miércoles, 10 de agosto de 2016

Pequeñas Semillitas 3095

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 11 - Número 3095 ~ Miércoles 10 de Agosto de 2016
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
Dice el Padre Ángel Rossi, sacerdote jesuita de Córdoba, Argentina, en su libro "Semillas de Cielo y Tierra":
"Cada cristiano es responsable del hambre del otro: sea de amistad, de pan material, de comprensión, de justicia, de una palabra bien dicha, de perdón, de una caricia que suavice el dolor. No podemos pasar distraídos por esta vida sin hacernos cargo de las pequeñas o grandes multitudes que Dios nos ha puesto al lado para que cuidemos".
Ciertamente una reflexión profunda y hermosa para que la pensemos y la pongamos en práctica…

¡Buenos días!

Parábola del arroyito
Había una vez un arroyito de agua venida de la montaña, engendrada en la inmensidad de sus hondas entrañas por el deshielo de las nieves eternas. Tan pequeño era el arroyito de agua que le quedaba grande los nombres altivos como manantial, fuente, arroyo e, incluso, le sobraba el de riachuelo.

Pero él seguía manando silencioso y fiel, ofreciendo al caminante la posibilidad de calmar su sed. Ni las piedras ni la espesa tierra podían impedir que fluyera con su humilde fuerza, serenamente vigorosa. Nadie podía impedir que siguiera corriendo y regando las orillas del camino con su frescor de vida. Su fuerza no estaba en la grandiosidad o poderío de su caudal, sino en la sencilla y audaz constancia de su entrega. Siempre se abría paso, porque venía de las entrañas de la tierra. Alguien diría que tenía su origen en el corazón de Dios.

Pues bien, de las entrañas profundas de tu corazón humano, donde está Dios, también fluye hacia los que te rodean un arroyito de bondad, que debes cuidar para que nunca se contamine con envidias, iras, egoísmos o soberbia. Deja que el agua de tu fuente profunda siga fluyendo y calmando la sed de amor y alegría de los demás.
* Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
Texto del Evangelio:
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «En verdad, en verdad os digo: si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; pero si muere, da mucho fruto. El que ama su vida, la pierde; y el que odia su vida en este mundo, la guardará para una vida eterna. Si alguno me sirve, que me siga, y donde yo esté, allí estará también mi servidor. Si alguno me sirve, el Padre le honrará». (Jn 12,24-26)

Comentario:
Hoy, la Iglesia —mediante la liturgia eucarística que celebra al mártir romano san Lorenzo— nos recuerda que «existe un testimonio de coherencia que todos los cristianos deben estar dispuestos a dar cada día, incluso a costa de sufrimientos y de grandes sacrificios» (San Juan Pablo II).
La ley moral es santa e inviolable. Esta afirmación, ciertamente, contrasta con el ambiente relativista que impera en nuestros días, donde con facilidad uno adapta las exigencias éticas a su personal comodidad o a sus propias debilidades. No encontraremos a nadie que nos diga: —Yo soy inmoral; —Yo soy inconsciente; —Yo soy una persona sin verdad... Cualquiera que dijera eso se descalificaría a sí mismo inmediatamente.
Pero la pregunta definitiva sería: ¿de qué moral, de qué conciencia y de qué verdad estamos hablando? Es evidente que la paz y la sana convivencia sociales no pueden basarse en una “moral a la carta”, donde cada uno tira por donde le parece, sin tener en cuenta las inclinaciones y las aspiraciones que el Creador ha dispuesto para nuestra naturaleza. Esta “moral”, lejos de conducirnos por «caminos seguros» hacia las «verdes praderas» que el Buen Pastor desea para nosotros (cf. Sal 23,1-3), nos abocaría irremediablemente a las arenas movedizas del “relativismo moral”, donde absolutamente todo se puede pactar y justificar.
Los mártires son testimonios inapelables de la santidad de la ley moral: hay exigencias de amor básicas que no admiten nunca excepciones ni adaptaciones. De hecho, «en la Nueva Alianza se encuentran numerosos testimonios de seguidores de Cristo que (...) aceptaron las persecuciones y la muerte antes que hacer el gesto idolátrico de quemar incienso ante la estatua del Emperador» (Juan Pablo II).
En el ambiente de la Roma del emperador Valeriano, el diácono «san Lorenzo amó a Cristo en la vida, imitó a Cristo en la muerte» (San Agustín). Y, una vez más, se ha cumplido que «el que odia su vida en este mundo, la guardará para una vida eterna» (Jn 12,25). La memoria de san Lorenzo, afortunadamente para nosotros, quedará perpetuamente como señal de que el seguimiento de Cristo merece dar la vida, antes que admitir frívolas interpretaciones de su camino.
* Rev. D. Antoni CAROL i Hostench (Sant Cugat del Vallès, Barcelona, España)

