martes, 21 de octubre de 2014

Pequeñas Semillitas 2498

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 9 - Número 2498 ~ Martes 21 de Octubre de 2014
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
Una fábula china nos cuenta de un joven que observaba a un sabio en la fuente del pueblo. El anciano estaba bajando un balde de madera con una soga y extrayendo lentamente con la mano el agua. El joven desapareció y volvió con una polea. Se acercó al anciano y le mostró cómo funcionaba el aparato. “¿Ve?, pone la soga alrededor de la rueda y extrae el agua haciendo girar la manivela”. El anciano se resistía. “Si uso una cosa así, mi mente se va a creer lista. Con una mente astuta ya no pondré mi corazón en lo que hago. En poco tiempo solo mis muñecas harán el trabajo. Si mi corazón y todo mi cuerpo no están en mi trabajo, mi trabajo perderá el placer. Si mi trabajo pierde el placer ¿qué gusto crees que tendrá el agua?”
Aprendamos a disfrutar de las cosas que conseguimos con esfuerzo. No nos conformemos con lo fácil… sepamos hacer frente a las dificultades y seguramente el sabor de los resultados será mucho mejor.

¡Buenos días!

¡Bendito sea Dios!
La adoración y alabanza surgen del conocimiento de quién es Dios. La Biblia dice que es eterno e inmutable, santo y perfectísimo, fiel y misericordioso, omnisciente y sapientísimo, grande y poderoso, cercano y presente, infinito e insondable, autor de maravillas, omnipresente e inmenso. Hay personas que viven alabando y agradeciendo a Dios por todo.

Cada mañana una mujer salía a la puerta de su casa y gritaba: —¡Bendito sea Dios! Y el ateo que tenía como vecino respondía: —¡Dios no existe! Un día la mujer suplica: Señor: ¡Tengo hambre! Por favor, dame comida. A la mañana siguiente encuentra una enorme caja, llena de alimentos, junto a su puerta. —¡Bendito sea Dios!, exclama. —¡Le he dicho diez mil veces que Dios no existe! –grita el vecino mientras aparece detrás de un arbusto –. Yo compré todos esos productos. —¡Bendito sea Dios! –dice la mujer–. No sólo me regaló comida, sino que hizo que el mismo Satanás la pagara.

La lectura meditada de la Biblia te hará sentir la cercanía del Señor. Te parecerá escucharlo y decirte con dulce voz: “Yo estoy contigo. Aquí a tu lado me tienes. Ni por un momento te desamparo. Déjame el cuidado de todas tus cosas y todo te irá mejor”.  Que vivas poniendo toda tu confianza en el Señor, seguridad y felicidad del creyente.
Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Estén ceñidos vuestros lomos y las lámparas encendidas, y sed como hombres que esperan a que su señor vuelva de la boda, para que, en cuanto llegue y llame, al instante le abran. Dichosos los siervos, que el señor al venir encuentre despiertos: yo os aseguro que se ceñirá, los hará ponerse a la mesa y, yendo de uno a otro, les servirá. Que venga en la segunda vigilia o en la tercera, si los encuentra así, ¡dichosos de ellos!». (Lc 12,35-38)

Comentario
Hoy es preciso fijarse en estas palabras de Jesús: «Sed como hombres que esperan a que su señor vuelva de la boda, para que, en cuanto llegue y llame, al instante le abran» (Lc 12,36). ¡Qué alegría descubrir que, aunque sea pecador y pequeño, yo mismo abriré la puerta al Señor cuando venga! Sí, en el momento de la muerte seré yo quien abra la puerta o la cierre, nadie podrá hacerlo por mí. «Persuadámonos de que Dios nos pedirá cuentas no sólo de nuestras acciones y palabras, sino también de cómo hayamos usado el tiempo» (San Gregorio Nacianceno).
Estar en la puerta y con los ojos abiertos es un planteamiento clave y a mi alcance. No puedo distraerme. Estar distraído es olvidar el objetivo, querer ir al cielo, pero sin una voluntad operativa; es hacer pompas de jabón, sin un deseo comprometido y evaluable. Tener puesto el delantal significa estar en la cocina, preparado hasta el último detalle. Mi padre, que era agricultor, decía que no se puede sembrar si la tierra está "enfadada"; para hacer una buena siembra hay que pasearse por el campo y tocar las semillas con atención.
El cristiano no es un náufrago sin brújula, sino que sabe de dónde viene, a dónde va y cómo llegar; conoce el objetivo, los medios para ir y las dificultades. Tenerlo en cuenta nos ayudará a vigilar y a abrir la puerta cuando el Señor nos avise. La exhortación a la vigilancia y a la responsabilidad se repite con frecuencia en la predicación de Jesús por dos razones obvias: porque Jesús nos ama y nos “vela”; el que ama no se duerme. Y, porque el enemigo, el diablo, no para de tentarnos. El pensamiento del cielo y del infierno no podrá distraernos nunca de las obligaciones de la vida presente, pero es un pensamiento saludable y encarnado, y merece la felicitación del Señor: «Que venga en la segunda vigilia o en la tercera, si los encuentra así, ¡dichosos de ellos!» (Lc 12,38). Jesús, ayúdame a vivir atento y vigilante cada día, amándote siempre.
Rev. D. Miquel VENQUE i To (Barcelona, España)

Santoral Católico:
Santa Úrsula y compañeras
Mártires 
Información amplia 
Fuente: Catholic.net    

Palabras del Papa Francisco

“Hacer memoria sobre la propia vida es dar gloria a Dios. Hacer memoria sobre nuestros pecados, de los que el Señor nos ha salvado, es dar gloria a Dios. Por esta razón Pablo dice que él se vanagloria sólo de dos cosas: de sus propios pecados y de la gracia de Dios Crucificado, de su gracia. Él hacía memoria de sus pecados, y se vanagloriaba: ‘He sido pecador, pero Cristo Crucificado me ha salvado’ y se gloriaba en Cristo”
Papa Francisco

Tema del día:
La vida y sus problemas

Muchas veces nos desesperamos por la cantidad de problemas que tenemos que afrontar diariamente: en el trabajo, en la casa, en cualquier otro lado. Parecería que fuéramos de problema en problema; no terminamos de salir de uno cuando ya aparece otro.

