miércoles, 7 de octubre de 2009

Pequeñas Semillitas 0864

PEQUEÑAS SEMILLITAS


Número 0864 ~ Miércoles 7 de Octubre de 2009
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)


Hola !!!
Hoy es el día de la Virgen María del Rosario. Una advocación hermosa de nuestra Madre que nos vincula con el rezo del Santo Rosario, oración maravillosa que nos permite recorrer paso a paso la vida, pasión, muerte y resurrección de Jesús. El Rosario es una práctica muy recomendada por Ella misma como camino que nos acerca a la salvación.
Asimismo en Córdoba, Argentina, hoy se conmemora la celebración de la Virgen del Rosario del Milagro, patrona de la arquidiócesis local por lo cual incluímos también una breve referencia en esta edición.


La Palabra de Dios :
Evangelio del día


Sucedió que, estando Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, le dijo uno de sus discípulos: «Señor, enséñanos a orar, como enseñó Juan a sus discípulos». Él les dijo: «Cuando oréis, decid: Padre, santificado sea tu Nombre, venga tu Reino, danos cada día nuestro pan cotidiano, y perdónanos nuestros pecados porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe, y no nos dejes caer en tentación».
(Lucas 11, 1-4)

Comentario
Hoy vemos cómo uno de los discípulos le dice a Jesús: «Señor, enséñanos a orar, como enseñó Juan a sus discípulos» (Lc 11,1). La respuesta de Jesús: «Cuando oréis, decid: Padre, santificado sea tu Nombre, venga tu Reino, danos cada día nuestro pan cotidiano, y perdónanos nuestros pecados porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe, y no nos dejes caer en tentación» (Lc 11,2-4), puede ser resumida con una frase: la correcta disposición para la oración cristiana es la disposición de un niño delante de su padre.
Vemos enseguida que la oración, según Jesús, es un trato del tipo “padre-hijo”. Es decir, es un asunto familiar basado en una relación de familiaridad y amor. La imagen de Dios como padre nos habla de una relación basada en el afecto y en la intimidad, y no de poder y autoridad.
Rezar como cristianos supone ponernos en una situación donde vemos a Dios como padre y le hablamos como sus hijos: «Me has escrito: ‘Orar es hablar con Dios. Pero, ¿de qué?’. —¿De qué? De Él, de ti: alegrías, tristezas, éxitos y fracasos, ambiciones nobles, preocupaciones diarias..., ¡flaquezas!: y hacimientos de gracias y peticiones: y Amor y desagravio. En dos palabras: conocerle y conocerte: ¡tratarse!’» (San Josemaría).
Cuando los hijos hablan con sus padres se fijan en una cosa: transmitir en palabras y lenguaje corporal lo que sienten en el corazón. Llegamos a ser mejores mujeres y hombres de oración cuando nuestro trato con Dios se hace más íntimo, como el de un padre con su hijo. De eso nos dejó ejemplo Jesús mismo. Él es el camino.
Y, si acudes a la Virgen, maestra de oración, ¡qué fácil te será! De hecho, «la contemplación de Cristo tiene en María su modelo insuperable. El rostro del Hijo le pertenece de un modo especial (...). Nadie se ha dedicado con la asiduidad de María a la contemplación del rostro de Cristo» (Juan Pablo II).
Rev. D. Joaquim FONT i Gassol (Igualada, Barcelona, España)


Santoral Católico

Nuestra Señora del Rosario

Martirologio Romano: Memoria de la santísima Virgen María del Rosario.
En este día se pide la ayuda de la santa Madre de Dios por medio del Rosario o corona mariana, meditando los misterios de Cristo bajo la guía de aquélla que estuvo especialmente unida a la encarnación, pasión y resurrección del Hijo de Dios.

El rezo del Santo Rosario es una de las devociones más firmemente arraigada en el pueblo cristiano. Popularizó y extendió esta devoción el papa san Pío V en el día aniversario de la victoria obtenida por los cristianos en la batalla de Lepanto (1571), victoria atribuída a la Madre de Dios, invocada por la oración del Rosario. Más hoy la Iglesia no nos invita tanto a rememorar un suceso lejano cuanto a descubrir la importancia de María dentro del misterio de la salvación y a saludarla como Madre de Dios, repitiendo sin cesar: Ave María. La celebración de este día es una invitación a meditar los misterios de Cristo, en compañía de la Virgen María, que estuvo asociada de un modo especialísimo a la encarnación, la pasión y la gloria de la resurrección del Hijo de Dios.


Nuestra Señora del Rosario del Milagro
de Córdoba (Argentina)


La celebración de la Fiesta de Nuestra Señora del Rosario del Milagro como patrona de la arquidiócesis de Córdoba ha sido en todo tiempo, y lo es actualmente, ocasión de acción de gracias a Dios por su providencia sobre esta Iglesia en particular y, a la vez, tarea con la que buscamos responder al desafío de una nueva evangelización desde la religiosidad popular.

Más información: http://ar.geocities.com/misa_tridentina/doc/mil_cba.html


Pensamiento


"El Rosario, aunque se distingue por su carácter mariano, es una oración centrada en la cristología. En la sobriedad de sus partes, concentra en sí la profundidad de todo el mensaje evangélico, del cual es como un compendio"
Juan Pablo II


Tema del día :
El Santo Rosario


Allá por el siglo XIII, en tiempos de las cruzadas, un fraile llamado Santo Domingo de Guzmán tuvo una idea genial: "inventó" el Rosario como hoy lo conocemos.