Santoral Católico:
San Lorenzo
Diácono y Mártir 
Según la tradición, era de origen español, concretamente de Huesca. Sufrió el martirio durante la persecución del emperador Valeriano el 10 de agosto del año 258, cuatro días después que el papa Sixto II y sus otros diáconos. Acusado de administrar incalculables bienes, declaró ante los jueces que la única riqueza de la Iglesia eran los pobres, atendidos solícitamente con las limosnas de la comunidad cristiana. Fue condenado a morir a fuego lento en la parrilla, y hasta el último momento puso de manifiesto su entereza y buen humor. Su sepulcro y la basílica a él dedicada se hallan en el Campo Verano de Roma, en el cementerio que luego tomó su nombre, y su culto se difundió pronto en toda la Iglesia.
Oración: Señor Dios nuestro, encendido en tu amor, san Lorenzo se mantuvo fiel a tu servicio y alcanzó la gloria en el martirio; concédenos, por su intercesión, amar lo que él amó y practicar sinceramente lo que nos enseñó. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.
© Directorio Franciscano    

El pensamiento del día

“Paradojas de la vida:
el tercer mundo se muere de hambre,
mientras el primero y el segundo 
por exceso de colesterol”

Tema del día:
Eufemismos
Por definición eufemismo es: palabra o expresión más suave o decorosa con que se sustituye otra considerada tabú, de mal gusto, grosera o demasiado franca. Tal vez un ejemplo paradigmático de eufemismo está dado cuando decimos “trasero” para no decir “culo”.

Está claro que en nuestro ambiente sobrepasamos los eufemismos, y llegamos convertir las realidades feas o malas, en bonitas y buenas, con el viejo truco de cambiarles de nombre, creando un lenguaje social, por un supuesto respeto a la libertad de los demás. Así también solemos ridiculizar a otros cuando nos molesta el buen ejemplo que nos dan. Por ello llamamos:

A fornicar: “Hacer el amor”
A difamar: “Tener tema de conversación”.
A la infidelidad matrimonial: “Amistad”
A la cobardía: “Prudencia”
Al adulterio legalizado por el divorcio: “Rehacer sus vidas”
Al bueno para nada: “Buen chico”
Al inútil haragán: “Bohemio”
A la superficialidad vestida con ropa de marca: “Personalidad”
A la grosería: “Franqueza”
Al inmoral: “Tipo con éxito”
Al que lleva una vida deshonesta, pero sale en televisión: “Famoso”
Al hijo dentro del vientre materno: “Producto”
Al asesinato por aborto: “Interrupción del embarazo”
Al no querer tener más hijos por comodidad y cobardía: “Responsabilidad”
A la mujer decente dedicada a su familia: “Anticuada”
Al hombre bueno: “Idiota”
Al que perdona: “Imbécil”
A quien cree en Dios, y lo trata: “Santulón”
Al pecado: “Debilidad”
Al pecado (en otros lugares): “Producto de una mentalidad retrógrada”
Al malgastar el dinero para meterse en todo tipo de lugares: “Saber vivir”
Al sonso que lee todo lo que cae en sus manos: “Culto”
A quien tiene una jerarquía de valores en la que prevalece Dios: “Fanático”
A quien habla o escribe teniendo una jerarquía de valores sin Dios: “Intelectual”
Al que habla o escribe sin tener jerarquía de valores: “Persona de criterio abierto”
A los sexos masculino y femenino, para justificar los desórdenes antinaturales de las personas homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales: “Ideología de Género”.
Al que no sabe obedecer: “Auténtico”
A la mujer dedicada a su hogar: “Víctima”
Al que se atreve a usar la palabra pecado para sí mismo: “Escrupuloso”
Al que se atreve a usar la palabra pecado para otros: “Inquisidor”
Al robo: “Compensación”
Al fraude: “Habilidad”
A la conciencia putrefacta: “Madurez”
A las diversiones para degenerados: “Espectáculos para adultos”
Al hombre fiel a su mujer: “Dominado”
A la pornografía: “Arte”
A la moral de Cristo: “Viejos prejuicios”

