domingo, 5 de mayo de 2013

Pequeñas Semillitas 2024


PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 8 - Número 2024 ~ Domingo 5 de Mayo de 2013
- AÑO DE LA FE -
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)


Alabado sea Jesucristo…
Que no se pierda mi Mensaje. Es el primer deseo de Jesús. Que no se olvide su Buena Noticia de Dios. Que sus seguidores mantengan siempre vivo el recuerdo del proyecto humanizador del Padre: ese “reino de Dios” del que les ha hablado tanto. Si le aman, esto es lo primero que han de cuidar: “el que me ama, guardará mi palabra...el que no me ama, no la guardará”.
Después de veinte siglos, ¿qué hemos hecho del Evangelio de Jesús? ¿Lo guardamos fielmente o lo estamos manipulando desde nuestros propios intereses? ¿Lo acogemos en nuestro corazón o lo vamos olvidando? ¿Lo presentamos con autenticidad o lo ocultamos con nuestras doctrinas?
Después de veinte siglos, ¿qué espíritu reina entre los cristianos? ¿Nos dejamos guiar por el Espíritu de Jesús? ¿Sabemos actualizar su Buena Noticia? ¿Vivimos atentos a los que sufren? ¿Hacia dónde nos impulsa hoy su aliento renovador?
Os doy mi paz. Jesús quiere que vivan con la misma paz que han podido ver en él, fruto de su unión íntima con el Padre. Les regala su paz. No es como la que les puede ofrecer el mundo. Es diferente. Nacerá en su corazón si acogen el Espíritu de Jesús.
Esa es la paz que han de contagiar siempre que lleguen a un lugar. Lo primero que difundirán al anunciar el reino de Dios para abrir caminos a un mundo más sano y justo. Nunca han de perder esa paz. Jesús insiste: “Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde”.
Después de veinte siglos, ¿por qué nos paraliza el miedo al futuro? ¿Por qué tanto recelo ante la sociedad moderna? Hay mucha gente que tiene hambre de Jesús. El Papa Francisco es un regalo de Dios. Todo nos está invitando a caminar hacia una Iglesia más fiel a Jesús y a su Evangelio. No podemos quedarnos pasivos.
José Antonio Pagola

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él. El que no me ama no guarda mis palabras. Y la palabra que escucháis no es mía, sino del Padre que me ha enviado. Os he dicho estas cosas estando entre vosotros. Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho. Os dejo la paz, mi paz os doy; no os la doy como la da el mundo. No se turbe vuestro corazón ni se acobarde. Habéis oído que os he dicho: ‘Me voy y volveré a vosotros’. Si me amarais, os alegraríais de que me fuera al Padre, porque el Padre es más grande que yo. Y os lo digo ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda creáis».
(Jn 14,23-29)

Comentario
Hoy, antes de celebrar la Ascensión y Pentecostés, releemos todavía las palabras del llamado sermón de la Última Cena, en las que debemos ver diversas maneras de presentar un único mensaje, ya que todo brota de la unión de Cristo con el Padre y de la voluntad de Dios de asociarnos a este misterio de amor.
A Santa Teresita del Niño Jesús un día le ofrecieron diversos regalos para que eligiera, y ella —con una gran decisión aun a pesar de su corta edad— dijo: «Lo elijo todo». Ya de mayor entendió que este elegirlo todo se había de concretar en querer ser el amor en la Iglesia, pues un cuerpo sin amor no tendría sentido. Dios es este misterio de amor, un amor concreto, personal, hecho carne en el Hijo Jesús que llega a darlo todo: Él mismo, su vida y sus hechos son el máximo y más claro mensaje de Dios.
Es de este amor que lo abarca todo de donde nace la “paz”. Ésta es hoy una palabra añorada: queremos paz y todo son alarmas y violencias. Sólo conseguiremos la paz si nos volvemos hacia Jesús, ya que es Él quien nos la da como fruto de su amor total. Pero no nos la da como el mundo lo hace (cf. Jn 14,27), pues la paz de Jesús no es la quietud y la despreocupación, sino todo lo contrario: la solidaridad que se hace fraternidad, la capacidad de mirarnos y de mirar a los otros con ojos nuevos como hace el Señor, y así perdonarnos. De ahí nace una gran serenidad que nos hace ver las cosas tal como son, y no como aparecen. Siguiendo por este camino llegaremos a ser felices.
«El Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho» (Jn 14,26). En estos últimos días de Pascua pidamos abrirnos al Espíritu: le hemos recibido al ser bautizados y confirmados, pero es necesario que —como ulterior don— rebrote en nosotros y nos haga llegar allá donde no osaríamos.
Rev. D. Francesc CATARINEU i Vilageliu (Sabadell, Barcelona, España)


Santoral Católico:
San Hilario de Arlés
Obispo

Arzobispo, nacido por el año 401; fallecido el 5 de Mayo del 449.

