domingo, 8 de diciembre de 2019

Pequeñas Semillitas 4186

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 14 - Número 4186 ~ Domingo 8 de Diciembre de 2019
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
Todos los años, la solemnidad de la Inmaculada Concepción cae dentro del tiempo de Adviento. Pero este año, además es domingo, y se superpone con el Segundo Domingo de este tiempo.
En esta edición de “Pequeñas Semillitas” contemplamos las lecturas correspondientes a la fiesta de la Virgen. Y en lo que sería el “tema del día” repasamos el Evangelio del Segundo Domingo de Adviento con un comentario alusivo al mismo.
Saludamos a todos los niños que en distintas ciudades del mundo hoy reciben su Primera Comunión.

¡Buenos días!
A María Inmaculada
San Francisco de Asís decía: “Cuando digo el Avemaría, los cielos sonríen, los ángeles cantan y los demonios tiemblan y huyen”. Don Bosco recordaba a los chicos: “María nos asegura que, si somos devotos suyos, nos tendrá como hijos suyos, nos cubrirá con su manto, nos colmará de bendiciones en este mundo para obtenernos después el Paraíso”. Te presento hoy una sencilla y hermosa oración para celebrar a nuestra Madre Inmaculada.

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A ti celestial princesa, Virgen Sagrada María, yo te ofrezco en este día, alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía.

Concluye esta breve plegaria con un acto de gran confianza: la entrega y abandono en su poderosa protección e intercesión maternal. ¿Por qué no memorizarla y decirla al menos una vez cada día? Que el nombre de María sea alegría para tu corazón, miel para tus labios y melodía para tus oídos, como decía san Antonio de Padua.
* Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios
Lecturas del día
Primera Lectura: Gn 3, 9-15. 20

Salmo: Sal 97, 1-4

Segunda Lectura: Rom 15, 4-9

Santo Evangelio: Lc 1,26-38
En aquel tiempo, fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María.
Y entrando, le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo». Ella se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin». María respondió al ángel: «¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?». El ángel le respondió: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios. Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y éste es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque ninguna cosa es imposible para Dios». Dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra». Y el ángel dejándola se fue.

Comentario:
Hoy, el Evangelio toca un acorde compuesto por tres notas. Tres notas no siempre bien afinadas en nuestra sociedad: la del hacer, la de la amistad y la de la coherencia de vida. Hoy día hacemos muchas cosas, pero, ¿tenemos un proyecto? Hoy, que navegamos en la sociedad de la comunicación, ¿tiene cabida en nuestros corazones la soledad? Hoy, en la era de la información, ¿nos permite ésta dar forma a nuestra personalidad?
Un proyecto. María, una mujer «desposada con un hombre llamado José, de la casa de David» (Lc 1,28). María tiene un proyecto. Evidentemente, de proporciones humanas. Sin embargo, Dios irrumpe en su vida para presentarle otro proyecto... de proporciones divinas. También hoy, quiere entrar en nuestra vida y dar proporciones divinas a nuestro quehacer humano.
Una presencia. «No temas, María» (Lc 1,30). ¡No construyamos de cualquier manera! No fuera caso que la adicción al “hacer” escondiera un vacío. El matrimonio, la vida de servicio, la profesión no han de ser una huida hacia adelante. «Llena de gracia, el Señor está contigo» (Lc 1,28). Presencia que acompaña y da sentido. Confianza en Dios, que —de rebote— nos lleva a la confianza con los otros. Amistad con Dios que renueva la amistad con los otros.
Formarnos. Hoy día, que recibimos tantos estímulos con frecuencia contrapuestos, es necesario dar forma y unidad a nuestra vida. María, dice san Luis María Grignion, «es el molde vivo de Dios». Hay dos maneras de hacer una escultura, expone Grignion: una, más ardua, a base de golpes de cincel. La otra, sirviéndose de un molde. Ésta segunda es más sencilla. Pero el éxito está en que la materia sea maleable y que el molde dibuje con perfección la imagen. María es el molde perfecto. ¿Acudimos a Ella siendo nosotros materia maleable?
Rev. D. David COMPTE i Verdaguer (Manlleu, Barcelona, España)

