y humildad.
Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
En aquel tiempo, un joven se acercó a Jesús y le dijo: «Maestro, ¿qué he de hacer de bueno para conseguir vida eterna?». Él le dijo: «¿Por qué me preguntas acerca de lo bueno? Uno solo es el Bueno. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos». «¿Cuáles?» —le dice él—. Y Jesús dijo: «No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo». Dícele el joven: «Todo eso lo he guardado; ¿qué más me falta?». Jesús le dijo: «Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en los cielos; luego ven, y sígueme». Al oír estas palabras, el joven se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes. (Mt 19,16-22)

Comentario
Hoy la liturgia de la palabra pone ante nuestra consideración el famoso pasaje del joven rico, aquel joven que no supo responder ante la mirada de amor con que Cristo se fijó en él (cf. Mc 10,21). Juan Pablo II nos recuerda que en aquel joven podemos reconocer a todo hombre que se acerca a Cristo y le pregunta sobre el sentido de su propia vida: «Maestro, ¿qué he de hacer de bueno para conseguir vida eterna?» (Mt 19,16). El Papa comenta que «el interlocutor de Jesús intuye que hay una conexión entre el bien moral y el pleno cumplimiento del propio destino».
También hoy, ¡cuántas personas se hacen esta pregunta! Si miramos a nuestro alrededor, podemos quizá pensar que son pocas las personas que ven más allá, o bien que el hombre del siglo XXI no necesita hacerse este tipo de preguntas, ya que las respuestas no le sirven.
Jesús le responde: «¿Por qué me preguntas acerca de lo bueno? Uno sólo es el Bueno. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos» (Mt 19,17). No es solamente legítimo el preguntarse acerca del más allá, sobre el sentido de la vida, sino que... ¡es necesario hacerlo! El joven le ha preguntado qué tiene que hacer para alcanzar la vida eterna, y Cristo le responde que tiene que ser bueno.
Hoy día, para algunos o para muchos —¡qué más da!— puede parecer imposible “ser bueno”... O bien, les puede parecer algo sin sentido: ¡una tontería! Hoy, como hace veinte siglos, Cristo nos sigue recordando que para entrar en la vida eterna es necesario cumplir los mandamientos de la ley de Dios: no se trata de un “óptimo”, sino que es el camino necesario para que el hombre se asemeje a Dios y así pueda entrar en la vida eterna de manos de su Padre-Dios. En efecto, «Jesús muestra que los mandamientos no deben ser entendidos como un límite mínimo que no hay que sobrepasar, sino como una senda abierta para un camino moral y espiritual de perfección, cuyo impulso interior es el amor» (Juan Pablo II).
Rev. D. Óscar MAIXÉ i Altés (Roma, Italia)

Santoral Católico:
San Alberto Hurtado
Sacerdote Jesuita Chileno
En Santiago de Chile, san Alberto Hurtado Cruchaga, presbítero de la Compañía de Jesús, que fundó el “Hogar de Cristo”, una obra para que los pobres que carecen de techo y los vagabundos, sobre todo niños, pudieran encontrar un verdadero y familiar hogar (1952). Información amplia haciendo clic acá.
Fuente: Catholic.net    

Frases de San Alberto Hurtado

“La vida nos ha sido dada para buscar a Dios. La muerte, para encontrarlo. La eternidad, para poseerlo”

“Lo que hayamos dado a Cristo en el pobre estará colocado en la eternidad”

“Nunca habremos dado lo suficiente a Dios si no se lo hemos dado todo”

“La alegría o el dolor es siempre visita de Dios”

“La oración es la conversación del hijo con su Padre Dios. Cuando oramos, es Cristo que habla por nuestros labios; cuando nos arrodillamos, es Cristo que se arrodilla en nosotros”

“Él es nuestro mayor bien, nuestro tesoro, el fin de nuestra vida, el único que colma nuestras aspiraciones”

“La mayor mortificación es aceptar todo lo que Dios nos envía: el bien y el mal, la alegría y el sufrimiento”

“Cristo murió crucificado... Los que sufrís, alegraos, eso pasa”

“Cristo tuvo esperanza y esa esperanza somos nosotros”

“La caridad comienza donde termina la justicia”

“Si supiéramos amar, despertaríamos amor y habría un trato de más sincera amistad”

“¿Qué haría Cristo en mi lugar?”

