viernes, 2 de octubre de 2009

Pequeñas Semillitas 0859

PEQUEÑAS SEMILLITAS


Número 0859 ~ Viernes 2 de Octubre de 2009
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)


Hola !!!
Cuando haya problemas, no te desesperes, contempla. El mundo nos ofrece un paisaje maravilloso a cada esquina. Nuestra familia y amigos ofrecen otro paisaje muy peculiar. Así que, en vez de entrar en el remolino de problemas, contempla sobre el paisaje del momento. Mira lo bueno, lo bello y lo increíble que surge en cada segundo. Aprecia los esfuerzos de otros y aprende a disfrutar el instante, sin afanarte tanto. Entonces, naturalmente las soluciones surgirán en tu mente.


La Palabra de Dios :
Evangelio del día


En aquel tiempo, Jesús dijo: «¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que se han hecho en vosotras, tiempo ha que, sentados con sayal y ceniza, se habrían convertido. Por eso, en el Juicio habrá menos rigor para Tiro y Sidón que para vosotras. Y tú, Cafarnaúm, ¿hasta el cielo te vas a encumbrar? ¡Hasta el Hades te hundirás! Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha; y quien a vosotros os rechaza, a mí me rechaza; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado».
(Lucas 10, 13-16)

Comentario
Hoy vemos a Jesús dirigir su mirada hacia aquellas ciudades de Galilea que habían sido objeto de su preocupación y en las que Él había predicado y realizado las obras del Padre. En ningún lugar como Corazín, Bet-Saida y Cafarnaúm había predicado y hecho milagros. La siembra había sido abundante, pero la cosecha no fue buena. ¡Ni Jesús pudo convencerles...! ¡Qué misterio, el de la libertad humana! Podemos decir “no” a Dios... El mensaje evangélico no se impone por la fuerza, tan sólo se ofrece y yo puedo cerrarme a él; puedo aceptarlo o rechazarlo. El Señor respeta totalmente mi libertad. ¡Qué responsabilidad para mí!
Las expresiones de Jesús: «¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti, Betsaida!» (Lc 10,13) al acabar su misión apostólica expresan más sufrimiento que condena. La proximidad del Reino de Dios no fue para aquellas ciudades una llamada a la penitencia y al cambio. Jesús reconoce que en Sidón y en Tiro habrían aprovechado mejor toda la gracia dispensada a los galileos.
La decepción de Jesús es mayor cuando se trata de Cafarnaúm. «¿Hasta el cielo te vas a encumbrar? ¡Hasta el Hades te hundirás!» (Lc 10,15). Aquí Pedro tenía su casa y Jesús había hecho de esta ciudad el centro de su predicación. Una vez más vemos más un sentimiento de tristeza que una amenaza en estas palabras. Lo mismo podríamos decir de muchas ciudades y personas de nuestra época. Creen que prosperan, cuando en realidad se están hundiendo.
«Quien a vosotros os escucha, a mí me escucha» (Lc 10,16). Estas palabras con las que concluye el Evangelio son una llamada a la conversión y traen esperanza. Si escuchamos la voz de Jesús aún estamos a tiempo. La conversión consiste en que el amor supere progresivamente al egoísmo en nuestra vida, lo cual es un trabajo siempre inacabado. San Máximo nos dirá: «No hay nada tan agradable y amado por Dios como el hecho de que los hombres se conviertan a Él con sincero arrepentimiento».
Rev. D. Josep RIBOT i Margarit (Tarragona, España)


Santoral Católico

Fiesta de los Ángeles Custodios

En la Biblia la palabra Ángel significa "Mensajero", un espíritu purísimo que está cerca de Dios para adorarlo, y cumplir sus órdenes y llevar sus mensajes a los seres humanos.

En el siglo II el gran sabio Orígenes señalaba que "los cristianos creemos que a cada uno nos designa Dios un ángel para que nos guíe y proteja".

En el Nuevo Testamento es tan viva la creencia de que cada uno tiene un ángel custodio, que cuando San Pedro al ser sacado de la cárcel llega a llamar a la puerta de la casa donde están reunidos los discípulos de Jesús, ellos creen al principio, que no es Pedro en persona y exclaman: "Será su ángel" (Hechos 12, 15).

En el año 800 se celebraba en Inglaterra una fiesta a los Ángeles de la Guarda y desde el año 1111 existe una oración muy famosa al Ángel de la Guarda. Dice así: "Ángel del Señor, que por orden de su piadosa providencia eres mi guardián, custódiame en este día (o en esta noche) ilumina mi entendimiento, dirige mis afectos, gobierna mis sentimientos, para que jamás ofenda a Dios Señor. Amen"

Y en el año 1608 el Sumo Pontífice extendió a toda la Iglesia universal la fiesta de los Ángeles Custodios y la colocó el día 2 de octubre.


