jueves, 7 de enero de 2010

Pequeñas Semillitas 0956

PEQUEÑAS SEMILLITAS


Número 0956 ~ Jueves 7 de Enero de 2010
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)



Hola !!!
Los buscadores encuentran al niño envuelto en el abrazo que le hace vivir. Todo comienza desde un niño indefenso. Humildad es la palabra revolucionaria de la Navidad.
Los magos sienten necesidad de adorar. La verdadera adoración no es un signo externo, es “en espíritu y en verdad”, supone un compromiso y una entrega radical. La adoración conlleva la ofrenda de unos dones...
¿Por qué motivos adoro a Dios? ¿Qué dones le ofrezco?


La Palabra de Dios:
Evangelio del día


En aquel tiempo, cuando Jesús oyó que Juan estaba preso, se retiró a Galilea. Y dejando la ciudad de Nazaret, fue a morar en Cafarnaún, ciudad marítima, en los confines de Zabulón y de Neftalí. Para que se cumpliese lo que dijo Isaías el profeta: «Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí, camino de la mar, de la otra parte del Jordán, Galilea de los gentiles. Pueblo que estaba sentado en tinieblas, vio una gran luz, y a los que moraban en tierra de sombra de muerte les nació una luz».
Desde entonces comenzó Jesús a predicar y a decir: «Haced penitencia, porque el Reino de los cielos está cerca». Y andaba Jesús rodeando toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos y predicando el Evangelio del Reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia del pueblo. Y corrió su fama por toda Siria, y le trajeron todos los que tenían algún mal, poseídos de varios achaques y dolores, y los endemoniados, y los lunáticos y los paralíticos, y los sanó. Y le fueron siguiendo muchas gentes de Galilea y de Decápolis y de Jerusalén y de Judea, y de la otra ribera del Jordán.
(Mateo 4,12-17.23-25)

Comentario
Hoy, por así decirlo, recomenzamos. «El pueblo que estaba sentado en tinieblas, vio una gran luz» (Mt 4,16), nos dice el profeta Isaías, citado en este Evangelio de hoy, y que nos remite al que escuchábamos en Nochebuena. Volvemos a comenzar, tenemos una nueva oportunidad. El tiempo es nuevo, la ocasión lo merece, dejemos —humildemente— que el Padre actúe en nuestra vida.
Hoy comienza el tiempo en que Dios nos da una vez más su tiempo para que lo santifiquemos, para que estemos cerca de Él y hagamos de nuestra vida un servicio de cara a los otros. La Navidad se acaba, lo hará el próximo domingo —si Dios quiere— con la fiesta del Bautismo del Señor, y con ella se da el pistoletazo de salida para el nuevo año, para el tiempo ordinario —tal y como decimos en la liturgia cristiana— para vivir in extenso el misterio de la Navidad. La Encarnación del Verbo nos ha visitado en estos días y ha sembrado en nuestros corazones, de manera infalible, su Gracia salvadora que nos encamina, nuevamente, hacia el Reino del Cielo, el Reino de Dios que Cristo vino a inaugurar entre nosotros, gracias a su acción y compromiso en el seno de nuestra humanidad.
Por esto, nos dice san León Magno que «la providencia y misericordia de Dios, que ya tenía pensado ayudar —en los tiempos recientes— al mundo que se hundía, determinó la salvación de todos los pueblos por medio de Cristo».
Ahora es el tiempo favorable. No pensemos que Dios actuaba más antes que ahora, que era más fácil creer cerca de Jesús —físicamente, quiero decir— que ahora que no le vemos tal como es. Los sacramentos de la Iglesia y la oración comunitaria nos otorgan el perdón y la paz y la oportunidad de participar, nuevamente, en la obra de Dios en el mundo, a través de nuestro trabajo, estudio, familia, amigos, diversión o convivencia con los hermanos. ¡Que el Señor, fuente de todo don y de todo bien, nos lo haga posible!
Rev. D. Jordi CASTELLET i Sala (Sant Hipòlit de Voltregà, Barcelona, España)


Santoral Católico
San Raimundo de Peñafort



Nació en Peñafort de Cataluña, destacándose por su gran habilidad en los estudios. Luego de ser nombrado archidiácono de Barcelona, tomó el hábito de Santo a la edad de 47 años. Sus superiores le señalaron la penitencia de escribir una colección de casos de conciencia para uso de los confesores y moralistas. A la vida de retiro, el santo añadió las labores del apostolado, trabajando incesantemente en la predicación, la instrucción, las confesiones y la conversión de los herejes, de los judíos y de los moros.