“Morir por caridad es: Morir sin haber hecho mal a nadie y bien a todos. Desfallecer por ayudar a otros y llevar su carga. Consolando, instruyendo haciendo el bien”

“Alegría de vivir. Contento, señor, contento
San Alberto Hurtado

Tema del día:
María está cerca de cada uno de nosotros
La poesía de María -el «Magníficat»- es totalmente original; sin embargo, al mismo tiempo, es un "tejido" hecho completamente con "hilos" del Antiguo Testamento, hecho de palabra de Dios.

Se puede ver que María, por decirlo así, "se sentía como en su casa" en la palabra de Dios, vivía de la palabra de Dios, estaba penetrada de la palabra de Dios. En efecto, hablaba con palabras de Dios, pensaba con palabras de Dios; sus pensamientos eran los pensamientos de Dios; sus palabras eran las palabras de Dios. Estaba penetrada de la luz divina; por eso era tan espléndida, tan buena; por eso irradiaba amor y bondad.

María vivía de la palabra de Dios; estaba impregnada de la palabra de Dios. Al estar inmersa en la palabra de Dios, al tener tanta familiaridad con la palabra de Dios, recibía también la luz interior de la sabiduría. Quien piensa con Dios, piensa bien; y quien habla con Dios, habla bien, tiene criterios de juicio válidos para todas las cosas del mundo, se hace sabio, prudente y, al mismo tiempo, bueno; también se hace fuerte y valiente, con la fuerza de Dios, que resiste al mal y promueve el bien en el mundo.

Así, María habla con nosotros, nos habla a nosotros, nos invita a conocer la palabra de Dios, a amar la palabra de Dios, a vivir con la palabra de Dios, a pensar con la palabra de Dios. Y podemos hacerlo de muy diversas maneras: leyendo la sagrada Escritura, sobre todo participando en la liturgia, en la que a lo largo del año la santa Iglesia nos abre todo el libro de la sagrada Escritura. Lo abre a nuestra vida y lo hace presente en nuestra vida.

Pero pienso también en el «Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica», que hemos publicado recientemente, en el que la palabra de Dios se aplica a nuestra vida, interpreta la realidad de nuestra vida, nos ayuda a entrar en el gran "templo" de la palabra de Dios, a aprender a amarla y a impregnarnos, como María, de esta palabra. Así la vida resulta luminosa y tenemos el criterio para juzgar, recibimos bondad y fuerza al mismo tiempo.

María fue elevada en cuerpo y alma a la gloria del cielo, y con Dios es reina del cielo y de la tierra. ¿Acaso así está alejada de nosotros? Al contrario. Precisamente al estar con Dios y en Dios, está muy cerca de cada uno de nosotros.

Cuando estaba en la tierra, sólo podía estar cerca de algunas personas. Al estar en Dios, que está cerca de nosotros, más aún, que está "dentro" de todos nosotros, María participa de esta cercanía de Dios.

Al estar en Dios y con Dios, María está cerca de cada uno de nosotros, conoce nuestro corazón, puede escuchar nuestras oraciones, puede ayudarnos con su bondad materna. Nos ha sido dada como "madre" -así lo dijo el Señor-, a la que podemos dirigirnos en cada momento. Ella nos escucha siempre, siempre está cerca de nosotros; y, siendo Madre del Hijo, participa del poder del Hijo, de su bondad. Podemos poner siempre toda nuestra vida en manos de esta Madre, que siempre está cerca de cada uno de nosotros. 
Autor: SS Benedicto XVI | Fuente: Catholic.net | Imagen: Google

Ofrecimiento para sacerdotes y religiosas

Formulo el siguiente ofrecimiento únicamente para sacerdotes o religiosas que reciben diariamente "Pequeñas Semillitas" por e-mail:  Si desean recibir el power point y los comentarios del Evangelio del domingo siguiente con dos o tres días de anticipación, para tener tiempo de preparar sus meditaciones, homilías o demás trabajos sobre la Palabra de Dios, pueden pedírmelo a feluzul@gmail.com 
Solo deben indicar claramente su nombre, su correo electrónico, ciudad de residencia y a qué comunidad religiosa pertenecen.