Santoral Católico:
La Inmaculada Concepción 
de la Virgen María
Solemnidad
Solemnidad de la Concepción Inmaculada de la bienaventurada Virgen María, que, realmente llena de gracia y bendita entre las mujeres, en previsión del nacimiento y de la muerte salvífica del Hijo de Dios, desde el mismo primer instante de su Concepción fue preservada de toda culpa original, por singular privilegio de Dios.
Ella, desde el momento en que fue concebida por sus padres, por gracia y privilegios únicos que Dios le concedió, fue preservada de toda mancha del pecado original.
El 8 de diciembre de 1854, Pío IX definió este dogma con las siguientes palabras: «Para honor de la santa e indivisa Trinidad..., declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles».
Oración: Oh Dios, que por la concepción inmaculada de la Virgen María preparaste a tu Hijo una digna morada, y en previsión de la muerte de tu Hijo la preservaste de todo pecado, concédenos, por su intercesión, llegar a ti limpios de todas nuestras culpas. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.
Para más información hacer clic acá.
© Directorio Franciscano – Aciprensa – Catholic.net

Palabras de San Juan Pablo II
“La Inmaculada es el signo de la fidelidad de Dios, que no se rinde ante el pecado del hombre. Su plenitud de gracia nos recuerda también las inmensas posibilidades de bien de belleza, de grandeza y de gozo que están al alcance del hombre cuando se deja guiar por la Voluntad de Dios, y rechaza el pecado. A la luz de la Mujer que el Señor nos regala como Abogada de gracia y Modelo de santidad, aprendemos a huir siempre del pecado. Pidamos a la Virgen que nos conceda la alegría de vivir bajo su mirada materna con pureza y santidad de vida”

Tema del día:
Evangelio del Dom II Adviento
Texto del Evangelio:  Mateo 3:1-12
En aquellos días Juan el Bautista se presentó predicando en el desierto de Judea, y decía: «Arrepiéntanse, porque el reino de los cielos se ha acercado. Éste es aquel de quien el profeta Isaías dijo: “Una voz clama en el desierto: Preparen el camino del Señor; enderecen sus sendas.”»
Juan usaba un vestido de pelo de camello, llevaba un cinto de cuero alrededor de la cintura, y se alimentaba de langostas y miel silvestre. A él acudía la gente de Jerusalén y de toda Judea, y de toda la provincia cercana al río Jordán, y allí en el Jordán la gente confesaba sus pecados y Juan los bautizaba.
Cuando él vio que muchos de los fariseos y de los saduceos venían a su bautismo, les decía: «¡Generación de víboras! ¿Quién les enseñó a huir de la ira venidera? Produzcan frutos dignos de arrepentimiento, y no crean que pueden decir: “Tenemos a Abrahán por padre”, porque yo les digo que aun de estas piedras Dios puede levantar hijos a Abrahán. El hacha ya está lista para derribar de raíz a los árboles; por tanto, todo árbol que no dé buen fruto será cortado y echado en el fuego.
»A decir verdad, yo los bautizo en agua en señal de arrepentimiento, pero el que viene después de mí, de quien no soy digno de llevar su calzado, es más poderoso que yo. Él los bautizará en Espíritu Santo y fuego. Ya tiene el bieldo en la mano, de modo que limpiará su era, recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en un fuego que nunca se apagará.»

Comentario: “Una voz clama en el desierto”
En la Biblia, el desierto representa el lugar de las nuevas salidas. Fue en el desierto en donde el pueblo de Dios se reagrupó alrededor de la antigua Ley. El desierto es también para Jesús la ocasión de una nueva salida.
Juan Bautista nos llama. En el desierto, su voz se torna áspera y dura. Grita su mensaje: “Raza de víboras. ¿Quién os ha enseñado a huir de la cólera que viene? Producid un fruto que exprese vuestra conversión... El hacha se encuentra ya en la raíz de los árboles; todo árbol que no dé buenos frutos será cortado de raíz y arrojado al fuego...”
La gente se da prisa por bautizarse y de esta manera expresar su conversión. Toman conciencia de su falta de justicia y, sacudidos por la voz del profeta, no dudan en reconocer sus pecados. A los y a las que rechazan transformarse por la venida del Hijo del hombre, les anuncia el día del juicio: “El que viene detrás de mí es más fuerte que yo, y no soy digno de desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará en el Espíritu santo y en el fuego.”
El Reino de Dios llama pues a un cambio. Alejémonos de las hadas de la Navidad de música y sólo consumo, de una fiesta en la que cada uno sueña con egoísmo en el confort, las buenas comidas y los regalos. La Navidad anunciada por Juan Bautista es un día en el que las orientaciones de cada uno serán desveladas. Navidad, en la predicación de Juan Bautista, marca la venida, no de un niño frágil, sino de un Hijo de Rey que viene a establecer su Reino en medio de justos e injustos.
Su juicio no se parecerá a los de los tribunales que evalúan lo que se ve. El juez que vendrá en Navidad juzgará sobre lo que no se ve: las disposiciones interiores de la gente. Pero tendrá sobre todo una preferencia, una predilección respecto a los pobres y marginados que no gozan actualmente de su justa felicidad. ¿Estamos preparados para apoyar su proyecto de sociedad? “Producid, pues, fruto, dice Juan Bautista, que expresa vuestra conversión, vuestro giro interior, vuestro cambio de mentalidad.”
Padre Felipe Santos S.D.B.

