viernes, 26 de julio de 2013

Pequeñas Semillitas 2095

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 8 - Número 2095 ~ Viernes 26 de Julio de 2013
- AÑO DE LA FE -
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Para seguir al instante el desarrollo de cada día de la JMJ Río 2013
incluyendo transmisiones de televisión en vivo, hacer clic en la imagen

Alabado sea Jesucristo…
Quiero adorarte, Señor, quiero reconocer una vez más tu inmensa grandeza. Porque está en cada cosa pero lo superas todo, maravilloso y sublime. Muchas veces me siento grande o me deslumbro ante los poderosos de este mundo. Así olvido que todo el universo es un granito de arena al lado de tu infinita gloria. Tú eres Dios, sólo tú eres Dios más allá de todo y por encima de todo. Recibe la adoración de esta pequeña criatura que se postra ante ti. Me someto ante tu sagrada presencia y mi gloria es adorarte. Porque sólo cuando te adoro soy verdaderamente grande. Tu poder me levanta y me exalta, tu amor me libera y me promueve, tu presencia me fortalece y me ilumina. Te adoro a ti, mi Dios, y a nadie más adoro. Nada más merece en el universo que me postre. Sólo ante ti me someto, porque eres el único Dios. Amén.
V. M. Fernández.

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Vosotros, pues, escuchad la parábola del sembrador. Sucede a todo el que oye la Palabra del Reino y no la comprende, que viene el Maligno y arrebata lo sembrado en su corazón: éste es el que fue sembrado a lo largo del camino. El que fue sembrado en pedregal, es el que oye la Palabra, y al punto la recibe con alegría; pero no tiene raíz en sí mismo, sino que es inconstante y, cuando se presenta una tribulación o persecución por causa de la Palabra, sucumbe enseguida. El que fue sembrado entre los abrojos, es el que oye la Palabra, pero las preocupaciones del mundo y la seducción de las riquezas ahogan la Palabra, y queda sin fruto. Pero el que fue sembrado en tierra buena, es el que oye la Palabra y la comprende: éste sí que da fruto y produce, uno ciento, otro sesenta, otro treinta».
(Mt 13,18-23)

Comentario
Hoy contemplamos a Dios como un agricultor bueno y magnánimo, que siembra a manos llenas. No ha sido avaro en la redención del hombre, sino que lo ha gastado todo en su propio Hijo Jesucristo, que como grano enterrado (muerte y sepultura) se ha convertido en vida y resurrección nuestra gracias a su santa Resurrección.
Dios es un agricultor paciente. Los tiempos pertenecen al Padre, porque sólo Él conoce el día y la hora (cf. Mc 13,32) de la siega y la trilla. Dios espera. Y también nosotros debemos esperar sincronizando el reloj de nuestra esperanza con el designio salvador de Dios. Dice Santiago: «Ved como el labrador aguarda el fruto precioso de la tierra, esperando con paciencia las lluvias tempranas y tardías» (St 5,7). Dios espera la cosecha haciéndola crecer con su gracia. Nosotros tampoco podemos dormirnos, sino que debemos colaborar con la gracia de Dios prestando nuestra cooperación, sin poner obstáculos a esta acción transformadora de Dios.
El cultivo de Dios que nace y crece aquí en la tierra es un hecho visible en sus efectos; podemos verlos en los milagros auténticos y en los ejemplos clamorosos de santidad de vida. Son muchos los que, después de haber oído todas las palabras y el ruido de este mundo, sienten hambre y sed de escuchar la Palabra de Dios, auténtica, allí donde está viva y encarnada. Hay miles de personas que viven su pertenencia a Jesucristo y a la Iglesia con el mismo entusiasmo que al principio del Evangelio, ya que la palabra divina «halla la tierra donde germinar y dar fruto» (San Agustín); debemos, pues, levantar nuestra moral y encarar el futuro con una mirada de fe.
El éxito de la cosecha no radica en nuestras estrategias humanas ni en marketing, sino en la iniciativa salvadora de Dios “rico en misericordia” y en la eficacia del Espíritu Santo, que puede transformar nuestras vidas para que demos sabrosos frutos de caridad y de alegría contagiosa.
P. Josep LAPLANA OSB Monje de Montserrat (Montserrat, Barcelona, España)

Santoral Católico:
San Joaquín y Santa Ana
Abuelos de Jesús
Martirologio Romano: Memoria de san Joaquín y santa Ana, padres de la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios, cuyos nombres se conservaron gracias a tradición de los cristianos

Una antigua tradición, datada ya en el siglo II, atribuye los nombres de Joaquín y Ana a los padres de la Virgen María. El culto aparece para Santa Ana ya en el siglo VI y para San Joaquín un poco más tarde. La devoción a los abuelos de Jesús es una prolongación natural al cariño y veneración que los cristianos demostraron siempre a la Madre de Dios.

