viernes, 2 de marzo de 2012

Pequeñas Semillitas 1638

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 7 - Número 1638 ~ Viernes 2 de Marzo de 2012
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
   

Hola…
A propósito de la Cuaresma, en una tarjeta de la “Fundación Manos Abiertas” he leído lo siguiente:
Es tiempo de reflexión. De acariciar la calma de la esperanza, sostener nuestros arrepentimientos y servir desde la necesidad del prójimo. Es tiempo de permitirnos creer en un mañana luminoso, en un amanecer de verdad, amor y alegría. Es tiempo de cumplir con un encuentro interior, mirarnos en nuestros errores, silenciar las tristezas y hallarnos en aciertos. Es tiempo de creer en el camino que nos lleva a entregarnos intensamente al amor de Jesús.


La Palabra de Dios:
Evangelio del día


En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Os digo que, si vuestra justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el Reino de los cielos. Habéis oído que se dijo a los antepasados: ‘No matarás; y aquel que mate será reo ante el tribunal’. Pues yo os digo: Todo aquel que se encolerice contra su hermano, será reo ante el tribunal; pero el que llame a su hermano "imbécil", será reo ante el Sanedrín; y el que le llame "renegado", será reo de la gehenna de fuego.
»Si, pues, al presentar tu ofrenda en el altar te acuerdas entonces de que un hermano tuyo tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí, delante del altar, y vete primero a reconciliarte con tu hermano; luego vuelves y presentas tu ofrenda. Ponte enseguida a buenas con tu adversario mientras vas con él por el camino; no sea que tu adversario te entregue al juez y el juez al guardia, y te metan en la cárcel. Yo te aseguro: no saldrás de allí hasta que no hayas pagado el último céntimo».
(Mt 5,20-26)

Comentario
Hoy, el Señor, al hablarnos de lo que ocurre en nuestros corazones, nos incita a convertirnos. El mandamiento dice «No matarás» (Mt 5,21), pero Jesús nos recuerda que existen otras formas de privar de la vida a los demás. Podemos privar de la vida a los demás abrigando en nuestro corazón una ira excesiva hacia ellos, o al no tratarlos con respeto e insultarlos («imbécil»; «renegado»: cf. Mt 5,22).
El Señor nos llama a ser personas íntegras: «Deja tu ofrenda allí, delante del altar, y vete primero a reconciliarte con tu hermano» (Mt 5,24), es decir, la fe que profesamos cuando celebramos la Liturgia debería influir en nuestra vida cotidiana y afectar a nuestra conducta. Por ello, Jesús nos pide que nos reconciliemos con nuestros enemigos. Un primer paso en el camino hacia la reconciliación es rogar por nuestros enemigos, como Jesús solicita. Si se nos hace difícil, entonces, sería bueno recordar y revivir en nuestra imaginación a Jesucristo muriendo por aquellos que nos disgustan. Si hemos sido seriamente dañados por otros, roguemos para que cicatrice el doloroso recuerdo y para conseguir la gracia de poder perdonar. Y, a la vez que rogamos, pidamos al Señor que retroceda con nosotros en el tiempo y lugar de la herida —reemplazándola con su amor— para que así seamos libres para poder perdonar.
En palabras de Benedicto XVI, «si queremos presentaros ante Él, también debemos ponernos en camino para ir al encuentro unos de otros. Por eso, es necesario aprender la gran lección del perdón: no dejar que se insinúe en el corazón la polilla del resentimiento, sino abrir el corazón a la magnanimidad de la escucha del otro, abrir el corazón a la comprensión, a la posible aceptación de sus disculpas y al generoso ofrecimiento de las propias».
Fr. Thomas LANE (Emmitsburg, Maryland, Estados Unidos)


Santoral Católico:
Santa Inés de Bohemia, Abadesa


Inés, hija de Premisl Otakar I, rey de Bohemia y de la reina Constancia, hermana de Andrés I, rey de Hungría, nació en Praga en el año 1211. En 1220, prometida en matrimonio a Enrique VII, hijo del emperador Federico II, fue llevada a la corte del duque de Austria, donde vivió hasta el año 1225, manteniéndose siempre fiel a los deberes de la vida cristiana. Rescindido el pacto de matrimonio, volvió a Praga, donde se dedicó a una vida de oración más intensa y a obras de caridad; después de madura reflexión decidió consagrar a Dios su virginidad.