¿Qué es el Rosario? ¿En qué consiste esa oración que tanto agrada a la bella Señora vestida de luz? Es la combinación de las oraciones más bellas, las oraciones predilectas, las más hermosas: el Padrenuestro, el Avemaría, el Gloria.

Cuando los Apóstoles le rogaron al Maestro: "Enséñanos a orar", Jesús les enseñó el Padrenuestro. ¡Qué decir del Avemaría! Es un piropo. Oración simple, breve, pero grande como el universo. En un Avemaría se fusionan palabras del arcángel Gabriel, de Santa Isabel y de la Iglesia. Es la primera oración que aprende el niño y la última que suspira el moribundo; el grito del pecador, la súplica del enfermo...

Y en el Rosario se dice diez, veinte..., cincuenta veces el Avemaría. ¿Por qué repetir tantas veces la misma oración? El Rosario es... como un ramo de flores. Cuando se quiere a la persona amada, no bastan tres o cuatros rosas. ¡Cuántas más, mejor! Cuando uno está enamorado, no se cansa de decirle a su amor: "te quiero", "me encanta estar contigo". Ciertamente se lo repetirá cien y mil veces. Eso es el Rosario. Una lluvia de alabanzas y versos de amor a la Madre de Dios. Es también una meditación cordial de la vida de Jesús y una súplica por nosotros, para que nos asista en el presente y en el momento del encuentro final y definitivo. Es el Evangelio resumido, concentrado, en miniatura.

El Rosario ha conservado la fe por siglos. Fue el arma que venció en Lepanto y que viajó con Cristóbal Colón hasta anclar en el continente americano. ¿Fue quizás casualidad que la carabela de los descubridores se llamara "Santa María"?

Son muchas las familias que lo rezan hacia el final de su jornada. El Papa Juan Pablo II nos enseña en su mensaje, que el Rosario "reúne a la familia contemplando a Jesucristo y recupera la capacidad de volverse a mirar a los ojos, para comunicarse, solidarizarse, perdonarse, comenzar de nuevo, con amor renovado".

Fuente: Catholic.net
Autor: P. Juan Pablo Ledesma



En el siguiente link se accede a una página en la que se describe con todo detalle cómo se lo reza, cuáles son los misterios que corresponden a cada día de la semana comentados e ilustrados, más algunas oraciones y las letanías: http://www.franciscanos.org/oracion/rosario.html


Oración a la Virgen del Rosario del Milagro


Santísima Virgen María,
Nuestra Señora del Rosario del Milagro,
Por tu travesía sobre las olas del mar,
Por tu arribo al Puerto del Callao,
Por la veneración que te tributaron en Lima
Los primeros santos latinoamericanos,
Y, en nuestra Córdoba, San Francisco Solano
y los santos Alonso Rodríguez y Juan del Castillo,
por los méritos de tu Hijo crucificado
cuya imagen acompañabas hasta nuestra patria Argentina,
por haber elegido esta ciudad
para establecer tu trono de misericordia,
escucha la oración de tu Pueblo.

Ten misericordia de los tristes y abatidos,
De quienes están solos o encarcelados,
De los pobres y desamparados,
De los enfermos y discapacitados,
De nuestros familiares y amigos difuntos.
Sostén con tu intercesión
a quienes se esfuerzan cada día por vivir el Evangelio,
Que se mantengan unidos los esposos
Que han recibido el sacramento del matrimonio,
Que los niños y jóvenes asuman los ideales evangélicos,
Que no falte disponibilidad para consagrarse
en la vida sacerdotal y religiosa.

Te pedimos que haya paz, alegría y prosperidad
en nuestros hogares, nuestra patria y el mundo entero.
Virgen del Milagro, ruega por nosotros que acudimos a ti.
Amén


Pedidos de oración


Pedimos oración por las siguientes personas de Mar del Plata, Argentina: Natalia C. G. y Cristian G., que están pasando por un delicado estado de salud; Karina R. que pronto va a ser operada y además no está pasando por un buen momento en su matrimonio; y por el eterno descanso de Nelly L. que partió hacia la casa del Padre el pasado día 4. Oramos por todos ellos.


Pedimos oraciones por Roberto, de Villa Carlos Paz, Argentina, enfermo de cáncer y con algunos problemas y complicaciones en estos días. Que Dios y la Virgen lo protejan y lo ayuden a salir adelante.


Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades, para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia; escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos, y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad, la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu Hijo ha llamado dichosos, y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén.


Reflexión Mariana


Debemos estar convencidos que sin María ya hubiéramos perecido en las fauces de los demonios hace ya mucho tiempo, porque María nos ha cuidado siempre, incluso cuando tal vez estábamos lejos de Ella y de su Hijo, porque María sabía que luego de nuestro desvío íbamos a volver al redil como una ovejita que busca a su pastor. Entonces María nos ha cuidado siempre, también cuando estábamos lejos de Ella. Y así hoy podemos decir que si estamos aquí, si somos fieles a Dios, si vivimos en gracia y en amistad con el Señor, es por obra de la Virgen, que ha tenido sus desvelos por nosotros y nos ha cuidado y protegido en todo tiempo del maligno enemigo. Creo que si estamos leyendo esto es porque María nos ha elegido particularmente porque nos ama particularmente. Devolvámosle nuestro amor tierno y sincero, ahora que sabemos que gracias a Ella estamos donde estamos. ¡Felices nosotros que tenemos tan gran Defensora!


Felipe de Urca
-Jardinero de Dios-


.

1 comentario:

  1. Me encanta este blos, pues ya es hora que alguien se preocupe de comunicar la palabra de díos.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.