La antífona de la misa de hoy dice: "Alabemos a Joaquín y Ana por su hija; en ella les dio el Señor la bendición de todos los pueblos".

La madre de nuestra Señora, la Virgen María, nació en Belén. El culto de sus padres le está muy unido. El nombre Ana significa "gracia, amor, plegaria". La Sagrada Escritura nada nos dice de la santa. Todo lo que sabemos es legendario y se encuentra en el evangelio apócrifo de Santiago, según el cual a los veinticuatro años de edad se casó con un propietario rural llamado Joaquín, galileo, de la ciudad de Nazaret. Su nombre significa "el hombre a quien Dios levanta", y, según san Epifanio, "preparación del Señor". Descendía de la familia real de David.

Moraban en Nazaret y, según la tradición, dividían sus rentas anuales, una de cuyas partes dedicaban a los gastos de la familia, otra al templo y la tercera a los más necesitados.

Llevaban ya veinte años de matrimonio y el hijo tan ansiado no llegaba. Los hebreos consideraban la esterilidad como algo oprobioso y un castigo del cielo. Se los menospreciaba y en la calle se les negaba el saludo. En el templo, Joaquín oía murmurar sobre ellos, como indignos de entrar en la casa de Dios.

Joaquín, muy dolorido, se retira al desierto, para obtener con penitencias y oraciones la ansiada paternidad Ana intensificó sus ruegos, implorando como otras veces la gracia de un hijo. Recordó a la otra Ana de las Escrituras, cuya historia se refiere en el libro de los Reyes: habiendo orado tanto al Señor, fue escuchada, y así llegó su hijo Samuel, quien más tarde sería un gran profeta.

Y así también Joaquín y Ana vieron premiada su constante oración con el advenimiento de una hija singular, María. Esta niña, que había sido concebida sin pecado original, estaba destinada a ser la madre de Jesucristo, el Hijo de Dios encarnado.

Desde los primeros tiempos de la Iglesia ambos fueron honrados en Oriente; después se les rindió culto en toda la cristiandad, donde se levantaron templos bajo su advocación. Aunque el culto de la madre de la santísima Virgen María se había difundido en Occidente, especialmente desde el siglo XlI, su fiesta comenzó a celebrarse en el siglo siguiente
Fuente: Catholic.net    

¡Buenos días!

¡Cuánto te ama Dios!

La Biblia es una carta de Dios que nos ama. Medita estas frases: Yo soy tu proveedor: miro por tus necesidades, (Mt 6, 31-33). El plan que tengo para tu futuro está siempre lleno de esperanza, (Jer. 29, 11). Yo te amo con amor eterno, (Jer. 31, 3). Me regocijo por ti con cantos de alegría, (Sof. 3, 7).Tú eres de gran precio para mí, porque eres valioso, (Is.43, 4). (Sigue).


Si Dios tuviera una heladera, tu fotografía estaría pegada a su puerta. Si él tuviera una billetera, llevaría en ella tu foto. Él te envía flores cada primavera. Él te regala un amanecer soleado cada mañana. Las veces que deseas hablar, él te escucha. Él puede vivir en cualquier parte del universo, pero eligió... tu corazón. Reconócelo como amigo. ¡Él está loco por ti! Dios no prometió días sin dolor, risas sin penas, sol sin lluvias, pero prometió fortaleza para el día, consuelo para las lágrimas, y luz para el camino. Tanto te ama que murió por ti. Ahora mismo, abre tu corazón y déjate amar por Dios.