El lugar preciso de su nacimiento es desconocido. Todo lo que se ha dicho es que perteneció a una notable familia de la parte Norte de Galia, de la cual probablemente descendió San Honorato, su predecesor de la Sede de Arles.

Culto y rico, Hilario había calculado todo para asegurar su éxito en el mundo, pero abandonó honores y riquezas ante las urgentes demandas de Honorato, acompañándolo a la ermita de Lerins, que este último había fundado y dedicándose él mismo bajo la santa obediencia a practicar la austeridad y el estudio de la Sagrada Escritura.

Mientras tanto Honorato, quién había llegado a Arzobispo de Arles, estaba a punto de morir. Hilario corrió a su lado y lo asistió en sus últimos momentos. Estaba Hilario por partir de regreso a Lerins cuando fue retenido por la fuerza y proclamado arzobispo en lugar de Honorato.

Obligado a ceder a esta coacción, emprendió resueltamente las tareas de su pesado cargo, y asistió a varios concilios que tuvieron lugar en Riez, Orange, Vaison y Arles.

Seguidamente empezó entre él y el Papa San Leo la famosa riña que constituye una de las etapas más curiosas de la historia de la Iglesia de Gallicia. En una reunión de obispos que presidió en el año 444 y en la que estuvieron presentes San Euterio de Lyon y St. German de Auxerre, destituyó por incapacidad a un tal Cheldonius.

Este último se apresuró a ir a Roma, tuvo éxito en la intercesión de su causa ante el Papa y como resultado fue reinstalado en su sede. Hilario entonces solicitó al Papa San Leo que justificara su acción sobre el asunto, pero no fue bien recibido por el soberano pontífice y fue obligado a regresar precipitadamente a Galia.

Después de esto envió a algunos sacerdotes a Roma a explicar su conducta pero sin ningún buen resultado. Además algunas personas que estaban hostiles por dicho asunto llevaron varias acusaciones contra él a la Corte de Roma, por lo cual el Papa excomulgó a Hilario, transfiriendo las prerrogativas de su sede a Frejus y motivó la proclamación del Emperador Valentiniano III con el famoso decreto que liberaba a la Iglesia de Viena de toda dependencia de Arles.

Sin embargo hay razones para creer que una vez terminada la tormenta, fue restaurada la paz rápidamente entre Hilario y Leo. Estamos lejos de la época en que ocurrió esta memorable riña y los documentos que pueden arrojar una luz sobre ella son muy pocos para permitirnos emitir un juicio definitivo sobre esta causa y sus consecuencias.

Fuente: Catholic.net

¡Buenos días!

El águila agradecida

Ser agradecido es una virtud humana muy digna. Dar las gracias ante un favor, ante un buen gesto, ante una atención recibida, es una forma concreta de reconocer que lo que han hecho por nosotros, nos agrada, nos ayuda, nos hace bien... Poco de lo que somos o poseemos lo hemos logrado por mérito propio. Generalmente, se lo debemos a alguien.

Un labrador encontró un águila atrapada en una trampa. Admirado por su belleza, la libró y la dejó libre. El águila no fue ingrata con su bienhechor. Viendo que estaba sentado junto a un muro a punto de derrumbarse, voló hasta él y le arrebató con sus garras la cinta con que se ceñía su cabeza. Se levantó el hombre para perseguirla, pero el águila dejó caer la cinta; la recogió el labriego y, al volver sobre sus pasos, halló desplomada la tapia junto a la cual había estado sentado. Quedó sorprendido y muy agradecido de haber sido retribuido así por el águila. (Esopo).

Un inmenso desfile de quienes merecen que les demos las gracias, puede aparecer delante de nuestros ojos con sólo pensarlo: padres, maestros, familiares, amigos, vecinos, colaboradores, servidores públicos, antepasados… Una lista interminable de gente que con su obra han hecho posible que hoy seamos lo que somos. De bien nacidos es ser agradecidos.