A través de los franciscanos, que iban a Praga como predicadores itinerantes, conoció la vida espiritual que llevaba en Asís la virgen Clara, según el espíritu de San Francisco. Quedó fascinada y decidió seguir su ejemplo. Con sus propios bienes fundó en Praga entre 1232 y 1233 el hospital de San Francisco y el instituto de los Crucíferos para que los dirigieran. Al mismo tiempo fundó el monasterio de San Francisco para las “Hermanas Pobres o Damianitas”, donde ella misma ingreso el día de Pentecostés del año 1234. Profesó los votos de castidad, pobreza y obediencia, plenamente consciente del valor eterno de estos consejos evangélicos, y se dedicó a practicarlos con fervorosa fidelidad, durante toda su vida.

La virginidad por el Reino de los cielos siguió siendo siempre el elemento fundamental de su espiritualidad, implicando toda la profunda afectividad de su persona en la consagración del amor indiviso y esponsal a Cristo. El espíritu de pobreza, que ya la había inducido a distribuir sus bienes a los pobres, la llevó a renunciar totalmente a la propiedad de los bienes de la tierra para seguir a Cristo pobre en la Orden de las “Hermanas Pobres”. El espíritu de obediencia la condujo a conformar siempre su voluntad con la de Dios, que descubría en el Evangelio del Señor y en la regla de vida que la Iglesia le había dado. Trabajó junto con santa Clara para obtener la aprobación de una Regla nueva y propia que, después de confiada espera, recibió y profesó con absoluta fidelidad. Constituida, poco después de la profesión, abadesa del monasterio, conservó esta función durante toda la vida y la ejerció con humildad, sabiduría y celo, considerándose siempre como “la hermana mayor”.

Amó a la Iglesia, implorando para sus hijos los dones de la perseverancia en la fe y la solidaridad cristiana. Se hizo colaboradora de los Romanos Pontífices, que para el bien de la Iglesia solicitaban sus oraciones y su mediación ante los reyes de Bohemia, sus familiares. Amó a su patria, a la que benefició con las obras de caridad individuales y sociales y con la sabiduría de sus consejos, encaminados siempre a evitar conflictos y a promover la fidelidad a la religión cristiana de los padres. En los últimos años soportó inalterable los dolores que la afligieron a ella, a la familia real, al monasterio y a la patria.

Murió santamente en su monasterio el 2 de marzo de 1282. El culto tributado desde su muerte y a lo largo de los siglos a la venerable Inés de Bohemia, tuvo el reconocimiento apostólico (confirmación de culto) con el decreto aprobado por el Papa Pío IX el 28 de noviembre de 1874.

Fuente: Catholic.net


La frase de hoy

“La Cuaresma nos ofrece una ocasión providencial para profundizar en el sentido y el valor de ser cristianos, y nos estimula a descubrir de nuevo la misericordia de Dios para que también nosotros lleguemos a ser más misericordiosos con nuestros hermanos”

Benedicto XVI


Temas Médicos:
Actualización sobre Fibromialgia


¿Qué es la Fibromialgia?

El dolor músculo esquelético no siempre se origina en las articulaciones. La Fibromialgia (FM) llamada también a veces Fibrositis, es un padecimiento sumamente frecuente que se caracteriza por el dolor generalizado, rigidez y fatiga, y se origina en los músculos y otros tejidos blandos.
Su nombre indica: fibro: fibra; mi: músculos y algia: dolor.
En los pacientes con FM se encuentran múltiples puntos sensibles a la presión y en zonas musculares específicas. La mayoría de ellos se quejan de dolor y rigidez en el cuello, hombros, espalda, zona lumbar y caderas.
En muchos pacientes, la FM es el único padecimiento, pero en otros se asocia a enfermedades tales como Artritis Reumatoide o enfermedades reumáticas de la columna. Algunos pacientes también refieren molestias abdominales, cefaleas, calambres o entumecimientos de las extremidades.