En esos momentos solemos decir: "¡Qué feliz sería si no tuviera tantos problemas!" Sin embargo, este es un enfoque equivocado Mientras vivamos, la vida nos presentará inevitablemente problemas para resolver, y el hecho de ser feliz no está relacionado con la existencia o no de problemas, sino con la manera en que los enfrentas.

Piensa un poco en qué es una situación problemática. Se dice que tenemos un problema cuando algo no se produce de la manera que nos gustaría. No ganamos lo que nos gustaría, los hijos no se portan como nos gustaría, o simplemente el tránsito no avanza tan rápidamente cómo nos gustaría. ¿Sería posible que todo ocurriera de la manera en que a ti te viene bien? Obviamente que no, aunque más no fuera por la razón de que muchas veces lo que es el beneficio de uno es el perjuicio del otro.

Entonces vemos que los problemas son una parte ineludible de la vida. Si queremos vivir, tenemos que enfrentar problemas. Pero no debes verlo como un mal irremediable, sino como una oportunidad para superarte. Cada problema es una oportunidad para ejercer tu razonamiento, que es la manera de crecer.

Ejercer tu razonamiento con un problema no significa necesariamente tener que resolverlo. Tal vez lo que debas hacer es ignorarlo. Con cada problema que se te presenta, tienes las dos opciones: resolverlo o ignorarlo. Existen distintos tipos de problemas, y a menudo se presentan varios simultáneamente. Sería una cuestión sin sentido, tratar de resolver todos sin que falte uno.

Cuando tenemos que enfrentar varios problemas al mismo tiempo, lo primero que tenemos que hacer es jerarquizar los mismos. Habrá algunos más importantes y otros que lo son menos. Tus recursos no son ilimitados, y es probable que al tratar de solucionar los menos importantes, comprometas la solución de los más urgentes. Entonces sería una decisión sabia ignorar aquellos problemas que en el momento no te son tan importantes.

Una vez establecida una jerarquía de problemas y determinado cuáles vamos a tratar de resolver y cuáles vamos a dejar para más adelante o para nunca, no nos queda otra alternativa que comenzar a tratar de resolverlos. Es en este momento cuando realmente está en juego la posibilidad de ser feliz; la diferencia entre ser feliz o no, radica en la actitud con que afrontas tus problemas.

Hay tres actitudes con las que puedes encarar la resolución de tus problemas: "Soy incapaz de solucionar nada", "Nada es demasiado difícil para mí" y "Algunas cosas podré resolver y otras no". La última opción es la única que te puede ayudar a tener más felicidad en tu vida.

Si desde el comienzo supones que eres incapaz de resolver cualquier problema que se te presente, estarás constantemente dependiendo de alguna otra persona para poder vivir. Llevar una vida dependiente no es la manera de vivir feliz. Para poder serlo debes tratar de ser tan autónomo como te sea posible, dentro de los límites que implica seguir siendo un ser humano. Vivir encadenado a los otros para que te solucionen tus problemas, es condenarte a la infelicidad.

Si partes de la base de que no hay nada que esté más allá de tus posibilidades, también vas camino a la infelicidad, sencillamente porque esa afirmación no es cierta. No existe ningún ser humano todopoderoso, todos tenemos nuestras limitaciones. Si piensas que todo lo puedes, estás equivocado, y en algún momento la realidad se encargará de demostrártelo. Cuando ello ocurra, el golpe puede ser muy fuerte y ciertamente no serás una persona feliz.

Si tienes una apreciación realista de tus posibilidades y reconoces que algunas cosas podrás resolver y otras no, estás mucho mejor preparado para ser feliz. Es importante darse cuenta de que hay hechos que escapan a nuestra decisión y que, por más buena intención que pongamos, no lograremos cambiarlos. Esto no significa que dejes de hacer todo lo que puedas, si no para solucionar, al menos para tratar de mejorar en lo que se pueda la situación.

Siempre tenemos que ponderar hasta donde llegan nuestras posibilidades, y tratar de llegar hasta el límite de las mismas, pero no pretender ir más allá. Si eternamente estás tratando de hacer lo que no puedes, eternamente serás infeliz.

Para que los problemas no te impidan tener toda la felicidad que puedas en tu vida, debes tener fe en tu capacidad para resolverlos, pero tampoco creerte omnipotente. Debes alegrarte por los que has podido resolver y no amargarte por aquellos que quedaron sin solución, descansando siempre en la tranquilidad que te da el saber que has hecho todo lo que has podido.

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones; por el triunfo del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María;  por la conversión de todos los pueblos; por la Paz en el mundo; por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el abandono, la carencia de afecto, la falta de trabajo, el hambre y la pobreza; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo; por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas; y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Pedimos oración para dos personas de México: Xochitl M., que padece leucemia y también ha tenido un derrame cerebral; y Esperanza H., que tiene cáncer de mama. Que la Santísima Virgen interceda por estas personas ante el Jesús.

Pedimos oración por el almita de Francisca María, una bebé de La Plata, Argentina, nacida en enero de este año y que fue llamada por Jesús al cielo el día 18 de este mes. Rezamos juntos para que la Santísima Virgen otorgue consuelo y fortaleza a su familia con la seguridad que todos nos volveremos a encontrar en el reino del cielo tal como el Señor nos lo ha prometido.
Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amén