Padre Natalio


Palabras del Beato Juan Pablo II

"Que nadie se haga ilusiones de que la simple ausencia de guerra, 
aun siendo tan deseada, sea sinónimo de una paz verdadera. 
No hay verdadera paz sino viene acompañada 
de equidad, verdad, justicia, y solidaridad. 
La paz es un don de Dios y, al mismo tiempo, 
una tarea de todos"
 
Beato Juan Pablo II


Tema del día:
La paz de Cristo

Estas palabras son de la despedida de Jesús a los apóstoles en la Ultima Cena; pero son palabras que Jesús podría haber repetido en su despedida antes de subir al cielo, cuya fiesta de la Ascensión celebraremos el próximo domingo. La despedida de Jesús es diferente de la de otra persona, aunque sea familiar o de mucha amistad, que se va, sobre todo en la muerte, aunque nos deje algún recuerdo. Jesucristo se va, pero se queda. Y se queda de muchas maneras: en la Eucaristía, en su palabra, en la Iglesia. Hoy nos dice que se queda dentro de nosotros por medio del amor.

Esto puede parecer muy simple, porque otras personas en cierto sentido se quedan por el amor en el recuerdo. Jesús promete que hará “morada” en aquel que le ama. En Dios el amor no es algo abstracto o etéreo, sino que realiza una unión real. Se trata de una unión real del Padre con el Hijo y el Espíritu Santo. Sólo se necesita que cada uno de nosotros correspondamos a su amor “guardando su palabra”. Este guardar está unido con el cumplir, como la Virgen María que guardaba las palabras de Jesús en su corazón, no para que se quedasen ocultas, sino para hacerlas vida. Y la vida de las palabras de Jesús es el amor. Cuanto más amemos, más profundamente habitará Dios en nosotros. Por eso podemos hablar íntimamente con quien habita en nosotros.

Otras religiones tenían a Dios como algo muy externo. Hasta los israelitas del Antiguo Testamento sentían que estaba Dios cuando se presentaba entre rayos y truenos. Pero Jesús nos enseñó que Dios está, no sólo cerca, sino en lo íntimo del alma. Dios es nuestro Padre que nos ama hasta el punto de vivir con nosotros, en unión del Hijo y el Espíritu Santo, que nos va enseñando lo que debemos hacer, si somos dóciles. Esta unión por medio del amor es muy diferente del ideal de un buen israelita, como los fariseos, cuyo ideal no era la unión con Dios, sino el cumplimiento de la Ley.

Para poder tener la unión íntima con Dios necesitamos mucha paz interior. Al despedirse les da Jesús su paz. También lo hará cuando resucite. Dice que es una paz distinta de la que da el mundo. En el mundo suelen decir que hay paz cuando no hay guerra; pero muchas veces esa paz está envuelta en odios y rencores, de modo que no permanece en lo íntimo del alma. Además siempre es transitoria. La paz que da Cristo es un fruto del Espíritu Santo, que se obtiene con el amor y permanece en el amor.

Hoy en la 2ª lectura, que es del Apocalipsis, se expone la visión de aquella ciudad santa bajada del cielo. Simbólicamente es la Iglesia, cuya cabeza es Cristo. Si seguimos sus enseñanzas, estaremos en la Verdad, guiados por el Espíritu. En la Iglesia hay mucha santidad y caridad, pero también hay manchas y pecados. En la 1ª lectura de hoy nos habla de que también en la primitiva cristiandad había disensiones. Por eso se tuvieron que reunir algunos apóstoles y ancianos en Jerusalén para dejarse guiar por el Espíritu en un ambiente de oración. Luego dieron un decreto para toda la Iglesia: “Ha parecido al Espíritu Santo y a nosotros...” Así ha sido en toda la historia de la Iglesia por medio de los concilios y la enseñanza del Papa.

No basta sólo la Biblia. Es necesario el magisterio vivo de la Iglesia, que va guiado por el Espíritu Santo. Jesús sabía que los humanos somos imperfectos y frágiles, pues a veces cambiamos las ideas y los sentidos de las ideas. Por eso prometió que enviaría al Espíritu Santo para que velase por el mantenimiento de la fe, enseñando lo que Jesús dijo. Alguno dirá que está clarito lo que Jesús dijo; pero Él lo dijo en otra lengua que no se habla y hasta en las traducciones se pueden cambiar muchas cosas. Por eso es necesaria una unidad, dentro de la paz y el amor. Esta unidad no es fácil verla muchas veces y por eso pedimos para que el Espíritu Santo nos ayude a tenerla.

La verdadera “ciudad santa” sólo se dará en el cielo. La Iglesia es como un signo; pero también la “ciudad santa” es nuestro corazón donde habita la Santísima Trinidad. Hagamos viva esa presencia con las muestras continuas de nuestro amor.