Nuevo vídeo y artículo

Hay un nuevo vídeo subido al blog
de "Pequeñas Semillitas" en internet.
Para verlo tienes que ir al final de esta página

Hay nuevo material publicado en el blog
"Juan Pablo II inolvidable"
Puedes acceder en la dirección:

Agradecimientos
Imaginemos que en el cielo hay dos oficinas diferentes para tratar lo relativo a las oraciones de las personas en la tierra:
Una es para receptar pedidos de diversas gracias, y allí los muchos ángeles que atienden trabajan intensamente y sin descanso por la cantidad de peticiones que llegan en todo momento.
La otra oficina es para recibir los agradecimientos por las gracias concedidas y en ella hay un par de ángeles aburridos porque prácticamente no les llega ningún mensaje de los hombres desde la tierra para dar gracias...
Desde esta sección de "Pequeñas Semillitas" pretendemos juntar una vez por semana (los domingos) todos los mensajes para la segunda oficina: agradecimientos por favores y gracias concedidas como respuesta a nuestros pedidos de oración.

 Desde Canadá, Elena expresa su agradecimiento a las cadenas de oraciones y sanación, a los orantes y a quienes propagan las necesidades de nuestros hermanos. Y especialmente a todos los que la acompañaron de una u otra forma durante el difícil trance de la enfermedad y partida de sus dos queridas hermanas (V. Esperanza el 25-09 y Violeta Edda el 15-10). Manifiesta que ha sido un camino difícil para ella y la familia, pero -por la oración- han recibido alivio de la Mano Poderosa y de la Madrecita María

Un minuto con María
Cuando la Virgen María le dijo a Bernadette Soubirous en Lourdes (Francia), en 1858, “Yo soy la Inmaculada Concepción", confirma el dogma proclamado por Pío IX en 1854 tras las apariciones de la Virgen María a santa Catalina Labouré, en 1830, en París, en la capilla de las Hijas de la Caridad en la calle del Bac.
El Papa afirma en su bula Ineffabilis Deus: "Declaramos y definimos la doctrina que afirma que la Santísima Virgen María fue, desde el primer momento de su concepción, preservada intacta de toda contaminación del pecado original por una gracia y un favor singular del Dios Todopoderoso, en vista de los méritos de Jesucristo, Salvador de la raza humana. Es una doctrina revelada de Dios, y que, por lo tanto, debe ser firmemente creída por todos los fieles”.
Desde los primeros siglos, las iglesias orientales festejaron la pureza original de María, en una celebración de “la Concepción de la Santa Madre de Dios”, especialmente en Grecia, a mediados del siglo VIII. Luego, esta festividad se introdujo en Occidente bajo la influencia de los peregrinos que regresaban de Tierra Santa. El franciscano inglés Duns Scoto, quien murió en 1275, definió a la Inmaculada Concepción como: “María fue preservada del pecado original en anticipación de los méritos de Cristo”.
Se celebra todos los años el 8 de diciembre desde 1477, por decisión del papa Sixto IV, supuesta fecha de la concepción de María. El sitio de los obispos de Francia nos recuerda que no debemos confundir el dogma de la Inmaculada Concepción con la concepción virginal de Jesús por María.
Muchas iglesias en todo el mundo están dedicadas a la Inmaculada Concepción.

Cinco minutos con Jesús
Diciembre 8
En toda la cristiandad se celebra hoy el día de María Inmaculada. Son millones los cristianos que tomaron su primera comunión en un día como éste. María es la Madre de los cristianos.
Madre quiere decir ternura plena; cuando el padre castiga, la madre se esconde; cuando el padre se ausenta, la madre queda al frente del hogar; cuando el hermano hiere, la madre cura; cuando el hijo llora, la madre lo besa; y cuando el hijo se aparta del buen camino, la madre llora; la falda de la madre siempre está dispuesta para recibir la cabeza arrepentida del hijo.
(Padre Alfonso Milagro)
FELIPE
-Jardinero de Dios-
(el más pequeñito de todos)