Yo deseo afirmarte dándote todo mi corazón y toda mi alma, (Jer. 32, 41). Deléitate en mí y te concederé las peticiones de tu corazón, (Sal. 37, 4). Porque yo soy el que produce en ti el querer y el hacer, (Flp. 2, 13). Yo también soy el Padre que te consuela y reconforta en todos tus problemas, (2 Cor. 1,3-4). Como el pastor carga a un cordero, yo te cargo a ti cerca de mi corazón, (Is. 40, 11). La Palabra de Dios fortalezca tu confianza en el Señor.
Padre Natalio

Palabras del Papa Francisco

“No hay una verdadera promoción del bien común, ni un verdadero desarrollo del hombre, cuando se ignoran los pilares fundamentales que sostienen una nación, sus bienes inmateriales: la vida, que es un don de Dios, un valor que siempre se ha de tutelar y promover; la familia, fundamento de la convivencia y remedio contra la desintegración social; la educación integral, que no se reduce a una simple transmisión de información con el objetivo de producir ganancias; la salud, que debe buscar el bienestar integral de la persona, incluyendo la dimensión espiritual, esencial para el equilibrio humano y una sana convivencia; la seguridad, en la convicción de que la violencia sólo se puede vencer partiendo del cambio del corazón humano”
Papa Francisco
En la Favela Varginha, Manginhos

Información JMJ Río 2013

Agenda de hoy

Las horas que van a ver a continuación corresponden a la hora local en Río de Janeiro, Brasil (similar en Argentina)
Para el resto de países consultar en:

Viernes 26
07.30: Santa Misa privada en la Residencia de Sumaré.
10.00: Confesiones de algunos jóvenes participantes en la JMJ, en el Parque de la Quinta da Boa Vista.
11.30: Breve encuentro con algunos jóvenes reclusos.
12.00: Rezo del Ángelus desde el balcón central del Palacio Arzobispal St. Joaquim. Palabras del Santo Padre.
12.15: Saludo al Comité Organizador de la JMJ y a los benefactores, en el Palacio Arzobispal.
13.00: Almuerzo con los jóvenes en el Palacio Arzobispal.
18.00: Vía Crucis con los jóvenes en el paseo marítimo de Copacabana. Discurso del Santo Padre.

Palabras del Papa Francisco
a los jóvenes argentinos
Gracias por el gesto. Yo le sugerí a quienes organizan el viaje si podría haber un lugarcito para encontrarme con ustedes. Y en un día y medio armaron todo. También quiero agradecer a ellos.

Quisiera decir una cosa: qué es lo que espero, como consecuencia de la JMJ. Espero lío… sabemos que en Río va a haber mucho lío, ¡Pero quiero lío en las diócesis! Quiero ver que la Iglesia se acerque a la gente, quiero que nos despojemos del clericalismo, lo mundano, el estar encerrados en nosotros mismos, en nuestras parroquias, colegios o estructuras, porque ellas son para salir.

Que me perdonen los curas y los obispos si algún comentario puede meterlos en líos. Es un consejo. Gracias. Miren, yo pienso que estamos presenciando una filosofía y una praxis de exclusión de los polos de la humanidad. Exclusión a ancianos, por supuesto, porque no se los cuida. Y exclusión de los jóvenes sin trabajo. ¡El índice de gente sin trabajo es muy grande! No tienen experiencia de la dignidad que se gana por el trabajo. Esta civilización excluye a las dos puntas. Ustedes tienen que hacerse valer. Los jóvenes tienen que servir. Luchen por esos valores. Y los viejos, transmitan.

No claudiquen de ser la reserva cultural de nuestro pueblo y quienes transmiten la justicia, la historia, los valores, la memoria del pueblo. No se metan con los viejos. Déjenlos hablar.

Que Dios se haya hecho uno de nosotros es un escándalo. La cruz sigue siendo escándalo, pero es el único camino de salvación, desde la encarnación de Jesús. Por favor, no licúen la fe en Jesús. Hay licuados de manzana, naranja, pero por favor, ¡No tomen licuado de fe! ¡La fe es entera! Jesús es quien me amó y murió por mí. Hagan el bien, cuiden a los extremos del pueblo y no se dejen excluir. Y no licúen la fe en Jesús.

También las bienaventuranzas. Si querés saber qué cosas prácticas tenés que hacer, leé Mateo 25. Las bienaventuranzas y Mateo 25, y no necesitan nada más. Se los agradezco de corazón. Le agradezco la cercanía, y me da pena que estén enjaulados. Yo vivo un poco así, y se los confieso: qué feo es estar enjaulado. Gracias por acercarse, gracias por rezar por mí. Se los pido de corazón, necesito su oración. Les voy a dar la bendición y vamos a bendecir la imagen de la Virgen de Luján que va a recorrer misioneramente todo el país.