P. Silverio Velasco (España)


Mayo, mes de María
Flor del 5 de mayo: 
Madre de la Divina Gracia

Meditación: “Mujer, ahí tienes a tu hijo, después dijo al discípulo, he ahí a tu Madre” (Juan 19,26-27). Madre no sólo adoptiva sino que nos da la Vida, nos da a Cristo, más exactamente nos da la gracia santificante, la vida sobrenatural, algo físico y real que consiste en la unión con Cristo.

Oración: ¡Oh Madre de la Divina Gracia, que nos llevas a la Vida!. Muéstranos como Manantial de Gracia el camino hacia la verdadera Patria. Tu, llena de Gracia, sed la Salvación de nuestras pobres almas. Amén.

Decena del Santo Rosario (Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria).

Florecilla para este día: Poner los medios para estar en gracia de Dios.

Fuente: reinadelcielo.org


Mensaje de María Reina de la Paz

Mensaje de María Reina de la Paz del 2 de mayo de 2013

Queridos hijos, nuevamente los invito a amar y a no juzgar. Mi Hijo, por voluntad del Padre Celestial, estuvo en medio de ustedes para mostrarles el camino de la salvación, para salvarlos y no para juzgarlos. Si quieren seguir a mi Hijo, no deben juzgar sino amar, como el Padre del Cielo los ama a ustedes. Aun cuando estén muy mal, cuando caigan bajo el peso de la cruz, no desesperen, no juzguen, sino recuerden que son amados y alaben al Padre Celestial por su amor. Hijos míos, no se desvíen del camino por el que los guío. No corran hacia la perdición. Que la oración y el ayuno los fortalezcan de modo que puedan vivir como desea el Padre Celestial; para que sean mis apóstoles de la fe y del amor; para que vuestra vida bendiga a aquellos con quienes se encuentren; para que sean una sola cosa con el Padre Celestial y con mi Hijo. Hijos míos, esta es la única verdad, la verdad que lleva a vuestra conversión y luego a la conversión de todos los que encuentren y que no han conocido a mi Hijo, de todos aquellos que no saben qué significa amar. Hijos míos, mi Hijo les ha donado los pastores, oren por ellos. Gracias.


Nuevo video y artículo

Hay un nuevo video subido a este blog.
Para verlo tienes que ir al final de la página.

Hay nuevo material publicado en el blog
"Juan Pablo II inolvidable"
Puedes acceder en la dirección:


Nunca nos olvidemos de agradecer

Alguna vez leí que en el cielo hay dos oficinas diferentes para tratar lo relativo a las oraciones de las personas en la tierra:
Una es para receptar pedidos de diversas gracias, y allí los muchos ángeles que atienden trabajan intensamente y sin descanso por la cantidad de peticiones que llegan en todo momento.
La otra oficina es para recibir los agradecimientos por las gracias concedidas y en ella hay un par de ángeles aburridos porque prácticamente no les llega ningún mensaje de los hombres desde la tierra para dar gracias...
Desde esta sección de "Pequeñas Semillitas" pretendemos juntar una vez por semana (los domingos) todos los mensajes para la segunda oficina: agradecimientos por favores y gracias concedidas como respuesta a nuestros pedidos de oración.

Desde Rosario, Argentina, nuestra amiga y lectora de esta página Silvia Gómez agradece a Dios por el hermoso viaje que hizo la semana pasada a la provincia de Misiones y Cataratas de Iguazú, junto con su esposo Omar, y que le permitió conocer personalmente a Rosi Peralta, otra querida lectora de Pequeñas Semillitas, con la que mantenían una amistad virtual de varios años, que ahora se hizo real en el abrazo amistoso.

Quiero en este espacio agradecer a Dios Creador el don de la vida que me ha regalado, mis 62 años cumplidos ayer, los padres maravillosos que me dio que me educaron y me formaron como cristiano, mi familia, mi salud, mi trabajo, y esta hermosa posibilidad de ser apóstol de Jesús. También agradezco los muchísimos saludos recibidos con motivo del cumple (Felipe).


