martes, 5 de enero de 2010

Pequeñas Semillitas 0954

PEQUEÑAS SEMILLITAS


Número 0954 ~ Martes 5 de Enero de 2010
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)



Hola !!!
La señal es un niño pobre. Visitado por pastores de las inmediaciones y por unos Magos llegados de Oriente. Se trata de la mejor Noticia, causa de la mayor alegría. No se manifiesta en alardes ni prodigios, sino en signos sencillos y humildes: el quehacer diario, la convivencia familiar y social, las obras de paz, justicia y amor.
El nacimiento de Jesús tiene plena actualidad.
¡Hoy es el momento oportuno en que Dios se nos ofrece como Buena Noticia, como alegría, salvación y paz! Ahora, en este instante. Hoy nos confía la misión de repartir bondad, ilusión, esperanza, solidaridad...
Jesús nos invita a tener el valor de ser pequeños. Jesús nos enseña con su ejemplo.



La Palabra de Dios:
Evangelio del día



En aquel tiempo, Jesús quiso partir para Galilea. Se encuentra con Felipe y le dice: «Sígueme». Felipe era de Bestsaida, de la ciudad de Andrés y Pedro. Felipe se encuentra con Natanael y le dice: «Ése del que escribió Moisés en la Ley, y también los profetas, lo hemos encontrado: Jesús el hijo de José, el de Nazaret». Le respondió Natanael: «¿De Nazaret puede haber cosa buena?». Le dice Felipe: «Ven y lo verás».
Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: «Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño». Le dice Natanael: «¿De qué me conoces?». Le respondió Jesús: «Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi». Le respondió Natanael: «Rabbí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel». Jesús le contestó: «¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores». Y le añadió: «En verdad, en verdad os digo: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre».
(Juan 1, 43-51)

Comentario
Hoy, Felipe nos da una lección cabal al acompañar a Natanael hasta el Maestro. Actúa como el amigo que desea compartir con otro el tesoro recién descubierto: «Ése del que escribió Moisés en la Ley, y también los profetas, lo hemos encontrado: Jesús el hijo de José, el de Nazaret» (Jn 1,45). Rápidamente, con ilusión, quiere compartirlo con los demás, para que todos puedan recibir sus beneficios. El tesoro es Jesucristo. Nadie como Él puede llenar el corazón del hombre de paz y felicidad. Si Jesús vive en tu corazón, el deseo de compartirlo se convertirá en una necesidad. De aquí nace el sentido del apostolado cristiano. Cuando Jesús, más tarde, nos invite a tirar las redes nos dirá a cada uno de nosotros que debemos ser pescadores de hombres, que son muchos los que necesitan a Dios, que el hambre de trascendencia, de verdad, de felicidad... hay Alguien que puede colmarla por completo: Jesucristo. «Solamente Jesucristo es para nosotros todas las cosas (…). ¡Dichoso el hombre que espera en Él!» (San Ambrosio).
Nadie puede dar lo que no tiene o no ha recibido. Antes de hablar del Maestro, es necesario haber hablado con Él. Sólo si lo conocemos bien y nos hemos dejado conocer por Él, estaremos en condiciones de presentarlo a los demás, tal como hace Felipe en el Evangelio de hoy. Tal como han hecho tantos santos y santas a lo largo de la historia.
Tratar a Jesús, hablar con Él como un amigo habla con su amigo, confesarlo con una fe convencida: «Rabbí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel» (Jn 1,49), recibirlo a menudo en la Eucaristía y visitarlo con frecuencia, escuchar atentamente sus palabras de perdón... todo ello nos ayudará a presentarlo mejor a los demás y a descubrir la alegría interior que produce el hecho de que muchas otras personas le conozcan y le amen.
Rev. D. Rafel FELIPE i Freije (Girona, España)



Santoral Católico
San Simeón



Nace cerca del año 400 en el pueblo de Sisan, en Cilicia, cerca de Tarso, donde nació San Pablo. De pequeño se dedicaba a pastorear ovejas por los campos, pero en su corazón y en su mente su deseo de ser santo y ver al Padre en el cielo comenzó a crecer y cobrar mayor fuerza. A los 15 años entró a un monasterio, donde se dedicó a rezar intensamente y hacer extremas penitencias para la conversión de su alma, alejar las tentaciones y la conversión de las almas pecadoras.