🌸
BLOG ”PEQUEÑAS SEMILLITAS
🌸
FACEBOOK de “FELIPE DE URCA”
🌸
FACEBOOK de “PEQUEÑAS SEMILLITAS”
🌸
TWITTER de “PEQUEÑAS SEMILLITAS”
🌸
INSTAGRAM: FELIPE DE URCA
🌸

sábado, 7 de diciembre de 2019

Pequeñas Semillitas 4185

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 14 - Número 4185 ~ Sábado 7 de Diciembre de 2019
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
«Señor Jesús, en este momento te pido que toques el corazón de este pecador que se siente herido y que necesita perdonar, sé Tú quien a través de mí, perdones a aquellos que me han hecho daño. Dame tu paz y tu bondad, oh mi Dios y desintegra para siempre todo vestigio de dolor que esté latente en mi alma. Y a ti, dulce Madre María, que fuiste siempre dócil a la palabra de tu Hijo y meditabas en silencio cada cosa en tu corazón, encamina hoy mis pasos, para que obre según la voluntad del Señor. A través de las inspiraciones del Espíritu Santo, recuérdale siempre a mi corazón que amar, perdonar y servir es el camino para llegar a la felicidad plena. Amén.»

¡Buenos días!
La luciérnaga y las arañas
No envidies a los poderosos, o a las estrellas o astros del cine, del deporte, o de la vida social. La envidia es como un resentimiento irracional causado por desear el bien ajeno, un disgusto oscuro que provoca la elevada posición de una persona. Detrás de la envidia hay una incapacidad de reconocer en paz los propios límites y carencias. 

Una luciérnaga, entre los yuyos, brillaba, y esta luz ofuscaba a las arañas escondidas en sus rincones obscuros. Tácitamente se coaligaron las envidiosas para siquiera tapar, ya que no la podían apagar, esa lámpara molesta. Sin ruido, la fueron envolviendo poco a poco con tantas y tan espesas telas, que, aunque siguiese prendida, no podían sus rayos traspasar el velo, y que para todos quedó como si no existiera. El silencio suele ser a veces arma tan malévola como la maledicencia. (Daireaux).

El envidioso no percibe que su infelicidad no proviene de lo que no tiene, sino de la falta de aprecio por lo que sí posee. Hay además una falta de compromiso y responsabilidad con la propia vida, porque el celoso, pendiente de la vida de otros, no asume la propia con sus fortalezas y posibilidades reales. El Señor te libre de la dañosa envidia.
* Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios
Lecturas del día
Primera Lectura: Is 30, 19-21. 23-26

Salmo: Sal 146, 1-6

Santo Evangelio: Mt 9,35-10,1.6-8
En aquel tiempo, Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Nueva del Reino y sanando toda enfermedad y toda dolencia. Y al ver a la muchedumbre, sintió compasión de ella, porque estaban vejados y abatidos como ovejas que no tienen pastor. Entonces dice a sus discípulos: «La mies es mucha y los obreros pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies».
Y llamando a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos, y para curar toda enfermedad y toda dolencia. A estos doce envió Jesús, después de darles estas instrucciones: «Dirigíos más bien a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Id proclamando que el Reino de los Cielos está cerca. Curad enfermos, resucitad muertos, purificad leprosos, expulsad demonios. Gratis lo recibisteis; dadlo gratis».

Comentario:
Hoy, cuando ya llevamos una semana dentro del itinerario de preparación para la celebración de la Navidad, ya hemos constatado que una de las virtudes que hemos de fomentar durante el Adviento es la esperanza. Pero no de una manera pasiva, como quien espera que pase el tren, sino una esperanza activa, que nos mueve a disponernos poniendo de nuestra parte todo lo que sea necesario para que Jesús pueda nacer de nuevo en nuestros corazones.
Pero hemos de tratar de no conformarnos sólo con lo que nosotros esperamos, sino —sobre todo— ir a descubrir qué es lo que Dios espera de nosotros. Como los doce, también nosotros estamos llamados a seguir sus caminos. Ojalá que hoy escuchemos la voz del Señor que —por medio del profeta Isaías— nos dice: «El camino es éste, síguelo» (Is 30,21, de la primera lectura de hoy). Siguiendo cada uno su camino, Dios espera de todos que con nuestra vida anunciemos «que el Reino de Dios está cerca» (Mt 10,7).
El Evangelio de hoy nos narra cómo, ante aquella multitud de gente, Jesús tuvo compasión y les dijo: «La mies es mucha y los obreros pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies» (Mt 9,37-38). Él ha querido confiar en nosotros y quiere que en las muy diversas circunstancias respondamos a la vocación de convertirnos en apóstoles de nuestro mundo. La misión para la que Dios Padre ha enviado a su Hijo al mundo requiere de nosotros que seamos sus continuadores. En nuestros días también encontramos una multitud desorientada y desesperanzada, que tiene sed de la Buena Nueva de la Salvación que Cristo nos ha traído, de la que nosotros somos sus mensajeros. Es una misión confiada a todos. Conocedores de nuestras flaquezas y handicaps, apoyémonos en la oración constante y estemos contentos de llegar a ser así colaboradores del plan redentor que Cristo nos ha revelado.
Rev. D. Xavier PAGÉS i Castañer (Barcelona, España)