Además, realizó viajes por diferentes regiones españolas, inculcando lecciones espirituales para lograr la total transformación del pueblo contaminado por las costumbres de los moros. En 1230, el Papa lo llamó a Roma, convirtiéndose en su confesor e imponiéndole la penitencia de oír y despachar inmediatamente las peticiones de los pobres. Al caer enfermo, el santo regresó a Barcelona, donde continuó con su labor apostólica, luchando en contra de la herejía. También fundó un convento en Túnez y otro en Murcia entre los moros. El santo entregó su alma a Dios a la edad de 100 años, en 1275.


Pensamiento


"El verdadero amor es el que nos saca de nosotros mismos, el que nos lanza hacia fuera y nos enriquece, no por lo que nos devuelve,sino porque el mismo acto de salir de nosotros es enriquecedor"
José Luis Martín Descalzo


Tema del día:
Mensaje al inicio del año del Santo Padre


1) Para saber

Como es tradicional, el santo Padre ha vuelto a dirigir un mensaje a todo el mundo el primero de enero. Es un mensaje por la paz. Y ha querido referirse al problema de la pobreza, la cual provoca una pérdida de la paz.

“Es verdad, dice el Papa, que cualquier forma de pobreza no asumida libremente tiene su raíz en la falta de respeto por la dignidad trascendente de la persona humana. Cuando no se considera al hombre en su vocación integral…, se desencadenan también dinámicas perversas de pobreza”.

El Papa hace un llamado a no quedarnos en las causas superficiales de la pobreza, sino atender también a las que están en el mismo corazón humano, como la avidez y la estrechez de miras. Pues el problema no es solo monetario, sino de un desarrollo integral de los hombres, en donde las personas que ayudan, a su vez, han de involucrarse verdaderamente, y así, tanto el que ayuda, como quien recibe la ayuda salen beneficiados.

2) Para pensar

Es preciso, pues, salir de uno mismo, por amor a Dios y a los demás, no quedarse ensimismados.

Se dice que al poner un buitre en un cajón que mida 2 metros por 2 metros y que esté completamente abierto por la parte superior, a pesar de su habilidad para volar, será un prisionero absoluto. La razón es que el buitre siempre comienza un vuelo desde el suelo con una carrera de 3 a 4 metros. Sin espacio para correr, ni siquiera intentará volar, sino que quedará prisionero de por vida en una pequeña cárcel abierta, sin techo.

Algo semejante sucede con la abeja que, al ser depositada en un recipiente abierto, permanecerá allí hasta que muera, a menos que sea sacada. Nunca ve la posibilidad de escaparse por arriba. Seguirá buscando una salida hasta que completamente se destruye a sí misma.

De alguna forma somos como el buitre y la abeja obrera, luchamos con nuestros problemas y frustraciones, sin nunca darnos cuenta que lo que tenemos que hacer es ver fuera de nosotros, ver hacia arriba. Esa es la ruta de escape y la solución a cualquier problema. Salir de nosotros mismos viendo hacia arriba, hacia Dios: la tristeza mira hacia atrás, la preocupación mira hacia alrededor, pero la fe mira hacia arriba.

3) Para vivir

Ya Juan Pablo II advertía sobre la necesidad de nunca considerar a los pobres, sean personas o pueblos, como molestos e importunos. No es así, los pobres exigen el derecho de participar y gozar de los bienes materiales y de hacer fructificar su capacidad de trabajo, creando así un mundo más justo y más próspero para todos.

La Iglesia, interesada siempre por los pobres, señala los principios de solidaridad y de la caridad que son imprescindibles para un mundo mejor. Por ello, el Papa Benedicto XVI afirmaba que por sí sola la globalización es incapaz de construir la paz, más aún, genera en muchos casos divisiones y conflictos; pero si está orientada hacia una profunda solidaridad, contribuirá en la construcción de la paz.

