sábado, 20 de septiembre de 2014

Pequeñas Semillitas 2469

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 9 - Número 2469 ~ Sábado 20 de Setiembre de 2014
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
La risa es curativa. Si pensamos en el extremo opuesto al de la risa encontraremos la rigidez y más allá quizás el miedo, pesimismo y negatividad. La risa alegra, ilumina, nos pone bien. El buen humor es una vitamina de salud... es contagioso, abre puertas y es siempre bienvenido.
Hoy, como todos los sábados, incluimos en “Pequeñas Semillitas” una sección de humor. Recuerda el poder que tienes y los cuantiosos recursos que posees para cambiar no sólo tu día sino el de las personas que te rodean… simplemente con una sonrisa.

¡Buenos días!

Por donde va la corriente
Lucha por ser auténtico, aunque tengas que ir contra la corriente. Enemigo de la autenticidad es el conformismo que hace a la persona producto del ambiente. Quien se adapta a tantos antivalores que el mundo le presenta, y no tiene juicio crítico, cae en el conformismo de las costumbres: "Todo el mundo lo hace”.

Dos africanos descendían por el río Zambeze en su angosta piragua. Oculto bajo las  aguas, un cocodrilo aguardaba su presa. De repente la canoa fue sacudida con violencia. El cocodrilo había hundido sus dientes en un remo. Desequilibrados, los dos remeros cayeron al agua. Ante una muerte segura, trataron de escapar. Uno sabía el consejo de los ancianos: "Si caes en un río donde hay cocodrilos, nada bajo agua río arriba, porque el cocodrilo busca su presa aprovechando la corriente". Con gran esfuerzo este hombre salvó su vida. El otro eligió la solución fácil: nadó a favor de la corriente, lo mismo que hizo el cocodrilo. Cayó en sus fauces y fue arrastrado al fondo del río.

El peligro está tan presente en un río lleno de cocodrilos como al seguir las corrientes de las modas: la opinión pública, los placeres dudosos, el amor al dinero, la popularidad... ¿Andas tú en la dirección correcta, o en el sentido de la corriente? Dios dice: "Hay caminos que al hombre le parecen rectos; pero al final conducen a la muerte". (Prov 14, 12). Es una advertencia importante y oportuna.
Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
En aquel tiempo, habiéndose congregado mucha gente, y viniendo a Él de todas las ciudades, dijo en parábola: «Salió un sembrador a sembrar su simiente; y al sembrar, una parte cayó a lo largo del camino, fue pisada, y las aves del cielo se la comieron; otra cayó sobre piedra, y después de brotar, se secó, por no tener humedad; otra cayó en medio de abrojos, y creciendo con ella los abrojos, la ahogaron. Y otra cayó en tierra buena, y creciendo dio fruto centuplicado». Dicho esto, exclamó: «El que tenga oídos para oír, que oiga».
Le preguntaban sus discípulos qué significaba esta parábola, y Él dijo: «A vosotros se os ha dado el conocer los misterios del Reino de Dios; a los demás sólo en parábolas, para que viendo, no vean y, oyendo, no entiendan.
»La parábola quiere decir esto: La simiente es la Palabra de Dios. Los de a lo largo del camino, son los que han oído; después viene el diablo y se lleva de su corazón la Palabra, no sea que crean y se salven. Los de sobre piedra son los que, al oír la Palabra, la reciben con alegría; pero éstos no tienen raíz; creen por algún tiempo, pero a la hora de la prueba desisten. Lo que cayó entre los abrojos, son los que han oído, pero a lo largo de su caminar son ahogados por las preocupaciones, las riquezas y los placeres de la vida, y no llegan a madurez. Lo que cae en buena tierra, son los que, después de haber oído, conservan la Palabra con corazón bueno y recto, y dan fruto con perseverancia». (Lc 8,4-15)