¿Cuál es la causa?

La causa de la FM se desconoce. Puede haber una relación entre FM y trastornos del sueño, refiriendo muchos pacientes alteraciones en el mismo. Otros factores que pueden contribuir al desarrollo o perpetuación de la FM son el estrés psíquico, anomalías endócrinas o en el sistema inmunitario, o anomalías bioquímicas en el sistema nervioso central, como niveles alterados de Serotonina.

Impacto en la población

La FM es un proceso muy común, afectando entre el 1 y el 3 % de la población, siendo más frecuente entre las mujeres de edad media.
Estadísticamente la prevalencia es del 90 % de mujeres respecto a un 10 % de hombres, y el rango de edades es entre los 35 y os 65 años.

Diagnóstico

El diagnóstico de FM se basa en la descripción del paciente de su proceso doloroso crónico y en el hallazgo por parte del médico de puntos dolorosos a la presión en localizaciones específicas.
Los análisis de sangre y las radiografías no muestran alteraciones. Otras enfermedades como el Hipotiroidismo, el Lupus, la Artritis Reumatoide y algunas infecciones pueden manifestarse de una forma similar, y deben excluirse mediante los exámenes clínicos y las pruebas complementarias oportunas.

Tratamiento

No hay un tratamiento curativo de la FM. Debe tranquilizarse al paciente y explicarle que la enfermedad, aunque dolorosa, no daña los tejidos y puede manejarse de manera satisfactoria en la mayoría de los casos.
El tratamiento apropiado, habitualmente requiere medidas de terapéutica física, precisándose una activa participación del paciente en el mismo.
Las medidas físicas suelen ser beneficiosas e incluyen aplicaciones de calor local, ocasionalmente de frío, masajes y ejercicios para mantener la movilidad y fortalecer los músculos.
Algunos medicamentos juegan un papel importante en el tratamiento. Los que mejoran la calidad del sueño y producen relajación muscular, como Aspirina y Paracetamol, ayudan a controlar el dolor. En algunos pacientes puede ser adecuado el uso de agentes hipnóticos o córticoesteroides en puntos especialmente dolorosos.
Es de gran importancia atender a la salud mental de los pacientes, ya que la FM puede precederse o acompañarse de estados depresivos.

¿Qué hacer con el dolor en la FM? Enfoque emocional.

La persona fibromiálgica tiene una forma de afrontar su cotidianeidad que contribuye a aumentar el dolor:
- Son personas que “se sienten burros de carga” de sus hogares o de sus trabajos.
- Son personas muy dadas a satisfacer las necesidades de los demás antes que las suyas propias, llegando al punto de no saber cuáles son sus propias necesidades.
- Se sienten incomprendidas y se sienten herida con las personas que las rodean.
- Tienen un gran sentido del deber y eso las lleva a ser muy exigentes y a tener un gran sentimiento de culpabilidad.
- Baja autoestima.
- Les cuesta pedir.
- Presentan mucha rigidez física (el cuerpo está muy tenso), mental (tienden a dar muchas vueltas sobre lo mismo), y les cuesta tener en cuento otros puntos de vista (emocional), siempre que pueden evitan afrontar lo que sienten.
Esta forma de relacionarse consigo mismas y con su entorno les reporta una gran pérdida de energía física, ya que esta tensión se va acumulando en el cuerpo.
El dolor provoca mucha agresividad y ansiedad por la sensación de impotencia, aunque con técnicas de relajación y respiración disminuye.
Normalmente emociones como la rabia y la tristeza, al sentirse incomprendidas, impotentes, no ayudadas, si no se elaboran son las que esencialmente ayudan a aumentar el dolor corporal, el insomnio, el estrés, y a la larga la pérdida de concentración y la memoria.
Se van acumulando temas pendientes en vez de resolverlos, y todo ello provoca sentimientos de culpabilidad e irritabilidad tanto hacia ellas mismas (“debo hacer y no puedo”) como hacia los otros (“deben hacer y no hacen”)
Esta falta de comunicación sana y la dificultad de manejar las emociones acaba deteriorando a menudo las relaciones porque genera incomprensión y distanciamiento con los seres queridos.