Terminaba el Papa Benedicto XVI invitando a cada una y cada uno a ensanchar su corazón hacia las necesidades de los pobres, haciendo cuanto le sea concretamente posible para salir a su encuentro, sabiendo que "combatir la pobreza es construir la paz".

Pbro. José Martínez Colín


Meditación breve


Los Magos buscaban al Rey de los judíos, y encontraron a un Niñito pobre, desvalido y necesitado de todo. Pero dice el texto sagrado que entrando en la casa, lo adoraron.
También nosotros podemos ver solo pan en la Eucaristía pero, al igual que los Magos, tenemos que hacer un acto de fe profunda y adorar a Dios que está escondido en el Sacramento. Adorémoslo aunque no tengamos gusto sensible, porque la Fe, cuanto más oscura, más meritoria.
Tampoco vemos nada en particular en un enfermo pobre, que sufre mucho. Podríamos decir que es un pobre hombre que no vale nada, ya que el mundo no lo considera ni es importante ni conocido. Pero por la Fe sabemos que Cristo está en ese enfermo pobre. Por eso no nos dejemos llevar por las apariencias y veamos todo con los ojos de la Fe, con los ojos de Dios, porque no todo lo que brilla es oro, y a Dios le gusta esconderse y disfrazarse, como lo hizo con los discípulos de Emaús, con la Magdalena, y con tantos otros, y lo sigue haciendo también ahora.


Pedidos de oración


Pedimos oración por el alma de Rocío R. que vivía en Lima, Perú, y el 5 de diciembre pasado partió a la casa del Padre Celestial dejando dos niños pequeños que la extrañan. También pedimos oración por Chucho, de Lima, Perú, que tiene 43 años, dos hijas pequeñas y está muy débil física y espiritualmente. Que el Buen Jesús lo fortalezca y lo devuelva a la actividad plena.


Nuestra lectora Eugenia M., de Quetzaltenango, Guatemala, Centro América, nos pide oraciones por las siguientes personas que viven allí: su mamá María Beatriz, que cursa un problema de salud en sus piernas que todavía no ha sido diagnosticado; su papá Juan Francisco, con diabetes; el señor Miguel A. con diabetes y María A. con parkinson. Oramos por todos ellos.


Pedimos oración por estas personas que viven en Barquisimeto, Venezuela: la señora Irene de L. que está perdiendo la visión; Alirio P. para que salga bien de la operación medular que le será practicada y Carlos C. que está perdiendo sus facultades. Que la Santísima Virgen interceda por ellos para que Dios Misericordioso atienda sus necesidades físicas y espirituales.


Ayer 6 de enero hubiera cumplido sus 86 años, y por eso pedimos una oración por el eterno descanso del alma del señor Rogelio Armando Z., padre de nuestra querida amiga Liliana Z., de la ciudad de Córdoba, Argentina. Que Dios lo tenga eternamente junto a Él en el cielo.


Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades, para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia; escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos, y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad, la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu Hijo ha llamado dichosos, y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén.


Ven Espíritu Santo...!


Que Dios Padre fuente y origen de la luz, que iluminó a los discípulos con la luz del Espíritu Santo, nos bendiga y nos llene de los dones de este mismo Espíritu.
Que el fuego santo que se posó admirablemente sobre los discípulos, con su fuerza nos purifique de todo pecado y nos ilumine con su caridad.
Que el Espíritu Santo que reunió pueblos tan diversos en la confesión de una sola fe nos conceda que perseverando firmes en esta fe y arraigados en la esperanza, consigamos finalmente la visión plena de lo que creemos y esperamos.
P. Florentín Brusa cmf


Felipe de Urca
-Jardinero de Dios-


.

1 comentario:

  1. ES DIGNO DE ADMIRACION QUE ESXISTAN SITIOS EN INTERNET CON ESTA INFORMACIÓN QUE DE ALGUNA MANERA LLEGA OPORTUNAMENTE A QUIENES ESTAMOS SEDIENTES DE LA PALABRA DIVINA.
    BENDICIONES

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.