viernes, 21 de marzo de 2014

Pequeñas Semillitas 2313

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 9 - Número 2313 ~ Viernes 21 de Marzo de 2014
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
Hoy, 21 de marzo, es el Día Mundial del Sindrome de Down, declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en al año 2011.
El síndrome de Down es una combinación cromosómica natural que siempre ha formado parte de la condición humana, existe en todas las regiones del mundo y habitualmente tiene efectos variables en los estilos de aprendizaje, las características físicas o la salud.
El acceso adecuado a la atención de la salud, a los programas de intervención temprana y a la enseñanza inclusiva, así como la investigación adecuada, son vitales para el crecimiento y el desarrollo de la persona.
Con esta celebración, se quiere aumentar la conciencia pública sobre la cuestión y recordar la dignidad inherente, la valía y las valiosas contribuciones de las personas con discapacidad intelectual como promotores del bienestar y de la diversidad de sus comunidades. También se quiere resaltar la importancia de su autonomía e independencia individual, en particular la libertad de tomar sus propias decisiones.
Las personas con Sindrome de Down pueden y deben hacer una vida feliz…!!!

¡Buenos días!

Valor del saber

Los años juveniles son para adquirir conocimientos, desarrollar talentos y capacidades. Por lo tanto valora el tiempo de formación, tiempo de espera fructuosa en que pones la base de tu futuro. Persevera en el esfuerzo escolar, estudia con responsabilidad, y capacítate en una especialidad. Así podrás afrontar victoriosamente las exigencias de la vida laboral. 

Un ingeniero fue llamado a arreglar una computadora grande y compleja de 12 millones de dólares. Sentado frente a la pantalla, oprimió unas teclas, asintió con la cabeza y apagó el aparato. Con un destornillador dio vuelta y media a un pequeño tornillo. Encendió de nuevo la computadora y comprobó que funcionaba a la perfección. El presidente de la compañía encantado quiso pagarle en el acto. ¿Cuánto le debo? - preguntó. - Son mil dólares.  ¿Mil dólares por apretar un simple tornillo? Pagaré si presenta una factura detallada. El ingeniero asintió con la cabeza y se fue. Al día siguiente, el presidente recibió la factura, la leyó y procedió a pagarla enseguida. La factura decía: Servicios prestados: Apretar un tornillo, $1 dólar. Saber qué tornillo apretar, $999 dólares.

Al nacer se nos regaló un capital de tiempo, capacidad de trabajo, un temperamento y carácter especial, una vocación señalada por nuestras aptitudes e inclinaciones, y una cantidad de cualidades y posibilidades a desarrollar… ¿Cómo usas estos dones?. ¿Pasas por la vida haciendo el bien, ayudando, ofreciendo tus capacidades?
Padre Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
En aquel tiempo, Jesús dijo a los grandes sacerdotes y a los notables del pueblo: «Escuchad otra parábola. Era un propietario que plantó una viña, la rodeó de una cerca, cavó en ella un lagar y edificó una torre; la arrendó a unos labradores y se ausentó. Cuando llegó el tiempo de los frutos, envió sus siervos a los labradores para recibir sus frutos. Pero los labradores agarraron a los siervos, y a uno le golpearon, a otro le mataron, a otro le apedrearon. De nuevo envió otros siervos en mayor número que los primeros; pero los trataron de la misma manera. Finalmente les envió a su hijo, diciendo: ‘A mi hijo le respetarán’. Pero los labradores, al ver al hijo, se dijeron entre sí: ‘Este es el heredero. Vamos, matémosle y quedémonos con su herencia’. Y agarrándole, le echaron fuera de la viña y le mataron. Cuando venga, pues, el dueño de la viña, ¿qué hará con aquellos labradores?».
Dícenle: «A esos miserables les dará una muerte miserable y arrendará la viña a otros labradores, que le paguen los frutos a su tiempo». Y Jesús les dice: «¿No habéis leído nunca en las Escrituras: La piedra que los constructores desecharon, en piedra angular se ha convertido; fue el Señor quien hizo esto y es maravilloso a nuestros ojos? Por eso os digo: se os quitará el Reino de Dios para dárselo a un pueblo que rinda sus frutos».
Los sumos sacerdotes y los fariseos, al oír sus parábolas, comprendieron que estaba refiriéndose a ellos. Y trataban de detenerle, pero tuvieron miedo a la gente porque le tenían por profeta. (Mt 21,33-43.45-46)

