lunes, 13 de febrero de 2012

Pequeñas Semillitas 1622

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 7 - Número 1622 ~ Lunes 13 de Febrero de 2012
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
   

Hola…
En el Evangelio de ayer domingo, veíamos cómo un leproso, un hombre arriesgado, se acerca a Jesús y con una bonita oración expresa el reconocimiento de su lamentable situación, un gran deseo y mucha fe. Somete su situación y su vida a la voluntad de Jesús.
¿Con qué actitud me acerco a Jesús? ¿Qué espero de Él? ¿De qué quiero ser limpiado?
Jesús, tocando a un leproso, y con su actitud de escucha hacia él, rompe no sólo la costumbre, sino una rígida ley religiosa, superando todas las barreras humanas, sociales, legales y religiosas. Para Jesús, en esta ocasión y siempre, la persona está por encima de toda ley, incluida la ley religiosa.

La Palabra de Dios:
Evangelio del día


En aquel tiempo, salieron los fariseos y comenzaron a discutir con Jesús, pidiéndole una señal del cielo, con el fin de ponerle a prueba. Dando un profundo gemido desde lo íntimo de su ser, dice: «¿Por qué esta generación pide una señal? Yo os aseguro: no se dará a esta generación ninguna señal». Y, dejándolos, se embarcó de nuevo, y se fue a la orilla opuesta.
(Mc 8,11-13)

Comentario
Hoy, el Evangelio parece que no nos diga mucho ni de Jesús ni de nosotros mismos. «¿Por qué esta generación pide una señal?» (Mc 8,12). Juan Pablo II, comentando este episodio de la vida de Jesucristo, dice: «Jesús invita al discernimiento respecto a las palabras y las obras que testifican (son “señal de”) la llegada del reino del Padre». Parece que a los judíos que interrogan a Jesús les falta la capacidad o la voluntad de discernir aquella señal que —de hecho— es toda la actuación, obras y palabras del Señor.
También hoy día se piden señales a Jesús: que haga notar su presencia en el mundo o que nos diga de una manera evidente cómo hemos de actuar nosotros. El Papa nos hace ver que la negativa de Jesucristo a dar una señal a los judíos —y, por tanto, también a nosotros— se debe a que quiere «cambiar la lógica del mundo, orientada a buscar signos que confirmen el deseo de autoafirmación y de poder del hombre». Los judíos no querían un signo cualquiera, sino aquel que indicara que Jesús era el tipo de mesías que ellos esperaban. No aguardaban al que venía para salvarlos, sino el que venía a dar seguridad a su visión de cómo se tenían que hacer las cosas.
En definitiva, cuando los judíos del tiempo de Jesús como también los cristianos de ahora pedimos —de una manera u otra— una señal, lo que hacemos es pedir a Dios que actúe según nuestra manera, la que nosotros creemos más acertada y que de hecho apoya a nuestro modo de pensar. Y Dios, que sabe y puede más (y por eso pedimos en el Padrenuestro que se haga “su” voluntad), tiene sus caminos, aunque a nosotros no nos sea fácil comprenderlos. Pero Él, que se deja encontrar por todos los que le buscan, también, si le pedimos discernimiento, nos hará comprender cuál es su manera de obrar y cómo podemos distinguir hoy sus signos.
Rev. D. Jordi POU i Sabater (Sant Jordi Desvalls, Girona, España)


Santoral Católico:
Beato Jordán de Sajonia
Presbítero Dominico


Cerca de Ptolemaida, en Palestina, tránsito del beato Jordán de Sajonia, presbítero de la Orden de Predicadores, sucesor e imitador de santo Domingo, que trabajó incansablemente para extender la Orden y pereció en un naufragio (1237).
Para leer un artículo más amplio sobre este sucesor de Santo Domingo de Guzmán hacer clic acá.

Fuente: Catholic.net


Frases del Beato Jordán de Sajonia


Alguien le preguntó si un Padrenuestro rezado por un ignorante valía menos que uno rezado por un gran doctor de la Teología, y él respondió: "Un diamante vale lo mismo si está en manos de un sabio, que si está en manos de un analfabeto".

