lunes, 26 de agosto de 2019

Pequeñas Semillitas 4095

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 14 - Número 4095 ~ Lunes 26 de Agosto de 2019
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
 
Alabado sea Jesucristo…
Oración del abandono para iniciar la semana laboral:
Padre mío: me pongo en tus manos; haz de mí lo que quieras. Cualquier cosa que Tú hagas de mí, te doy las gracias. Estoy dispuesto a aceptarlo todo.
No deseo nada más, Dios mío, que tu Voluntad se cumpla en mí y en todas las criaturas.
Pongo mi vida en tus manos, te la entrego, Dios mío, con todo el amor de mi corazón, porque te amo, y es para mí una exigencia de amor darme a Ti, abandonarme entre tus manos sin medida, con una infinita confianza, porque Tú eres mi Padre.

¡Buenos días!
Si pudiéramos cambiar...
Con frecuencia Dios, por sus profetas, invitó a Israel a revisar su estilo de vida para hacer los necesarios reajustes que exigía la alianza solemnemente pactada. La Palabra de Dios sigue invitándonos a cambiar para bien, y nos motiva con sabiduría a dar pasos de crecimiento espiritual. Ábrete a su mensaje y aprovecha su fuerza renovadora.

Si pudiéramos cambiar la mentira por la verdad. El recibir por el dar. El odio por el perdón. La duda por la fe. La envidia por la aceptación. La intolerancia por la paciencia. La dureza por la flexibilidad. El miedo por el coraje. El abandonar por el perseverar. Las palabras de más por la prudencia. La soberbia por la humildad. La burla por la piedad. El conformarse por el progresar. El ocio por el trabajo. Los sueños por su realización. La ambición desmedida por el honor. Si pudiéramos cambiar esto, sentiríamos más cerca que nunca la presencia de Dios en nuestro corazón.

“Si yo cambiara mi manera de pensar hacia otros, me sentiría sereno. Si yo cambiara mi manera de actuar ante los demás, los haría felices. Si yo aceptara a todos como  son, sufriría menos. Si yo me aceptara tal cual soy, quitándome mis defectos, ¡cuánto mejoraría mi hogar y mi entorno! Si yo cambiara... ¡cambiaría el mundo!”. Anímate a dar pasos positivos.
* Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios
Lecturas del día
Primera Lectura: 1 Tes 1, 1-10

Salmo: Sal 149, 1-6a. 9b

Santo Evangelio: Mt 23,13-22
En aquel tiempo, Jesús dijo: «¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que cerráis a los hombres el Reino de los Cielos! Vosotros ciertamente no entráis; y a los que están entrando no les dejáis entrar. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y, cuando llega a serlo, le hacéis hijo de condenación el doble que vosotros! ¡Ay de vosotros, guías ciegos, que decís: ‘Si uno jura por el Santuario, eso no es nada; mas si jura por el oro del Santuario, queda obligado!’ ¡Insensatos y ciegos! ¿Qué es más importante, el oro, o el Santuario que hace sagrado el oro? Y también: ‘Si uno jura por el altar, eso no es nada; mas si jura por la ofrenda que está sobre él, queda obligado’. ¡Ciegos! ¿Qué es más importante, la ofrenda, o el altar que hace sagrada la ofrenda? Quien jura, pues, por el altar, jura por él y por todo lo que está sobre él. Quien jura por el Santuario, jura por él y por Aquel que lo habita. Y quien jura por el cielo, jura por el trono de Dios y por Aquel que está sentado en él».