No se olviden: hagan lío, cuiden los dos extremos de la historia del pueblo y no licúen la fe.

Mensaje de María Reina de la Paz
Mensaje de María Reina de la Paz del 25 de julio de 2013

¡Queridos hijos! Con alegría en el corazón, a todos los invito a vivir su fe y a testimoniarla con el corazón y el ejemplo en todas sus manifestaciones. Hijitos, decídanse por estar lejos del pecado y de las tentaciones, y que en sus corazones esté la alegría y el amor a la santidad. Yo, hijitos, los amo y los acompaño con mi intercesión ante el Altísimo. Gracias por haber respondido a mi llamado.

Nuevo video

Hay un nuevo video subido a este blog.
Para verlo tienes que ir al final de la página. 

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por la Jornada Mundial de la Juventud que se realiza en Río de Janeiro, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones, por la Paz en el mundo, por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el hambre y la pobreza; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo, por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas, y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Pedimos oración por Gonzalo H., de Buenos Aires, Argentina, que hoy tiene una entrevista laboral importante, rogando al Espíritu Santo que lo asista para poder conseguir ese trabajo en el que tiene puestas sus esperanzas.

Pedimos oración por María Liliana, de Asunción, Paraguay, que se auto define como pecadora y ruega el perdón de Dios nuestro Señor. Querida amiga: todos somos pecadores… y recuerda las dulces palabras del Papa Francisco: “Dios no se cansa de perdonarnos… somos nosotros los que a veces nos cansamos de pedir perdón”.

Pedimos oración por Carla Julieta, de Córdoba, Argentina. Por sus intenciones personales y espirituales. Que la Santísima Virgen la proteja siempre.

Pedimos oración por el joven César Enrique M., que tiene aneurisma cerebral, para que el Señor los fortalezca a él y a su familia en estos momentos difíciles que están pasando, y lo toque con su mano poderosa, ya que Él es el médico de médicos y para Él no hay imposibles.

Pedimos oración por la señora Juana L. P., de Guatemala, que presenta quebrantada su salud por inflamación del páncreas y será internada, con mucha fe en el Padre celestial que podrá sanarla si esa es Su voluntad.

Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amén

Nota de Redacción:
Para dar curso a los Pedidos de Oración es imprescindible dar los siguientes datos: nombres completos de la persona (habitualmente no publicamos apellidos), ciudad y país donde vive, y explicar el motivo de la solicitud de oración. Por favor: en los pedidos ser breves y concretos y enviarlos a feluzul@gmail.com y deben poner en el asunto “Pedido de oración”, ya que los correos que llegan sin asunto (o con el asunto en blanco) son eliminados sin abrirlos. No se reciben pedidos de oración a través de Facebook ni por otro medio que no sea el correo antes señalado.
Los Pedidos de Oración se publican de lunes a sábados. Los domingos se publican los agradecimientos por las gracias concedidas.

“Intimidad Divina”

Cristo nuestra esperanza

“Estabais a la sazón… sin esperanza y sin Dios en el mundo” (Ef 2, 12), escribía San Pablo a los efesios aludiendo al tiempo en que vivían aún en el paganismo. ¡Qué tristeza “estar sin esperanza”! La única esperanza indefectible del hombre es Dios, el Dios verdadero, el que desde los orígenes de la humanidad se ha presentado como el Dios de la Promesa, el Dios salvador de su Pueblo. A la serpiente engañadora que indujera al hombre al pecado, le predice la derrota por obra del “linaje de la mujer” (Gn 3, 15): es la primera promesa que deja entrever el Mesías. Esta promesa se la renueva a Abrahán: “De ti haré una nación grande y te bendeciré… Te haré fecundo sobremanera… Y estableceré mi alianza entre nosotros dos, y con tu descendencia después de ti… una alianza eterna de ser yo el Dios tuyo y el de tu posteridad” (Gn 12, 2; 17, 6-7). Cuando humanamente hablando parecían fallidas todas las esperanzas, el nacimiento inesperado de Isaac da comienzo a la descendencia prometida: al pueblo de Israel al que Dios elige como “pueblo suyo”, al que defiende de la idolatría, al que salva de guerras, estragos y esclavitudes y al que, a través de vicisitudes seculares, conduce a la realización de la promesa: el nacimiento del Redentor.