Otro le preguntó: ¿Qué es más necesario para la vida del alma: rezar o meditar? Y le dijo: "Eso es como preguntar qué es más necesario para la vida del cuerpo si comer o beber. Ambas cosas son sumamente necesarias".

Alguien le dijo: ¿Cuál es la posición mejor para rezar, sentado, arrodillado, de pies o postrado? Y respondió: "La mejor posición para rezar es aquella en la cual cada uno se siente mejor, con más fervor y con más inclinación a rezar bien".

El superior de una Comunidad le pidió que le quitara aquel cargo, aduciendo que ese oficio le traía cuatro males: orgullo, honores, trabajos y humillaciones. El Padre Jordán le respondió: "Los dos primeros sí son males y de ellos te libre Dios, y esfuérzate por evitarlos. Los otros dos, el trabajo y las humillaciones, son grandes bienes que te conseguirán un puesto altísimo en el Reino de los cielos".

Palabras dirigidas a los jóvenes con relación a la alegría: "Mis buenos jóvenes: tenemos que reírnos alegremente porque hemos logrado salirnos de la esclavitud del pecado y de los vicios en que nos tenía presos el mundo y ahora hemos llegado a ser del grupo de los preferidos de Dios. ¡Riámonos pues alegremente!"


Tema del día:
Una bella y verdadera historia de amor


1) Para saber

El pasado 13 de enero del 2012 sucedió una gran tragedia al accidentarse el crucero italiano Costa Concordia en el mar Mediterráneo. El barco chocó contra un arrecife, encalló y se hundió parcialmente. Se requirió evacuar a más de cuatro mil personas. Desgraciadamente murieron al menos 17 personas, pues más de veinte seguían desaparecidas. Más de 60 personas resultaron heridas. Las investigaciones llevan a sospechar que se debió a varias negligencias al navegar más cerca de la orilla que lo permitido.

Frente a algunos hechos vergonzosos, como la imprudencia del capitán poniendo en peligro las vidas de los pasajeros y queriendo ser de los primeros en abandonarlo, nos encontramos, por otra parte, hechos heroicos como el de un pasajero llamado Francis Servel. A continuación relato su historia.

2) Para pensar

Un matrimonio francés formado por Francis y su esposa Nicole son los protagonistas de una bella historia de amor. Constituían una pareja felizmente casada, Francis Servel, de setenta y dos años, y su esposa Nicole, de sesenta y un años. Cumplían 40 años de casados y sus hijos, Edwige y Eric, decidieron darles un regalo de bodas: un viaje en un lujoso crucero.

Parece ser que producida la colisión que provocó el vuelco del gigantesco trasatlántico, la pareja, dejó pasar por delante en las embarcaciones de salvamento a todos las personas más jóvenes que ellos. Pero al final ya no había barcas para ponerse a salvo. La única solución era saltar al agua para salvar la vida. Pero por alguna circunstancia desgraciada, no había chalecos salvavidas para todos y solo lo tenía el marido. Francis no dudó un momento en quitárselo y entregárselo a su esposa, que no sabía nadar. Solo le dijo: “Cariño, ve y nada derecho, yo veré por mi”. Y se tiró al agua para que ella no pudiera negarse a utilizarlo. Desde el agua la animó a saltar. Fueron las últimas palabras que oyó a su esposo.

Tras luchar una hora contra el frío mar, ella, provista del equipo de salvamento, consiguió alcanzar la costa y salvarse. Él, en cambio, a pesar de pertenecer a una extensa familia de marinos, no pudo contra el frío y el agua, pues padecía un mal de espalda que probablemente le impidió vencer y murió en el mar. Nicole declaró: “Le debo mi vida a mi esposo”.

3) Para vivir

Una bella historia de amor en donde una pareja que permanece unida toda una vida, que celebra con todo el amor tantos años de matrimonio, con un par de hijos y varios nietos, finalmente uno da la vida para salvar al otro.