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones, por la Paz en el mundo, por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el hambre y la pobreza; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo, por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas, y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Pedimos oración por trabajo para Rodrigo, que vive en Rosario, Argentina.

Seguimos rezando por Juan Eduardo C., hombre joven de la provincia de Santa Fe, Argentina, que sigue internado muy grave en Terapia Intensiva. Y sumamos oraciones para Liliana D., de la misma ciudad, operada de un tumor cerebral. Que nuestra Madre de Lourdes los proteja e interceda ante Jesús para que Él derrame sus gracias sanadoras sobre estos hermanos nuestros.

Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amén

Un estímulo todos los días
Agosto 18
Siempre es mejor enfrentar los problemas racionalmente y evitar echarles culpas a los demás o a uno mismo. Más conveniente que buscar culpables es encontrar una manera práctica de encauzar las energías en algo que alimente un futuro mejor.
Cuando buscamos culpables, terminamos alimentando el odio o la tristeza. Los demás pueden equivocarse y hacernos daño, pero de nada nos sirve vivir sospechando de los otros o imaginando las malas intenciones que puedan tener.
Si sospechamos que otro tiene malas intenciones, es necesario confirmarlo con datos concretos y seguros, pero no dar por supuesto que todo lo que se nos cruza por la cabeza es así. De esa manera sólo crearemos más fantasmas  inútiles y dañinos, y gastaremos nuestras energías en perseguir esos fantasmas en lugar de buscar soluciones reales a los problemas.
Mons. Víctor Manuel Fernández
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-

domingo, 17 de agosto de 2014

Pequeñas Semillitas 2435

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 9 - Número 2435 ~ Domingo 17 de Agosto de 2014
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
Quiero creer que el grande es el pequeño, que el último es el primero, que el pobre es preferido, que el insignificante es el que más cuenta para ti.
Lo quiero creer pero me cuesta. Porque yo mismo no veo que importan tanto esos niños; sin mañana sin hoy.
Señor, dime que a ti te importan, ¡por favor! Dime que a ti te importan más que te importo yo, o, por lo menos, que ellos te importan tanto como nosotros, los “con suerte”, los que tenemos las necesidades cubiertas, los que podemos hasta avergonzarnos de ello; los que vivimos en esta sociedad que damos en llamar “primer mundo”.
Pues si esos niños y niñas a nadie le importan, si no te importan a Ti, Señor, entonces... nada importa.  Ulibarri Fl.

¡Buenos días!

¡Siempre adelante!
En la Biblia hay pensamientos capaces de levantar el ánimo por más golpeado que estés. En Isaías (43, 4) el Señor te dice: “Tú eres de gran precio ante mis ojos, porque eres valioso y yo te amo. No tengas miedo, yo estoy contigo”. Aunque esté baja tu autoestima, esta declaración de Dios tiene una poderosa eficacia para ponerte de pie.

Vuelve a empezar cada mañana, desde donde ayer te quedaste, y adelante, siempre adelante. Levántate en cada caída, sonríe en cada triunfo, enjuga cada lágrima en las derrotas, pero siempre vuelve a empezar, superando los obstáculos y saliendo más fuerte de los mismos. Que sepas arriesgarte en la lucha, para saborear después el placer de la victoria. Ten presente que después de la tormenta, vuelve a salir el sol... y, por muy oscura y triste que esté la noche, siempre llega el amanecer.