Comentario:
Hoy, el Señor nos quiere iluminar sobre un concepto que en sí mismo es elemental, pero que pocos llegan a profundizar: guiar hacia un desastre no es guiar a la vida, sino a la muerte. Quien enseña a morir o a matar a los demás no es un maestro de vida, sino un “asesino”.
El Señor hoy está —diríamos— de malhumor, está justamente enfadado con los guías que extravían al prójimo y le quitan el gusto del vivir y, finalmente, la vida: «¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y, cuando llega a serlo, le hacéis hijo de condenación el doble que vosotros!» (Mt 23,15).
Hay gente que intenta de verdad entrar en el Reino de los cielos, y quitarle esta ilusión es una culpa verdaderamente grave. Se han apoderado de las llaves de entrada, pero para ellos representan un “juguete”, algo llamativo para tener colgado en el cinturón y nada más. Los fariseos persiguen a los individuos, y les “dan caza” para llevarlos a su propia convicción religiosa; no a la de Dios, sino a la propia; con el fin de convertirlos no en hijos de Dios, sino del infierno. Su orgullo no eleva al cielo, no conduce a la vida, sino a la perdición. ¡Que error tan grave!
«Guías —les dice Jesús— ciegos, que coláis el mosquito y os tragáis el camello» (Mt 23,24). Todo está trocado, revuelto; el Señor repetidamente ha intentado destapar las orejas y desvelar los ojos a los fariseos, pero dice el profeta Zacarías: «Ellos no pusieron atención, volvieron obstinadamente las espaldas y se taparon las orejas para no oír» (Za 7,11). Entonces, en el momento del juicio, el juez emitirá una sentencia severa: «¡Jamás os conocí; apartaos de mí, agentes de iniquidad!» (Mt 7,23). No es suficiente saber más: hace falta saber la verdad y enseñarla con humilde fidelidad. Acordémonos del dicho de un auténtico maestro de sabiduría, santo Tomás de Aquino: «¡Mientras ensalzan su propia bravura, los soberbios envilecen la excelencia de la verdad!».
P. Raimondo M. SORGIA Mannai OP (San Domenico di Fiesole, Florencia, Italia)

Santoral Católico:
Santa Teresa de Jesús Jornet
Virgen y Fundadora
Fundadora de la Congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, y Patrona de la Ancianidad. Nació en Aytona (Lérida, España) el año 1843 de familia labradora; era sobrina del beato Francisco Palau. Recibió una buena formación, estudió magisterio y lo ejerció en Argensola. Su tío la invitó a entrar en la congregación por él fundada, pero ella prefirió ingresar, en 1868, en las clarisas de Briviesca (Burgos); por falta de salud tuvo que dejar el noviciado y renunciar al magisterio. Colaboró en varias organizaciones de la Iglesia que atendían a los ancianos pobres, y en torno a ella se formó un grupo de jóvenes que con el tiempo se transformó en su Congregación, admirable por su dedicación a los ancianos desamparados. La obra empezó en Barbastro y la casa-madre está en Valencia. Tuvo que superar numerosas dificultades, pero consolidó su fundación, formó aspirantes y novicias, y las fundaciones se multiplican por España y América. Murió en Liria (Valencia) el 26 de agosto de 1897.
Oración: Oh Dios, que has guiado a la virgen santa Teresa a la perfecta caridad en el cuidado de los ancianos, concédenos, a ejemplo suyo, servir a Cristo en el prójimo, para ser testimonios de su amor. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.
Para más información hacer clic acá.
© Directorio Franciscano – Aciprensa – Catholic.net

Pensamiento del día
 
“Las cosas buenas llegan a los que saben esperar.
Las mejores, a los que no se rinden y luchan.
Y las grandes bendiciones a los que luchan”

Tema del día:
Ceferino Namuncurá
El beato Ceferino Namuncurá (Chimpay, 26 de agosto de 1886 - Roma, 11 de mayo de 1905) fue un joven salesiano argentino aspirante al sacerdocio. El apellido Namuncurá (en mapudungun: de "namun" = pie y "curá" = piedra) significa "alguien firme, decidido".

Nació en la reducción mapuche de Chimpay (en la provincia de Río Negro, Argentina), como el sexto hijo de Rosario Burgos, una cautiva huinca chilena y del cacique Manuel Namuncurá, un célebre líder de la etnia mapuche. Era nieto del caudillo mapuche Calfucurá.

En 1887, al año de edad, Ceferino se salvó de perecer ahogado en el Río Negro, mientras jugaba en sus orillas y ese mismo año, en vísperas de Navidad, fue bautizado por el misionero salesiano padre Domingo Milanesio.

A los 11 años pidió ir a estudiar para luego regresar y enseñar a los de su pueblo. Su padre, ya coronel de la Nación con la ayuda del Dr. Luis Sáenz Peña, ex presidente argentino, lo envía el 20 de septiembre de 1897 como alumno al colegio salesiano Pío IX de Buenos Aires, Ceferino dedicándose al estudio, aprendió el idioma castellano y el catecismo, recibiendo en 1898, la primera comunión y, en 1899, la confirmación.