Pensamiento


"Ángel de mi guarda, mi dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día, hasta que me pongas en los brazos de Jesús, José y María"


Tema del día :
La misión de los ángeles


Dios es el Creador no sólo de todo el mundo visible, sino también de las "cosas invisibles", incluyendo la existencia de los ángeles, llamados a declararse en favor de Dios o contra Dios mediante un acto radical e irreversible de adhesión o de rechazo de su voluntad de salvación.

Según la Sagrada Escritura, los ángeles, en cuanto criaturas puramente espirituales, se presentan a la reflexión de nuestra mente como una especial realización de la "imagen de Dios", Espíritu perfectísimo, como Jesús recuerda a la mujer samaritana con las palabras; "Dios es espíritu" (Jn 4, 24). Los ángeles son, desde este punto de vista, las criaturas más cercanas al modelo divino.

El nombre que la Sagrada Escritura les atribuye indica que lo que más cuenta en la Revelación es la verdad sobre las tareas de los ángeles respecto a los hombres: ángel (angelus) quiere decir, en efecto, "mensajero". El término hebreo "malak", usado en el Antiguo Testamento, significa más propiamente "delegado" o "embajador". Los ángeles, criaturas espirituales, tienen función de mediación y de ministerio en las relaciones entre Dios y los hombres.

El Antiguo Testamento subraya sobre todo la especial participación de los ángeles en la celebración de la gloria que el Creador recibe como tributo de alabanza por parte del mundo creado. Los Salmos de modo especial se hacen intérpretes de esa voz (...)

El Nuevo Testamento puso de relieve las tareas de los ángeles respecto a la misión de Cristo como Mesías y, ante todo, con relación al misterio de la Encarnación del Hijo de Dios, como constatamos en la narración de la anunciación del nacimiento de Juan el Bautista (cf. Lc 1, 11), de Cristo mismo (cf. Lc 1, 26), en las explicaciones y disposiciones dadas a María y José (cf. Lc 1, 30-37; Mt 1, 20-21), en las indicaciones dadas a los pastores la noche del Nacimiento del Señor (cf. Lc 2, 9-15), en la protección del Recién Nacido ante el peligro de la persecución de Herodes (cf. Mt 2, 13).

Más adelante los Evangelios hablan de la presencia de los ángeles durante el ayuno de Jesús en el desierto a lo largo de 40 días (cf. Mt 4, 11) y durante la oración en Getsemaní (cf. Lc 22, 43). Después de la Resurrección de Cristo será también un ángel, que se apareció en forma de un joven, quien dirá a las mujeres que habían acudido al sepulcro y estaban sorprendidas por el hecho de encontrarlo vacío: "No os asustéis. Buscáis a Jesús Nazareno, el crucificado; ha resucitado, no está aquí... Pero id a decir a sus discípulos..." (Mc 16, 6-7). María Magdalena, que se ve privilegiada por una aparición personal de Jesús, ve también a dos ángeles (Jn 20, 12-17; cf. también Lc 24, 4). Los ángeles "se presentan" a los Apóstoles después de la desaparición de Cristo para decirles: "Hombres de Galilea, ¿qué estáis mirando al Cielo? Ese Jesús que ha sido arrebatado de entre vosotros al Cielo, vendrá como le habéis visto ir al Cielo" (Act 1, 11). Son los ángeles de la vida, de la pasión y de la gloria de Cristo. Los ángeles de Aquel que, como escribe San Pedro, "está a la diestra de Dios, después de haber ido al Cielo, una vez sometidos a Él ángeles, potestades y poderes" (1 Pe 3, 22).

Y si pasamos a la nueva venida de Cristo, es decir, a la "parusía", hallamos que todos los sinópticos hacen notar que "el Hijo del hombre... vendrá en la gloria de su Padre con los santos ángeles" (así Mc 8, 38, Mt 16, 27 y Mt 25, 31, en la descripción del juicio final; y Lc 9, 26; cf. también San Pablo, 2 Tes 1, 7).

Se puede, por tanto, decir que los ángeles, como espíritus puros, no sólo participan en el modo que les es propio de la santidad del mismo Dios, sino que en los momentos clave, rodean a Cristo y lo acompañan en el cumplimiento de su misión salvífica respecto a los hombres. De igual modo también toda la Tradición y el Magisterio ordinario de la Iglesia ha atribuido a lo largo de los siglos a los ángeles este carácter particular y esta función de ministerio mesiánico.