Comentario
Hoy, Jesús nos habla de un sembrador que salió «a sembrar su simiente» (Lc 8,5) y aquella simiente era precisamente «la Palabra de Dios». Pero «creciendo con ella los abrojos, la ahogaron» (Lc 8,7).
Hay una gran variedad de abrojos. «Lo que cayó entre los abrojos, son los que han oído, pero a lo largo de su caminar son ahogados por las preocupaciones, las riquezas y los placeres de la vida, y no llegan a madurez» (Lc 8,14).
—Señor, ¿acaso soy yo culpable de tener preocupaciones? Ya quisiera no tenerlas, ¡pero me vienen por todas partes! No entiendo por qué han de privarme de tu Palabra, si no son pecado, ni vicio, ni defecto.
—¡Porque olvidas que Yo soy tu Padre y te dejas esclavizar por un mañana que no sabes si llegará!
«Si viviéramos con más confianza en la Providencia divina, seguros —¡con una firmísima fe!— de esta protección diaria que nunca nos falta, ¡cuántas preocupaciones o inquietudes nos ahorraríamos! Desaparecerían un montón de quimeras que, en boca de Jesús, son propias de paganos, de hombres mundanos (cf. Lc 12,30), de las personas que son carentes de sentido sobrenatural (...). Yo quisiera grabar a fuego en vuestra mente —nos dice san Josemaría— que tenemos todos los motivos para andar con optimismo en esta tierra, con el alma desasida del todo de tantas cosas que parecen imprescindibles, puesto que vuestro Padre sabe muy bien lo que necesitáis! (cf. Lc 12,30), y Él proveerá». Dijo David: «Pon tu destino en manos del Señor, y él te sostendrá» (Sal 55,23). Así lo hizo san José cuando el Señor lo probó: reflexionó, consultó, oró, tomó una resolución y lo dejó todo en manos de Dios. Cuando vino el Ángel —comenta Mn. Ballarín—, no osó despertarlo y le habló en sueños. En fin, «Yo no debo tener más preocupaciones que tu Gloria..., en una palabra, tu Amor» (San Josemaría).
Rev. D. Lluís RAVENTÓS i Artés (Tarragona, España)

Santoral Católico:
Santos Andrés Kim, Pablo Chong
y compañeros mártires coreanos 
Información amplia haciendo clic acá.
Fuente: Catholic.net    

Las frases de hoy

"Yo no deseo otra cosa
que morir o amar a Dios:
o la muerte o el amor"

“Donde no hay obediencia, no hay virtud;
donde no hay virtud, no hay bondad;
donde no hay bondad, no hay amor;
donde no hay amor, no hay Dios”

"Quédate conmigo Señor, Tú sabes que no te puedo olvidar.
Quédate conmigo Señor, que sin Tu fuerza caigo.
Quédate conmigo Señor, porque sin Ti mi fervor falla.
Quédate conmigo Señor, Tú eres mi vida, Tu eres mi luz"
 
Santo Padre Pío

Tema del día:
Sonríe siempre 
Ríe sin miedo, porque la risa te brinda alegrías.
Ríe con el alma entera, porque la risa te dará vida.
Ríe con todos, pues una risa en grupo se escucha más.
Ríe cuando estés solo, te sentirás acompañado.
Ríe en las desgracias, se te olvidarán más pronto.
Ríe a carcajadas, sin miedo a los demás.
Ríe pues tu risa es canto de tu alma.
Ríe en tu cumpleaños, demuestra tu edad.
Ríe con tus padres, ellos también se reirán.
Ríe con tus hijos, ellos pronto aprenderán.
Ríe y no llores, que eso duele más.
Ríe para sentirte bien...
pero nunca te rías de los demás.

Humor:
El chofer de Einstein
Dicen las leyendas que, al poco tiempo de haber publicado Albert Einstein su primer trabajo sobre la teoría de la relatividad, empezó a hacerse famoso en toda Europa y lo invitaban a muchas Universidades para dar charlas sobre ella.

El lugar donde él trabajaba puso a su disposición un automóvil con su chofer para trasladarse a dichas Universidades. En todas ellas tuvo gran éxito, siendo aclamado con aplausos y felicitaciones. No obstante, debido a lo novedoso y difícil del tema, en ningún lugar surgían preguntas.

Así iban Einstein y el chofer recorriendo Universidades. Durante los discursos, éste se sentaba siempre al principio de la sala, escuchando atentamente, una y otra vez, la exposición del profesor.