En 1902, su salud se deterioró. Los estudios determinaron, tuberculosis. Monseñor Juan Cagliero decidió trasladarlo a Viedma, para que los aires nativos lo ayudaran a recuperarse.

En el colegio "San Francisco de Sales" de Viedma, comenzó sus estudios secundarios como aspirante salesiano. El sacerdote médico Evasio Garrone, juntamente con el enfermero del hospital, el beato Artémides Zatti, cuidaron de Ceferino. El 19 de julio de 1904, con 17 años, Ceferino fue trasladado a Italia, para recuperar la salud y continuar sus estudios sacerdotales.

En Turín, el Beato Miguel Rúa, el primer sucesor de San Juan Bosco, conversó varias veces por semana con Ceferino y pasó a estudiar al colegio salesiano de "Villa Sora", en Frascati, Roma.

El 27 de septiembre de 1904, Ceferino visitó al papa Pío X, (luego San Pío X), junto con Monseñor Cagliero y los sacerdotes José Vespignani, Evasio Garrone y otros salesianos. A Ceferino le encomendaron la tarea de pronunciar un breve discurso y le obsequió al Pontífice un quillango mapuche. A su vez, Pío X le obsequió la medalla destinada a los príncipes.

En marzo de 1905, la tuberculosis volvió a afectar su salud. Fue internado en el Hospital de los Hermanos de San Juan de Dios, donde fue atendido por el Dr. José Lapponi, médico personal de los papas León XIII y Pío X; pero, el 11 de mayo de ese mismo año, falleció a los 18 años de edad, piadosamente, acompañado por Monseñor Cagliero.

Fue enterrado al día siguiente de su fallecimiento en el cementerio popular de Roma, en Campoverano, con la presencia de los salesianos y todos  sus  compañeros de estudio.

En 1924, los restos de Ceferino Namuncurá fueron repatriados por orden del presidente Marcelo T. de Alvear y llevados a la capilla reconstruida del antiguo Fortín Mercedes, situado en la localidad de Pedro Luro, (Buenos Aires).

En 1930, el sacerdote Luis J. Pedemonte comenzó a propagar las virtudes y la devoción al "indiecito santo" con lo cual recogió y publicó testimonios de gracias recibidas por aquellos que lo rezaban y lo conocieron. También publica las cartas de Ceferino, documentos que sirvieron para conocer el espíritu de este joven mapuche.

El 2 de mayo de 1944, se inicia la causa de beatificación y el 3 de marzo de 1957, el papa Pío XII aprobó la introducción de la causa de beatificación de Ceferino Namuncurá.

Quince años más tarde, (1972), el papa san Pablo VI lo declaró venerable, transformándose en el primer argentino que llegó a esa altura de santidad.

La devoción popular a Ceferino Namuncurá se difundió desde mediados del siglo XX por toda la Argentina. En los ´60 era ya muy común encontrar «estampitas» de Ceferino y de ese modo, su foto se hizo tan popular que muchas propagandas tenían impreso el rostro del beato.

En 1992 sus restos fueron trasladados a una sala contigua del Santuario de María Auxiliadora de Fortín Mercedes, por razones de mayor seguridad.

El 7 de julio de 2007, el papa Benedicto XVI firmó el decreto que declaraba a Ceferino Namuncurá como beato.

El 11 de noviembre de 2007, el enviado papal, el salesiano cardenal Tarcisio Bertone, proclamó beato a Ceferino Namuncurá, ante más de 100.000 personas en una ceremonia de beatificación en Chimpay, Río Negro, ciudad natal del joven salesiano. Su festejo religioso lo fijó la Iglesia para el día 26 de agosto, fecha de su nacimiento.
(Enviado hace cuatro años por el Padre Martin Dumrauf, sacerdote salesiano argentino)

"Pequeñas Semillitas" por email
Si lo deseas puedes recibir todos los días "Pequeñas Semillitas" por correo electrónico. Las suscripciones son totalmente gratuitas y solo tienes que solicitarlas dirigiéndote por e-mail a  info@pequesemillitas.com
A todos los que las reciben, los invito a que compartan las "Pequeñas Semillitas" reenviándolas a sus contactos, y de ese modo ayudan a sembrar en el mundo la alegría del Evangelio.