Un estímulo todos los días
Octubre 21
Algunas personas creen que entregarse a Dios es renunciar a vivir, o es vivir menos. Como si Dios les quitara la intensidad, la fuerza, la pasión. Pero en realidad debería suceder todo lo contrario, porque Dios es pura vida, él es fuerza infinita, es entusiasmo, es la fuente de toda intensidad. Toda la vida que hay en el universo viene de él.
Por eso, San Francisco de Asís decía: “Dios mío y todas las coas”. No es Dios o la música, sino Dios y la música. No es Dios o los amigos, sino Dios y los amigos. No es Dios o la felicidad, sino Dios y la felicidad.
Lo que sucede es que la amistad con Dios nos ayuda a vivir mejor cualquier cosa de este mundo. Sin Dios puede suceder que una amistad se vuelva posesiva, enfermiza, triste, llena de celos y desconfianzas. Pero con Dios esa amistad se purifica, deja de ser absorbente o dominadora, se vuelve más libre y generosa. Vivir algo en la presencia de Dios es bendecirlo, es sanarlo, es orientarlo para que no termine mal. Pero esconder algo de la mirada de Dios es apartarlo de la fuente de la vida y es destinarlo al sufrimiento y al fracaso. ¿Serás capaz de colocar bajo la luz de Dios todas las cosas importantes de tu vida?
Mons. Víctor Manuel Fernández
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-

lunes, 20 de octubre de 2014

Pequeñas Semillitas 2497

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 9 - Número 2497 ~ Lunes 20 de Octubre de 2014
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
Ha finalizado en Ciudad de Vaticano el Sínodo sobre la Familia que había convocado el Papa Francisco para este año. Y algunas publicaciones periodísticas, no demasiado bien informadas, afirman que “no han surgido conclusiones trascendentes” sobre los temas más álgidos que afligen hoy a la familia cristiana.
Evidentemente esa manifestación es equivocada y nace del desconocimiento de la realidad: lo que se realizó ha sido el Sínodo Extraordinario que ha considerado los temas que serán tratados en el Sínodo Ordinario sobre la Familia que se llevará a cabo el año próximo. Es decir, que de alguna manera, esta ha sido una reunión de obispos y expertos, con carácter preparatorio, para elaborar un temario (que está en el documento final aprobado) que será minuciosamente estudiado durante los próximos meses en cada diócesis del mundo, para que la próxima reunión sinodal (4 al 25 de octubre de 2015) adopte entonces posturas y definiciones doctrinarias sobre los temas de interés.
Francisco está movilizando a la Iglesia y revisando estructuras y conceptos de muchos años… y en esa tarea necesita el acompañamiento de nuestras oraciones. Recemos siempre por él.

¡Buenos días!

Valora lo positivo
Ser optimista es cultivar una visión serena de la vida que nos lleve a descubrir todo lo que hay de bueno, alegre y gratificante en medio de espinas y carencias. No pierdas el sentido de la proporción y más bien destaca todo lo positivo, porque son muchos los obsesionados en detectar todo lo sombrío y difícil de nuestro diario caminar.

Vivir feliz es un arte. Y nada contribuye tanto a la paz del corazón como valorar todo lo bueno, agradable y valioso de la propia situación. Serás positivo, optimista y lleno de esperanza cuando te acostumbres a detectar cada día todo lo que te da satisfacción y contento, todo lo que te gratifica. Y sencillamente lo agradeces a Dios, sin compararte con los demás.

San Pablo recordaba a los cristianos de Colosas a “vivir dando gracias a Dios”. Ejercítate y verás que te ayuda a vivir la relación con Dios de una forma concreta y existencial, descubriendo con gozo los dones que te regala a cada paso. Es una oración que ensancha el corazón y descansa la mente y, además, es sencilla y accesible en cualquier ocasión Hasta mañana.
Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
En aquel tiempo, uno de la gente le dijo: «Maestro, di a mi hermano que reparta la herencia conmigo». Él le respondió: «¡Hombre! ¿quién me ha constituido juez o repartidor entre vosotros?». Y les dijo: «Mirad y guardaos de toda codicia, porque, aun en la abundancia, la vida de uno no está asegurada por sus bienes».
Les dijo una parábola: «Los campos de cierto hombre rico dieron mucho fruto; y pensaba entre sí, diciendo: ‘¿Qué haré, pues no tengo donde reunir mi cosecha?’. Y dijo: ‘Voy a hacer esto: Voy a demoler mis graneros, y edificaré otros más grandes y reuniré allí todo mi trigo y mis bienes, y diré a mi alma: Alma, tienes muchos bienes en reserva para muchos años. Descansa, come, bebe, banquetea’. Pero Dios le dijo: ‘¡Necio! Esta misma noche te reclamarán el alma; las cosas que preparaste, ¿para quién serán?’. Así es el que atesora riquezas para sí, y no se enriquece en orden a Dios». (Lc 12,13-21)

Comentario
Hoy, el Evangelio, si no nos tapamos los oídos y no cerramos los ojos, causará en nosotros una gran conmoción por su claridad: «Mirad y guardaos de toda codicia, porque, aun en la abundancia, la vida de uno no está asegurada por sus bienes» (Lc 12,15). ¿Qué es lo que asegura la vida del hombre?
Sabemos muy bien en qué está asegurada la vida de Jesús, porque Él mismo nos lo ha dicho: «El Padre tiene el poder de dar la vida, y ha dado al Hijo ese mismo poder» (Jn 5,26). Sabemos que la vida de Jesús no solamente procede del Padre, sino que consiste en hacer su voluntad, ya que éste es su alimento, y la voluntad del Padre equivale a realizar su gran obra de salvación entre los hombres, dando la vida por sus amigos, signo del más excelso amor. La vida de Jesús es, pues, una vida recibida totalmente del Padre y entregada totalmente al mismo Padre y, por amor al Padre, a los hombres. La vida humana, ¿podrá ser entonces suficiente en sí misma? ¿Podrá negarse que nuestra vida es un don, que la hemos recibido y que, solamente por eso, ya debemos dar gracias? «Que nadie crea que es dueño de su propia vida» (San Jerónimo).
Siguiendo esta lógica, sólo falta preguntarnos: ¿Qué sentido puede tener nuestra vida si se encierra en sí misma, si halla su agrado al decirse: «Alma, tienes muchos bienes en reserva para muchos años. Descansa, come, bebe, banquetea» (Lc 12,19)? Si la vida de Jesús es un don recibido y entregado siempre en el amor, nuestra vida —que no podemos negar haber recibido— debe convertirse, siguiendo a la de Jesús, en una donación total a Dios y a los hermanos, porque «quien vive preocupado por su vida, la perderá» (Jn 12,25).
Fray Lluc TORCAL Monje del Monasterio de Sta. Mª de Poblet (Santa Maria de Poblet, Tarragona, España)

Santoral Católico:
San Honorio
Abad 
Información amplia haciendo clic acá.
Fuente: Catholic.net    

La frase de hoy

“A un alma humilde Dios no niega nada;
ella influye en el destino del mundo entero;
Dios la eleva hasta su trono y cuanto más ella se humilla
tanto más Dios se inclina hacia ella,
la persigue con sus gracias
y la acompaña en cada momento con su poder.
Tal alma está unida a Dios de modo más profundo”
-Faustina Kowalska-

Tema del día:
Nuestros héroes de ayer
Padres héroes y madres heroínas del hogar...