Un ejemplo que manifiesta que el verdadero amor no solo es fruto de un momento de pasión, sino que es capaz de dar todo por el otro, hasta la vida misma, como lo ha hecho Francis, después de toda una vida de madurar, crecer, y como el mejor vino, reposar y envejecer.

La historia del hombre que ha dado la vida por su esposa, después de una vida entera de amor, ha de servirnos a todos, especialmente a los matrimonios, a reflexionar sobre nuestra entrega a los demás.

Pbro. José Martínez Colín


Pensamientos sanadores


Hoy recuerda que estás en combate espiritual.

La soberbia no es sólo el mayor pecado según las Sagradas Escrituras, sino la raíz misma de todos los pecados.
Por lo tanto, de ella misma proviene nuestra mayor debilidad, el punto débil por el cual puede entrar el maligno a combatirnos.
No se trata sólo del orgullo de lo que tú eres, sino también del menosprecio y desvalorización de lo que es el otro, el no reconocer a los semejantes.
Quizá lo más pecaminoso de la soberbia sea que imposibilita la armonía y la convivencia dentro de los ideales humanos.
La soberbia morirá quince minutos después que nuestro corazón deje de latir.
Pero mientras tanto, no nos demos por vencidos ni nos hagamos los distraídos.
Hagámosle combate a la peor parte que hay en nosotros, a nuestro mayor enemigo, es decir, a la soberbia.
Que la humildad de María Santísima sea, cada día, nuestro espejo y nuestro modelo.

Los humildes se alegrarán más y más en el Señor, y los indigentes se regocijarán en el Santo de Israel. Isaías 29, 19


Pedidos de oración

Pedimos oración por la Paz del Mundo; por la Santa Iglesia Católica; por el Papa, los sacerdotes y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones, por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el hambre y la pobreza; por la unión de las familias y la fidelidad de los matrimonios; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas, y por las Benditas Almas del Purgatorio. Agregamos también un pedido especial por los niños todavía no nacidos y en peligro de ser abortados y para que el Señor guarde en su seno a los que desgraciadamente ya lo fueron.

Pedimos oración por Marcelo, de Olavarría, Argentina, que se encuentra muy delicado por un accidente en la ruta. También pedimos por Norma, de Mar del Plata, Argentina, que está enferma y todavía los médicos no tienen el diagnóstico. Que la Santísima Virgen los proteja e interceda ante Jesús por estos hermanos nuestros que pasan momentos difíciles.

Pedimos oración por el párroco de la iglesia San Francisco Javier (en Buenos Aires), Nicasio Aníbal Alegre, de 70 años, minusválido (tenía problemas en su pierna y no caminaba bien) que sufrió una tremenda golpiza durante un presunto asalto a su capilla y su estado es muy grave. Según tenemos informaciones de personas lugareñas el sacerdote sufrió quebradura de clavícula y aparentemente en otras partes, fuertes traumatismos en su cabeza, golpes y cortes por todo el cuerpo, siendo internado en terapia intensiva. Lo ponemos en las manos de la Santísima Virgen de Lourdes, para que ella le conceda una pronta recuperación, y rezamos también por sus atacantes.

Pedimos oración por Consuelo, que tiene 24 años, de Chile, profesora básica, para que pueda obtener el trabajo que tanto necesita.

Pedimos oración por José, de 13 años de edad, de Buenos Aires, Argentina, que está a la espera de un corazón para ser transplantado. Que el Señor con su infinita misericordia, le conceda a este niño la oportunidad de seguir viviendo.

Pedimos una oración por el alma de Cristian Ariel Milanovsky, de San Lorenzo, Santa Fe, Argentina, que hace siete meses fue llamado a la casa del Padre celestial cuando solamente tenía 36 años y una familia que hoy lo sigue amando y se consuela pensando en la resurrección final que Jesús nos prometió. Que María Santísima fortalezca a sus padres y a toda la hermosa familia.