Meditaciones de “Pequeñas Semillitas”
Un hombre anciano vivía con su hijo, su nuera y su nieto de 4 años. Las manos del anciano temblaban, su vista estaba nublada y su paso era inseguro. La familia solía sentarse unida a la mesa, pero las manos temblorosas y la mala vista del anciano hacían difícil la comida. Los guisantes se caían de la cuchara al suelo. Cuando agarraba el vaso, la leche se derramaba en el mantel.
Esto era irritante para su nuera y su hijo, que dijo "Tenemos que hacer algo con mi padre. Ya estoy cansado de esa leche derramada, de su ruido al comer y de la comida en el suelo". Así pues, colocaron una pequeña mesa en un rincón. Allí pusieron a comer al anciano sólo mientras el resto de la familia disfrutaba las cenas. Como el viejo había roto ya un par de platos, le servían la comida en un cuenco de madera.
A veces podía verse una lágrima en el ojo del anciano mientras comía sólo. Aún así, las únicas palabras que la pareja tenía para él eran de reprensión cuando se le caía el tenedor o la comida. El niño de 4 años observaba todo en silencio.
Un día antes de la cena, el padre notó que su hijo estaba tratando de tallar algo con un trozo de madera. "¿Qué haces hijo?" le preguntó al chiquillo. El niño respondió sonriendo: "Oh, sólo estoy haciendo un pequeño cuenco para mamá y para tí, así podréis comer cuando yo crezca".
Aquella noche, el marido tomó al abuelo y lo volvió a sentar con amabilidad a la mesa con el resto de la familia, donde siguió comiendo cada día.

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, monjas, religiosas, novicias, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones; por el triunfo del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María;  por la conversión de todos los pueblos; por la Paz en el mundo; por los cristianos perseguidos y martirizados en Medio Oriente, África, y en otros lugares; por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el abandono, la carencia de afecto, la falta de trabajo, el hambre y la pobreza; por los niños con cáncer y otras patologías graves; por el drama de los refugiados del Mediterráneo; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo; por las víctimas de catástrofes naturales; por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas; y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Pedimos oración para Julia L., 58 años, de Lima, Perú, que terminó quimioterapia y pronto va a cirugía de mama, para que supere su depresión y afronte la operación con mucha fe en Jesús, que ciertamente la acompañará y le concederá sus gracias de sanación.

Pedimos oración para dos personas de Colombia que son: Gerardo S., deportista de artes marciales, que ha sufrido un accidente que no le permite seguir en esa actividad; y María Edila T., que se recupera de lesiones accidentales y ha sido operada de fémur y cadera. Rogamos que Dios les conceda una pronta recuperación.

Pedimos oración para Bárbara, de Buenos Aires, Argentina, muy angustiada por el fallecimiento de su bebé; y también para su hijo Alan Mariano, en tratamiento por problemas en la vista. Que la Santísima Virgen le conceda fortaleza ante la adversidad e interceda por la curación de los ojitos del niño.

Continuamos unidos en oración por medio del rezo del Santo Rosario poniendo en Manos de Nuestra Madre Bendita todas nuestras preocupaciones, alegrías y necesidades, poniendo al mundo entero en Manos de nuestra Madre y pidiéndole a Ella paz para el mundo. Al rezar por la paz, rezamos por todo, por la paz en el mundo, en los corazones, porque la violencia sea desterrada, por la paz para los niños que están en peligro de ser abortados. Paz para los jóvenes que no encuentran el camino, paz para los deprimidos. Paz para los que no han tenido la dicha de conocer al Amor. En fin rezamos por la paz, y sigamos haciéndolo.

Cinco minutos con Jesús
Agosto 26
Frente al concepto mesiánico triunfador, político y racionalista, el Señor presenta un mesianismo sufriente, doloroso, perseguido; es que la redención del hombre y la humanidad implican dolor, persecución, humillación; la muerte del hombre a lo que es hombre, es la que engendra la Vida de Dios en el hombre. Para el cristiano morir es vivir.
El plan de Dios sobre Jesús es el del servicio en la humillación, el dolor y la muerte... Justo es que pensemos si el Padre tiene sobre nosotros el mismo plan; al fin y al cabo el discípulo, nos advierte el Maestro, no puede ser de distinta condición que la suya.
La misión de Cristo había de realizarse a través de la muerte... Será ilusorio el que nosotros pensemos que podremos llevar a cabo nuestra misión personal de consagración y de apostolado si no es a través de nuestra propia muerte; es decir; de la muerte de nuestro propio yo.
(Padre Alfonso Milagro)
FELIPE
-Jardinero de Dios-
(el más pequeñito de todos)
🌸
”PEQUEÑAS SEMILLITAS”