Santoral Católico:
San Ambrosio
Obispo y Doctor de la Iglesia
Nació en Tréveris (Alemania) hacia el año 340 de familia romana cristiana. Estudió en Roma derecho y retórica, y comenzó una brillante carrera en la administración civil del Imperio. El año 374, siendo Prefecto de Milán, intervino para impedir tumultos con motivo de la elección del nuevo obispo para la ciudad, y, cuando todavía era catecúmeno y se preparaba para el bautismo, fue elegido él por aclamación para ocupar aquella sede; rápidamente fue bautizado, instruido, y por último ordenado de obispo el 7 de diciembre. Por sus dotes personales y por la formación que adquirió, fue consejero de emperadores, apóstol de la caridad, reformador litúrgico, formador de almas (convirtió y bautizó a san Agustín), animador de la vida de consagración a Dios, comentarista de la Escritura y autor de numerosas obras de teología y espiritualidad, defensor de la doctrina católica frente al arrianismo y de la libertad de la Iglesia. Murió el 4 de abril del año 397 y su memoria se celebra el 7 de diciembre, aniversario de su consagración episcopal.
Oración: Señor y Dios nuestro, tú que hiciste al obispo san Ambrosio doctor esclarecido de la fe católica y ejemplo admirable de fortaleza apostólica, suscita en medio de tu pueblo hombres que, viviendo según tu voluntad, gobiernen a tu Iglesia con sabiduría y fortaleza. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén
Para más información hacer clic acá.
© Directorio Franciscano – Aciprensa – Catholic.net

Palabras del Santo Padre Pío
 
"Si somos apacibles y pacientes,
nos encontraremos no solo a nosotros mismos
sino también nuestra alma y con ella Dios.
Ten paciencia por un poco más de tiempo;
todo será para tu bien"

Poesía de Adviento
 
El Adviento se viste de violetas.
Es, en el alma, tensión de espera.
No es aún la cosecha:
es primavera.

El Adviento es hambre de pan,
clamor de profetas;
es mugido en los establos
y cónclave en las estrellas.

El Adviento es llamada en los cielos,
luna que al sueño despierta,
suave temblor de alborada que alerta,
pasos de peregrinos que inquietan.

El Adviento es gravidez
que viene pidiendo urgencias.
Ya están convocados ángeles y reyes,
pastores, pesebre y bueyes…

El Adviento es Ella, es la Virgen bella,
serena, ante el cuenco de pajas que ya se quiebran.
Ya se escucha el «Gloria» en las lejanías.
El Adviento es Ella: ¡Santa María!

© Padre Jesús del Castillo

Un minuto con María
“Me encanta el tiempo de Adviento porque es el tiempo de la esperanza”, dice el hermano benedictino François Huot. El guardián de la ermita de Longeborgne (Valais, Suiza) explica lo que este período particular del año significa para él.
El hermano François vivió durante diez años en una ermita, en el pueblo de Bramois. El lugar es un sitio importante de peregrinación situado en el centro de Valais. Por lo menos desde principios del siglo XVI, los peregrinos han acudido ahí a confiar sus alegrías y penas a Nuestra Señora de la Compasión y a san Antonio de Padua. A la pregunta, ¿cómo vive usted la dimensión espiritual del Adviento?, el hermano responde:
“Veo el Adviento como una vida que comienza, escondido como un niño en el vientre de su madre. Es una luz que se eleva y que solo podemos ver con esperanza en la certeza de nuestra fe.
Pero es más que una luz: es la Luz del mundo escondida en el vientre de la Virgen María. Dios en María, ya está presente en medio de nosotros. Depende de nosotros descubrirlo, ser conscientes del misterio que se está realizando. Se trata de abrir los oídos al secreto que nos susurra al corazón, pidiéndonos que nos preparemos para darle la bienvenida.
Y no debemos olvidar que también es un tiempo de preparación para el regreso de Cristo. Jesús, todavía totalmente “in-fans”, esto es, que no puede hablar, ya es la Palabra del Padre en su silencio y ya está lleno del Espíritu Santo. Viene a nosotros para traernos al Padre, para acelerar el día de su último Adviento donde, después de haber cumplido en él las profecías de la Primera Alianza y de haberse sometido a todas las cosas, se someterá al Padre, para llevarnos a la Alianza eterna y sumergirnos para siempre en la vida de Dios”. 