Ante la extremidad de sus penitencias, el Abad le ordenó irse del monasterio por temor a que otros monjes también siguieran su ejemplo. El santo fue a vivir a una caverna donde permaneció hasta el final de sus días. En dicho lugar, fue protagonistas de las más extremas y duras penitencias para lograr la pureza de su alma. Miles de feligreses acudían a visitar al santo, quien predicaba elocuentemente muchos sermones y homilías; también acudían funcionarios reales y hasta el propio emperador para pedirles consejos muy sabios para lograr la convivencia pacífica y armoniosa en su reino.

No comía sino una vez por semana, y la mayor parte del día y la noche la pasaba rezando. Murió el 5 de enero del año 459. Estaba arrodillado rezando, con la cabeza inclinada, y así se quedó muerto, como si estuviera dormido. En su sepulcro se obraron muchos milagros y junto al sitio donde estaba su columna se construyó un gran monasterio para monjes que deseaban hacer penitencia.



Pensamiento



"La tristeza mira hacia atrás, la preocupación mira alrededor, la fe mira hacia arriba. Nada está fuera del alcance de la oración, excepto lo que está fuera de la voluntad de Dios"



Tema del día:
Carta a los Reyes Magos



Hace mucho tiempo, queridos Reyes, que no les escribo. Y recuerdo, como si fuera hoy, mi carta de entonces. Empezaba así: Queridos Reyes Magos: Dice mamá que, como hay guerra, les pida pocas cosas… Había guerra entonces. Yo apenas si la había visto, porque en mi pequeña ciudad duró tan sólo doce o trece horas. Pero la había en aquel sitio vacío en nuestra mesa, en los nervios de mamá que esperaba todos los días la llegada del cartero y en mis hermanas que se pasaban el día haciendo jerseys para mi hermano mayor que estaba en el frente. Había guerra. Y, como había guerra, no pude aquel año pedirles, Reyes míos, aquella escopeta que tanto había soñado.

Ya ven, qué cosas: ¡La guerra no me dejó pedirles una escopeta! Una escopeta con balas de corcho, naturalmente.

Fue una Navidad triste aquélla. Ni siquiera sabía si vendríais. Mi madre decía: ¡Quién sabe si podrán venir este año, tienen que pasar por Guadarrama! Yo preguntaba: ¿Y si hieren a un Rey Mago, mamá?

Ya ven, los niños hacen siempre preguntas que dan en el blanco: Hirieron a un Rey Mago. Hirieron a los Magos. Las guerras son así. Los partes militares dan sólo el número de muertos en el campo de batalla. Pero nadie lleva la cuenta de las ilusiones enterradas, de los muertecitos que se le van acumulando a uno dentro. Hirieron a un Rey Mago. A los tres.

Sigue habiendo también demasiados hombres que cada mañana no encuentran en sus zapatos otra cosa que soledad, hambre y odios de diversos colores.

Y ésa es la razón por la que hoy vuelvo a escribirles: hace falta que me traigáis la escopeta que entonces no me disteis. Hace falta que llenen el mundo de escopetas como aquélla, de las que sólo hacen pum y risas.

¡Quién sabe! Tal vez este año logren atravesar los campos de batalla del mundo, sin ser heridos; tal vez mañana alguien rebaje sus personales cordilleras de egoísmo y resucite -con un relámpago de gozo- al chiquillo que fue. Ustedes, Reyes, lo pueden todo. Quizá mañana encuentren muchos hombres en sus zapatos la vieja ingenuidad que creían perdida.

Me gustaría, sí, que este Cuaderno pudiera llegar a ser plural y que se convirtiera en un despertador de almas. Lo malo es que yo -¡ay!- soy el peor corresponsal del mundo. Sé escribir artículos, pero apenas cartas.

