miércoles, 9 de diciembre de 2009

Pequeñas Semillitas 0927

PEQUEÑAS SEMILLITAS


Número 0927 ~ Miércoles 9 de Diciembre de 2009
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)


Hola !!!
La salvación que Jesús nos trae es para todos. Para poder acogerla hay que preparar el camino y preguntarnos qué cosas quedan por “allanar”, “rellenar”, “rebajar”, “enderezar”, “nivelar”... en nuestro camino personal y comunitario. Jesús te trae el amor, la paz, la libertad. Y ahora ¿qué tienes que hacer? Pues convertirte en salvación de Dios para los demás. Encárgate de allanar, enderezar e igualar las escandalosas desigualdades que existen en el mundo.


La Palabra de Dios :
Evangelio del día


En aquel tiempo, respondiendo Jesús, dijo: «Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso. Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera».
(Mateo 11, 28-30)

Comentario
Hoy, acaba el ciclo de lecturas feriales que tienen por protagonista al profeta Isaías. Él nos hace caer en la cuenta de que la actualidad de la venida del Mesías fue anunciada proféticamente.
Esperar el retorno del Señor, su “adventus”, exige al creyente un claro propósito de no desfallecer, pase lo que pase mientras tanto. Porque no podemos ignorar que la espera no siempre resulta ligera, y se puede llegar a pensar que, de hecho, vista la propia flaqueza, no se alcanzará la perseverancia de una vida cristiana con tenacidad. La tentación del desánimo está siempre cerca de quienes somos débiles por naturaleza.
También nos puede traicionar el olvido de que el Reino se abre paso sobre todo por la voluntad de Dios, a pesar de las resistencias de quienes no tenemos una “determinada determinación”, suficientemente decidida, para buscarlo por encima de todo y con absoluta prioridad. Demasiadas veces nos lamentamos de nuestro cansancio: un poco hemos pasado cuentas y nos hemos percatado de la poquedad de los resultados conseguidos y, sin poderlo evitar, nos sale del alma una queja dirigida al Señor, más o menos explícita, como preguntándole cómo es que no nos ha ayudado suficientemente, cómo es posible que no haya reparado en el trabajo que hemos realizado. ¡He aquí nuestro pecado! Convertimos a Dios en nuestro ayudante, en lugar de comprender que la iniciativa es siempre suya y que es suyo el esfuerzo principal.
Isaías, en esta perspectiva escatológica que marca las primeras semanas del Adviento, nos recuerda cuán grande e irresistible es el poder del Santo.
En Jesucristo encontramos el cumplimiento de estas palabras del profeta. «Venid a mí (...) y hallaréis descanso» (Mt 11,28). En el Señor, en su corazón amoroso, todos encontramos el descanso necesario y la fuerza para no desfallecer y, así, poder esperarlo con una caridad renovada, mientras que nuestra alma no cesa de bendecirlo y nuestra memoria no olvida sus favores.
Jaume GONZÁLEZ i Padrós (Barcelona, España)


Santoral Católico :
San Juan Diego

Juan Diego nació en 1474 en el "calpulli" de Tlayacac en Cuauhtitlán, México, establecido en 1168 por la tribu nahua y conquistado por el jefe Azteca Axayacatl en 1467. Cuando nació recibió el nombre de Cuauhtlatoatzin, que quiere decir "el que habla como águila" o "águila que habla". Juan Diego perteneció a la más numerosa y baja clase del Imperio Azteca, sin llegar a ser esclavo. Se dedicó a trabajar la tierra y fabricar matas las que luego vendía. Poseía un terreno en el que construyó una pequeña vivienda. Contrajo matrimonio con una nativa pero no tuvo hijos.

Entre 1524 y 1525 se convierte al cristianismo y fue bautizado junto a su esposa, él recibió el nombre de Juan Diego y ella el de María Lucía. Fueron bautizados por el misionero franciscano Fray Toribio de Benavente, llamado por los indios "Motolinia" o "el pobre".

Antes de su conversión Juan Diego ya era un hombre piadoso y religioso. Era muy reservado y de carácter místico, le gustaba el silencio y solía caminar desde su poblado hasta Tenochtitlán, a 20 kilómetros de distancia, para recibir instrucción religiosa. Su esposa María Lucía falleció en 1529. En ese momento Juan Diego se fue a vivir con su tío Juan Bernardino en Tolpetlac, a sólo 14 kilómetros de la iglesia de Tlatilolco, Tenochtitlán. Durante una de sus caminatas camino a Tenochtitlán, que solían durar tres horas a través de montañas y poblados, ocurre la primera aparición de Nuestra Señora, en el lugar ahora conocido como "Capilla del Cerrito", donde la Virgen María le habló en su idioma, el náhuatl.

Juan Diego tenía 57 años en el momento de las apariciones, ciertamente una edad avanzada en un lugar y época donde la expectativa de vida masculina apenas sobrepasaba los 40 años. Luego del milagro de Guadalupe, Juan Diego fue a vivir a un pequeño cuarto pegado a la capilla que alojaba la santa imagen, tras dejar todas sus pertenencias a su tío Juan Bernardino. Pasó el resto de su vida dedicado a la difusión del relato de las apariciones entre la gente de su pueblo.