Comentario
Hoy, Jesús, por medio de la parábola de los viñadores homicidas, nos habla de la infidelidad; compara la viña con Israel y los viñadores con los jefes del pueblo escogido. A ellos y a toda la descendencia de Abraham se les había confiado el Reino de Dios, pero han malversado la heredad: «Por eso os digo: Se os quitará el Reino de Dios para dárselo a un pueblo que rinda sus frutos» (Mt 21,43).
Al principio del Evangelio de Mateo, la Buena Nueva parece dirigida únicamente a Israel. El pueble escogido, ya en la Antigua Alianza, tiene la misión de anunciar y llevar la salvación a todas las naciones. Pero Israel no ha sido fiel a su misión. Jesús, el mediador de la Nueva Alianza, congregará a su alrededor a los doce Apóstoles, símbolo del “nuevo” Israel, llamado a dar frutos de vida eterna y a anunciar a todos los pueblos la salvación.
Este nuevo Israel es la Iglesia, todos los bautizados. Nosotros hemos recibido, en la persona de Jesús y en su mensaje, un regalo único que hemos de hacer fructificar. No nos podemos conformar con una vivencia individualista y cerrada a nuestra fe; hay que comunicarla y regalarla a cada persona que se nos acerca. De ahí se deriva que el primer fruto es que vivamos nuestra fe en el calor de familia, el de la comunidad cristiana. Esto será sencillo, porque «donde hay dos o más reunidos en mi nombre, yo estoy allí en medio de ellos» (Mt 18,20).
Pero se trata de una comunidad cristiana abierta, es decir, eminentemente misionera (segundo fruto). Por la fuerza y la belleza del Resucitado “en medio nuestro”, la comunidad es atractiva en todos sus gestos y actos, y cada uno de sus miembros goza de la capacidad de engendrar hombres y mujeres a la nueva vida del Resucitado. Y un tercer fruto es que vivamos con la convicción y certeza de que en el Evangelio encontramos la solución a todos los problemas.
Vivamos en el santo temor de Dios, no fuera que nos sea tomado el Reino y dado a otros.
Rev. D. Melcior QUEROL i Solà (Ribes de Freser, Girona, España)

Santoral Católico:
San Nicolás de Flüe
Ermitaño
Información amplia haciendo clic acá.
Fuente: Catholic.net    

La frase de hoy

“No le evites a tus hijos las dificultades de la vida,
enséñales mas bien a superarlas”
Louis Pasteur

Cuaresma:
Reflexión para cada día
Viernes de la segunda semana de Cuaresma
           
“Este es el heredero. Matémosle y nos quedamos con la herencia” (Mt 21,33)
           
La verdad descubre las fragilidades que el ser humano se empeña en maquillar, apañar o disimular.

Se añora cuando no está presente en las decisiones u opciones de cada día  pero, cuando denuncia nuestra propia existencia, infunde temor o miedo por las complicaciones que nos puede acarrear.

Hoy también, multitud de hombres y de mujeres, siguen siendo enviados por el PROPIETARIO de la verdad. Se comprometen, por ella, en las vicisitudes y las encrucijadas en las que se debate la sociedad de hoy:

- Queremos PAZ y nos encontramos en un mundo homicida: “Cuando la mentira es demasiado débil...se pasa al ataque” (Bertolt Brecht)
 
- Predicamos JUSTICIA y vemos impotentes el contraste de la opulencia con la pobreza: ”No hay verdadera justicia sin bondad para los demás” (Raimundo Lulio)

- Imprimimos en letra los derechos fundamentales del hombre y de la mujer y... somos capaces de defender primero los que afectan al medio ambiente y luego los del ser humano. “Un mundo que  promueve la dignidad de las cosas y olvida la del hombre está supeditado al fracaso” (Joan Baez)
           
Ante esta realidad siguen llegando valientes testigos de la verdad y de su PROPIETARIO. Un Juan Pablo II que, además de ser el tercer pontificado más largo de la historia de la Iglesia se ha convertido en el mejor paladín y en el escudo más visible de la NO VIOLENCIA. En el lado opuesto, hoy como ayer, los que rigen los hilos de las estructuras de decisión, (aunque, gracias a Dios, no la conciencia ni en la ética de los ciudadanos) siguen matando (con la sinrazón y el caso omiso) el sentido común, las esperanzas y los deseos de cosechar los frutos de la fraternidad frente a la cizaña de la contienda.

“Ante DIOS tendrán que dar cuenta de sus actos”. Decía Juan Pablo II al término de una audiencia general.

Hoy, como ayer siguen llegando también:  
- Homicidas que no son viñadores pero que se permiten el lujo de podar el sarmiento que se hacía yemas (niños inocentes).
- Homicidas que no tienen escrúpulos en que llegue a la hora “0” para arrancar de cuajo cepas que estaban llamadas a ofrecer el vino bueno y generoso.
- Homicidas que nos dejarán como herencia la soberbia de aquellos que lo pretenden todo a costa de algunos... pero nunca a costa de la verdad.
- Homicidas que son incapaces de construir con y en piedra angular (la paz y la tolerancia, el respeto y el diálogo) la nueva civilización basada en el AMOR.
           
Constantemente, DIOS desde la otra orilla, nos envía el soplo de su Espíritu para pedirnos cuentas de la labor que desarrollamos como creyentes y como cristianos. Ojalá, que, cuando Él llegue en la Pascua, nos encuentre trabajando, comprometidos y orientados por esa gran brújula que nos marca el camino de las Bienaventuranzas y de la mejor herencia de los Hijos de Dios: ¡Dichosos los que trabajan por la paz!