Pasamos buena parte de nuestra existencia cultivando estos estereotipos. Hasta que un día el padre héroe comienza a pensar todo el tiempo... protesta en bajito, y habla de cosas que no tienen ni pies ni cabeza.

La heroína del hogar comienza a tener dificultades en terminar las frases y empieza a enojarse con todo mundo.

¿Qué hicieron mamá y papá para envejecer de un momento a otro? Simplemente envejecieron... Nuestros padres envejecieron. Nadie nos había preparado para esto.

Un bello día ellos pierden la compostura... se vuelven más vulnerables y adquieren unas manías extrañas.

Están cansados de cuidar de los otros y de servir de ejemplo: ahora llegó el momento de ellos... de ser cuidados y mimados por nosotros. Tienen muchos kilómetros andados y saben todo.

No hacen más planes a largo plazo, ahora se dedican a pequeñas aventuras, como comer a escondidas todo lo que el médico les prohibió… Y a disfrutar día a día de sus seres queridos

Tienen manchas en la piel. De repente están tristes, mas no están caducos: caducos estamos los hijos... que rechazamos aceptar el ciclo de la vida.

Es complicado aceptar que nuestros héroes y heroínas ya no están con el control de la situación. Están un poco más frágiles, y un poco olvidadizos... tienen ese derecho, pero seguimos exigiendo de ellos la energía de antes.

No admitimos su flaqueza, su tristeza. En vez de aceptar con serenidad el hecho de que adoptan un ritmo más lento con el paso de los años simplemente nos irritamos por haber traicionado nuestra confianza, la confianza de que serían indestructibles como los súper héroes.

Provocamos discusiones y nos enojamos con nuestra insistencia para que todo siga como siempre fue. ¿Miedo de perderlos? ¿Miedo de perdernos? ¿Miedo de que también dejemos de ser lúcidos y joviales?

Con nuestros enojos solo provocamos más tristeza a aquellos que durante años solo procuraron darnos alegrías. ¿Por qué no conseguimos ser un poco de lo que ellos fueron para nosotros? ¿Cuántas veces estos héroes y heroínas estuvieron noches enteras junto a nosotros medicando... cuidando y calmando fiebres?

Y nos enojamos cuando ellos se olvidan de tomar sus medicinas... o cuando nos dicen una que otra verdad que nos incomoda, o al darnos consejos que creemos que no necesitamos... y al pelear con ellos los dejamos llorando, tal cual criaturas como las que nosotros fuimos un día.

No tenemos compasión de su dolor... de lo hirientes que podemos llegar a ser quizás sin querer, pero sin pensar en que ellos también sufren por culpa nuestra... porque solo desean nuestro bien. Creemos que por ser súper héroes, no tienen derecho a sufrir y que las únicas víctimas somos nosotros.

El tiempo nos enseña a sacar provecho de cada etapa de la vida... pero es difícil aceptar las etapas de los otros. Mas cuando los otros fueron nuestros pilares... aquellos a los cuales siempre podíamos volver y sabíamos que estarían ahí con sus brazos abiertos, esos mismos que tarde o temprano estarán dando señales de que un día partirán sin nosotros.

Hagamos por ellos hoy lo mejor... lo máximo que podamos, para que mañana cuando ellos ya no estén más puedan irse tranquilos, felices de haber compartido su vida a nuestro lado. Para que nosotros podamos recordarlos con cariño, podamos acordarnos más de sus sonrisas de alegría y no de las lágrimas de tristeza que ellos hayan derramado por causa nuestra.

Al final, nuestros héroes de ayer... serán nuestros héroes eternamente…!!!

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones; por el triunfo del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María;  por la conversión de todos los pueblos; por la Paz en el mundo; por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el abandono, la carencia de afecto, la falta de trabajo, el hambre y la pobreza; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo; por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas; y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Pedimos oración para Humberto R., de ciudad de México, afectado de leucemia, rogando la intercesión de Nuestra Señora de Guadalupe para que pida por él a su Hijo Jesús.

Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amén

Un estímulo todos los días
Octubre 20
“Señor, enséñame a gozar de las cosas buenas sin necesidad de poseerlas o de aferrarme a ellas. Te reconozco a ti como el único Salvador y rey de mi vida. No permitas que pierda la serenidad cuando algo se acabe, no dejes que me llene de angustias por temor a perder algo.
Sólo abandonándome ante ti podré sanar mis angustias por temor a perder algo. Sólo tú, Señor mío, dame un corazón humilde y libre, que no esté atado a las vanidades, reconocimientos, aplausos.
Dame ese desprendimiento, Señor, libérame del orgullo, para que pueda trabajar intensamente, pero con la santa paz y la inmensa felicidad de un corazón disponible. Te entrego todos mis deseos, todos mis sueños, todas mis necesidades.
Colma mi interior insatisfecho como tú quieras y cuando tú quieras. Ya no quiero empecinarme en lograr la felicidad a mi modo y prefiero confiar en tu amor, que me dará lo que necesito, que me regalará lo que más me conviene. Gracias, Señor, Amén.”
Mons. Víctor Manuel Fernández
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-

domingo, 19 de octubre de 2014

Pequeñas Semillitas 2496

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 9 - Número 2496 ~ Domingo 19 de Octubre de 2014
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
En algunos países del mundo, hoy celebramos el Día de la Madre. Y aunque las fechas varíen según el país que consideremos, en “Pequeñas Semillitas” hoy saludamos a todas las madres: las biológicas, las del corazón, las que están cerca, las que ya partieron de este mundo pero aún nos acompañan, las abuelas (que son varias veces madres)… y por sobre todas las otras, a la Madre del cielo, la Santísima Virgen María, Madre de Jesús y Madre de todos nosotros.
Tomando unos versos de la gran poetisa chilena Gabriela Mistral, de decimos a mamá:
"Madre, madre, tú me besas, pero yo te beso más.
Como el agua en los cristales, caen mis besos en tu faz...
Te he besado tanto, tanto que de mí cubierta estas
y el enjambre de mis besos no te deja ni mirar..."

