sábado, 5 de julio de 2014

Pequeñas Semillitas 2399

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 9 - Número 2399 ~ Sábado 5 de Julio de 2014
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
Una de las cosas que más difícil nos resulta en la vida de relación es perdonar. Aun sabiendo que es parte del mandamiento del amor que Jesús nos enseñó, todos comprobamos que en el momento de hacerlo, nos cuesta bastante saber perdonar a los que de alguna manera nos ofenden, nos agreden o nos causan algún mal.
Por eso, resultará muy útil, cuando nos cueste perdonar, hacer esta pequeña oración:
“Señor Jesús, no me resulta fácil perdonar, y el rencor es un fuego que me quema. Dame, Señor Jesucristo, un corazón manso, paciente, benigno y humilde como el tuyo. Cristo Jesús, haz que mi corazón se parezca cada vez más al tuyo. Dame, Señor, la Gracia de la humildad. Dame, Señor, te lo ruego, la Gracia de perdonar de todo corazón. Amén.”

¡Buenos días!

Dios, amigo del silencio
Santo Tomás de Aquino, tan santo como sabio, dejó estos breves consejos a los que anhelan la sabiduría que viene de lo alto: “No hables demasiado, ni te entregues a distracciones. Ama la pureza de conciencia. Entrégate a la oración. Ama la soledad, si quieres llegar un día a la morada de la sabiduría”.   

Necesitamos encontrar a Dios y no lo hallamos en medio del ruido y de la agitación. Dios es amigo del silencio. Miren cómo la naturaleza empuja hacia el silencio. Miren cómo las estrellas, la luna, el sol se mueven en silencio. ¿Nuestra misión no consiste en dar a Dios a los pobres sin techo? No a un Dios muerto, sino a un Dios vivo, que ama. Cuanto más recibimos en el silencio de la oración, tanto más entregaremos en nuestra actividad. Necesitamos el silencio para mover a las personas. Lo importante no es lo que decimos nosotros, sino lo que Dios nos dice, y lo que dice a través de nosotros.  Teresa de Calcuta,

El cardenal Carlos Martini, arzobispo de Milán, cuyos libros se vendían como pan caliente, escribió: “Aun en la vida cotidiana más afanosa y complicada, estoy seguro que es posible reservarse algunos momentos de silencio, si lo deseamos de verdad, para retomar la conciencia de sí mismo y mirar desde ahí alrededor”. ¡Advertencia muy sabia!
Padre Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
En aquel tiempo, se le acercan los discípulos de Juan y le dicen: «¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos, y tus discípulos no ayunan?». Jesús les dijo: «Pueden acaso los invitados a la boda ponerse tristes mientras el novio está con ellos? Días vendrán en que les será arrebatado el novio; entonces ayunarán. Nadie echa un remiendo de paño sin tundir en un vestido viejo, porque lo añadido tira del vestido, y se produce un desgarrón peor. Ni tampoco se echa vino nuevo en pellejos viejos; pues de otro modo, los pellejos revientan, el vino se derrama, y los pellejos se echan a perder; sino que el vino nuevo se echa en pellejos nuevos, y así ambos se conservan». (Mt 9,14-17)