El papel del reumatólogo en el tratamiento de la FM

Los pacientes con FM, a menudo necesitan ser valorados por un Reumatólogo para determinar la causa de sus síntomas, excluir otros procesos reumatológicos y recibir información y educación, y un tratamiento personalizado de la enfermedad.
La FM requiere un tratamiento multidisciplinario, coordinado y supervisado por el Reumatólogo.

¿Qué trabaja la Psicología en la FM?

Se trabaja el darse cuenta del propio cuerpo, de las emociones, sentimientos, pensamientos, y de las necesidades reales que tienen. Es decir, darse cuenta de cómo afrontan el día a día y cómo se siente. Son personas que a menudo sienten que las situaciones se repiten constantemente, y que los conflictos son siempre los mismos.
Las emociones y ciertos pensamientos, generan tensión y con ello se mantiene y se aumenta el dolor. Por ello la Psicología utiliza técnicas de relajación y de respiración. Para empezar a conectar con el cuerpo de una forma constructiva, concentrándose en lo que “Yo que tengo Fibromialgia me puedo dar”, en vez de lo que “el cuerpo me debería dar a mí”. Es muy útil complementar el tratamiento con Psicoterapia.

Psicoterapia

Para empezar a tener una relación sana con uno mismo.
. Darse cuenta del papel activo que tiene uno mismo en la construcción de su propia vida.
. Si quieres que los otros cambien (actitud muy frecuente en la FM) empieza a atreverte a mirar en ti misma y como funcionas, ya que acostumbras hacer contigo lo mismo que ves que los otros hacen contigo (no escucharte, no hacerte caso…)
. Darse cuenta de que los cambios se tienen que hacer en primera persona.
. Aprender a crear en vez de victimizar o acusar (se sienten constantemente atacados y ofendidos por los demás)
. Darse cuenta de la importancia de aprender a cuidar de sí mismas.
. Darse cuenta de la importancia de manejar las emociones de una forma sana, para poder exteriorizarlas sin herir (expresar en vez de esperar que el otro se dé cuenta)
. Darse cuenta de sus propias necesidades para poder expresarlas (decir no…)
. Darse cuenta de qué es lo que hacen para que las situaciones se repitan constantemente.
. Darse cuenta de la importancia de aprender a valorar al otro y a uno mismo.

Frase para meditar:

“Pon toda la energía en ti en vez de en los otros”.

Fuente: Internet


Pensamientos sanadores


Hoy pídele a Dios que bendiga tus pies y tus pasos

Entrégale al Señor tus pies para que Él bendiga tus pasos y los lugares por los cuales andarás en estos días.
Entrégale también tus manos para que no sólo reciban, sino que también se extiendan hacia quienes en la vida han sido menos afortunados que tú.
Revaloriza todo lo que tienes y renueva la decisión de ser feliz y agradecido por todo lo que has recibido y lo que vas a recibir.
Pide al Señor que desate tus manos y tus pies, a fin de que puedas recorrer sus caminos con libertad y alegría.
Hay algunos que tienen poco y disfrutan mucho, hay otros que tienen mucho y disfrutan poco o nada, pues están siempre pensando que necesitan algo más…
El tener la sabiduría para saborear la vida y para saber discernir cómo dirigir los pasos cada día, se encuentra entre los secretos para ser feliz y ser instrumento de Dios para hacer felices a los demás.

El muerto salió con los pies y las manos atados con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: “Desátenlo para que pueda caminar” Juan 11, 44


Pedidos de oración

Pedimos oración por la Paz del Mundo; por la Santa Iglesia Católica; por el Papa, los sacerdotes y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones, por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el hambre y la pobreza; por la unión de las familias y la fidelidad de los matrimonios; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas, y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Desde Santa Fe, Argentina, nos piden oración por Teresa G., de 57 años de edad, que tuvo una caída que afectó su fémur y deberá estar en reposo por 40 días, rogando a María que la acompañe en este tiempo que será su propia Cuaresma. También nos piden oración por Oscar Alberto G., de 62 años, que está siendo estudiado por un tumor hepático, para que Jesús de la Divina Misericordia le conceda la oportunidad de un tratamiento curativo.