¡Buenos días!

El escarabajo y el benteveo
Para vivir en una Patria noble y digna cada ciudadano debe aportar su conducta honesta.  A veces la falta de integridad se quiere justificar diciendo que todos actúan así; o que es la única forma de salir adelante. Es necesario vivir según los principios, aunque esto suponga ir “contra corriente”. Es la única manera de levantar el nivel moral de nuestra sociedad.

Un escarabajo, personaje muy grueso y todo dorado, escarbaba con ahínco en un montón de estiércol. Lo rodeaban muchos escarabajitos que con respeto le ayudaban en su trabajo, recibiendo su parte del tesoro. Pasó un benteveo e incomodado por el olor que despedían las materias así removidas, gritó indignado al escarabajo: —¡Si será puerco! Pero éste sin inmutarse siguió su repugnante trabajo, protegido por los demás escarabajos a quienes dejaba lo desechado; y el benteveo se fue deplorando que gente puesta en lo alto y que debería ser decente, no tuviera vergüenza de buscar provechos tan malolientes. Daireaux.

El bien de la Patria está ligado a las cualidades de los representantes del pueblo. Es preciso que éstos sean hombres capaces, eminentes en prudencia de juicio y honestidad de vida. Deben ser consecuentes en el decir y el obrar, dotados de autoridad moral, y convencidos de que son representantes de todo el pueblo y no mandatarios de un sector.
Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
En aquel tiempo, los fariseos se fueron y celebraron consejo sobre la forma de sorprenderle en alguna palabra. Y le envían sus discípulos, junto con los herodianos, a decirle: «Maestro, sabemos que eres veraz y que enseñas el camino de Dios con franqueza y que no te importa por nadie, porque no miras la condición de las personas. Dinos, pues, qué te parece, ¿es lícito pagar tributo al César o no?». Mas Jesús, conociendo su malicia, dijo: «Hipócritas, ¿por qué me tentáis? Mostradme la moneda del tributo». Ellos le presentaron un denario. Y les dice: «¿De quién es esta imagen y la inscripción?». Dícenle: «Del César». Entonces les dice: «Pues lo del César devolvédselo al César, y lo de Dios a Dios». (Mt 22,15-21)

Comentario
Hoy, se nos presenta para nuestra consideración una "famosa" afirmación de Jesucristo: «Lo del César devolvédselo al César, y lo de Dios a Dios» (Mt 22,21).
No entenderíamos bien esta frase sin tener en cuenta el contexto en el que Jesús la pronuncia: «los fariseos se fueron y celebraron consejo sobre la forma de sorprenderle en alguna palabra» (Mt 22,15), y Jesús advirtió su malicia (cf. v. 18). Así, pues, la respuesta de Jesús está calculada. Al escucharla, los fariseos quedaron sorprendidos, no se la esperaban. Si claramente hubiese ido en contra del César, le habrían podido denunciar; si hubiese ido claramente a favor de pagar el tributo al César, habrían marchado satisfechos de su astucia. Pero Jesucristo, sin hablar en contra del César, lo ha relativizado: hay que dar a Dios lo que es de Dios, y Dios es Señor incluso de los poderes de este mundo.
El César, como todo gobernante, no puede ejercer un poder arbitrario, porque su poder le es dado en "prenda" o garantía; como los siervos de la parábola de los talentos, que han de responder ante el Señor por el uso de los talentos. En el Evangelio de san Juan, Jesús dice a Pilatos: «No tendrías contra mí ningún poder, si no se te hubiera dado de arriba» (Jn 19,10). Jesús no quiere presentarse como un agitador político. Sencillamente, pone las cosas en su lugar.
La interpretación que se ha hecho a veces de Mt 22,21 es que la Iglesia no debería "inmiscuirse en política", sino solamente ocuparse del culto. Pero esta interpretación es totalmente falsa, porque ocuparse de Dios no es sólo ocuparse del culto, sino preocuparse por la justicia, y por los hombres, que son los hijos de Dios. Pretender que la Iglesia permanezca en las sacristías, que se haga la sorda, la ciega y la muda ante los problemas morales y humanos de nuestro tiempo, es quitar a Dios lo que es de Dios. «La tolerancia que sólo admite a Dios como opinión privada, pero que le niega el dominio público (…) no es tolerancia, sino hipocresía» (Benedicto XVI).
P. Antoni POU OSB Monje de Montserrat (Montserrat, Barcelona, España)

Palabras del Beato Pablo VI

“No hay humanidad nueva si no hay en primer lugar hombres nuevos con la novedad del bautismo y de la vida según el Evangelio. La finalidad de la evangelización es por consiguiente este cambio interior […] La Iglesia evangeliza cuando por la sola fuerza divina del Mensaje que proclama, trata de convertir al mismo tiempo la conciencia personal y colectiva de los hombres […] Siguiendo a Cristo, recorremos el itinerario del dolor que culmina en alegría, de la crucifixión que prepara la Resurrección, de la muerte que se transforma en vida”
Beato Pablo VI

Tema del día:
“Dad a Dios lo que es de Dios”
A espaldas de Jesús, los fariseos llegan a un acuerdo para prepararle una trampa decisiva. No vienen ellos mismos a encontrarse con él. Les envían a unos discípulos acompañados por unos partidarios de Herodes Antipas. Tal vez, no faltan entre estos algunos poderosos recaudadores de los tributos para Roma.