Padre José Luis Martín Descalzo



Mensaje de María Reina de la Paz



Mensaje dado a Marija el 1 de enero de 2010 - Día de la Madre de Dios

Fue en el Podbrdo y apareció a las 22:47 h, en la proximidad de la estatua que la representa. La noche fue como el día, que estuvo lloviendo y frío. Miles de peregrinos se reunieron. Después de la aparición Marija dijo que la Santísima Virgen vino en una nube, vestida de gris con velo blanco. Vino con una multitud de ángeles y estaba muy feliz. Dio el siguiente mensaje:
Queridos hijos, gracias. Ustedes son mi esperanza. A todos los bendigo. Ustedes son mi alegría. Manténgase en la conversión y vivan mis mensajes con alegría.


Mensaje dado a Mirjana el 2 de enero de 2010

Queridos hijos, hoy los invito a que, con plena confianza y amor, se pongan en camino conmigo, porque deseo conducirlos al conocimiento de mi Hijo. No teman, hijos míos, estoy aquí con ustedes, estoy junto a ustedes. Les muestro el camino para perdonarse a ustedes mismos, perdonar a los otros, y con arrepentimiento sincero de corazón, arrodillarse ante el Padre. Hagan que muera todo lo que en ustedes les impide amar y salvarse. Que puedan estar con Él y en Él. Decídanse por un nuevo comienzo, un inicio de amor sincero a Dios mismo. Gracias.



Meditación breve



Nuestros sueños nos invitan a bailar la danza con la que hemos sido favorecidos. Los sueños están llenos de propósitos. Su intención es inspirarnos y actuar como señales en las rutas de nuestro destino. Si no tuviésemos sueños, perderíamos rápidamente la voluntad de vivir.
Las veinticuatro horas que siguen estarán llenas de sueños y acciones. Los actos que realicemos hoy sin duda estarán inspirados por los sueños de ayer o de la semana anterior. Los sueños nos ayudan a imaginar lo que nuestras almas desean que hagamos. Este proceso es poderoso y nos ayuda a prepararnos para cualquier situación que requiera nuestra participación.
Nuestros sueños nos permiten sentir el impulso de nuestro yo interior, ese centro que todos tenemos y que conoce nuestras necesidades, nuestros talentos, nuestra trayectoria y nuestro destino.
Debemos alimentar ese enlace con nuestro yo interno y estar agradecidos por tener nuestros sueños.
Mi línea de vida hacia el mañana atraviesa el sueño de hoy. Atenderé a su llamada.
Gra Baq



Pedidos de oración



Pedimos oración por María Elena C. V. que vive en San José de Costa Rica y ha tenido episodios epilépticos, siendo además una persona enferma de hipoplasia medular. También pedimos oración por su mamá María Teresa, de 70 años y su papá Benito de 82. Que el Señor proteja a toda esta familia y derrame sobre ellos las gracias de la salud física y espiritual.


Pedimos oración por el eterno descanso del alma de la señora María T. que se durmió en los brazos del Señor en Buenos Aires el 31 de diciembre. Que Jesús la reciba en su Reino a la vez que otorgue a su familia en la tierra mucha paz, unión y esperanzas de un reencuentro glorioso en el cielo.


Pedimos oración por Diana P., de Ecuador, que mañana viaja de regreso a Australia, para que el Señor la acompañe y la proteja.


Pedimos una oración por el eterno descanso del alma de Roberto Sanchez, conocido como Sandro, un cantante popular argentino que acompañó a más de una generación de admiradores de América, entre los cuales me incluyo. Que siga cantando en el cielo...
Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades, para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia; escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos, y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad, la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu Hijo ha llamado dichosos, y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén.



Ven Espíritu Santo...!



Como el fuego calcina
la madera reseca,
cuando el pecado nos domina,
Espíritu de Dios, purifícanos.

Como el río derrama
por la tierra sus aguas
y hay flor y fruta en la rama,
Espíritu de Dios, vivifícanos.

Como tu fuerte viento
hizo en el mar camina,
cuando haya duda y desaliento,
Espíritu de Dios, ayúdanos.

Luz, amor, viento, fuego,
los caminos del éxodo
enseña al hombre pobre y ciego,
Espíritu de dios, condúcenos.
Así sea.

P. Florentín Brusa cmf



Felipe de Urca
-Jardinero de Dios-


.

1 comentario:

  1. fabulosa la pagina de pequenas semillitas .gracias felipe por crear este contacto en internet con Dios. por fin algo bueno en internet.

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.