Cuando tu vida se encrespa con alguna tormenta, no pierdas el ánimo, porque hay dentro de ti fuerzas insospechadas. Entre todas sobresale una que debes valorar, entrenar y servirte de ella: la voluntad. El éxito comienza siempre con una voluntad decidida a permanecer firme en la lucha, ése es el gran regalo de Dios. Utilízalo con humildad.
Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
En aquel tiempo, Jesús salió y se retiró al país de Tiro y Sidón. Entonces una mujer cananea, saliendo de uno de aquellos lugares, se puso a gritarle: «Ten compasión de mí, Señor, Hijo de David. Mi hija tiene un demonio muy malo». Él no le respondió nada. Entonces los discípulos se le acercaron a decirle: «Atiéndela, que viene detrás gritando». Él les contestó: «Sólo me han enviado a las ovejas descarriadas de Israel». Ella los alcanzó y se postró ante Él, y le pidió de rodillas: «Señor, socórreme». Él le contestó: «No está bien echar a los perros el pan de los hijos». Pero ella repuso: «Tienes razón, Señor; pero también los perros se comen las migajas que caen de la mesa de los amos». Jesús le respondió: «Mujer, qué grande es tu fe: que se cumpla lo que deseas». En aquel momento quedó curada su hija. (Mt 15,21-28)

Comentario
Hoy contemplamos la escena de la cananea: una mujer pagana, no israelita, que tenía la hija muy enferma, endemoniada, y oyó hablar de Jesús. Sale a su encuentro y con gritos le dice: «Ten compasión de mí, Señor, Hijo de David. Mi hija tiene un demonio muy malo» (Mt 15,22). No le pide nada, solamente le expone el mal que sufre su hija, confiando en que Jesús ya actuará.
Jesús “se hace el sordo”. ¿Por qué? Quizá porque había descubierto la fe de aquella mujer y deseaba acrecentarla. Ella continúa suplicando, de tal manera que los discípulos piden a Jesús que la despache. La fe de esta mujer se manifiesta, sobre todo, en su humilde insistencia, remarcada por las palabras de los discípulos: «Atiéndela, que viene detrás gritando» (Mt 15,23).
La mujer sigue rogando; no se cansa. El silencio de Jesús se explica porque solamente ha venido para la casa de Israel. Sin embargo, después de la resurrección, dirá a sus discípulos: «Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación» (Mc 16,15).
Este silencio de Dios, a veces, nos atormenta. ¿Cuántas veces nos hemos quejado de este silencio? Pero la cananea se postra, se pone de rodillas. Es la postura de adoración. Él le responde que no está bien tomar el pan de los hijos para echarlo a los perros. Ella le contesta: «Tienes razón, Señor; pero también los perros se comen las migajas que caen de la mesa de los amos» (Mt 15,26-27).
Esta mujer es muy espabilada. No se enfada, no le contesta mal, sino que le da la razón: «Tienes razón, Señor». Pero consigue ponerle de su lado. Parece como si le dijera: —Soy como un perro, pero el perro está bajo la protección de su amo.
La cananea nos ofrece una gran lección: da la razón al Señor, que siempre la tiene. —No quieras tener la razón cuando te presentas ante el Señor. No te quejes nunca y, si te quejas, acaba diciendo: «Señor, que se haga tu voluntad».
+ Rev. D. Joan SERRA i Fontanet (Barcelona, España)

Palabras de San Juan Pablo II

"Tu presencia en la Eucaristía ha comenzado con el sacrificio de la última cena y continúa como comunión y donación de todo lo que eres… Con razón ha proclamado el Concilio Vaticano II que el sacrificio eucarístico es fuente y cima de toda la vida cristiana… La sagrada Eucaristía, en efecto, contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir, Cristo mismo, nuestra Pascua y Pan de Vida, que da la vida a los hombres por medio del Espíritu Santo"
San Juan Pablo II

Tema del día:
Jesús es de Todos
Una mujer pagana toma la iniciativa de acudir a Jesús aunque no pertenece al pueblo judío. Es una madre angustiada que vive sufriendo con una hija “atormentada por un demonio”. Sale al encuentro de Jesús dando gritos: “Ten compasión de mí, Señor, Hijo de David”.

La primera reacción de Jesús es inesperada. Ni siquiera se detiene para escucharla. Todavía no ha llegado la hora de llevar la Buena Noticia de Dios a los paganos. Como la mujer insiste, Jesús justifica su actuación: “Solo me han enviado a las ovejas descarriadas de la casa de Israel”.

