viernes, 18 de marzo de 2016

Pequeñas Semillitas 2956

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 11 - Número 2956 ~ Viernes 18 de Marzo de 2016
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
Traumatizados por los atentados del 13 de noviembre del 2015, muchos franceses se dan cuenta ahora de la gravedad de la situación: los atentados pueden reproducirse en cualquier lugar y en cualquier momento…
Nuestra respuesta debe ser ante todo espiritual. Debemos vivir profundamente los misterios de nuestra fe para fundar nuestra esperanza en la Salvación. Frente a la barbarie, tenemos la obligación de vivir aún más en la interioridad y la piedad. ¿Cómo es nuestra vida de oración? ¿Nuestra práctica de los Sacramentos? ¿Nuestro conocimiento de las Escrituras y la Tradición? ¿En el entorno de nuestra familia y en nuestro entusiasmo misionero?
Frente a los desafíos que nos esperan, la tibieza es imposible. Es en la esperanza del triunfo del Corazón Inmaculado de María que debemos trabajar. Ya que Nuestra Señora ha tocado el corazón de tantos musulmanes, durante el Jubileo de la Misericordia lancemos una campaña de oraciones para pedir a nuestra Madre que nuestros hermanos musulmanes descubran ellos también el rostro de la Divina Misericordia, es decir Nuestro Señor Jesucristo, crucificado y resucitado, Alfa y Omega de la historia humana.

¡Buenos días!

Demasiado tarde
La Iglesia –Madre y Maestra– teme por nosotros. Contempla a tantos hijos suyos “adormilados”, desprevenidos, como si esta vida no acabara nunca. Ve con alarma cómo esta sociedad paganizada nos aparta de lo único necesario, y nos recuerda a menudo las palabras de Jesús: “Estén preparados, porque no saben el día ni la hora”.

En una iglesia había un mensaje gráfico que describía las distintas etapas de la vida: Se veía un niño jugando y por comentario abajo: “demasiado pequeño para pensar en Dios”. Luego un joven tocando batería, y decía: “demasiado metido en sus cosas y autosuficiente para acordarse de Dios”. Después un novio con su novia y decía abajo: “demasiado enamorados para hablar con Dios”. Había también un hombre de negocios muy preocupado: “Con demasiados problemas en la cabeza para amar y orar a Dios”. Y finalmente una tumba con su lápida, cruz y corona de flores: “Demasiado tarde para servir y honrar a Dios”.

El santo cura de Ars, decía en sus homilías: “Todos los santos comenzaron su conversión por la oración y por ella perseveraron; y todos los condenados se perdieron por su negligencia en la oración. Digo, pues, que la oración nos es absolutamente necesaria para perseverar”. Y Jesús asegura: “Vigilen y oren para no caer en tentación”.  El Señor toque nuestras lenguas para orar siempre y no desfallecer.
* Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
En aquel tiempo, los judíos trajeron otra vez piedras para apedrearle. Jesús les dijo: «Muchas obras buenas que vienen del Padre os he mostrado. ¿Por cuál de esas obras queréis apedrearme?». Le respondieron los judíos: «No queremos apedrearte por ninguna obra buena, sino por una blasfemia y porque tú, siendo hombre, te haces a ti mismo Dios». Jesús les respondió: «¿No está escrito en vuestra Ley: ‘Yo he dicho: dioses sois’? Si llama dioses a aquellos a quienes se dirigió la Palabra de Dios —y no puede fallar la Escritura— a aquel a quien el Padre ha santificado y enviado al mundo, ¿cómo le decís que blasfema por haber dicho: ‘Yo soy Hijo de Dios’? Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis; pero si las hago, aunque a mí no me creáis, creed por las obras, y así sabréis y conoceréis que el Padre está en mí y yo en el Padre». Querían de nuevo prenderle, pero se les escapó de las manos. Se marchó de nuevo al otro lado del Jordán, al lugar donde Juan había estado antes bautizando, y se quedó allí. Muchos fueron donde Él y decían: «Juan no realizó ninguna señal, pero todo lo que dijo Juan de éste, era verdad». Y muchos allí creyeron en Él. (Jn 10,31-42)