Comentario
Hoy notamos cómo con Jesús comenzaron unos tiempos nuevos, una doctrina nueva, enseñada con autoridad, y cómo todas las cosas nuevas chocaban con la praxis y el ambiente dominante. Así, en las páginas que preceden al Evangelio que estamos contemplando, vemos a Jesús perdonando los pecados al paralítico y curando su enfermedad, mientras que los escribas se escandalizan; Jesús llamando a Mateo, cobrador de impuestos y comiendo con él y otros publicanos y pecadores, y los fariseos “subiéndose por las paredes”; y en el Evangelio de hoy son los discípulos de Juan quienes se acercan a Jesús porque no comprenden que Él y sus discípulos no ayunen.
Jesús, que no deja nunca a nadie sin respuesta, les dirá: «Pueden acaso los invitados a la boda ponerse tristes mientras el novio está con ellos? Días vendrán en que les será arrebatado el novio; entonces ayunarán» (Mt 9,15). El ayuno era, y es, una praxis penitencial que contribuye a «adquirir el dominio sobre nuestros instintos y la libertad del corazón» (Catecismo de la Iglesia, n. 2043) y a impetrar la misericordia divina. Pero en aquellos momentos, la misericordia y el amor infinito de Dios estaba en medio de ellos con la presencia de Jesús, el Verbo Encarnado. ¿Cómo podían ayunar? Sólo había una actitud posible: la alegría, el gozo por la presencia del Dios hecho hombre. ¿Cómo iban a ayunar si Jesús les había descubierto una manera nueva de relacionarse con Dios, un espíritu nuevo que rompía con todas aquellas maneras antiguas de hacer?
Hoy Jesús está: «Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo» (Mt 28,20), y no está porque ha vuelto al Padre, y así clamamos: ¡Ven, Señor Jesús!
Estamos en tiempos de expectación. Por esto, nos conviene renovarnos cada día con el espíritu nuevo de Jesús, desprendernos de rutinas, ayunar de todo aquello que nos impida avanzar hacia una identificación plena con Cristo, hacia la santidad. «Justo es nuestro lloro —nuestro ayuno— si quemamos en deseos de verle» (San Agustín).
A Santa María le suplicamos que nos otorgue las gracias que necesitamos para vivir la alegría de sabernos hijos amados.
Rev. D. Joaquim FORTUNY i Vizcarro (Cunit, Tarragona, España)

Santoral Católico:
San Antonio María Zacarías
Presbítero
San Antonio María Zacarías, presbítero, fundador de la 
Congregación de los Clérigos Regulares de San Pablo o Barnabitas, 
para la reforma de las costumbres de los fieles cristianos, 
y que voló al encuentro del Salvador 
en Cremona, ciudad de la Lombardía (1539).

Información amplia haciendo clic acá.
Fuente: Catholic.net    

Palabras del Papa Francisco

“El mundo está lleno de cristianos que recitan mucho las palabras del Credo y las ponen muy poco en práctica. O de eruditos que encasillan la teología en una serie de posibilidades, sin que tal sabiduría tenga después reflejos concretos en la vida. La afirmación del apóstol Santiago es clara: la fe sin el fruto en la vida, una fe que no da fruto en las obras, no es fe
Papa Francisco

Tema del día:
El triunfo de los mediocres
Quizá ha llegado la hora de aceptar que nuestra crisis es más que económica, va más allá de políticos, de la codicia de los banqueros o la prima de riesgo. Debemos admitir, para tratar de corregirlo, que nos hemos convertido en un país mediocre.

Ningún país alcanza semejante condición de la noche a la mañana. Tampoco en tres o cuatro años. Es el resultado de una cadena que comienza en la escuela y termina en la clase dirigente.

Hemos creado una cultura en la que los mediocres son los alumnos más populares en el colegio, los primeros en ser ascendidos en la oficina, los que más se hacen escuchar en los medios de comunicación y a los únicos que votamos en las elecciones, sin importar lo que hagan. Porque son de los nuestros. Estamos tan acostumbrados a nuestra mediocridad que hemos terminado por aceptarla como el estado natural de las cosas.

- Mediocre es un país donde sus habitantes pasan una media de 134 minutos al día frente a un televisor que muestra principalmente basura.

- Mediocre es un país que en estos 30 años de democracia no ha dado un presidente que hablara inglés o tuviera unos mínimos conocimientos sobre política internacional.

- Mediocre es el único país del mundo que, en su sectarismo rancio, ha conseguido dividir incluso a las asociaciones de víctimas del terrorismo.

- Mediocre es un país que ha reformado su sistema educativo tres veces en tres décadas hasta situar a sus estudiantes a la cola del mundo desarrollado, quedando cada vez más atrás en las pruebas internacionales.

- Mediocre es un país que no tiene una sola universidad entre las 150 mejores del mundo y fuerza a sus mejores investigadores a exiliarse para sobrevivir.

- Mediocre es un país con una cuarta parte de su población viviendo de subsidios, sin trabajar,  que sin embargo, encuentra más motivos para movilizarse cuando ganamos algún partido del mundial.

- Mediocre un país donde la brillantez del otro provoca recelo, la creatividad es marginada –cuando no robada impunemente- y la independencia sancionada.