La trampa está bien pensada: “¿Es lícito pagar impuestos al César o no?”. Si responde negativamente, le podrán acusar de rebelión contra Roma. Si legitima el pago de tributos, quedará desprestigiado ante aquellos pobres campesinos que viven oprimidos por los impuestos, y a los que él ama y defiende con todas sus fuerzas.

La respuesta de Jesús ha sido resumida de manera lapidaria a lo largo de los siglos en estos términos: “Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. Pocas palabras de Jesús habrán sido citadas tanto como éstas. Y ninguna, tal vez, más distorsionada y manipulada desde intereses muy ajenos al Profeta, defensor de los pobres.

Jesús no está pensando en Dios y en el César de Roma como dos poderes que pueden exigir cada uno de ellos, en su propio campo, sus derechos a sus súbditos. Como todo judío fiel, Jesús sabe que a Dios “le pertenece la tierra y todo lo que contiene, el orbe y todos sus habitantes” (salmo 24). ¿Qué puede ser del César que no sea de Dios? Acaso los súbditos del emperador, ¿no son hijos e hijas de Dios?

Jesús no se detiene en las diferentes posiciones que enfrentan en aquella sociedad a herodianos, saduceos o fariseos sobre los tributos a Roma y su significado: si llevan “la moneda del impuesto” en sus bolsas, que cumplan sus obligaciones. Pero él no vive al servicio del Imperio de Roma, sino abriendo caminos al reino de Dios y su justicia.

Por eso, les recuerda algo que nadie le ha preguntado: “Dad a Dios lo que es de Dios”. Es decir, no deis a ningún César lo que solo es de Dios: la vida de sus hijos e hijas. Como ha repetido tantas veces a sus seguidores, los pobres son de Dios, los pequeños son sus predilectos, el reino de Dios les pertenece. Nadie ha de abusar de ellos.

No se ha de sacrificar la vida, la dignidad o la felicidad de las personas a ningún poder. Y, sin duda, ningún poder sacrifica hoy más vidas y causa más sufrimiento, hambre y destrucción que esa “dictadura de una economía sin rostro y sin un objetivo verdaderamente humano” que, según el papa Francisco, han logrado imponer los poderosos de la Tierra. No podemos permanecer pasivos e indiferentes acallando la voz de nuestra conciencia en la práctica religiosa.
José Antonio Pagola

Nuevo video y artículo

Hay un nuevo video subido a este blog.
Para verlo tienes que ir al final de la página.

Hay nuevo material publicado en el blog
"Juan Pablo II inolvidable"
Puedes acceder en la dirección:

Nunca olvidemos agradecer
Una vez leí que en el cielo hay dos oficinas diferentes para tratar lo relativo a las oraciones de las personas en la tierra:
Una es para receptar pedidos de diversas gracias, y allí los muchos ángeles que atienden trabajan intensamente y sin descanso por la cantidad de peticiones que llegan en todo momento.
La otra oficina es para recibir los agradecimientos por las gracias concedidas y en ella hay un par de ángeles aburridos porque prácticamente no les llega ningún mensaje de los hombres desde la tierra para dar gracias...
Desde esta sección de "Pequeñas Semillitas" pretendemos juntar una vez por semana (los domingos) todos los mensajes para la segunda oficina: agradecimientos por favores y gracias concedidas como respuesta a nuestros pedidos de oración.

Desde Bogotá, Colombia, nos llega un agradecimiento a Dios y a todas las personas que hace unos días rezaron por la salud de Aidé G., operada entonces del páncreas con diagnóstico de cáncer. El mensaje recibido dice: “Se ha recuperado notablemente y sus deseos de vivir la tienen en su hogar gozando de la asistencia y compañía de familiares y amigos que celebramos su franca y oportuna recuperación. Damos gracias al Señor, a nuestra Madre la Virgen María, a Pequeñas Semillitas que nos abre el espacio infinito para formar comunidad orante y a todas las personas que oraron por Aidé”

"Pequeñas Semillitas" por e-mail
Si lo deseas puedes recibir todos los días "Pequeñas Semillitas" por correo, más el agregado de un powerpoint. Las suscripciones son gratis y solo tienes que solicitarlas escribiendo a Rocío (moderadora de los grupos) a: peque.semillitas.3@gmail.com  con el título: “Suscripción a Pequeñas Semillitas”.

Un estímulo todos los días
Octubre 19
Una persona puede vivir para acumular cosas, para cosechar aplausos, para cuidar la imagen, para buscar placeres inmediatos. Pero también puede descubrir que todo eso pasa, se acaba, y adentro del corazón sólo queda el vacío. Cuando descubre eso, puede reconocer que lo mejor es cultivar el corazón, educar el espíritu, desarrollar un estilo de vida más noble. Ése ya es un gran paso, porque en el fondo lo único que nos quedará es lo que llevemos adentro.
Sin embargo, este camino de crecimiento puede realizarse por vanidad, por orgullo, por el deseo de sentirse grande, santo, diferente. Entonces no será una verdadera maduración, porque así lo que habrá dentro del corazón será simplemente vanidad. Es necesario pedir todos los días que el Señor derrame en nosotros su gracia, el fuego del Espíritu que nos purifique de toda intención torcida. Además de esforzarnos, hace falta que nos dejemos formar por el Espíritu Santo, que nos dejemos modelar y transformar con su gracia y permitamos que él haga lo que quiera con nosotros. Seguramente él hará algo más bello que lo que nosotros podamos imaginar.
Mons. Víctor Manuel Fernández
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-