Murió el 30 de mayo de 1548, a la edad de 74 años. Juan Diego fue beatificado en abril de 1990 por el Papa Juan Pablo II. Y fue canonizado por el mismo Juan Pablo Ii, quien viajó a ciudad de México para presidir la ceremonia el 31 de julio de 2002.


Pensamiento


"Año tras año, al llegar el Adviento,
oímos que es un tiempo de cambio y preparación.
Pero, ¿cambia “algo” en nuestra vida?"


Tema del día : Comulgar


La comunión del Cuerpo y la Sangre de Cristo da la vida eterna. El distintivo de los cristianos es esto: tener limpio de toda mancha el cuerpo y el espíritu con la Sangre de Cristo y practicar la santidad en el temor de Dios y en el amor de Cristo; y no tener defectos ni algo semejante, sino ser santos e inmaculados y entonces comer el Cuerpo de Cristo y tomar su Sangre

Cuando alguien comulga, no comprendiendo el significado por el cual se recibe la comunión del Cuerpo y de la Sangre de Cristo, no tiene ningún beneficio; y quien indignamente comulga está juzgado. Por lo tanto quien comiera el pan o bebiera el cáliz del Señor indignamente, será culpable del cuerpo y de la Sangre del Señor.

Examínese cada uno a sí mismo antes de comer el pan y beber el cáliz y luego coma este pan y beba este cáliz, porque aquel que come y bebe no distinguiendo el Cuerpo del Señor, será condenado (1ª Corintios 11:27-29).

Comulgar cotidianamente es obra buena y muy útil. Porque Cristo claramente dijo: "Porque mi Carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida" (Juan 6:55). ¿Quién entonces podrá dudar que tener sin interrupción la participación a la vida, no quiere decir vivir saciadamente de la riqueza de la Vida?

Desconozco el autor


Poesía


La Eucaristía


Es misterio
Es sacramento
Es sacrificio
Como misterio, se cree
Como sacramento, se recibe
Como sacrificio, se ofrece.
Se propone al entendimiento como misterio.
Se da al alma como alimento
Se ofrece a Dios como homenaje
Como misterio, anonada.
Como sacramento, alimenta
Como sacrificio, redime.
Como misterio, es admirable.
Como sacramento, es deleitable.
Como sacrificio, es inefable.
Como misterio, es impenetrable.
Como sacramento, es presencia real.
Como sacrificio, alimenta.
Como misterio, es impenetrable.
Como sacramento, es sabrosísimo.
Como sacrificio, es valiosísimo.
Como misterio, debo meditarlo.
Como sacramento, debo gustarlo.
Como sacrificio, debo apreciarlo sobre todo.
Es misterio de fe. Debo creerlo.
Es sacramento de amor. Debo amarlo.
Es sacrificio de Dios. Debo confiar en él.
Como misterio se esconde en el Sagrario.
Como sacramento, alimenta... es convite, es comunión.
Como sacrificio, se inmola... es víctima... es la Santa Misa.

¡Oh Misterio Adorable! El Sagrario será mi refugio.
¡Oh Sacramento Dulcísimo! Comulgar será mi mayor deseo.
¡Oh Sacrificio Estupendo! La misa será mi prioridad de vida.

Desconozco el autor


Meditación breve


El maestro caminaba con sus discípulos. Avanzaban apiñados aprendiendo de todos y de todo.
La sabiduría del Maestro sacaba tema de cualquier cosa: animales, canciones, elementos de la naturaleza, refranes, acertijos... Todo era nuevo o todo lo hacía nuevo. Aquel día -era ya el atardecer-, se le ocurrió preguntar:
"Sabemos que ahora empieza la noche, pero ¿saben ustedes cuándo amanece? ¿Cuándo es de día?"
Los alumnos demostraron su ingenio diciendo cada uno, con más o menos tino y gracia: "cuando distingues una cabra de un toro... al lechero del guardia de tráfico... un árbol de una farola... una bombilla de un balón de fútbol... un paraguas de una nube...".
El Maestro escuchaba e insistía para que siguieran discurriendo, hasta que se agotaron las respuestas. Al final dijo él con mucho aplomo y ternura: "Cuando miras a una persona y reconoces en ella a tu hermana o a tu hermano, entonces es de día... Si no es así, sea la hora que sea, sigue siendo noche para ti"


Pedidos de oración


Pedimos oración por Fátima Belén -Fati- una niña de Córdoba, Argentina, de 6 años de edad, que tiene diagnóstico de leucemia y está en plan de tratamiento oncohematológico. Este tratamiento es complejo y muy duro de afrontar para la pequeña y su familia, por lo que elevamos nuestras oraciones a la Virgen de Lourdes para que les dé la fortaleza necesaria, con la fe puesta en la gracia de la curación que le traiga el Niño Jesús.


Pedimos oración por Mariel V. que se encuentra en coma profundo por un accidente cerebro vascular. A María Inmaculada le oramos para que interceda ante su Hijo Jesús por su recuperación.