Un país que ha hecho de la mediocridad la gran aspiración nacional, perseguida sin complejos por esos miles de jóvenes que buscan ocupar la próxima plaza en el concurso Gran Hermano, o aparecer en la TV haciendo lo que sea, con tal de aparecer; por políticos que abuchean e insultan sin aportar una idea, ni dar muestras de poder actuar según sus principios, no según lo que le indique el partido o el gobierno; por jefes que se rodean de mediocres para disimular su propia mediocridad y por estudiantes que ridiculizan al compañero que se esfuerza.

Mediocre, al fin, es un país que ha permitido, fomentado y celebrado el triunfo de los mediocres, arrinconando la excelencia hasta dejarle dos opciones: marcharse o dejarse engullir por la imparable marea gris de la mediocridad.
Material de Internet / Autor no especificado / Imagen: Google

"Pequeñas Semillitas" por e-mail
Si lo deseas puedes recibir todos los días "Pequeñas Semillitas" por correo, más el agregado de un powerpoint. Las suscripciones son gratis y solo tienes que solicitarlas escribiendo a Rocío (moderadora de los grupos) a: peque.semillitas.3@gmail.com con el título: “Suscripción a Pequeñas Semillitas”.

Humor adolescente

Un adolescente recién aprobado su examen de conducir le pregunta a su padre que cuando podría él utilizar el coche.
El padre le dijo que hicieran un trato:
-Tú mejoras las notas de un 7 a un 8, estudias la Biblia un poco y te cortas el pelo; entonces hablaremos sobre prestarte el coche.
Como seis semanas después le dijo el padre:
-Hijo, has mejorado tus notas y he visto que has estado estudiando la Biblia, pero me decepciona ver que no te has cortado el pelo.
El muchacho le contesta:
-Sabes papá, he estado viendo en mis estudios de la Biblia, que Sansón llevaba el pelo largo, Juan el Bautista llevaba el cabello largo, Moisés también lo llevaba largo, ¡y hasta existen evidencias de que Jesús llevaba el pelo largo!
A lo que el padre contestó:
-¿Y no te diste cuenta que todos ellos iban a pie a todas partes?

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones, por la Paz en el mundo, por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el hambre y la pobreza; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo, por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas, y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Pedimos oración por un niño de 2 años de edad llamado Ignacio, de la provincia de Santa Fe, afectado de un tumor maligno en las vías urinarias y bajo quimioterapia. Que la intercesión de San Ignacio de Loyola, del que este mes recordaremos su fiesta, logre de Jesús todas las gracias sanadoras para él.

Pedimos oración para que el Señor, con su infinita bondad y amor, le conceda fortaleza espiritual a María Antonieta A. G., de Lima, Perú.

Pedimos oración por el niño Fernando Mauricio D., de 2 meses de vida, que desde su nacimiento permanece internado y todavía no estabiliza su salud.

Pedimos oración por Roberto P., de Chile, gravemente afectado por una enfermedad terminal, para que Dios disponga lo mejor para él y no sufra más.

Pedimos oración para Nazareth F., de Costa Rica, para que el Señor la ayude a resolver sus problemas económicos junto a sus hijitos.

Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amén

Un estímulo todos los días
Julio 5
“Dios mío, tú me estás mirando con serenidad y con ternura. Sólo tú puedes sanar este interior alterado. Derrama tu divina calma, seréname, Señor, serena mi interior, aplácame, tranquilízame, aquiétame por dentro. Con tu brazo firme rodéame, con tu caricia suave cura mis miedos. Sáname, Señor, por las malas experiencias que me alteraron.
Creo en ti, Señor, y sé que de los males que me han sucedido harás brotar algo precioso para mí. Yo te ofrezco los malos momentos que he pasado para que me ayudes a salir adelante.
Yo te ofrezco los malos momentos que he pasado para que me ayudes a salir adelante. Bendice mi vida, Señor, rodéame con tu poder y protégeme.
Así podré superar todo mal momento. Derrama dentro de mí tu fuerza divina, tu poder infinito, para que sea fuerte, para que recupere la confianza.
Porque contigo siempre podré seguir caminando. Gracias, Señor. Amén.”
Mons. Víctor Manuel Fernández
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-

1 comentario:

  1. maribel rosel cavazos5 de julio de 2014, 11:24

    Muy hermoso todo lo Que pine en pequeñas semillitas gracias por compartir la palabra de Dios

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.