domingo, 25 de agosto de 2019

Pequeñas Semillitas 4094

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 14 - Número 4094 ~ Domingo 25 de Agosto de 2019
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina) 
Alabado sea Jesucristo…
La pregunta del Evangelio de hoy nos la hemos hecho todos: «¿Son muchos los que se salvan»? Lo primero que hay que decir es que Dios quiere que se salven todos, pues ha venido a redimir a toda la humanidad.
Pero aunque Dios ofrece su redención a todos, no la impone a nadie. Nosotros hemos de aceptarla o rechazarla. Por eso es una utopía eso de creer que todos se salvan. Por desgracia hay quienes rechazan a Dios, y Dios respeta nuestra libertad.
Pero no sólo basta aceptar la redención, también hay que colaborar: «si quieres entrar en la vida eterna, guarda los mandamientos». Muchos dice que quieren salvarse, pero si no guardan los mandamientos, eso que dicen no es verdad.
Aunque la puerta de entrada al cielo es estrecha, Dios nos ayuda a subir la cuesta y a entrar por ella. Dice San Pablo: «Todo lo puedo en aquel que me conforta». Es como ir en una bicicleta de dos plazas, y Dios pedaleando fuerte detrás.
Padre Jorge Loring S. J.

¡Buenos días!
Un amigo es…
¿Qué es la amistad? Es... una puerta que se abre, una mano extendida, una sonrisa que te alienta, una mirada que te comprende, una lágrima que se une a tu dolor, una palabra que te anima y una crítica que te mejora. Es... un abrazo de perdón, un encuentro que te regocija, un favor sin recompensa, un dar sin exigir, una entrega sin calcular y un esperar... sin cansancio.

Un amigo es el que siendo leal y sincero, te comprende  El que te acepta como eres y tiene fe en ti. El que sin envidia reconoce tus valores, te estimula y elogia sin adularte. El que te ayuda con desinterés y no abusa de tu bondad. El que con sabios consejos te ayuda a construir y pulir tu personalidad. El que goza con tus alegrías. El que sin herirte te aclara lo que entendiste mal, o te saca del error. El que levanta tu ánimo cuando estás caído. El que te perdona con generosidad, olvidando tu ofensa. El que ve en ti un ser humano con alegrías, esperanzas, debilidades y luchas. "Los amigos son la manera como Dios nos cuida”

“La verdadera amistad es como la fosforescencia, resplandece mejor cuando todo se ha oscurecido” (R. Tagore). “Para conservar un amigo tres cosas son necesarias: honrarlo cuando esté presente, valorarlo cuando esté ausente y ayudarlo cuando lo necesite”, (Proverbio italiano). Dios te conceda el tesoro de uno o más amigos.
* Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios
Lecturas del día
Primera Lectura: Is 66, 18-21

Salmo: Sal 116, 1-2

Segunda Lectura: Heb 12, 5-7. 11-13

Santo Evangelio: Lc 13,22-30
En aquel tiempo, Jesús atravesaba ciudades y pueblos enseñando, mientras caminaba hacia Jerusalén. Uno le dijo: «Señor, ¿son pocos los que se salvan?». Él les dijo: «Luchad por entrar por la puerta estrecha, porque, os digo, muchos pretenderán entrar y no podrán. Cuando el dueño de la casa se levante y cierre la puerta, os pondréis los que estéis fuera a llamar a la puerta, diciendo: ‘¡Señor, ábrenos!’. Y os responderá: ‘No sé de dónde sois’. Entonces empezaréis a decir: ‘Hemos comido y bebido contigo, y has enseñado en nuestras plazas’; y os volverá a decir: ‘No sé de dónde sois. ¡Retiraos de mí, todos los agentes de injusticia!’. Allí será el llanto y el rechinar de dientes, cuando veáis a Abraham, Isaac y Jacob y a todos los profetas en el Reino de Dios, mientras a vosotros os echan fuera. Y vendrán de oriente y occidente, del norte y del sur, y se pondrán a la mesa en el Reino de Dios. Y hay últimos que serán primeros, y hay primeros que serán últimos».