Comentario
Hoy viernes, cuando sólo falta una semana para conmemorar la muerte del Señor, el Evangelio nos presenta los motivos de su condena. Jesús trata de mostrar la verdad, pero los judíos lo tienen por blasfemo y reo de lapidación. Jesús habla de las obras que realiza, obras de Dios que lo acreditan, de cómo puede darse a sí mismo el título de “Hijo de Dios”... Sin embargo, habla desde unas categorías difíciles de entender para sus adversarios: “estar en la verdad”, “escuchar su voz”...; les habla desde el seguimiento y el compromiso con su persona que hacen que Jesús sea conocido y amado —«Maestro, ¿dónde vives?», le preguntaron los discípulos al inicio de su ministerio (Jn 1,38)—. Pero todo parece inútil: es tan grande lo que Jesús intenta decir que no pueden entenderlo, solamente lo podrán comprender los pequeños y sencillos, porque el Reino está escondido a los sabios y entendidos.
Jesús lucha por presentar argumentos que puedan aceptar, pero el intento es en vano. En el fondo, morirá por decir la verdad sobre sí mismo, por ser fiel a sí mismo, a su identidad y a su misión. Como profeta, presentará una llamada a la conversión y será rechazado, un nuevo rostro de Dios y será escupido, una nueva fraternidad y será abandonado.
De nuevo se alza la Cruz del Señor con toda su fuerza como estandarte verdadero, como única razón indiscutible: «¡Oh admirable virtud de la santa cruz! ¡Oh inefable gloria del Padre! En ella podemos considerar el tribunal del Señor, el juicio del mundo y el poder del crucificado. ¡Oh, sí, Señor: atrajiste a ti todas las cosas cuando, teniendo extendidas todo el día tus manos hacia el pueblo incrédulo y rebelde (cf. Is 65,2), el universo entero comprendió que debía rendir homenaje a tu majestad!» (San León Magno). Jesús ha de huir al otro lado del Jordán y quienes de veras creen el Él se trasladan allí dispuestos a seguirle y a escucharle.
* Rev. D. Carles ELÍAS i Cao (Barcelona, España)

Santoral Católico:
San Cirilo de Jerusalén
Obispo y Doctor de la Iglesia
Nació en Jerusalén de padres cristianos el año 315. Recibió una buena formación clásica y teológica, y fue un gran conocedor de la S. Escritura. Sucedió al obispo Máximo en la sede de Jerusalén el año 348. Llevó una vida muy ajetreada, y por tres veces al menos tuvo que dejar su sede y marchar a otras tierras. Participó en el Concilio Ecuménico de Constantinopla e intervino en la controversia arriana. De sus obras escritas que nos quedan, la principal son las Catequesis, tanto las prebautismales como las llamadas «mistagógicas». En ellas se dirige a los que se preparaban durante la cuaresma para recibir el bautismo la noche de Pascua, y a los recién bautizados. La recta doctrina, las Escrituras, los misterios sagrados, las tradiciones de la Iglesia, la historia de la salvación y los sacramentos de la iniciación cristiana son el contenido de las catequesis, que pronunciaba en la basílica del Santo Sepulcro. Murió el año 386.
Oración: Señor, Dios nuestro, que has permitido a tu Iglesia penetrar con mayor profundidad en los sacramentos de la salvación, por la predicación de san Cirilo, obispo de Jerusalén, concédenos, por su intercesión, llegar a conocer de tal modo a tu Hijo que podamos participar con mayor abundancia de su vida divina. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.
© Directorio Franciscano    

La frase de hoy

“Jesús, de muchas maneras anunció que sólo la verdad nos hace libres. Se enfrentó con la mentira social y religiosa de su tiempo para que el hombre no viva más entrampado en un carnaval sin final luchando por sostener una máscara que oculta la verdad y que ahoga sus posibilidades más grandes. […] Llama a la conversión, a ponerse frente a la verdad desde lo profundo del corazón, que es el lugar donde su juegan las grandes decisiones, donde sólo Dios y nosotros podemos llegar auténticamente. Ahí no hay engaño, no hay máscara que valga ni apariencia que disimule” Mons. Eduardo H. García