Pedimos oración por José C., de Rosario, Argentina, operado hace un par de días y aparentemente con un cuadro canceroso diseminado, por lo que rogamos al Señor que obre sobre él para concederle la gracia de una posible curación o al menos para que la enfermedad no le cause demasiados sufrimientos.

También de la ciudad de Rosario nos llega un pedido de oración por Fernando, Giuliana y Micaela, que son trillizos nacidos prematuros, de los cuales Micaela está más delicadita, con problemas respiratorios y cardíacos, por lo que tal vez deba ser intervenida quirúrgicamente. Rogamos a la Santísima Virgen que proteja a estos niños y ruegue a Jesús por su pronta recuperación.

Pedimos oración por Roberto, de Guatemala, que trabaja como contador en una empresa donde está sometido a mucho estrés y presión laboral, lo cual repercute sobre su salud (56 años) y la relación con su familia. Que el Espíritu Santo lo ilumine y la compañía de María, nuestra Madre, lo tranquilice, para que esta situación no le genere ninguna consecuencia.

Desde México nos llega el siguiente pedido: El Movimiento Redime un Cautivo tiene ya 17 años de estar trabajando. Fue una iniciativa de un grupo de laicos mexicanos que, preocupados por estos hermanos nuestros, empezamos a tratar de ayudarlos. Uno de nuestros objetivos es hacer conciencia de que el cautivo no sólo es quien se encuentra confinado en una cárcel, campo de concentración o ha sido secuestrado, sino que hay una gran cantidad de otros tipos de cautiverio. Por esta razón el movimiento redime un cautivo ha organizado, desde hace 11 años, una semana de oración (del 3 al 10 de marzo) para pedir la libertad de todos los que se encuentren (o nos encontramos) en alguna de esas situaciones. Para este año 2012 nos hemos propuesto conseguir 1000 rosarios diarios. Para más información al respecto pueden acceder a una presentación (no profesional) sobre los cautivos http://www.mediafire.com/?2v8o2jgpprzi1

Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amén

Nota de Redacción:
Para dar curso a los Pedidos de Oración es imprescindible dar los siguientes datos: nombres completos de la persona (habitualmente no publicamos apellidos), ciudad y país donde vive, y explicar el motivo de la solicitud de oración.


Cuaresma día por día


Rezaba por los secuestradores. 

El 12 de abril de 1993 secuestran a una joven madrileña, Anabel Segura, mientras hace footing cerca de su casa. Después de dos años de secuestro encontraron su cuerpo ya sin vida. Su padre, José, es un ejemplo como persona y como cristiano. Transcribo unas preguntas de una entrevista que le hacen en Mundo Cristiano:

- Dos años y medio: ¿en qué es distinto ahora don José Segura, el padre de Anabel?

- En la fe, sin duda.

- Pero esa fe, a mí me parece que no es de ahora.

- No, desde luego. A nosotros nos viene de familia, pero se hace más profunda; situaciones como ésta te sirven para acercarte más. Lógicamente hay momentos de duda, o mejor de desconcierto: ¿cómo puede Dios permitir algunas cosas? Pero uno, en el fondo de su alma, sabe que Dios sabe más.

- ¿Y nunca la rebelión? ¿Puede uno no rebelarse?

-Mi experiencia es que se puede: no sé cómo, pero con la ayuda de Dios, yo he podido no rebelarme.

- ¿Pero el odio? ¿Se puede sin ser un héroe vencer al odio?