“Cristo nos rescató… haciéndose él mismo maldición por nosotros… a fin de que llegara a los gentiles en Cristo Jesús la bendición de Abrahán, y por la fe recibiéramos el Espíritu de la Promesa” (Gl 3, 13-14). Por Cristo, el cual nos ha rescatado con la muerte de cruz; llega hasta nosotros la bendición de Dios prometida a Abrahán. En Cristo se realiza la promesa y tenemos en él la prenda y el medio de nuestra redención; el perdón de los pecados que él tomó sobre sí y llevó “sobre el madero” (1 Pe 2, 24), y tenemos la gracia que, justificándonos, nos hace hermanos suyos, hijos del mismo Padre y, por tanto, “también herederos de Dios y coherederos de Cristo…, para ser también con él glorificados” (Rm 8, 17). Y no sólo esto, sino que por mediación de Cristo se realiza en nosotros también la nueva promesa: el envío del Espíritu Santo, pues siendo hijos, “Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama: ¡Abbá Padre!” (Gl 4, 6).

La esperanza cristiana no se funda en méritos personales, en obras buenas o en buenos propósitos, cosas todas demasiado deleznables e inmensamente desproporcionadas al conseguimiento de Dios; se funda en Dios mismo y en Cristo único Mediador y Salvador. Es claro que para que la esperanza no resulte  temeridad, ha de ir acompañada del esfuerzo y empeño personales, pero el cristiano tiene que convencerse de que toda su buena voluntad y todas sus buenas obras son siempre insuficientes; sólo Dios puede santificarlo, sólo Dios puede levantarlo hasta sí y darse a él en posesión. Sólo Dios, objeto de la esperanza, es también su punto de apoyo, su sostén, su palanca… Dios nos ha bendecido y predestinado en Cristo, en Cristo encontramos el fundamento inmediato de nuestra esperanza: en él, vida nuestra, Mediador nuestro cabe el Padre, “Pan vivo” (Jn 6, 51), viático para nuestro caminar.

¡Oh esperanza, dulce hermana de la fe! Tú eres la virtud que, con las llaves de la Sangre de Cristo, nos abres la vida eterna. Tú guardas la ciudad del alma del enemigo de la confusión; y cuando el demonio quiere arrojar el alma en la desesperación con la gravedad de las culpas cometidas, tú no aflojas el paso, sino que virilmente perseveras en la virtud, poniendo en la balanza el precio de la Sangre de Cristo. Tú pones la corona de la victoria en la cabeza de la perseverancia porque esperaste conseguirla en virtud de la Sangre; tú eres la que atas al demonio de la confusión con las cuerdas de la fe viva; tú desbaratas el engaño sutil que usa con el alma para tenerla en continua tiniebla y aflicción. (Santa Catalina de Siena)
P. Gabriel de Sta. M. Magdalena O.C.D. 
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-

3 comentarios:

  1. Excelentes palabras, como todas las ediciones. Bendiciones.

    ResponderEliminar
  2. Esta "viejecita" argentina, excluida por la non sancta voluntad de parte de la sociedad argentina todopoderosa, agradece desde el alma el video basado en la enseñanza para orar q nos dio Jesús. Las imágenes de Galilea me emocionaron y ése amanecer me habló q con Jesús jamás hay tinieblas! Y he deseado q ése sol también asome en Argentina... para q ilumine el camino de jóvenes y NO tan jóvenes. El camino q Jesús nos acaba de trazar por intermedio del Papa Francisco, en el cual NO habrá ni jóvenes ni viejecitos fuera del circuito de la vida!! Y sepan también q aunque viejos, muchos tenemos fuerza aún para ayudar y sostener a los jóvenes en éste nuevo camino hacia el verdadero AMOR.
    Rezo para q Argentina sea ya!!, un país hijo pródigo del Padre...
    Hacia Ti vamos, Señor!

    CAIA CANTARELLI
    Buenos Aires

    ResponderEliminar
  3. Amigas Nancy y Caia:
    Tengo la certeza y la fe que la luz de Francisco iluminará al mundo y a nuestra Argentina para que encontremos todos juntos, en el respeto, el amor a la verdad y la fuerza del Espíritu Santo, los caminos que llevan a un mundo mejor... que llevan a Jesús.
    Felipe

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.