“Intimidad Divina”

Domingo 6 de Pascua

La Liturgia de la Palabra nos presenta hoy la situación de la Iglesia desde el día de la  Ascensión del Señor hasta cuando ella misma sea elevada a la gloria con él. La presencia corporal de Jesús es sustituida por una presencia espiritual interior prometida a cuantos le aman: “Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él y en él haremos morada” (Jn 14, 23). Jesús no habita ya hombre entre los hombres, sino que, Hijo de Dios, pone su morada en lo íntimo de sus fieles, mas no él solo, sino con el Padre y el Espíritu Santo, a los cuales está inseparablemente unido. San Agustín comenta: “Dios, Trinidad, Padre e Hijo y Espíritu Santo, vienen a nosotros cuando nosotros vamos a ellos: vienen a nosotros socorriéndonos, vamos a ellos contemplándolos; vienen llenándonos de su presencia, vamos a ellos acogiéndolos”. La inhabitación de la Trinidad es el don supremo que Cristo nos mereció con su muerte y resurrección y que él ofrece a quien corresponde a su amor escuchando y cumpliendo fielmente su palabra. Misterio inefable que para ser comprendido y vivido exige una especial iluminación divina.

También ésta la ha prometido Jesús a sus discípulos: “el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, ése os lo enseñará todo y os traerá a la memoria todo lo que yo os he dicho” (Jn 14, 26). Él es el maestro interior que nos lleva a la comprensión viva, íntima y experimental de las verdades anunciadas por Jesús, especialmente las del misterio de la Trinidad y de su inhabitación en los creyentes, y la llamada de éstos a la comunión personal con Cristo y con la Trinidad. Él sugiere el sentido genuino de las Escrituras y la inteligencia del plan divino para la salvación universal; él guía a la Iglesia en el cumplimiento de su misión. Esto se verificó con especial plenitud en la vida de la Iglesia primitiva cuando los apóstoles hablaban y obraban con total dependencia de él: “Ha parecido al Espíritu Santo y a nosotros…” (Hc 15, 28; primera lectura), declaraban al resolver la controversia acerca de las obligaciones que debían imponerse a los convertidos provenientes del paganismo. Es cosa humana e inevitable que en la vida de los individuos y de la Iglesia surjan problemas y divergencias, pero cuando la solución se busca y se toma con plena docilidad al Espíritu Santo, a sus inspiraciones interiores y a su indicaciones a través de quien tiene el oficio de interpretar la voluntad divina, todo se resuelve en bien y en paz.

La paz es precisamente el don que Jesús ha dejado a sus discípulos tras haberles asegurado la presencia de la Trinidad en sus corazones y la asistencia del Espíritu Santo. “La paz os dejo, mi paz os doy; no como el mundo la da os la doy yo” (Jn 14, 27). Es la paz fundada en las buenas relaciones con Dios, en la observancia de su palabra, en la comunión íntima con él; la paz de quien se deja guiar por el Espíritu Santo y obra a la luz de su inspiración. Paz que no dispensa del sufrimiento en este mundo, pero que infunde ánimo para afrontar también la lucha cuando es necesaria para mantenerse fieles a Dios. Paz que será completa y sin sombra alguna de turbación en la Jerusalén celestial donde Cristo, “el Cordero”, será “la lámpara” que iluminará (Ap 21, 23; segunda lectura) y la alegría que regocijará para siempre a los elegidos.

En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, que vosotros estáis en mí y que yo estoy en vosotros… Entonces podremos ver lo que ahora creemos. También ahora está Él entre nosotros, y nosotros en Él; mas ahora lo creemos, entonces lo conoceremos por la contemplación. Mientras vivimos en este cuerpo corruptible y pesado al alma, como es ahora, vivimos como peregrinos fuera del Señor, porque caminamos por la fe, no por la contemplación… Y que nosotros, aun ahora estamos en Él, lo expresa con bastante claridad cuando dice: Yo soy la vida y vosotros los sarmientos. Pero en aquel día en que vivamos con la vida, que absorbe a la muerte veremos que Él está en el Padre, nosotros en Él y Él en nosotros; porque entonces llegará a la perfección lo que ahora Él tiene ya comenzado, es decir, su morada en nosotros y la nuestra en Él. Nos deja la paz cuando va a partir, y nos dará su paz cuando venga el fin del mundo. Nos deja la paz en este mundo, nos dará su paz en el otro. Nos deja su paz para que, permaneciendo en ella, podamos vencer al enemigo; nos dará su paz cuando reinemos libres de enemigos. Nos deja su paz para que aquí nos amemos unos a otros, nos dará su paz allí donde no podamos tener diferencias. (San Agusín)

P. Gabriel de Sta. M. Magdalena O.C.D. 
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-
.

1 comentario:

  1. me da gusto que siga con su labor de evangelizar..pequeñas semillitas que algun dia daran frutop Dios mediante..no pierda por nada del mundo ni por ninguna circunstancia esa fe en Dios que se manifeista a traves de este y todos los medios posibles es bueno saber que hay personas que usan la tecnologia para hacer un bien y no un mal...es mejor sembrar esperanza que maldad no cree??????????

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.