Comentario:
Hoy el evangelio nos sitúa ante el tema de la salvación de las almas. Éste es el núcleo del mensaje de Cristo y la “ley suprema de la Iglesia” (así lo afirma, sin ir más lejos, el mismo Código de Derecho Canónico). La salvación del alma es una realidad en cuanto don de Dios, pero para quienes aún no hemos traspasado las lindes de la muerte es tan solo una posibilidad. ¡Salvarnos o condenarnos!, es decir, aceptar o rechazar la oferta del amor de Dios por toda la eternidad.
Decía san Agustín que «se hizo digno de pena eterna el hombre que aniquiló en sí el bien que pudo ser eterno». En esta vida sólo hay dos posibilidades: o con Dios, o la nada, porque sin Dios nada tiene sentido. Visto así, vida, muerte, alegría, dolor, amor, etc. son conceptos desprovistos de lógica cuando no participan del ser de Dios. El hombre, cuando peca, esquiva la mirada del Creador y la centra sobre sí mismo. Dios mira incesantemente con amor al pecador, y para no forzar su libertad, espera un gesto mínimo de voluntad de retorno.
«Señor, ¿son pocos los que se salvan?» (Lc 13,23). Cristo no responde a la interpelación. Quedó entonces la pregunta sin respuesta, y también hoy, pues «es un misterio inescrutable entre la santidad de Dios y la conciencia del hombre. El silencio de la Iglesia es, pues, la única posición oportuna del cristiano» (San Juan Pablo II). La Iglesia no se pronuncia sobre quienes habitan el infierno, pero —basándose en las palabras de Jesucristo— sí que lo hace sobre su existencia y el hecho de que habrá condenados en el juicio final. Y todo aquel que niegue esto, sea clérigo o laico, incurre sin más preámbulos en herejía.
Somos libres para tornar la mirada del alma al Salvador, y somos también libres para obstinarnos en su rechazo. La muerte petrificará esa opción por toda la eternidad...
Rev. D. Pedro IGLESIAS Martínez (Rubí, Barcelona, España)

Palabras de San Juan Pablo II 
"La Palabra de Dios es digna en todos vuestros esfuerzos.
Abrazarla en toda su pureza e integridad,
y difundirla con el ejemplo y la predicación, es una gran misión.
Esta es vuestra misión hoy, mañana y el resto de vuestras vidas".

Predicación del Evangelio:
Entrar por la puerta estrecha
El Evangelio de hoy da respuesta a una pregunta formulada por uno de los que escuchaban a Jesús: “Señor, ¿serán pocos los que se salvan?”:

- Los seres humanos sentimos una enorme curiosidad por lo que encontraremos después de la muerte. ¿Qué nos espera? Ciertamente, la fe nos dice que veremos a Dios cara a cara, lo cual nos llena de esperanza.
- La pregunta por lo que encontraremos después de la muerte está relacionada con la justicia de Dios: ¿Cómo juzgará lo que hemos hecho? ¿Cómo se articulan la justicia y la misericordia de las cuales nos habla la Biblia? ¿Cuál será la suerte de aquellos personajes de la historia que han sido causantes de tanto dolor, sangre y lágrimas? ¿Cómo serán juzgados los explotadores, los  violadores, los corruptos?
- La pregunta del personaje anónimo del Evangelio de hoy se la está haciendo la humanidad desde hace miles de años.

Jesús da un giro a la pregunta pues, en lugar de referirse al número de los que se salvan, explica cómo hay que obrar para salvarse. Y esto lo hace siguiendo el estilo de predicación que le era propio, las parábolas:

- Jesús les dice: “Hagan el esfuerzo de entrar por la puerta estrecha. Les digo que muchos intentarán entrar y no podrán”
- ¿Por qué Jesús utiliza la metáfora de la “puerta estrecha? El pueblo de Israel pensaba que tenía asegurada la salvación por el simple hecho de ser descendientes de Abrahán y cumplir los preceptos de la ley.
- Jesús corrige esta mentalidad según la cual la salvación es un derecho que se transmite de padres a hijos. No. La salvación no es algo automático que se transmite como si fuera parte del ADN.
- ¿Cuál es el camino de salvación que propone Jesús? Acoger el mensaje del Reino y poner en práctica sus exigencias.
- El Reino de Dios en medio de nosotros es un llamado a la conversión, la cual no consiste en algo teórico, sino que tiene hondas repercusiones prácticas en el comportamiento diario y nos pide que establezcamos un modelo de relación diferente con los demás, con las cosas que nos rodean y con Dios.