Es muy grande el peligro de ser arrastrados por un ambiente contaminado de mentiras y críticas, por eso vale la pena detenernos para analizar nuestra vida comparándola con nuestros principios. Cuando el hombre traiciona la verdad, se traiciona a sí mismo, puesto que nuestra inteligencia debe enfrentarse a la realidad para conocerla, y no para inventarla.

Nuevo vídeo

Hay un nuevo vídeo subido al blog
de "Pequeñas Semillitas" en internet.
Para verlo tienes que ir al final de esta página

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones; por el triunfo del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María;  por la conversión de todos los pueblos; por la Paz en el mundo; por los cristianos perseguidos y martirizados en Medio Oriente, África, y en otros lugares; por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el abandono, la carencia de afecto, la falta de trabajo, el hambre y la pobreza; por los niños con cáncer y otras enfermedades graves; por el drama de los refugiados del Mediterráneo; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo; por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas; y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Pedimos oración para Celso I., de Córdoba, Argentina, que en la mañana de hoy será sometido a una angioplastia coronaria con colocación de stent. Que nuestra Señora del Valle lo proteja y Dios misericordioso permita que todo el procedimiento salga perfecto.

Pedimos oración por Ángela María O. B., de Bogotá, Colombia, para que Dios, con su infinito amor, la sane mental y espiritualmente.

Pedimos oración para Moisés José C. R., que vive en Tinaquillo, Venezuela, y hace dos años tuvo un accidente; lleva cuatro operaciones y todavía no puede caminar. Confiando en la gracia del Señor que todo lo puede, le pedimos por su recuperación.

Pedimos oración por Elías M. G., de México, por su salud física y especialmente para que recupere la vista. 

También de México: pedimos oración para Carmelita M., que está hospitalizada porque tiene peritonitis y tal vez necesite hemodiálisis.

Pedimos oración por Rosalina A., de Brownsville Texas, que tiene una úlcera y gastritis grave con hemorragias, mucho dolor y ardor en el estómago. Le harán otro estudio para determinar si hay algo mal en sus conductos del hígado, vesícula y vías biliares. Pedimos a Dios que sane del todo.

Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amén

Los cinco minutos de Dios
Agosto 10
Vivir es obrar; obrar es luchar; luchar es vibrar y hacer vibrar a los demás.
La mayoría de los hombres vive en una perpetua prórroga, dejando para un mañana hipotético, cuya aurora se obstina en no brillar jamás, las reformas, las ejecuciones decisivas.
Y no es otra cosa que perder el tiempo; no emplearlo. Al tiempo perdido se le llama solamente existencia. Como existe la piedra; aunque la piedra "existiendo" llena su misión. En cambio, al tiempo empleado se le llama vida; como vive todo el que desgasta sus fuerzas en el perfeccionamiento propio o ajeno.
¿Existes o vives?  ¿Empleas el tiempo para ti, para perfeccionarte, para superarte?  ¿Lo empleas para los demás?  ¿Sientes que tu vida está llena con un ideal, o la sufres vacía y hueca?  ¿Tienes ansias de vivir, o ya estás poco menos que cansado de la vida?
Centra tu vida en Dios y te sentirás feliz.
“Cristo, por el misterio pascual de su bienaventurada pasión, resurrección de entre los muertos y gloriosa ascensión… destruyó nuestra muerte; y con su resurrección restauró nuestra vida” (SC 5). Nuestra vida, por Cristo, es otra vida, con dimensiones distintas; recuerda qué era tu vida antes de tu encuentro con Cristo y qué es ahora. Y qué deseas que llegue a ser.
* P. Alfonso Milagro

Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-

1 comentario:

  1. Me gusto y me intereso todo lo que significa,,,todo lo relacionado a la palabra,,,,,EUFEMISMO,,,,muy interesante,,,,gracias,,,,,

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.