Cinco minutos con Jesús
Diciembre 7
Has oído las palabras de Jesús, que te llamaba en tus oídos; en los oídos de tu alma has escuchado aquel “sígueme” que escucharon los apóstoles, el mismo “sígueme” que movió a Pedro y a Santiago y a Juan a dejar las redes y a su padre y seguir a Jesús; el mismo “sígueme” que de los hombres seguidores de Jesucristo sacó apóstoles de su Reino.
Deja todo y deja a todos por Dios, por seguir el llamado de Dios, por seguir tu vocación; mira que el amor no reconoce dilaciones ni tardanzas y el seguimiento de Jesucristo es cuestión de amor y el amor salta todas las barreras y echa por tierra todos los impedimentos.
(Padre Alfonso Milagro)
FELIPE
-Jardinero de Dios-
(el más pequeñito de todos)

🌸
BLOG ”PEQUEÑAS SEMILLITAS
🌸
FACEBOOK de “FELIPE DE URCA”
🌸
FACEBOOK de “PEQUEÑAS SEMILLITAS”
🌸
TWITTER de “PEQUEÑAS SEMILLITAS”
🌸
INSTAGRAM: FELIPE DE URCA
🌸

viernes, 6 de diciembre de 2019

Pequeñas Semillitas 4184

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 14 - Número 4184 ~ Viernes 6 de Diciembre de 2019
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
Ven, Señor, a salvarnos. Ven a saciar nuestras hambres, ven a curar nuestras llagas, ven a aliviar nuestras cargas, ven, Señor, a salvarnos.
Ven a limpiar nuestro barro, ven a encender nuestras lámparas, ven a colmar la esperanza, ven, Señor, a salvarnos.
Ven a llenar el vacío, ven a alegrar la tristeza, ven a vestirnos de fuerza, ven, Señor, a salvarnos.
Ven a quitar el pecado, ven a romper las cadenas, ven a ahuyentar las tinieblas, ven, Señor, a salvarnos.
Ven, Señor, y salva a todos los que somos víctimas del pecado y de la debilidad humana. Ven, Señor, a salvarnos.
Sálvanos de tal manera que, con la medicina y el aceite de tu Espíritu, lleguemos a ser también nosotros salvadores.

¡Buenos días!
Irradia tu fe
Muchas veces, nuestra fe, es una fe como atemorizada, que pareciera oprimirnos y no una fe que nos llena de gozo, admiración y esperanza. En un mundo cargado de pesimismo y desilusión nuestra fe debe ser una oferta de sentido, una llamada a la ilusión, a la esperanza, a la convicción de que el mal puede ser vencido por la fuerza del bien.

Si irradias tu fe, si gritas tu verdad,
si liberas las voces que atestiguan libertad,
si expandes tu luz, si expresas claridad,
no habrá tinieblas, no habrá oscuridad,
serás destello de Dios que a otros guiará.

El Señor te ha regalado la luz de la fe para que la irradies a tu alrededor con el ejemplo y con la palabra. Jesús te anima a hacer brillar ante los ojos de los hombres la luz que hay en ti. Cada uno tiene posibilidades distintas, pero todas son importantes. Dios ha dispuesto que las almas vayan iluminando a otras almas, como si fueran antorchas. 
* Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios
Lecturas del día
Primera Lectura: Is 29, 17-24

Salmo: Sal 26, 1. 4. 13-14

Santo Evangelio: Mt 9,27-31
Cuando Jesús se iba de allí, al pasar le siguieron dos ciegos gritando: «¡Ten piedad de nosotros, Hijo de David!». Y al llegar a casa, se le acercaron los ciegos, y Jesús les dice: «¿Creéis que puedo hacer eso?». Dícenle: «Sí, Señor». Entonces les tocó los ojos diciendo: «Hágase en vosotros según vuestra fe». Y se abrieron sus ojos. Jesús les ordenó severamente: «¡Mirad que nadie lo sepa!». Pero ellos, en cuanto salieron, divulgaron su fama por toda aquella comarca.