Pedimos oración por la salud de Dorita, de Córdoba, Argentina, que hace días padece una infección en vías respiratorias, senos frontales y maxilares, que se muestra resistente a los tratamientos, rogando a Jesús, médico por excelencia, que la toque con su mano sanadora y restablezca su plena salud.

Sumamos a estos pedidos de oración, todos los que sean dejados por los lectores en nuestro muro de Facebook.

Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amén

Nota de Redacción:
Para dar curso a los Pedidos de Oración es imprescindible dar los siguientes datos: nombres completos de la persona (habitualmente no publicamos apellidos), ciudad y país donde vive, y explicar el motivo de la solicitud de oración.


"Intimidad Divina"

El Sacrificio Eucarístico

La Eucaristía no es sólo sacramento sino también sacrificio; más aún: el sacramento sólo se realiza a través del sacrificio. “Nuestro Salvador en la última cena, la noche que le traicionaban, instituyó el sacrificio eucarístico de su cuerpo y sangre, con el cual iba a perpetuar por los siglos, hasta su vuelta, el sacrificio de la cruz, y confiar así a su Esposa, la Iglesia, el memorial de su muerte y resurrección: sacramento de piedad, signo de unidad, vínculo de caridad, banquete pascual, en el cual se recibe como alimento a Cristo” (SC 47). El sacrificio eucarístico perpetúa y renueva sobre nuestros altares el sacrificio de la cruz a gloria de la Trinidad y en reparación de nuestros pecados y al mismo tiempo nos da el sacramento del Cuerpo del Señor como alimento de nuestras almas.

El sacrificio eucarístico es el centro y culminación  de toda la vida cristiana. Es “el único sacrificio del Nuevo Testamento” (LG 28) y “cuantas veces se celebra en el altar el sacrificio de la cruz se efectúa la obra de nuestra redención”. Frente a tan sublime Misterio, en el que se compendia toda la acción de Dios para la santificación del mundo y todo el culto que los hombres rinden a Dios, se comprende la viva preocupación de la Iglesia por que los fieles asistan a él no “como extraños y mudos espectadores, sino que… participen consciente, piadosa y activamente (SC 48), asociándose con la oración y las disposiciones interiores a cuanto se realiza en el altar.

El Concilio Vaticano II afirma: “Los fieles, en virtud de su sacerdocio regio, concurren a la ofrenda de la Eucaristía. Participando del sacrificio eucarístico, fuente y cumbre de toda la vida cristiana, ofrecen a Dios la víctima divina y a sí mismos juntamente con ella”. El Santo Concilio les exhorta por eso a que “aprendan a ofrecerse a sí mismos al ofrecer la hostia inmaculada no sólo por manos del sacerdote sino juntamente con él”. Este ofrecimiento debe ser de tal modo concreto que abrace los diferentes aspectos de la vida: la oración, el trabajo, los deberes de estado, los dolores, las contrariedades; cosas todas que de esa suerte se convierten en sacrificios espirituales… que en la celebración de la Eucaristía se ofrecen piadosísimamente al Padre junto con la oblación del cuerpo del Señor.

Dirige, Señor, tu mirada sobre esta víctima que tú mismo has preparado a tu Iglesia, y concede a cuantos compartimos este pan y este cáliz, que, congregados en un solo cuerpo por el Espíritu Santo, seamos, en Cristo, víctima viva para tu alabanza. (Misal Romano, Plegaria Eucarística)

P. Gabriel de Sta. M. Magdalena O.C.D.
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-
.

1 comentario:

  1. bonita historia...es un pena que aun cuando el ser humano ha sido creado para amar...hoy en dia solo se encuentre la plenitud en el amor propio...y el amor al projimo? que Dios ilumine no solo el corazon de las parejas que se aman sino tambien el de todos los seres humanos para que el amor de Dios brote en nuestro corazon y nos ayude a vivir en plenitud...quien ama a Dios con un corazon sincero, sabra amar a su projimo de la misma forma

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.