Demos un paso adelante en nuestra reflexión y hagamos claridad sobre el alcance de la expresión “puerta estrecha”:

- A lo largo de la historia de la Iglesia han surgido grupos de fieles que pretenden imponer un estilo de vida terriblemente riguroso, estricto, lleno de privaciones, como si el seguimiento de Jesús exigiera renunciar a la alegría de vivir. La alegría propia del Reino de Dios nos motiva para asumir, con paz y realismo, las cruces que van apareciendo en el camino de la vida.
- Esta visión negativa de la religión ha hecho mucho daño pues ha alejado de la Iglesia a numerosas personas de buena voluntad que se sintieron atraídas por el mensaje de Jesús, pero huyeron ante la inhumana respuesta que encontraron en algún ministro de la Iglesia o porque escucharon una catequesis desenfocada.
- El verdadero sentido de la expresión “puerta estrecha” es una invitación a ser coherentes con el mensaje de Jesús, a asumirlo sin ambigüedades, traduciéndolo en hechos concretos en la familia, en el trabajo, en la vida social.

El Concilio Vaticano II nos recuerda que todos los discípulos de Cristo estamos llamados a la santidad, en el estado concreto de vida que hayamos escogido. La santidad no es, pues, un llamado exclusivo para unos cuantos personajes que se retiraron del mundo para dedicarse a la oración, al ayuno y a la penitencia. No. La santidad es un llamado universal para asumir con responsabilidad y amor las tareas diarias.

Además de esta enseñanza sobre la salvación entendida como coherencia en asumir los retos que nos presenta la vida, el evangelio de hoy plantea la universalidad del  mensaje de salvación, tema éste que debió producir inconformidad en los contemporáneos de Jesús:

- El don de Dios, que en una primera etapa de la historia de la salvación estuvo circunscrito a un pueblo particular, se abre a toda la humanidad.
- Ya lo había anunciado el Profeta Isaías, cuyas palabras escuchamos en la primera lectura: “Yo vendré para reunir a las naciones de toda lengua”
- El evangelista retoma este mensaje de apertura: “Vendrán de oriente y occidente, del norte y del sur y se sentarán a la mesa en el Reino de Dios. Hay últimos que serán primeros y primeros que serán últimos”
- La invitación de Dios no es propiedad de un pueblo particular ni está amarrada a una cultura específica. Cristo dio la vida por todos los seres humanos.
- De ahí surge para la Iglesia un enorme desafío, ya que su predicación debe ser comprensible en todos los contextos culturales. Lo mismo podemos afirmar de las formas litúrgicas. No podemos imponer los esquemas occidentales a culturas muy diferentes.

Es hora de terminar nuestra meditación dominical. La liturgia de hoy sacude a aquellos católicos cuya pertenencia a la Iglesia es simplemente sociológica, pues solamente participan en los ritos (bautismo, primera comunión, quizás el matrimonio, las exequias). Ellos son los primeros destinatarios de este mensaje sobre la “puerta estrecha”. La fe en Cristo pide un cambio en la vida. El segundo mensaje tiene que ver con la universalidad de la salvación, que exige una gran apertura. La casa de Dios nuestro Padre está abierta a todos sin excepción.
Padre Jorge Humberto Peláez S. J.

Poesía 
¡Oh mi adorada niña!
Te diré la verdad:
tus ojos me parecen
brasas tras un cristal;
tus rizos, negro luto,
y tu boca sin par,
la ensangrentada huella
del filo de un puñal.
(Rubén Darío)

Nuevo vídeo

Hay un nuevo vídeo subido al blog
de "Pequeñas Semillitas" en internet.
Para verlo tienes que ir al final de esta página

Ofrecimiento para sacerdotes y religiosas
  
Formulo el siguiente ofrecimiento únicamente para sacerdotes o religiosas que reciben diariamente "Pequeñas Semillitas" por e-mail: Si desean recibir los comentarios del Evangelio del domingo siguiente con dos o tres días de anticipación, para tener tiempo de preparar sus meditaciones, homilías o demás trabajos pastorales sobre la Palabra de Dios, pueden pedírmelo a info@pequesemillitas.com
Sólo deben indicar claramente su nombre, su correo electrónico, ciudad de residencia y a qué comunidad religiosa pertenecen.
  