Después de algunos meses a este ritmo, el chofer le dijo a Einstein: "Profesor, le quiero proponer un trato. Yo no entiendo ni una palabra de lo que usted dice en sus conferencias, pero tengo una excelentísima memoria, y recuerdo palabra por palabra su exposición, incluyendo todas las fórmulas. Además me imagino que usted estará cansado de repetir siempre lo mismo, y de que nadie le haga preguntas. Por otro lado a mí, como pobre chofer, jamás nadie me ha aplaudido. Le propongo que cambiemos nuestros roles: yo doy la conferencia (total nadie hace preguntas) mientras usted descansa y puede meditar sobre otros problemas".

Einstein estuvo de acuerdo con la proposición, verificando previamente que el chofer era capaz de dar el discurso. El chofer, por su parte, se deja crecer un poco el pelo para parecerse más a Einstein.

El día de la conferencia, Einstein aparece disfrazado de chofer, mientras que éste da perfectamente la exposición. En vista del éxito, la jugada se repite en otras Universidades, siempre coronada con grandes aplausos, mientras Einstein se sienta en primera fila, fumando pipa y descansando.

Todo va perfecto, hasta que llegan a una Universidad de Baviera. Allí, cuando el falso Einstein termina la charla, desde fondo de la sala se escucha una voz que dice: "Doctor Einstein, quisiera que me explicara con detalle el significado de los términos de la ecuación número 3, que todavía se puede ver arriba, a la izquierda de la pizarra".

Sobre el púlpito, el chofer titubea un solo instante, imperceptible para el público. Entonces tiene un momento de inspiración en el que contesta: "Mi querido profesor, me extraña que Ud. me haga esta pregunta. Lo que Ud. quiere saber es tan fácil que incluso mi chofer se lo podrá explicar".  

"Pequeñas Semillitas" por e-mail
Si lo deseas puedes recibir todos los días "Pequeñas Semillitas" por correo, más el agregado de un powerpoint. Las suscripciones son gratis y solo tienes que solicitarlas escribiendo a Rocío (moderadora de los grupos) a: peque.semillitas.3@gmail.com  con el título: “Suscripción a Pequeñas Semillitas”.

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones; por el triunfo del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María;  por la conversión de todos los pueblos; por la Paz en el mundo; por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el abandono, la carencia de afecto, la falta de trabajo, el hambre y la pobreza; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo; por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas; y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Pedimos oración para el niño José Ángel P., de República Dominicana, el cual está operado de un tumor en la cabeza y le van a realizar un tercer recambio de válvula para tratar la hidrocefalia. Nos unimos en oración para que Dios le devuelva la salud.

Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amén

Un estímulo todos los días
Setiembre 20
S no tienes momentos de soledad, llegará un día en que no sabrás bien qué quieres, para qué vives, qué esperas de tu relación con los demás.
En el fondo, cuando escapamos de la soledad dejamos de ser nosotros mismos y no tenemos nada real para comunicar a los otros. Además, cuando huimos de la soledad, no resolvemos nuestros problemas interiores, que se van acumulando. Entonces, cada vez nos llenamos más d nerviosismos, ansiedades, angustias que no sabemos de dónde vienen, etc.
Aunque a veces sea duro, necesitamos la soledad para enfrentarnos con nosotros mismos. Pero no es una soledad con la televisión, con Internet, o con cosas que nos distraigan, sino un verdadero encuentro con nosotros mismos, y mejor todavía, con Dios.
Algunas veces, la soledad es indispensable para aclarar lo que tenemos dentro, lo que nos pone mal, o lo que estamos buscando en la vida. Sin esta soledad, la comunicación con los demás se empobrece, no madura, se vuelve cada vez más superficial e insatisfactoria.
Busca la soledad, si no quieres que tu vida se quede vacía.
Mons. Víctor Manuel Fernández
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-

2 comentarios:

  1. Señor mìo. Gracias por tu infinito Amor. Gracias por tu abrazo bondadozo, potente y acogedor. Irma Luryana. Ciudad de Buenos Aires.

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.