Cuaresma día a día
Día 38°: Viernes 18 de Marzo
Desanimarse es una tontería. Escucha el consejo que da el barrendero a Momo: "Cuando barro, las cosas son así: a veces tienes ante ti una calle larguísima. Te parece tan terriblemente larga que crees que nunca podrás acabar. Y entonces te empiezas a dar prisa. Cada vez que levantas la vista, ves que la calle no se hace más corta. Y te esfuerzas más todavía, al final estás sin aliento. Y la calle sigue estando por delante... Nunca se ha de pensar en toda la calle de una vez ¿entiendes? Sólo hay que pensar en el paso siguiente.... entonces es divertido... de repente uno se da cuenta de que, paso a paso, se ha barrido toda la calle."

Ser santo, amar mucho a Dios... cualquier meta se alcanza siempre. Consiste en dar un paso cada día; por eso, no te desanimes nunca: haz bien hoy las pequeñas cosas del día.
© Web Católico de Javier

Vía Crucis
Hoy viernes, invito a los lectores a rezar el Vía Crucis como oración eficaz de preparación en esta Cuaresma.

El Vía Crucis es la meditación de los momentos y sufrimientos vividos por Jesús desde que fue hecho prisionero hasta su muerte en la cruz y posterior resurrección. Literalmente, “vía crucis” significa "camino de la cruz". Al rezarlo, recordamos con amor y agradecimiento lo mucho que Jesús sufrió por salvarnos del pecado durante su pasión y muerte. Dicho camino se representa mediante 15 imágenes de la Pasión que se llaman "estaciones". Te animarás a cargar con las cruces de cada día, si recuerdas con frecuencia las estaciones o pasos de Jesús hasta el Calvario.

Puedes conocer más detalles y rezarlo si entras en la página del Web Católico de Javier haciendo clic acá

Ofrecimiento para sacerdotes y religiosas

Formulo el siguiente ofrecimiento únicamente para sacerdotes o religiosas que reciben diariamente "Pequeñas Semillitas" por e-mail: Si desean recibir el power point y los comentarios del Evangelio del domingo siguiente con dos o tres días de anticipación, para tener tiempo de preparar sus meditaciones, homilías o demás trabajos pastorales sobre la Palabra de Dios, pueden pedírmelo a feluzul@gmail.com 
Sólo deben indicar claramente su nombre, su correo electrónico, ciudad de residencia y a qué comunidad religiosa pertenecen.

Los cinco minutos de Dios
Marzo 18
Es bueno que tengas ciencia; es mejor que tengas conciencia; es bueno que sepas qué tienes que hacer; es mucho mejor que hagas lo que sabes que tienes que hacer; es bueno que tengas talento, para saber lo que debes hacer; es mejor que tengas el talento de hacerlo.
La promesa, el propósito, son buenos; pero no llegan a ser fecundos sino cuando los cumples; cuando se convierten en realidad.
El éxito es un propósito que se cumplió; el fracaso es un propósito que no llegó a cumplirse; la promesa nunca realizó nada, pues mientras es promesa, no ha llegado a realizarse; cuando ya se realiza, deja de ser promesa para convertirse en realidad.
Todo propósito que permanece en el terreno del propósito es negativo mientras no se concrete en el plano de los hechos; toda promesa que sigue siendo promesa es ineficaz mientras siga siendo promesa y no se concreta en el plano de los hechos.
Es la voluntad de Dios la que nos santifica, el reconocimiento y la aceptación de la voluntad del Señor. “No son los que me dicen ‘Señor, Señor’, los que entrarán al Reino de los Cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo” (Mt 7,21).
* P. Alfonso Milagro

Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-

2 comentarios:

  1. La oración me la enseñó un hombre que no es cristiano. Él creía en la oración, y me lo inyectó a mí que oraba poco. Su firmeza en la fe de la oración, me dio fuerzas para entregarme a ella.He aquí como un ignaro puede enseñar a un pedante. El pedante soy yo. No se crean otra cosa.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Rafael por el testimonio...
    Bendiciones...!!!

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.