Comentario:
Hoy, en este primer viernes de Adviento, el Evangelio nos presenta tres personajes: Jesús en el centro de la escena, y dos ciegos que se le acercan llenos de fe y con el corazón esperanzado. Habían oído hablar de Él, de su ternura para con los enfermos y de su poder. Estos trazos le identificaban como el Mesías. ¿Quién mejor que Él podría hacerse cargo de su desgracia?
Los dos ciegos hacen piña y, en comunidad, se dirigen ambos hacia Jesús. Al unísono realizan una plegaria de petición al Enviado de Dios, al Mesías, a quien nombran con el título de “Hijo de David”. Quieren, con su plegaria, provocar la compasión de Jesús: «¡Ten piedad de nosotros, Hijo de David!» (Mt 9,27).
Jesús interpela su fe: «¿Creéis que puedo hacer eso?» (Mt 9,28). Si ellos se han acercado al Enviado de Dios es precisamente porque creen en Él. A una sola voz hacen una bella profesión de fe, respondiendo: «Sí, Señor» (Ibidem). Y Jesús concede la vista a aquellos que ya veían por la fe. En efecto, creer es ver con los ojos de nuestro interior.
Este tiempo de Adviento es el adecuado, también para nosotros, para buscar a Jesús con un gran deseo, como los dos ciegos, haciendo comunidad, haciendo Iglesia. Con la Iglesia proclamamos en el Espíritu Santo: «Ven, Señor Jesús» (cf. Ap 22,17-20). Jesús viene con su poder de abrir completamente los ojos de nuestro corazón, y hacer que veamos, que creamos. El Adviento es un tiempo fuerte de oración: tiempo para hacer plegaria de petición, y sobre todo, oración de profesión de fe. Tiempo de ver y de creer.
Recordemos las palabras del Principito: «Lo esencial sólo se ve con el corazón».
Fray Josep Mª MASSANA i Mola OFM (Barcelona, España)

Santoral Católico:
San Nicolás
Obispo
En oriente lo llaman Nicolás de Mira, por la ciudad donde fue obispo. Sin embargo, en occidente se le llama Nicolás de Bari. Ya que, cuando los mahometanos invadieron a Turquía, un grupo de católicos sacaron, en secreto, las reliquias del santo y se las llevaron a la ciudad de Bari, en Italia.
Es un santo que goza de una extensa e intensa devoción popular. Nació en Petara, Asia Menor, a finales del siglo III. Después de repartir sus bienes a los pobres, ingresó en la vida monástica y llegó a regir un monasterio. Al regreso de un viaje a Tierra Santa, fue elegido obispo de Mira, en Licia (hoy Turquía). El año 325 suscribió en el Concilio de Nicea la fe en la divinidad de Cristo. En la persecución de Galerio fue encarcelado y torturado por su fidelidad a la fe católica. Murió en Mira a la edad de 65 años entre el 345 y el 350. Las leyendas del siglo VI lo presentan como gran taumaturgo. En el mundo anglosajón, su fiesta, en la que se obsequia especialmente a los niños, se celebra con el nombre de «Santa Claus». El año 1087 su cuerpo fue trasladado a la ciudad italiana de Bari.
Oración: Imploramos, Señor, tu misericordia y te suplicamos que, por la intercesión de tu obispo san Nicolás, nos protejas en todos los peligros, para que podamos caminar seguros por la senda de la salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.
Para más información hacer clic acá.
© Directorio Franciscano – Aciprensa – Catholic.net

Pensamiento del día
“El Adviento que estamos viviendo nos invita
a detenernos en silencio para captar una presencia.
Es una invitación a comprender
que los acontecimientos de cada día
son gestos que Dios nos dirige,
signos de Su atención por cada uno de nosotros".
                 (Benedicto XVI)              

Tema del día:
¿Quién es Santa Claus o Papá Noel?
La devoción de los inmigrantes holandeses por San Nicolás era tan profunda y al mismo tiempo tan pintoresca y llamativa que, en 1809, el escritor norteamericano Washington Irving (1783-1859) trazó un cuadro muy vivo y satírico de ellas (y de otras costumbres holandesas) en un libro titulado “Knickerbocker’s History of New York” (La historia de Nueva York según Knickerbocker).

En el libro de Irving, San Nicolás era despojado de sus atributos obispales y convertido en un hombre mayor, grueso, generoso y sonriente, vestido con sombrero de alas, calzón y pipa holandesa. Tras llegar a Nueva York a bordo de un barco holandés, se dedicaba a arrojar regalos por las chimeneas, que sobrevolaba gracias a un caballo volador que arrastraba un trineo prodigioso.

El hecho de que Washington Irving denominase a este personaje “guardián de Nueva York” hizo que su popularidad se desbordase y contagiase a los norteamericanos de origen inglés, que comenzaron también a celebrar su fiesta cada 6 de diciembre, y que convirtieron el “Sinterklaas” o “Sinter Klaas” holandés en el “Santa Claus” norteamericano.

Su devoción a San Nicolás también se propagó mucho en Alemania. Además, como en alemán se llama “San Nikolaus”, lo empezaron a llamar Santa Claus. Esta figura era representada con su traje rojo, barba blanca, que pasa de casa en casa repartiendo juguetes a los niños.

