sábado, 15 de mayo de 2010

Pequeñas Semillitas 1071

PEQUEÑAS SEMILLITAS


Número 1071 ~ Sábado 15 de Mayo de 2010
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)


Hola !!!
La alegría es una de las principales características de los discípulos de Jesús. La tristeza, las caras serias, el derrotismo, la amargura... se oponen a la fe y a la esperanza cristianas y manifiestan desconfianza en la acción del Espíritu.
En la entraña del mensaje de Jesús está presente la alegría y la bienaventuranza. En alas de la alegría, tengamos siempre alzados los ojos hacia el cielo, pisando fuerte la tierra y arrimando el hombro a la tarea de todos: construir el Reino de Dios, que es promesa... y realidad gozosa.


La Palabra de Dios:
Evangelio del día


En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «En verdad, en verdad os digo: lo que pidáis al Padre os lo dará en mi nombre. Hasta ahora nada le habéis pedido en mi nombre. Pedid y recibiréis, para que vuestro gozo sea colmado. Os he dicho todo esto en parábolas. Se acerca la hora en que ya no os hablaré en parábolas, sino que con toda claridad os hablaré acerca del Padre. Aquel día pediréis en mi nombre y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, pues el Padre mismo os quiere, porque me queréis a mí y creéis que salí de Dios. Salí del Padre y he venido al mundo. Ahora dejo otra vez el mundo y voy al Padre».
(Juan 16, 23-28)

Comentario
Hoy, en vigilias de la fiesta de la Ascensión del Señor, el Evangelio nos deja unas palabras de despedida entrañables. Jesús nos hace participar de su misterio más preciado; Dios Padre es su origen y es, a la vez, su destino: «Salí del Padre y he venido al mundo. Ahora dejo otra vez el mundo y voy al Padre» (Jn 16,28).
No debiera dejar de resonar en nosotros esta gran verdad de la segunda Persona de la Santísima Trinidad: realmente, Jesús es el Hijo de Dios; el Padre divino es su origen y, al mismo tiempo, su destino.
Para aquellos que creen saberlo todo de Dios, pero dudan de la filiación divina de Jesús, el Evangelio de hoy tiene una cosa importante a recordar: “aquel” a quien los judíos denominan Dios es el que nos ha enviado a Jesús; es, por tanto, el Padre de los creyentes. Con esto se nos dice claramente que sólo puede conocerse a Dios de verdad si se acepta que este Dios es el Padre de Jesús.
Y esta filiación divina de Jesús nos recuerda otro aspecto fundamental para nuestra vida: los bautizados somos hijos de Dios en Cristo por el Espíritu Santo. Esto esconde un misterio bellísimo para nosotros: esta paternidad divina adoptiva de Dios hacia cada hombre se distingue de la adopción humana en que tiene un fundamento real en cada uno de nosotros, ya que supone un nuevo nacimiento. Por tanto, quien ha quedado introducido en la gran Familia divina ya no es un extraño.
Por esto, en el día de la Ascensión se nos recordará en la Oración Colecta de la Misa que todos los hijos hemos seguido los pasos del Hijo: «Concédenos, Dios todopoderoso, exultar de gozo y darte gracias en esta liturgia de alabanza, porque la Ascensión de Jesucristo, tu Hijo, es ya nuestra victoria, y donde nos ha precedido Él, que es nuestra cabeza, esperamos llegar también nosotros como miembros de su cuerpo». En fin, ningún cristiano debiera “descolgarse”, pues todo esto es más importante que participar en cualquier carrera o maratón, ya que la meta es el cielo, ¡Dios mismo!
Rev. D. Xavier ROMERO i Galdeano (Cervera, Lleida, España)


Santoral Católico
San Isidro, Labrador


San Isidro Labrador nace en Madrid el 4 de abril de 1082, donde vive humildemente con su familia hasta que, ante la inminente invasión árabe, se traslada a Torrelaguna. Allí se casa con Santa María de la Cabeza, en el 1109, y 10 años después regresa a Madrid para trabajar como criado para la familia Vargas, viviendo en la casa que ésta tenía para los mozos de labranza, junto a la parroquia de San Andrés. Allí nace su único hijo, Juan.

Labrador y carpintero de vida sencilla, marcada por una profunda fe y devoción a la Virgen, y espíritu caritativo. Todos los días, de madrugada, acudía a la iglesia de Santa María de la Concepción, hoy Catedral de la Almudena, y a la ermita de Santa María Magdalena, por la que tenía especial devoción. Por la tarde, repetía sus itinerarios marianos, lo que provocaba las críticas de algunos de sus compañeros, que le calumniaban por tener abandonado el trabajo.

Además de esta vida de oración y este fervor por la Virgen, se consagró a los pobres, con la ayuda de su mujer, que compartía con él su amor por los más necesitados.

Sus milagros, muy sencillos, se correspondían con su tipo de vida. Así, una vez hizo brotar un torrente de una roca, para dar agua a su amo sediento. Salvó con sus oraciones a su hijo Juan, que cayó a un pozo, del que fue salvado milagrosamente. Su patrón fue testigo de algunos de estos milagros, por lo que cuando San Isidro murió, el 30 de noviembre de 1172, a los 90 años, todos lo consideraban ya un santo.