- Odio no hemos tenido nunca. Me lo preguntaba un periodista en los primeros días, en esta misma sala, cuando los ánimos estaban más alterados, y le tuve que dar la misma respuesta. A usted quizá se lo puedo explicar más y sé que me entenderá: desde el principio he pedido al Señor por Anabel y por sus secuestradores, unas veces antes por Anabel y otras veces antes por ellos, por si Dios les tocaba el corazón. Desde el principio. Lógicamente, en la sociedad española hay unas reglas de juego, unas normas y unas leyes y según esas leyes tendrán que ser juzgados. Odio no. Pienso que si su mente funciona bien, estarán sufriendo ahora tanto como sufro yo. Por muy especiales que sean, es imposible que estén tranquilos, que puedan dormir bien. Sobre todo, si no pueden rezar, si no tienen confianza en alguien, si no pueden abrirse a nadie.

Señor, creo en Ti. ¡Cómo ayudas a los tuyos para que se comporten como lo hubieses hecho Tú! Cuando no entienda algo, que en el fondo de mi alma sepa que Tú sabes más. Que ame y rece por los que no me quieren o los que obran contra mi. ¡Amar al enemigo! Eso quiero. Solo podré con tu ayuda. ¡María, ayuda a tus hijos!

Coméntale a Dios con tus palabras algo de lo que has leido. Después termina con una oración final.

P. José Pedro Manglano Castellary


"Intimidad Divina"

El que crea estar en pie

“Si el malvado se convierte de todos los pecados que ha cometido y observa todos mis preceptos… vivirá sin duda, no morirá. Si el justo se aparta de su justicia y comete el mal… morirá a causa de la infidelidad a que se ha entregado y del pecado que ha cometido! (EZ 18, 21-24). Así habla el Señor por boca de Ezequiel. Mientras se asegura la salvación a los pecadores que se convierten, a los justos que abandonan el camino recto les amenaza con la perdición. Si el valor de la conversión es tan grande como para anular todos los pecados cometidos anteriormente, no es menor el daño de la inconstancia en el bien, ya que puede destruir toda una vida llena de obras buenas.

Es del todo necesario guardarse no sólo de cometer culpas graves, sino también las que se llaman leves. Porque el pecado venial es siempre ofensa de Dios, se opone a la caridad, y aunque no la destruya, la enfría, disminuye su impulso, retarda e impide su desarrollo. El pecado venial no rompe la amistad con Dios, ero cuando se le comete habitualmente y con plena deliberación, pone en grave riesgo la caridad. Santa Teresa de Jesús escribe: “…cuando no sintáis disgusto por una falta que hayáis cometido, temed siempre porque el pecado, aunque sea venial, se debe sentir con dolor hasta lo profundo del alma… Por amor de Dios procurad con toda diligencia de no cometer jamás un solo pecado venial, por pequeño que sea… ¿Qué cosa puede ser pequeña siendo ofensa de una tan grande Majestad?”

Para estar ciertos que la voluntad es buena, realmente opuesta al pecado, existe una constatación muy sencilla indicada por Jesús, y que es al mismo tiempo condición necesaria para que la oración sea agradable a Dios: “Si al presentar tu ofrenda en el altar te acuerdas entonces de que un hermano tuyo tiene algo que reprocharte, deja tu ofrenda allí delante del altar y vete primero a reconciliarte con tu hermano, luego vuelves y presentas tu ofrenda” (Mt 5, 23-24). Quien no procura ponerse en paz con el prójimo, no puede considerarse libre de pecado voluntario; su amistad con Dios no es fervorosa, porque no tiene la fuerza de cumplir con ese deber fundamental. El Señor no toma en serio ciertas faltas que escapan a nuestra fragilidad humana, pero da grande importancia a todo aquello que hiere y rompe la paz y la armonía entre los hermanos.

Señor, he pecado: ten piedad de mí, pobre pecador. Haz que llegue a mi corazón el agua de las lágrimas y del arrepentimiento sincero, para que pueda purificar mi alma de sus culpas, antes de que me aparte de ti. Señor, dame tu gracia y tu misericordia para que me sirvan de ornato y esplendor, de manera que pueda complacerte Señor. Dame la buena voluntad y la perseverancia, para que me renueve incesantemente en tu servicio y en tu alabanza. (Ruysbroeck, Obras V, 1)

P. Gabriel de Sta. M. Magdalena O.C.D.
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.