Juan Pablo II
Audiencia General . Miércoles 30 de julio de 1986


Meditación breve


Dios no sólo sana los males físicos del cuerpo, sino también las heridas emocionales del corazón y la mente. Agradezco el amor curativo de Dios, que está en mi corazón en este mismo momento, purificando y retirando toda sensación de lesión o herida.
A fin de ayudar a Dios en su ayuda, dejo de alimentar rencores. Estoy dispuesta a olvidar los resentimientos. Si recordara una ofensa pasada, me diré: "Esto ya ha causado suficiente sufrimiento. Ya no le haré un lugar en mi vida y en mis pensamientos. El amor de Dios me libera de esta experiencia y de su recuerdo". Luego lleno mi mente con las bendiciones que me pertenecen desde este momento en adelante.
El amor de Dios cura todas las células de mi ser. Mi corazón se llena de agradecimiento por la paz y la serenidad que experimento.
Gra Baq


Pedidos de oración


Pedimos oración por el hogar de nuestro lector Germán G. L. de Bogotá, Colombia, ya que están pasando por una grande dificultad económica, pero con la fe intacta en Dios y en su poder de ayudarlos a resolverla.


Pedimos oración por Inés H., de San Rafael de Heredia, Costa Rica, que presenta una patología neurológica que la tiene muy angustiada junto a su marido, por lo cual invocan a la Virgen de los ángeles, patrona de su país para que interceda por su mejoría.


Ayer pedíamos oración por Valentín G., internado en el el Jackson Hospital de Miami... Él ha partido al encuentro del Señor, por lo que ahora pedimos una oración por su alma.


Pedimos oración por Perla Nancy M. de la ciudad de Córdoba, Argentina, 49 años, afectada de cáncer de mama con invasión ganglionar (operada y bajo quimioterapia). También por su hijo Claudio Andrés P. de 25 años, paciente psiquiátrico, actualmente internado en una clínica especializada. Y también por su madre Aurelia Teresa P. que es paciente oncológica, y por su otro hijo Darío Alejandro P. Elevamos una oración por todos los miembros de esta familia pidiendo por su salud física, psíquica y espiritual.


Pedimos oración por el señor Martín V. que vive en Bogotá, Colombia, tiene 84 años y un cáncer diseminado en estado casi terminal. Su esposa Ana, tiene 82 años e ignora la gravedad de la situación. Que el Señor Misericiordioso esté junto a Martín para que sus tiempos finales no sean muy dolorosos y a la vez acompañe a Ana y a los hijos con la fortaleza necesaria para asumir lo que tenga que ocurrir según sea Su voluntad.


Pedimos oración por Juanita, que vive en Nicoya, Costa Rica, y que por razones de enfermedad hace seis meses que no puede trabajar lo cual la coloca en una difícil situación económica; y por Teresa V. de la misma ciudad que sufre hernia hiatal. Que el Señor las colme de su gracia y sanación.


Pedimos oración por Elsy del Carmen, que vive en San Miguel, El Salvador, y está pasando por una difícil situación personal y familiar. Que Jesús, justo y misericordioso, acuda en su auxilio y lleve paz a su hogar.


Seguimos pidiendo oraciones por María Victoria, Vicky, que es una preciosa niña de un año de vida, nacida en Corrientes, Argentina, y afectada de un grave tumor en sus ojitos (retinoblastoma bilateral). Ella ha pasado ya por cirugías y por quimioterapia, y en la actualidad está con las defensas muy bajas necesitando una transfusión. Pueden conocer toda su evolución entrando en el blog que tiene en: http://fuerzavicky.blogspot.com/ Oremos mucho por Vicky....


Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades, para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia; escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos, y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad, la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu Hijo ha llamado dichosos, y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén.


Reflexión Mariana


Si amo a María estoy seguro de perseverar en el bien y salvarme, y no sólo eso, sino que también conseguiré de Dios cuanto pida. Hagamos frecuentes actos de amor a María. Inflamémonos en este amor santo hacia Ella, que no quedaremos defraudados, pues María nos devolverá centuplicado ese amor y volcará sobre nosotros todo el amor que tiene en su Inmaculado Corazón. El que está enamorado piensa todo el día en su amor, ¿qué estará haciendo?, ¿qué pensará?, ¿dónde estará? También nosotros, que estamos enamorados de María, debemos pensar todo el día en Ella, constantemente, a cada instante, pues si realmente la amamos, no podremos vivir sin pensar en Ella que es nuestro gran amor. Dejemos que el mundo se ría y se burle de nosotros, no merece que le hagamos caso, sino que tratemos de amar cada día más a la Virgen, y la felicidad nos saldrá al paso ya en esta vida, y luego, en el Paraíso, será infinito gozo para siempre.


Felipe de Urca
-Jardinero de Dios-


.

1 comentario:

  1. Usted es un ciudadano responsable, no tiene miedo de mostrar la verdad, me recuerda a la batalla de Gideón.
    Quiero sumarme a su propuesta porque creo que el cansancio de ver todo lo que me rodea no se va y es cada vez peor, el sufrimiento de los tobas y la impunidad del asesino ó una u otra maniobra del gobierno para hacer uno u otro negocio, o alianza en provecho propio. Creo en el regreso de Cristo, en un nuevo sistema de gobierno, como está escrito, el gobernará con vara de hierro. Espero que eso ocurra pronto y se le ponga fin a todo esto que solo produce dolor y se haga justicia con todos los culpables. Amèn.

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.