Enterrado primero en el cementerio de la parroquia de San Andrés, fue trasladado a la Iglesia, ya que la lluvia desenterró su cuerpo incorrupto. Alfonso VIII en 1212 mandó que hicieran un arcón para enterrar su cuerpo. Allí permanece hasta 1619, fecha en que es beatificado por la Santa Sede, con 438 milagros aprobados. Pablo V firma el decreto y se fija su fiesta para el 15 de mayo. Fue canonizado en 1622 por el papa Gregorio XV. En tiempos de Carlos III, su cuerpo se traslada a la Colegiata donde se encuentra hoy.

El 11 de agosto de 1697, Inocencio XII declara a su mujer Beata, y en 1752 es proclamada como Santa María de la Cabeza.


Pensamiento


"Es bueno tener un fin hacia el cual dirigirnos,
pero al final lo que importa es el trayecto"
Ursula K. LeGuin


Historias:
Ponte de pie


Había un profesor de Filosofía que era un Ateo profundamente comprometido. Su principal meta cada semestre era probar que Dios no podía existir. Sus estudiantes siempre tenían miedo de discutir con él por su lógica impecable. Durante 20 años, siempre pensó que nadie en su clase y fuera de ella, tendría el valor de ir en su contra. Claro, algunos habían discutido en clase alguna vez, pero nunca realmente en su contra, y no lo hacían porque él tenía una gran reputación.

Al final de cada semestre, en el último día, él pediría a su clase de 300 estudiantes: "Si hay alguien que todavía cree en Jesús, ¡que se ponga de pie!" En 20 años, nunca nadie lo hizo. Ellos sabían lo que venía después, él diría: "Porque todo aquel que cree en Dios es un tonto. Si Dios existiera, él lo demostraría impidiendo que este pedazo de tiza se rompiera al golpear el piso. ¡Sería tan sencillo para Él probar que es Dios! Y aun así no puede hacerlo". Y así, cada año azotaba un pedazo de tiza en el suelo para que se rompiera en pedazos. Los estudiantes no podían hacer más que mirar. La mayoría de los estudiantes terminaban convencidos de que Dios no existía.

Ciertamente, alguno que otro cristiano se había colado, pero durante 20 años habían tenido miedo de ponerse de pie. Pues bien, hace unos años, un joven que había oído historias sobre este maestro, se inscribió en esta clase pues sin ella, no podría terminar su carrera. Por ello, tenía miedo. Durante los primeros 3 meses de aquel semestre, él oraba todos los días para tener el valor de ponerse de pie, sin importar lo que dijera el maestro, o qué pensaran sus compañeros de clase. Nada de lo que dijeran quebrantaría su fe. Finalmente llegó el día. El profesor dijo: "Si hay alguien que todavía cree en Dios, ¡que se ponga de pie!". De repente, al fondo del salón, el estudiante se levantó. El profesor y la clase de 300 alumnos le miraron fijamente, en estado de shock. El profesor gritó "¡Tonto! Si Dios existiera, Él lo probaría evitando que este pedazo de tiza se rompiese al golpear el piso".

Acto seguido, arrojó la tiza, pero al momento que lo hizo la tiza se resbaló de sus dedos y fue resbalando por su manga, por los pliegues de su pantalón y por su zapato hasta que, intacto, rodó por el suelo.

El profesor se quedó con la boca abierta, observando la tiza en el suelo, después levantó su mirada al joven que estaba de pie y salió corriendo del salón. El joven entonces pasó al frente del salón y habló de su fe en Jesús por la siguiente media hora. Los 300 estudiantes escucharon cómo hablaba del amor de Dios hacia ellos y de su poder.

A veces lo único que necesitamos hacer es PONERNOS DE PIE. Y no se olviden de que Él está allí.


Humor:
Leyes y Principios


"Cuando necesites abrir una puerta con la única mano libre, la llave estará en el bolsillo opuesto" (Ley de Mancus)

"Cuando tengas las manos sucias de grasa, te comenzará a picar la nariz" (Ley de mecánica de Tepyka)

"Da igual por donde abras la caja de un medicamento. Siempre te molestará el prospecto" (Principio de Aspirino)

"El seguro lo cubre todo… menos lo que sucede" (Ley de Seguros de Note Phaghan)

"Cuando las cosas parecen ir mejor, es que pasaste algo por alto" (Segundo Corolario de Loso Namos)

"Siempre que las cosas parecen fáciles es porque no atendemos todas las instrucciones" (Principio de Atrope Llado)

"Si mantienes la calma cuando todos pierden la cabeza, sin duda es que no captaste el problema" (Axioma de Lentho Espeso)

"Llegarás al teléfono justo a tiempo para oír como cortan" (Principio de Ring Bell)

"Siempre que te vayas a conectar a Internet, se producirá la llamada que habías estado esperando durante todo el día" (Principio de Ring Modem)

"Si solo hay dos programas que valgan la pena ver, serán a la misma hora" (Ley de Kema Cana)