sábado, 18 de octubre de 2014

Pequeñas Semillitas 2495

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 9 - Número 2495 ~ Sábado 18 de Octubre de 2014
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
Estamos en la víspera de un domingo que tendrá dos celebraciones importantes para la Iglesia: por un lado se trata del Domingo Mundial de las Misiones (DOMUND), día culminante dentro de lo que es este mes de octubre consagrado a las misiones; y por otro lado se celebrará (junto con la finalización del Sínodo de las Familias) la beatificación de Papa Pablo VI.
En los lugares más pobres y necesitados del mundo, van los misioneros a llevar la alegría del Evangelio. Pero no sólo llevan el agua del bautismo para no morir sin esperanza, sino que además llevan el agua potable necesaria para la vida, la educación que abre posibilidades de futuro, el pan bendito de la solidaridad y del progreso junto con el pan eucarístico que es amor, verdad y luz.
De Pablo VI podemos decir que fue el primer papa contemporáneo que salió “en misión” y recorrió los cinco continentes llevando el Evangelio en sus quince años de pontificado (1963 a 1978). Además nos dejó -entre los diversos documentos de su magisterio pontificio- la Exhortación Apostólica Envagelii Nuntiandi, sin la cual no entenderíamos ni la encíclica Redemtoris Missio de Juan Pablo II, ni la Exhortación Apostólica Envangelii Gaudium del Papa Francisco, que constituyen los tres pilares de la comprensión y del impulso actual de las misiones.
Bendito Pablo VI: que no sólo este domingo, sino que todos los días sean día del Señor, domingo sin ocaso, domingo mundial de las Misiones.

¡Buenos días!

Todavía tienes tiempo.
“Los ideales se parecen a las estrellas, porque nunca los alcanzamos; pero, como los navegantes, dirigimos por ellos el curso de nuestras vidas”, escribió Albert Schweitzer premio Nobel de la Paz (1952). Es importante lograr una feliz armonía entre tus sueños y la realidad en medio de la cual debes encarnar los ideales que movilizan tu vida.

Todavía estás a tiempo de soñar. Todavía estás a tiempo de cambiar. Todavía estás a tiempo de crear, de crecer y de buscar. Todavía estás a tiempo de seguir un ideal. Todavía estás a tiempo de emprender un nuevo camino, de sembrar y cosechar. Todavía estás a tiempo de dar. Todavía estás a tiempo de madurar. Todavía estás a tiempo de perdonar, de probar y de amar. Todavía estás a tiempo de hacer realidad alguno de tus más apreciados sueños. Toda la fuerza para que esto suceda está en tu interior.

El paso fugaz del tiempo es percibido por todos. El salmista (S. 90) dice que, “aun cuando lleguemos a los 70 y 80 años, al fin tenemos la impresión de que han pasado a prisa y como volando; Señor, enséñame a calcular mis años, para que adquiera sabiduría”. Buena lección, ¿verdad? Aprovecha intensamente este día.
Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
En aquel tiempo, el Señor designó a otros setenta y dos, y los envió de dos en dos delante de sí, a todas las ciudades y sitios a donde él había de ir. Y les dijo: «La mies es mucha, y los obreros pocos. Rogad, pues, al dueño de la mies que envíe obreros a su mies. Id; mirad que os envío como corderos en medio de lobos. No llevéis bolsa, ni alforja, ni sandalias. Y no saludéis a nadie en el camino.
»En la casa en que entréis, decid primero: ‘Paz a esta casa’. Y si hubiere allí un hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; si no, se volverá a vosotros. Permaneced en la misma casa, comiendo y bebiendo lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No vayáis de casa en casa. En la ciudad en que entréis y os reciban, comed lo que os pongan; curad los enfermos que haya en ella, y decidles: ‘El Reino de Dios está cerca de vosotros’». (Lc 10,1-9)

Comentario
Hoy, en la fiesta de san Lucas —el Evangelista de la mansedumbre de Cristo—, la Iglesia proclama este Evangelio en el que se presentan las características centrales del apóstol de Cristo.
El apóstol es, en primer lugar, el que ha sido llamado por el Señor, designado por Él mismo, con vista a ser enviado en su nombre: ¡es Jesús quien llama a quien quiere para confiarle una misión concreta! «El Señor designó a otros setenta y dos, y los envió de dos en dos delante de sí, a todas las ciudades y sitios a donde él había de ir» (Lc 10,1).
El apóstol, pues, por haber sido llamado por el Señor, es, además, aquel que depende totalmente de Él. «No llevéis bolsa, ni alforja, ni sandalias. Y no saludéis a nadie en el camino» (Lc 10,4). Esta prohibición de Jesús a sus discípulos indica, sobre todo, que ellos han de dejar en sus manos aquello que es más esencial para vivir: el Señor, que viste los lirios de los campos y da alimento a los pájaros, quiere que su discípulo busque, en primer lugar, el Reino del cielo y no, en cambio, «qué comer ni qué beber, y [que] no estéis inquietos. [Porque] por todas esas cosas se afanan los gentiles del mundo; y ya sabe vuestro Padre que tenéis la necesidad de eso» (Lc 12,29-30).
El apóstol es, además, quien prepara el camino del Señor, anunciando su paz, curando a los enfermos y manifestando, así, la venida del Reino. La tarea del apóstol es, pues, central en y para la vida de la Iglesia, porque de ella depende la futura acogida al Maestro entre los hombres.
El mejor testimonio que nos puede ofrecer la fiesta de un Evangelista, de uno que ha narrado el anuncio de la Buena Nueva, es el de hacernos más conscientes de la dimensión apostólico-evangelizadora de nuestra vida cristiana.
Fray Lluc TORCAL Monje del Monasterio de Sta. Mª de Poblet (Santa Maria de Poblet, Tarragona, España)

Santoral Católico:
San Lucas
Evangelista
Gracias Lucas por tu bello evangelio y tu libro de Los Hechos de los Apóstoles. Queremos leer muchas veces tan bellos escritos.
Información amplia haciendo clic acá.
Fuente: EWTN    

Palabras del Papa Francisco

"La Iglesia debe llegar a todos, pero sobre todo a los pobres y enfermos, a esos que suelen ser despreciados y olvidados… Prefiero una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle, antes que una Iglesia preocupada por ser el centro que termine clausurada en una maraña de obsesiones y procedimientos, enferma por el encierro y la comodidad de aferrarse a las propias seguridades"
Papa Francisco

Tema del día:
Jornada Mundial de las Misiones
1) Para saber
Este tercer domingo de octubre se celebra, como cada año, la Jornada Mundial de las Misiones.