La mujer no se echa atrás. Superará todas las dificultades y resistencias. En un gesto audaz se postra ante Jesús, detiene su marcha y de rodillas, con un corazón humilde pero firme, le dirige un solo grito: “Señor, socórreme”.

La respuesta de Jesús es insólita. Aunque en esa época los judíos llamaban con toda naturalidad “perros” a los paganos, sus palabras resultan ofensivas a nuestros oídos.: “No está bien echar a los perros el pan de los hijos”. Retomando su imagen de manera inteligente, la mujer se atreve desde el suelo a corregir a Jesús: “Tienes razón, Señor, pero también los perros se comen las migajas que caen de la mesa de los señores”.

Su fe es admirable. Seguro que en la mesa del Padre se pueden alimentar todos: los hijos de Israel y también los perros paganos. Jesús parece pensar solo en las “ovejas perdidas” de Israel, pero también ella es una “oveja perdida”. El Enviado de Dios no puede ser solo de los judíos. Ha de ser de todos y para todos.

Jesús se rinde ante la fe de la mujer. Su respuesta nos revela su humildad y su grandeza: “Mujer, ¡qué grande es tu fe! que se cumpla como deseas”. Esta mujer le está descubriendo que la misericordia de Dios no excluye a nadie. El Padre Bueno está por encima de las barreras étnicas y religiosas que trazamos los humanos.

Jesús reconoce a la mujer como creyente aunque vive en una religión pagana. Incluso encuentra en ella una “fe grande”, no la fe pequeña de sus discípulos a los que recrimina más de una vez como “hombres de poca fe”. Cualquier ser humano puede acudir a Jesús con confianza. Él sabe reconocer su fe aunque viva fuera de la Iglesia. Siempre encontrarán en él un Amigo y un Maestro de vida.

Los cristianos nos hemos de alegrar de que Jesús siga atrayendo hoy a tantas personas que viven fuera de la Iglesia. Jesús es más grande que todas nuestras instituciones. Él sigue haciendo mucho bien, incluso a aquellos que se han alejado de nuestras comunidades cristianas.
José Antonio Pagola

Nuevo video

Hay un nuevo video subido a este blog.
Para verlo tienes que ir al final de la página.

Nunca olvidemos agradecer
Una vez leí que en el cielo hay dos oficinas diferentes para tratar lo relativo a las oraciones de las personas en la tierra:
Una es para receptar pedidos de diversas gracias, y allí los muchos ángeles que atienden trabajan intensamente y sin descanso por la cantidad de peticiones que llegan en todo momento.
La otra oficina es para recibir los agradecimientos por las gracias concedidas y en ella hay un par de ángeles aburridos porque prácticamente no les llega ningún mensaje de los hombres desde la tierra para dar gracias...
Desde esta sección de "Pequeñas Semillitas" pretendemos juntar una vez por semana (los domingos) todos los mensajes para la segunda oficina: agradecimientos por favores y gracias concedidas como respuesta a nuestros pedidos de oración.

Desde Rosario, Argentina, Silvia agradece al Señor que escuchó las oraciones y su hija Mercedes ha conseguido un trabajo.

Desde México, llega un agradecimiento a Dios y a los que rezaron por Charles K. P. que fue operado a corazón abierto y ya ha salido de terapia intensiva y se está recuperando; en tanto que Rosario C. M. salió bien de la operación por un tumor y se repone en su domicilio.

Un estímulo todos los días
Agosto 17
“Señor amado, soy obra de tus manos de Padre. Tú me formaste en el seno de mi madre, y mi vida es un regalo de tu amor sin límites.
Te doy gracias por la vida, que es un milagro y te pido que me bendigas en abundancia. Entra en mi interior y libérame de toda perturbación, para que conozca tu paz maravillosa. Derrama en mi tu amor que sana todas las heridas. Penetra en mi cuerpo con tu fuerza y libérame de toda enfermedad.
Enséñame a querer a los demás y a desarrollar todos los dones que me diste. Protégeme de todo mal y acompáñame siempre con tu ternura de Padre. Amén.”
Mons. Víctor Manuel Fernández
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-