viernes, 4 de enero de 2013

Pequeñas Semillitas 1912


PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 8 - Número 1912 ~ Viernes 4 de Enero de 2013
- AÑO DE LA FE -
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
   

Alabado sea Jesucristo…
Así como el jardinero prepara la tierra para plantar nueva vida, nosotros debemos preparar nuestra mente para recibir nuevos pensamientos. Si queremos que nuestras nuevas y positivas afirmaciones, los pensamientos que tenemos y las palabras que decimos, se conviertan en realidad tan pronto como sea posible, entonces haremos el esfuerzo extra de preparar nuestra mente para que esté receptiva a estas nuevas ideas.
Podemos hacer listas de todas las cosas que creemos (por ejemplo, «Creo del trabajo, la prosperidad, las relaciones, la salud», etc.), y luego examinar esas creencias para detectar lo que hay en ellas de negativo. Puedes preguntarte: «¿Deseo continuar basando mi vida en estos conceptos limitadores?». Entonces cava más hondo para eliminar las viejas ideas que jamás van a apoyar tu nueva vida.
Cuando hayas eliminado tantas creencias negativas como puedas, añade una gran dosis de amor y trabajo en esa tierra de cultivo de tu mente. Así, al plantar nuevas afirmaciones en ella, van a brotar y crecer con sorprendente rapidez. Y tu vida mejorará con tanta velocidad que te maravillará lo que suceda. Verás, siempre vale la pena hacer ese esfuerzo extra para preparar la tierra, ya sea de tu jardín o de tu mente.
Luise Hay


La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy


En aquel tiempo, Juan se encontraba de nuevo allí con dos de sus discípulos. Fijándose en Jesús que pasaba, dice: «He ahí el Cordero de Dios». Los dos discípulos le oyeron hablar así y siguieron a Jesús. Jesús se volvió, y al ver que le seguían les dice: «¿Qué buscáis?». Ellos le respondieron: «Rabbí —que quiere decir, “Maestro”— ¿dónde vives?». Les respondió: «Venid y lo veréis». Fueron, pues, vieron dónde vivía y se quedaron con Él aquel día. Era más o menos la hora décima. Andrés, el hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que habían oído a Juan y habían seguido a Jesús. Éste se encuentra primeramente con su hermano Simón y le dice: «Hemos encontrado al Mesías» —que quiere decir, Cristo—. Y le llevó donde Jesús. Jesús, fijando su mirada en él, le dijo: «Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas» —que quiere decir, “Piedra”.
(Jn 1,35-42)

Comentario
Hoy, el Evangelio nos recuerda las circunstancias de la vocación de los primeros discípulos de Jesús. Para prepararse ante la venida del Mesías, Juan y su compañero Andrés habían escuchado y seguido durante un tiempo al Bautista. Un buen día, éste señala a Jesús con el dedo, llamándolo Cordero de Dios. Inmediatamente, Juan y Andrés lo entienden: ¡el Mesías esperado es Él! Y, dejando al Bautista, empiezan a seguir a Jesús.
Jesús oye los pasos tras Él. Se gira y fija la mirada en los que le seguían. Las miradas se cruzan entre Jesús y aquellos hombres sencillos. Éstos quedan prendados. Esta mirada remueve sus corazones y sienten el deseo de estar con Él: «¿Dónde vives?» (Jn 1,38), le preguntan. «Venid y lo veréis» (Jn 1,39), les responde Jesús. Los invita a ir con Él y a mirar, contemplar.
Van, y lo contemplan escuchándolo. Y conviven con Él aquel atardecer, aquella noche. Es la hora de la intimidad y de las confidencias. La hora del amor compartido. Se quedan con Él hasta el día siguiente, cuando el sol se alza por encima del mundo.
Encendidos con la llama de aquel «Sol que viene del cielo, para iluminar a los que yacen en las tinieblas» (cf. Lc 1,78-79), marchan a irradiarlo. Enardecidos, sienten la necesidad de comunicar lo que han contemplado y vivido a los primeros que encuentran a su paso: «¡Hemos encontrado al Mesías!» (Jn 1,41). Los santos también lo han hecho así. San Francisco, herido de amor, iba por las calles y plazas, por las villas y bosques gritando: «El Amor no está siendo amado».
Lo esencial en la vida cristiana es dejarse mirar por Jesús, ir y ver dónde se aloja, estar con Él y compartir. Y, después, anunciarlo. Es el camino y el proceso que han seguido los discípulos y los santos. Es nuestro camino.
Fray Josep Mª MASSANA i Mola OFM (Barcelona, España)


Santoral Católico:
Santa Isabel Ana Bayley Seton
Fundadora


Nace Isabel Ana en Nueva York el 28 de agosto de 1774. Crece en el seno de la iglesia episcopaliana. Contrae matrimonio con William Seton a la edad de veinte años y llega a tener cinco hijos. El 27 de diciembre de 1803 enviuda.