El papa Francisco, como todos los años, envió un mensaje en el cual afirma que hoy en día todavía hay mucha gente que no conoce a Jesucristo, y por eso es tan urgente la misión apostólica, en la que todos los miembros de la Iglesia están llamados a participar, ya que la Iglesia es misionera por naturaleza. Por ello esta Jornada es un momento privilegiado para que todos los fieles se comprometan en su sentido apostólico.

2) Para pensar
Esta Jornada ha de revivir el afán apostólico por llevar el mensaje de Cristo a todos aquellos que no lo conocen. Ciertamente hay regiones en el mundo en que se desconoce a Jesús y es preciso colaborar con oraciones y gestos concretos de solidaridad.

Pero también necesario dar a conocer al verdadero Cristo, en el propio ambiente, pues muchas veces no se le conoce bien. Además, llevar a Cristo es proporcionar alegría a la vida de cada uno.

«La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría» (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 1).

El evangelista cuenta que después de que el Señor envió a sus discípulos para proclamar el Reino de Dios, volvieron llenos de alegría.

3) Para vivir
En aquella hora, Jesús se llenó de alegría en el Espíritu Santo y dijo: “Te doy gracias, Padre… porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las ha revelado a los pequeños” (cf. Lc 10,21).

¿Quiénes son esos “sabios e inteligentes”? Dice el Papa que son aquellos que pretenden saberlo todo. No solo se refiere a aquellos fariseos que rechazaron a Jesús, sino a los que hoy están demasiado llenos de sí mismos, cegados por su propia presunción y no dejan espacio a Dios. Pretenden incluso saber más que Dios. No es que así lo afirmen, pero ponen en duda o niegan la forma en que el Señor ha dispuesto para salvarnos. No es raro escuchar decir a algunos: “yo me confieso directamente con Dios, no necesito la confesión”, o también, “yo no voy a Misa los domingos, sino cuando me nace”, o “a mí me parece que esto no es pecado”, u otras opiniones por el estilo. De esa forma se cierran a la verdad mostrada por el Señor.

En cambio, los “pequeños” son los humildes, los sencillos, los pobres, los marginados, los que están cansados y oprimidos… Se puede pensar fácilmente en María, en José, en los pescadores de Galilea…, y los que hoy aceptan a Cristo en sus vidas. A ellos se les ha concedido experimentar el amor de Dios, e incluso la posibilidad de compartirlo.

Jesús se regocija, porque el Padre ha decidido amar a los hombres. Un júbilo similar al de María: «mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador” (Lc 1,47). Se trata de la Buena Noticia que conduce a la salvación. La Virgen María, al traernos a Jesús, se ha convertido en “Causa de nuestra alegría”.

Terminaba el Papa invitándonos a sumergirnos en la alegría del Evangelio y a nutrir un amor que ilumine nuestra vocación y misión.
Pbro. José Martínez Colín

Humor:
La mala memoria

Dos mujeres muy mayores han sido amigas por décadas. A través de los años ellas compartieron toda clase de actividades y aventuras. Últimamente, sus actividades se han limitado a encontrarse algunas veces durante la semana a jugar a las cartas.
Un día estaban jugando a las cartas, cuando una de ellas mira a la otra y le dice:
- "Ahora no te enojes conmigo… sé que somos amigas desde hace mucho tiempo… pero... ¡No puedo recordar tu nombre! Pienso y pienso, pero no lo recuerdo. Por favor, dime cuál es tu nombre.
Su amiga la observa con una mirada penetrante. Por lo menos por 3 minutos la sigue  mirando sorprendida y finalmente le dice:
- "¡Espero que no estés muy apurada por saberlo!"

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones; por el triunfo del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María;  por la conversión de todos los pueblos; por la Paz en el mundo; por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el abandono, la carencia de afecto, la falta de trabajo, el hambre y la pobreza; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo; por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas; y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Pedimos oración para Marina, una querida amiga y colaboradora de esta página, que lucha hace tiempo con afecciones oncológicas, para que la Santísima Virgen le renueve las fuerzas físicas y espirituales, mientras el buen Jesús le concede sus gracias de sanación -si es así Su voluntad- o al menos le hace más soportables sus dolencias. Que este domingo se multipliquen en el mundo las Misas ofrecidas por nuestra tan querida Marina.

Pedimos oración por Viviana F., que vive en Paraná, Argentina, para que el Señor, María Santísima, el santo Padre Pio y toda la corte celestial intervengan por el mayor bien  que en el cielo se considere.

Pedimos oración para Esther R, de Maryland, USA, quien está sufriendo mucho debido a un cáncer que se le ha extendido por todo el cuerpo. Que Jesús permanezca a su lado y sea Él su compañero perenne hasta el final.

Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amén

Un estímulo todos los días
Octubre 18
“Señor, quiero hacer un acto de cariño y compasión. Quiero dedicar este momento de oración a las personas que necesitan ayuda. Dejo en tus manos a todos los que están sufriendo mucho. Te entrego todas esas personas que están llorando de dolor, y te ruego que toques su interior y les regales tu consuelo.
Te pido por todos los que se sienten solos, ayúdales a descubrir tu presencia y concédeles que alguien se acerque a darles tiempo y afecto.
Mira, Señor, a los que viven en la pobreza, ayúdalos a salir de esa situación e ilumina a los que puedan acompañarlos en su liberación.
Mira también a los que están llenos de odio o de rencor y derrama en ellos el deseo del perdón, la paz interior, el amor.
Contempla, Señor, este mundo lleno de sufrimiento e infunde en esta tierra un poco más del fuego de tu Espíritu, para que su calor mitigue el frío, su luz domine la oscuridad, y su presencia devuelva la esperanza. Amén.”
Mons. Víctor Manuel Fernández
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-