"La probabilidad de que te manches comiendo, es directamente proporcional a la necesidad que tengas de estar limpio" (Ley Delco Chino)

"Cuando tras años de haber guardado una cosa sin usarla decides tirarla, no pasará más de una semana que la necesites de verdad" (Ley de la fatalidad irreversible de Ketonto Kefuiste)

"No te tomes tan en serio la vida, al fin y al cabo no saldrás vivo de ella" (Teorema de la seguridad absoluta de Pesi Mista)


Mayo: Mes de María


Día 15

Santo Domingo predicó mucho el rezo del Santo Rosario. Cuenta una biografía suya que un día le llevaron un pobre hombre endemoniado. El Santo puso el Rosario que llevaba en el cuello de este hombre y después preguntó a los demonios que le poseían:

- De todos los Santos del cielo, ¿cuál es el que más teméis?

Los demonios se negaron a responder, debido a que había mucha gente delante y no querían revelar en público a quién tenían miedo. Como Santo Domingo insistió, una y otra vez, al final contestaron en voz alta:

- La Santísima Virgen; nos vemos obligados a confesar que ninguno de los que perseveren en su servicio se condenará con nosotros; uno solo de sus suspiros vale más que todas las oraciones, las promesas y los deseos de todos los santos. Muchos cristianos que la invocan al morir y que deberían condenarse, según las leyes ordinarias, se salvan por su intercesión. Si no se hubiera opuesto a nuestro esfuerzo hace mucho tiempo que tendríamos derribada y destruida a la Iglesia entera.

Santo Domingo hizo rezar el Rosario a todo el pueblo, y al fin los demonios salieron del hereje, dando aspavientos.

¡Qué suerte ser tu hijo, María! Ahora sí que digo con toda paz que no tengo miedo a nada ni a nadie. Pero sí a una cosa: a vivir sin Ti, como si fuese huérfano. Encárgate Tú, por favor, de que eso no suceda, y ya está. ¡Gracias, Madre mía!

Ahora puedes seguir hablando a María con tus palabras, comentándole algo de lo que has leído. Después termina con una oración final.

Texto escrito por José Pedro Manglano Castellary (Sacerdote)
Tomado del Web Católico de Javier
http://webcatolicodejavier.org/


Pedidos de oración


Pedimos oración por Tania y Wendy L. H., que viven en Puebla, México, que son profesionales y no tienen trabajo sin que hasta ahora se les dé una oportunidad concreta de conseguirlo. Que Dios todopoderoso les otorgue fuerzas para seguir en esta búsqueda y que la misma tenga resultados positivos.


Pedimos oración por estas personas de Nueva York (USA): Vicenzo que está gravemente enfermo de los pulmones; Vilma R. que debe repetirse una mamografía por problemas en sus senos; y también para que se solucionen los problemas de tantas personas indocumentadas que hay en ese país.


Pedimos oración por el eterno descanso del alma de Julio, de Lanús, Buenos Aires, Argentina, que partió el martes pasado de regreso a la Casa del Padre celestial. Que haya paz y resignación en su famila.


Pedimos oración por un caso muy trágico ocurrido con una familia en Durango, México. Allí, a fines del mes pasado en un accidente de automovilismo falleció el padre de la familia, de 26 años, y quedó seriamente herida la madre (Berenice L. H.) y dos hijitas menores por todos los cuales pedimos oración en esta página el día 27 de abril. Con el paso de los días las heridas fueron mejorando y salieron de alta, pero ahora se complicó la situación de Berenice y ha fallecido. Por eso pedimos oración por el alma de ambos esposos que están ya junto al Señor, y por las dos hijitas pequeñas que han quedado sin papá y sin mamá, y por el consuelo y la fortaleza de toda la familia para contenerlas.


Pedimos oración por nuestra amiga española (andaluza) Marina R., que tiene diversos problemas de salud (oncológicos, reumáticos, oftalmológicos) que le generan múltiples complicaciones, sumado a que es una mujer de carácter jovial y optimista, pero de con sus añitos encima... Roguemos al Señor que la cubra con su amor y le ayude a superar sus enfermedades.


Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades, para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia; escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos, y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad, la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu Hijo ha llamado dichosos, y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén.


Ven Espíritu Santo...!


Dame Espíritu Santo el gozo contínuo de tu presencia; porque estando seguro de que habitas en mí, no haya nunca nada ni nadie que me pueda separar de Ti, dándome al mismo tiempo grandes deseos de ser cada día mejor, como María tu Inmaculada esposa cuya correspondencia fue total del principio hasta el fin. Así sea.
P. Florentín Brusa cmf


Felipe de Urca
-Jardinero de Dios-


.

1 comentario:

  1. Exelente, la verdad es que muchas veces buscamos arriba a Dios, y nol olvidamos que estpá entre nosotros... Pidiendonos, dandonos, exclamando y escuchandono. y solo si somos como niños podremos llegar a el tal como el texto de la lectura dominical de ayer...el es la cabeza y nos invita a ser parte de ella...pero primero hay que obrar acá.

    Saludos y Que Dios le bediga siempre. He aprendido a ser mejor gracias sus enseñanzas.

    att.
    Mayra García
    Guatemala.

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.