Años más tarde, el 14 de marzo de 1805 abraza el catolicismo, lo cual supone para ella múltiples pruebas, tanto interiores como exteriores, venidas de los parientes y amigos. Todas las supera con fe, amor y valentía. Se aplica asiduamente a la vida espiritual. Educa con solicitud a sus hijos y, deseosa de entregarse a la actividad caritativa y educadora.

En 1809 en la diócesis de Baltimore funda el Instituto de Hermanas de la Caridad de San José, renovando la gesta de San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac. Dicho Instituto tiene por finalidad la formación de muchachas. Es la primera Congregación religiosa femenina en norteamérica. Después de su muerte las Hermanas se unen a la Compañía de las Hijas de la Caridad de París, tal como fue su deseo desde los comienzos. También funda la primera escuela parroquial católica en Estados Unidos.

Muere piadosamente en Emmitsburg, Maryland, el 4 de enero de 1821. Su beatificación tiene lugar el 17 de marzo de 1963, bajo el pontificado de Juan XXIII. El 14 de septiembre de 1975 es canonizada por el papa Pablo VI. Es la primera santa de Estados Unidos de América.

Dos grandes temas marcaron su vida espiritual: la fidelidad a la Iglesia y la eternidad de la gloria.

También se celebra hoy a Santa Ángela de Foligno, terciaria franciscana. Información clic acá.

Fuente: Catholic.net


La frase de hoy

"Sin un corazón lleno de amor
y sin unas manos generosas,
es imposible curar
a un hombre enfermo de soledad"  

Beata Teresa de Calcuta


Tema del día:
Recetas para el Alma


. Salta todas las barreras y fortalece la seguridad en ti mismo
Los optimistas visualizan lo mejor de todas las cosas.
Aprende a ser optimista, agradeciendo a Dios por todo lo que te da.
La vida no te va a dar más de lo que tú le des.
Hay quienes creen en sólo lo que ven.
Seamos positivos con nosotros mismos y los demás.
Si en tu vida tienes tropiezos, tienes que levantarte tú mismo.

. Vence el temor que te lleva a imaginar todo lo negativo
Convierte tus problemas en oportunidades.
Ten claro tus objetivos.
Lo que cultivemos en tiempos de tranquilidad.
Querer es poder.
Siente a Dios dentro de ti mismo.
Comparte con alegría.
Fórjate metas para que triunfes en la vida.
Vive el presente y haz lo mejor de él.

. Rodéate de personas entusiastas y optimistas para que puedas triunfar
Debes pensar siempre que todo lo que quieres hacer, lo vas a lograr.
Si eres optimista tienes mucha más fuerza, porque siempre estás pensando que puedes lograr salir adelante y así podrás ayudar a los demás para que cambien de actitud.
Vive el hoy como si fuese el último día de tu vida.
Dedica cinco minutos de tu día para programar, planear, cristalizar tus sueños así lograrás cosas que jamás imaginarías alcanzar.
Debes tener metas a corto, mediano y largo plazo.

. Cultiva diariamente la fortaleza de tu espíritu dando lo mejor de ti mismo a los demás
Cambia de actitud, fortalece tu fe, tu espíritu, dedicación.
Comparte con alegría, perdona sin rencor, vive intensamente con amor y agradecimiento a Dios por tener todo lo que tienes.
Detrás de todo mal aparente, siempre hay un bien conocido.
Cuando tengas un problema, considéralo que es un peldaño para que puedas seguir escalando y triunfar.
Tienes que cultivar la fortaleza de tu espíritu por medio de tus acciones y el servicio hacia los demás.
Visualiza tus fracasos como experiencias de las que debes aprender.
El que quiere puede.
Todo lo que quieres ser lo vas a lograr.
Todos tus pensamientos irradian energías.
Nuestras experiencias no son más que efectos de nuestros pensamientos.
Puedes llegar a la cima.
Atrévete a penetrar en tu conciencia para que te veas de una forma diferente.
Tiene mente y voluntad propia.
Elimina los malos pensamientos en el mismo instante en que te lleguen.
Con la fuerza interior y la fe restablecida, levántate en busca de nuevos horizontes.
Logra tranquilidad en tu hogar, tu familia y tu trabajo.