Agradecimientos
Imaginemos que en el cielo hay dos oficinas diferentes para tratar lo relativo a las oraciones de las personas en la tierra:
Una es para receptar pedidos de diversas gracias, y allí los muchos ángeles que atienden trabajan intensamente y sin descanso por la cantidad de peticiones que llegan en todo momento.
La otra oficina es para recibir los agradecimientos por las gracias concedidas y en ella hay un par de ángeles aburridos porque prácticamente no les llega ningún mensaje de los hombres desde la tierra para dar gracias...
Desde esta sección de "Pequeñas Semillitas" pretendemos juntar una vez por semana (los domingos) todos los mensajes para la segunda oficina: agradecimientos por favores y gracias concedidas como respuesta a nuestros pedidos de oración.

 Desde San Luis, Argentina, Kari escribe para agradecer por la recuperación de su hija Alma María. Dice: “Quiero agradecer a Jesús, Maria y a San Juan Bautista, a quienes he orado mucho, a todos y cada uno que han puesto en oración a mi hija Alma María. Fuimos a buscar la fecha de cirugía de columna vertebral al Hospital y para enorme sorpresa del cirujano, que hace más de 20 años opera estos inconvenientes, la curvatura de Almi ha disminuido casi 20 grados. Sin saber qué decir decidieron posponer la operación por seis meses y probar con un corset especial que están fabricando para ella”.

Desde San Francisco, Córdoba, Argentina, Adolfo C. agradece a Dios y a las personas que rezaron por los estudios de nefrología que estaba realizándose y cuyos resultados no han resultado peligrosos, continuando ahora tratamiento hasta la normalización de la creatinina.

Desde Barcelona, España, llega el agradecimiento de Mirian D., con cáncer de estómago, que está con quimioterapia y ahora ha podido comenzar a ingerir alimentos. Nos sumamos dando gracias a Dios.

Desde Bogotá, Colombia, nos escribe Carlos para manifestar el agradecimiento porque han sido escuchadas las oraciones hechas en favor de las siguientes personas: María Trinidad; William P. A.; Olga V.; Luz Helena V.; Elizabeth S.; Jefferson Samir G.; Leda D.; Elsa Q.; Carlos y María Paula. Todos ellos han manifestado su gratitud pues el Señor ha sido misericordioso con los diversos pedidos realizados.

Un minuto con María
La señora Raissa Maritain (1883-1960), judía de Francia, describió en el periódico Témoignage Chrétien, en 1946, las etapas de su conversión y la de su esposo, Jacques, escritor y embajador ante la Santa Sede.
"Un día, cuando estaba sufriendo terriblemente, la Sra. Bloy (esposa del autor católico francés Leon Bloy) vino a verme y se sentó en mi cama. Me dijo que orara y que me iba a dar una medalla de la Santísima Virgen.
No podía hablar, pero me sentí muy molesta porque me pareció una grave indiscreción de su parte. Jeanne Bloy como no tuvo una respuesta, me puso la medalla en el cuello. En un segundo y sin darme cuenta realmente de lo que estaba haciendo, me dirigí a la Santísima Virgen con confianza y dormí un sueño dulce y reparador. Mi recuperación comenzó entonces...".
Algún tiempo después, Jacques y Raissa Maritain se bautizaron en Montmartre (París, Francia). 

Cinco minutos con Jesús
Agosto 25
Los discípulos pasaron de la ceguera a la iluminación paulatina, respecto a la persona y a la misión de Jesús.
También nosotros necesitamos ser curados de nuestra ceguera. Esa ceguera que luego se apodera de nosotros y que nos impide ver a Dios no sólo en los hombres sino también en las cosas, en los acontecimientos, en los signos de los tiempos.
Pero la visión, producida por el contacto con el Señor, nos permitirá ver todas las cosas en su verdadera dimensión de salvación; si tratamos de ver las cosas como medios salvíficos, estaremos cerca de Dios, porque ellas nos conducirán a Dios.
(Padre Alfonso Milagro)
FELIPE
-Jardinero de Dios-
(el más pequeñito de todos)
🌸
”PEQUEÑAS SEMILLITAS”