Pedimos oración por los integrantes de la familia Pomar, de Argentina, cuyos cuerpos fueron encontrados ayer, fallecidos en un accidente carretero hace 25 días. Que sus almas descansen junto al Señor y sus familiares encuentren la paz en María.


Pedimos oración por Gabriela Cecilia M., de Argentina, embarazada de once semanas y con amenaza de pérdida. Que la Virgen María del Adviento le conceda la gracia de seguir adelante con su embarazo en forma normal.


Pedimos oración por Olivia C. que vive en Tijuana, México, y padece de cáncer de mama, diabetes e hipertensión arterial, para que el Buen Jesús le conceda alivio en sus enfermedades y fortaleza espiritual para asumirlas.


Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades, para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia; escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos, y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad, la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu Hijo ha llamado dichosos, y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén.


El rincón de los lectores


Este es un espacio destinado a los lectores de Pequeñas Semillitas. Aquí podrán reflejar sus comentarios y opiniones, tanto acerca de los temas tratados en esta página como también sobre cualquier asunto de interés general.
Para que tu mensaje se publique debes dirigirlo por mail a pequesemillitas@gmail.com con el título "El rincón de los lectores" y deberá ser muy breve y no contener conceptos agraviantes para nada ni para nadie.
Los mensajes serán moderados por el propietario de esta página y se publicarán a medida que el tiempo y el espacio en la misma lo permitan, y no se admitirán réplicas o respuestas públicas a mensajes anteriores de otros lectores.


# José Alexander Ortiz - 7 de Diciembre de 2009 - Paraguay
J_ORTIZ@cu.coop.py

Hola, con todo respeto y humildad me atrevo a escribirles.
Soy Alexander, de Paraguay, en mi corta edad de 22 años la vida me ha enseñado muchas cosas buenas y malas y sobre todo me ayudó a seguir el camino de Cristo. Yo quería compartir mi libro de vida con ustedes, no sé si eso es egoísmo pero es un testimonio. Vengo de una familia media, desde pequeño me criaron en el amor a Cristo. Estuve en el convento (seminario) de Nuestra Señora de los Ángeles desde los 15 años hasta el final de 2007, cosas de la vida impidieron que siga, tal vez una fe muy chiquita o simplemente me di cuenta que no era feliz.. Hoy nuevamente la vida me pone en una crisis pues vivo con unos tíos, y mi tía está padeciendo de un cáncer que veo que día a día la está matando. He visto morir a mi madre poco a poco eso fue doloroso, tal vez una etapa superada, y hoy me toca lo mismo, pero gracias a Dios fui creciendo en sabiduría y sobre todo aferrado a Cristo y su Madre, que me ayudan día a día para que no me apague como persona, la vida es tan bella pero la complicamos… es tan fácil de vivir si realmente estamos en Cristo.
Sólo me atreví a escribir para decirles a las persona que pasan un mal momento en su vida que no se apaguen, todo los contrario, luchen por vivir día a día y sobre todo oren que eso es un alimento para el ser humano.
Que dios bendiga su tarea... paz y bien.
Alexander


# Elba F. de Vera - 7 de Diciembre de 2009 - Asunción, Paraguay
elbafdevera@tigo.com.py

Don Felipe
Desde esta ciudad de lapachos y jazmines, que es Asunción, Paraguay, pese a sus problemas como todos los países sudamericanos, quiero enviarle un saludo cariñoso, bendiciones para esta Navidad, y que el año 2010, sea de mucha más bendiciones de mamá María y que Dios le dé salud para proseguir, con su jardín que es como un bálsamo para el alma.
Un abrazo a Melissa.
Elba


Reflexión Mariana


Cuando pensamos que María es verdadera Madre de Dios, nos entra una confianza muy grande porque también sabemos que es Madre nuestra. Somos hermanos de Dios porque tenemos una misma Madre, la Virgen, que quiere que sus hijos estén en paz y hace las paces entre ellos. Por eso si hemos pecado, no tengamos miedo, sino arrojémonos a los pies de María y pidámosle que nos reconcilie con su divino Hijo Jesús, nuestro Hermano y Dios. Es cierto que María no es Madre de Dios en la eternidad, porque Dios es eterno y María es una criatura. Pero María es la Madre de Dios en el tiempo porque es Madre de Jesús que es Dios, y así es verdadera Madre de Dios, y lo seguirá siendo para siempre. Acudamos, pues, a esta Princesa, y confiémosle todos nuestros problemas que Ella sabrá presentarlos a su Dios, a su Hijo, y nos obtendrá de Él las gracias que necesitamos en cada situación. Confiemos en María, ya que no hay nada más seguro que confiar en Ella ciegamente en todo.


Felipe de Urca
-Jardinero de Dios-


.

1 comentario:

  1. Doctor Felipe, mil gracias por el pps de la Santa Misa, está precioso y me llegó por varios lugares, me conmovió mucho. Que el Señor lo bendiga y también a todo su trabajo que es para el Reino de Dios.
    Catalina
    M.L.C.E.J.

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.