Para la Navidad de 1930 la empresa de bebidas Coca Cola lanzó una campaña publicitaria en la cual utilizaron como cartel anunciador una imagen de Santa Claus escuchando peticiones de niños en un centro comercial. Para ello remodeló la imagen de Santa Claus gracias al ilustrador Hadden Sundblom pasando de su vestimenta verde a la roja con blanco.

Con el paso del tiempo la figura de Papá Noel fue tomando mayor importancia popular y relevancia en los festejos navideños, logrando en algunos casos desplazar el verdadero sentido de ésta fiesta: celebrar el nacimiento de Jesús, el misterio de Dios hecho hombre.

Cuidemos que a nosotros no nos suceda esta confusión. La Navidad es la fiesta del nacimiento de Jesús y así debemos celebrarla y compartirla en familia. Y si hay regalos para los niños, tenemos que enseñarles que son obsequios propios de esta fiesta del nacimiento del Niño Jesús. Y no del Papá Noel, que es una caricatura del santo, con connotaciones comerciales, totalmente ajena al sentimiento cristiano.

Biblioteca de archivos
Recuerda que en la página (blog) de "Pequeñas Semillitas" y también en "Juan Pablo II inolvidable", en la columna lateral derecha, hay un enlace con la misma imagen que ves arriba de este escrito, desde donde se ingresa a la Biblioteca de archivos. Ingresando allí encontrarás una selección de los mejores artículos publicados en “Pequeñas Semillitas” que podrás leer o descargar a tu computadora.
Entre los archivos de texto (pdf) están en forma completa los documentos papales: "Lumen Fidei", "Evangelii Gaudium", "Misericordiae Vultus" y "Laudato Si". También está el Diario de Santa Faustina, hay enlaces para ver películas con la vida de grandes santos de la Iglesia y numerosos artículos más, de gran interés para los lectores.
Para acceder a la Biblioteca hacer clic acá.

Meditaciones de “Pequeñas Semillitas”
En este tiempo de Adviento, estamos invitados a contemplar a María, una niña entre muchas otras de Nazaret que pudo haber dicho no a las misteriosas proposiciones del Ángel Gabriel, el Mensajero de Dios. Ciertamente Dios habría respetado su libertad, porque nuestro Dios nos quiere y nos ha creado completamente libres, tanto que incluso podemos decirle que no y cerrarle las puertas de nuestro corazón.
María pudo haber dicho libremente no a la Palabra de Dios, sin embargo, respondió: "He aquí la sierva del Señor; hágase en mí según su palabra "(Lc 1, 38). Esta respuesta de María es una libre adhesión a la voluntad de Dios, al proyecto del Amor de Dios. No se trata de un sí de conveniencia (...)
María es consciente de que con su sí, tomará parte en este proyecto de Amor deseado por Dios desde la eternidad. Ella entendió que ella también fue pensada por el Señor para integrar este propósito, que fue concebida y predispuesta a hacer que este proyecto se realizara.
María es el ícono que nos ha sido dado para acompañarnos en la espera de Navidad. Ella es el ícono de la Esperanza, del Amor y la Fe. Contemplémosla para que nos obtenga estas tres virtudes teologales, para permitir que el Señor nazca en nosotros todos los días, libremente y en confianza.
(Padre Joseph Bavurha Bahati)

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, monjas, religiosas, novicias, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones; por el triunfo del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María;  por la conversión de todos los pueblos; por la Paz en el mundo; por los cristianos perseguidos y martirizados en Medio Oriente, África, y en otros lugares; por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el abandono, la carencia de afecto, la falta de trabajo, el hambre y la pobreza; por los niños con cáncer y otras patologías graves; por el drama de los refugiados del Mediterráneo; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo; por las víctimas de catástrofes naturales; por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas; y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Cinco minutos con Jesús
Diciembre 6
Jesús conocía perfectamente el interior de los corazones de sus discípulos; conocía lo que pensaban y lo que sentían; le era patente lo que ellos planeaban y tramaban en su interior.
La idea excesivamente terrena que los apóstoles tenían del Mesías les hacía desear los primeros puestos de mayor honor y provecho en su Reino.
Pero la medida de la grandeza cristiana la da la práctica de la caridad fraterna; Jesús pone la humildad no tanto en un desprecio de sí mismo, cuanto en la caridad, en el servicio de los hermanos.
(Padre Alfonso Milagro)
FELIPE
-Jardinero de Dios-
(el más pequeñito de todos)

🌸
BLOG ”PEQUEÑAS SEMILLITAS
🌸
FACEBOOK de “FELIPE DE URCA”
🌸
FACEBOOK de “PEQUEÑAS SEMILLITAS”
🌸
TWITTER de “PEQUEÑAS SEMILLITAS”
🌸
INSTAGRAM: FELIPE DE URCA
🌸