Nota: resulta difícil, pero no imposible, construir un mundo en paz cuando algunos depravados y sin fondo ético alguno trabajan durante la noche para dinamitar cientos de vidas al día siguiente. Ellos, como aquellos viñadores, han matado muchas esperanzas y muchas alegrías, han truncado proyectos e ilusiones, han asesinado jóvenes y niños, obreros y mujeres que no habían cometido otro delito que levantarse para encararse a sus trabajos y dar gracias a Dios por el nuevo día.

En cierta ocasión en una reunión de adultos discutían entre sí cómo construir un nuevo mundo. Se acercó un niño hasta ellos y les dijo: yo sé cómo hacerlo. Los mayores, mirándose con cierta burla unos a otros, le contestaron: tú nos vas a enseñar a  nosotros que llevamos tantos años trabajando en ello.  
El niño se acercó y, tirando al suelo un rompecabezas de la bola del mundo, les invitó a que lo construyeran en un plazo no mayor a cinco minutos.
Puestos a la obra y, después de rebasar en cinco y diez minutos el tiempo establecido, se dieron por vencidos. Uno de ellos se dirigió al niño y le preguntó; ¿tú serías capaz de reconstruir este puzzle del mundo?. Y el niño, sin pensárselo dos veces, se tiró al suelo y…en cuestión de un minuto –ante el asombro de todos- dio lugar a una preciosa figura con la imagen de la tierra.

Aquel grupo de expertos en buscar la paz le preguntaron; ¿cómo lo has hecho? Y el niño les contestó: simplemente me he dado cuenta que en el reverso del puzzle estaba dibujado la silueta de un ser humano. Sólo cuando cuidemos al hombre podremos construir el mundo y la paz.
P. Javier Leoz

Vía Crucis
Hoy viernes, invito a los lectores a rezar el Vía Crucis como oración eficaz de preparación en esta Cuaresma.
El Vía Crucis es la meditación de los momentos y sufrimientos vividos por Jesús desde que fue hecho prisionero hasta su muerte en la cruz y posterior resurrección. Literalmente, “vía crucis” significa "camino de la cruz". Al rezarlo, recordamos con amor y agradecimiento lo mucho que Jesús sufrió por salvarnos del pecado durante su pasión y muerte. Dicho camino se representa mediante 15 imágenes de la Pasión que se llaman "estaciones". Te animarás a cargar con las cruces de cada día, si recuerdas con frecuencia las estaciones o pasos de Jesús hasta el Calvario.
Puedes conocer más detalles y rezarlo si entras en la página del Web Católico de Javier haciendo clic acá

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones, por la Paz en el mundo, por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el hambre y la pobreza; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo, por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas, y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Pedimos oración por las siguientes personas, todas de Colombia:
- Mónica O., que cursa el quinto mes de embarazo y va a cesárea por otros problemas de salud, con todo el riesgo que implica por la prematurez del bebé.
- Julio G., con cáncer en intestino y metástasis pulmonar con dependencia de oxígeno y muy mal pronóstico.
- Aníbal Enrique S. U., que ha sido diagnosticado con cáncer de piel diseminado.
- Alicia V., con diagnóstico de melanoma maligno agresivo e invasivo.

Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amén

Un estímulo todos los días
Marzo 21
Cuando uno mira a Jesús crucificado y comienza a abrir el corazón, puede detenerse a pensar que Jesús murió por los propios pecados, y que de alguna manera uno también lo ha matado con sus pecados. Pero de este modo, la contemplación de Jesús puede llenarnos de culpa y de tristeza y hasta podemos llegar a llorar por nuestra miseria. Pero eso sería colocarnos nosotros en el centro, o colocar nuestros pecados en el centro. En realidad, cuando contemplamos a Jesús crucificado, el centro debería ser él, su amor, su entrega generosa. Esa contemplación despierta cariño, gratitud, adoración, nos ayuda a sentirnos amados y nos alienta a ser mejores. Pero una oración que sólo alimenta la culpa y la tristeza no nos moviliza a nada bueno, y nos lleva a encerrarnos en nosotros mismos.
Es bello dedicar un momento a contemplar a Jesús crucificado, simplemente para recordar cuánto nos amó, para admirarlo, para agradecerle tanto amor, pero sin olvidar que ahora está vivo y feliz, porque ha triunfado sobre la muerte.
Mons. Víctor Manuel Fernández
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-

1 comentario:

  1. Es una refleccion maravillosa que me llena de gozo y me ayuda a hacer mi oración con mas confianza y a comprender el sentido de adoración de amor tan grande y tan desinteresado que nos tiene Jesús nuestro señor. Doy gracias a Dios por tener esta oportunidad de con ocerlos a través de este medio.y a usted por compartirlo ahora voy a rezar el viacrusis agradeciendo y adorando a mi Jesús.

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.