Quizás pienses que es mucho lo debes hacer, pero proponerte día a día cambiar en algo, es un gran paso y será el primero y nunca olvides que es el más difícil. Hazlo, inténtalo y verás como DIOS te ayuda a salir adelante en este año que comienza…

Autor desconocido


Meditación breve

Si nos decimos a nosotros mismos que, pase lo que pase, estamos bien y valemos, podemos cambiar con facilidad nuestra vida. Cada día es un nuevo día y hacemos las cosas de manera algo diferente a como las hicimos el día anterior. Nuestra capacidad para adaptarnos y avanzar con el proceso de la vida es nuestro poder. Tenemos una gran necesidad de fortalecer nuestra propia valía y mérito, porque cuando pensamos que no valemos lo suficiente encontramos la manera de ser siempre desgraciados.
Si descubrimos nuestras aptitudes creativas, nuestra individualidad, y valorarnos por esas cualidades que nos distinguen de los demás. Tomo consciencia que tengo un papel único que desempeñar sobre la tierra. Analizo los aspectos de mi vida en los que no me respeto ni me valoro, y hago afirmaciones de poder.
Soy una persona poderosa y digna de respeto. Es esencial para mi bienestar que me ame y me aprecie en todo momento. Veo ante mí un futuro plenamente feliz y dichoso. Tengo poder sobre mi vida. Tengo el poder de hacerlo. Todos lo tenemos. Hoy parto del espacio de amor de mi corazón y considero a cada persona en este planeta alguien que necesita ser amado y valorado.
Autor desconocido.


Mensaje de María Reina de la Paz


Mensaje de María Reina de la Paz del 2 de Enero de 2013

¡Queridos hijos!
Con mucho amor y paciencia trato que sus corazones sean símiles al mío. Trato, con mi ejemplo, de enseñarles la humildad, la sabiduría y el amor, porque los necesito, no puedo sin ustedes, hijos míos. De acuerdo a la voluntad de Dios los elijo, por su fuerza los fortalezco. Por ello, hijos míos, no tengan miedo de abrirme sus corazones. Se los daré a mi Hijo y Él, a cambio, les dará el don de la paz divina. Ustedes llevarán ese don a todos los que encuentren, darán testimonio del amor de Dios con su vida y darán el don de mi Hijo a través de ustedes mismos. Yo los guiaré a través de la reconciliación, el ayuno y la oración. Mi amor es inmenso. ¡No teman! Hijos míos, recen por los pastores. Que sus labios estén cerrados a todo juicio, porque no olviden que mi Hijo los ha elegido y sólo Él tiene el derecho de juzgar. Gracias.


Pedidos de oración

 
Pedimos oración por la Paz del Mundo; por la Santa Iglesia Católica; por el Papa, los sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones, por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el hambre y la pobreza; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo, por la unión de las familias y la fidelidad de los matrimonios; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas, y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Pedimos oración por la salud del Padre Álvaro Corcuera, director general de la congregación de los Legionarios de Cristo, que el pasado 30 de diciembre fue hospitalizado en Hartford, Connecticut, USA, al descubrírsele un tumor en el cerebro. Oramos por la salud del Padre Álvaro y para que Dios conceda las gracias de fortaleza que él, los médicos y quiénes lo acompañan necesitan.

Pedimos oración por Cristian G., de 30 años de edad, operado en Buenos Aires, Argentina, de un tumor de mediastino. Que el Buen Jesús lo asista y lo acompañe en su recuperación.

Pedimos oración por Nelson R., un joven del interior de la provincia de Santa Fe, Argentina, que el día 25 de diciembre pasado tuvo un grave accidente con su moto y está ahora internado en la ciudad de Rosario, en terapia intensiva, con respiración asistida y muy delicado. Le pedimos a María, Madre de Jesús y Madre nuestra, que interceda por su curación sin secuelas.

Pedimos oración por José Manuel P. F., un jovencito de 15 años que vive en Bucaramanga, Colombia, que está muy rebelde, no quiere estudiar y su mamá teme por su futuro en estas condiciones actuales de tantos peligros, vicios y tentaciones. Que Jesús lo proteja, guíe sus pasos y toque su corazón para que se abra a la verdad.

Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amén

Nota de Redacción:
Para dar curso a los Pedidos de Oración es imprescindible dar los siguientes datos: nombres completos de la persona (habitualmente no publicamos apellidos), ciudad y país donde vive, y explicar el motivo de la solicitud de oración. Por favor: en los pedidos ser breves y concretos y enviarlos a pequesemillitas@gmail.com y deben poner en el asunto “Pedido de oración”, ya que los correos que llegan sin asunto (o con el asunto en blanco) son eliminados sin abrirlos. No se reciben pedidos de oración a través de Facebook ni por otro medio que no sea el correo antes señalado.
Los Pedidos de Oración se publican de lunes a sábados. Los domingos se publican los agradecimientos por las gracias concedidas.


“Intimidad Divina”

Primogénito de toda criatura

Cristo Jesús “es la imagen de Dios invisible; primogénito de toda criatura, porque en él fueron creadas todas las cosas del cielo y de la tierra, las visibles y las invisibles… Todo fue creado por él y para él. Él es antes que todo, y todo subsiste en él” (Cl 1, 15-17). En este texto de San Pablo se halla sintetizada toda la excelencia de Jesús. Como Verbo, él es la imagen substancial y perfectísima del Padre, pues tiene su misma naturaleza y procede de él por generación eterna. Como Verbo, es el primogénito de toda criatura, porque fue engendrado por el Padre antes que se realizara la creación; y, además, por medio de él, su Verbo, su sabiduría infinita, fueron creadas todas las cosas… Jesús ha querido ocultar en la humildad del pesebre estos infinitos resplandores de su divinidad, pero nosotros guiados por la fe y el amor, debemos descubrirlos y ensalzarlos.

Jesús es el primogénito de todos los hombres y la fuente de su vida no sólo en el orden natural, o sea, respecto de su creación, sino también, y de un modo especialísimo, en el orden sobrenatural, o sea, respecto de la vida de la gracia. El Verbo se ha encarnado únicamente para comunicarnos el ser sobrenatural, para hacer de nosotros hijos de Dios. De esta manera, él, Hijo único de Dios por naturaleza, viene a ser el primogénito de muchos hermanos que en él y por él han sido hechos hijos de Dios por gracia. Ese es el admirable y misterioso esquema de nuestra elevación al estado sobrenatural: “Bendito sea Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que en Cristo nos bendijo con toda bendición espiritual en los cielos, por cuento que en él nos eligió antes de la constitución del mundo para que fuésemos santos e inmaculados ante él, y nos predestinó en caridad a la adopción de hijos suyos por Jesucristo” (Ef 1, 3-5).

Dios Padre desde toda la eternidad quiso elevar a los hombres a la dignidad de hijos suyos y por eso juntamente con la vida natural, dio a nuestros primeros padres la vida sobrenatural; pero ellos la perdieron con su primer pecado. Mas Dios había ya previsto esta caída y la había permitido en vista de un plan más grandioso que el primitivo, plan que habría manifestado de un modo insuperable su amor y misericordia infinita: la Encarnación de su Unigénito, para que por medio suyo “recibiésemos nosotros la adopción de hijos” (Gl 4, 4). En este plan maravilloso contemplamos dos sublimes misterios: Jesús primogénito de todas las criaturas aun en el orden sobrenatural, y precisamente en cuanto hombre; y nosotros, hijos del pecado, hechos en él y por él hijos adoptivos de Dios.

Con el Verbo podemos decir: “¡Oh Padre, yo soy tu hijo, yo he salido de ti!” Tú, Verbo, lo dices necesariamente, por derecho, siendo esencialmente el Hijo de Dios por naturaleza; nosotros lo podemos decir por gracia en cuanto hijos adoptivos. Tú lo dices desde toda la eternidad, nosotros en el tiempo, aunque el decreto de esta predestinación es eterno. ¡Oh Jesús!, tú eres el Hijo de Dios, la imagen perfecta de tu Padre, le conoces y estás todo en él, ves su faz; acrecienta en mí la gracia de adopción que me hace Hijo de Dios. Enséñame a ser, por tu gracia y mis virtudes, como tú y en ti, digno hijo del Padre celestial… Esto quiero pedir y buscar sin tregua: que en ti, oh Jesús, todos mis pensamientos, mis aspiraciones, mis deseos y toda mi actividad se dirijan, por la gracia de la filiación y del amor, al Padre de los cielos. (C. Marmión, Cristo en sus misterios)

P. Gabriel de Sta. M. Magdalena O.C.D.
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-
.

2 comentarios:

  1. Gracias por las recetas para el alma...

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS!!! ES HERMOSA ESTA PÁGINA. BENDICIONES PARA USTEDES..

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.