lunes, 11 de agosto de 2014

Pequeñas Semillitas 2429

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 9 - Número 2429 ~ Lunes 11 de Agosto de 2014
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
Cuentan que un día Don Bosco fue llamado por un ministro, que lo amenazaba con cerrar los colegios salesianos. Va a la cita y encuentra un cómodo sillón. Cualquier otra persona hubiera estado preocupada, pensando, llena de agitación... pero el santo de los niños y jóvenes se relajó y se durmió, pues estaba muy cansado. Y así permaneció con los brazos cruzados y la cabeza reclinada contra el pecho. Así lo encontró el ministro. Él tenía toda la confianza puesta en Jesucristo y sabía que no tenía que angustiarse.
Si te acostumbras a dejar en las manos del Señor todas tus cosas, todo te irá mejor, todo se resolverá con tranquilidad según sus designios. Él espera que te abandones confiadamente en sus manos, y no permitirá que te aturdas y agites por los problemas de la vida. Los santos nos han dejado ejemplo de este abandono confiado en el Señor; como en el breve relato que acabas de leer de San Juan Bosco.

¡Buenos días!

Comenzar de nuevo
“A partir de hoy comienzo a vivir, a ser feliz, a tomar las riendas de mi vida, a decidir cuáles son mis verdades, a dejar de ser una víctima, a reconocer mi herencia divina. A partir de hoy elijo reaccionar con amor, empiezo a reírme de mí, a sanar mis traumas… A partir de hoy veo soluciones antes que problemas… y la magia empieza a manifestarse en mi vida”.

No importa en qué momento de la vida te cansaste, lo que importa es que siempre es posible y necesario recomenzar. Recomenzar es darse una nueva oportunidad, es renovar las esperanzas en la vida y, lo más importante, creer en ti mismo. ¿Sufriste mucho en este período? Fue aprendizaje. ¿Lloraste mucho? Fue limpieza para tu alma. ¿Sentiste rencor? Fue para poder perdonar. ¿Estuviste solitario en algunos momentos? Es porque cerraste la puerta, incluso para los Ángeles. ¿Creíste que todo se había perdido? Era simplemente el inicio de tu mejora. Ahora es el momento de reiniciar, de pensar en la luz, de encontrar alegría en lo más sencillo.

“El Señor perdona todas tus culpas y cura todas tus enfermedades; él rescata tu vida de la fosa, y te colma de gracia y de ternura; el sacia de bienes tus anhelos, y como un águila se renueva tu juventud”. (Salmo 103). Qué maravilloso es rejuvenecer. El hombre bíblico conocía lo que ahora la ciencia ha comprobado: las águilas pueden rejuvenecer.
Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
En aquel tiempo, yendo un día juntos por Galilea, Jesús dijo a sus discípulos: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; le matarán, y al tercer día resucitará». Y se entristecieron mucho.
Cuando entraron en Cafarnaúm, se acercaron a Pedro los que cobraban el didracma y le dijeron: «¿No paga vuestro Maestro el didracma?». Dice él: «Sí». Y cuando llegó a casa, se anticipó Jesús a decirle: «¿Qué te parece, Simón?; los reyes de la tierra, ¿de quién cobran tasas o tributo, de sus hijos o de los extraños?». Al contestar él: «De los extraños», Jesús le dijo: «Por tanto, libres están los hijos. Sin embargo, para que no les sirvamos de escándalo, vete al mar, echa el anzuelo, y el primer pez que salga, cógelo, ábrele la boca y encontrarás un estárter. Tómalo y dáselo por mí y por ti». (Mt 17,22-27)

Comentario
Hoy, la liturgia nos ofrece diferentes posibilidades para nuestra consideración. Entre éstas podríamos detenernos en algo que está presente a lo largo de todo el texto: el trato familiar de Jesús con los suyos.
Dice san Mateo que Jesús y los discípulos iban «yendo un día juntos por Galilea» (Mt 17,22). Pudiera parecer algo evidente, pero el hecho de mencionar que iban juntos nos muestra cómo el evangelista quiere remarcar la cercanía de Cristo. Luego les abre su Corazón para confiarles el camino de su Pasión, Muerte y Resurrección, es decir, algo que Él lleva muy adentro y que no quiere que, aquellos a quienes tanto ama, ignoren. Posteriormente, el texto recoge el episodio del pago de los impuestos, y también aquí el evangelista nos deja entrever el trato de Jesús, poniéndose al mismo nivel que Pedro, contraponiendo a los hijos (Jesús y Pedro) exentos del pago y los extraños obligados al mismo. Cristo, finalmente, le muestra cómo conseguir el dinero necesario para pagar no sólo por Él, sino por los dos y no ser, así, motivo de escándalo.
En todos estos rasgos descubrimos una visión fundamental de la vida cristiana: es el afán de Jesús por estar con nosotros. Dice el Señor en el libro de los Proverbios: «Mi delicia es estar con los hijos de los hombres» (Prov 8,31). ¡Cómo cambia, esta realidad, nuestro enfoque de la vida espiritual en la que a veces ponemos sólo la atención y el acento en lo que nosotros hacemos, como si eso fuera lo más importante! La vida interior ha de centrase en Cristo, en su amor por nosotros, en su entrega hasta la muerte por mí, en su constante búsqueda de nuestro corazón. Muy bien lo expresaba Juan Pablo II en uno de sus encuentros con los jóvenes: el Papa exclamó con voz fuerte «¡Miradle a Él!».
P. Joaquim PETIT Llimona, L.C. (Barcelona, España)

Santoral Católico:
Santa Clara de Asís
Virgen y Fundadora
Memoria de santa Clara, virgen, que, como primer ejemplo de las Damas Pobres de la Orden de los Hermanos Menores, siguió a san Francisco, llevando una áspera vida en Asís, en la Umbría, pero, en cambio, rica en obras de caridad y de piedad. Enamorada de verdad por la pobreza, no consintió ser apartada de la misma ni siquiera en la extrema indigencia y enfermedad (1253). Información amplia haciendo clic acá.
Fuente: Catholic.net    

La frase de hoy

 “Si sufres con Cristo, reinarás con él;
 si con él lloras, con él gozarás;
 si mueres con él en la cruz de la tribulación,
 poseerás las moradas eternas
 en el esplendor de los santos
 y tu nombre, inscrito en el libro de la vida,
 será glorioso entre los hombres”
Santa Clara de Asís

Tema del día:
¿Qué es la familia?
1) Para saber
Del 4 al 9 de agosto se llevó a cabo en Panamá el primer Congreso Latinoamericano de Pastoral familiar. El encuentro llevó por lema "Familia y desarrollo social para la vida plena”. Con ese motivo, el Papa Francisco envió un mensaje al respecto, en donde se preguntaba: "¿Qué es la familia?" Y respondía: "Más allá de sus acuciantes problemas y de sus necesidades perentorias, la familia es un 'centro de amor'.

Y más adelante explica la razón: En la familia han de reinar dos leyes: la del respeto y la de la comunión. Respeto de los hijos a los padres y de éstos hacia los hijos; respeto entre los cónyuges y entre los hermanos entre sí; y también respeto entre todos los que comparten un mismo techo. La ley de la comunión implicará que hay una gran unidad entre todos, en donde nadie es indiferente a lo que les sucede a los demás. Ambas leyes han de estar impulsadas por el amor. Solo así, se será capaz de “resistir a los embates de la manipulación y de la dominación de los 'centros de poder mundanos".

Asimismo, añadió el Papa, en el hogar familiar, la persona se integra natural y armónicamente en un grupo humano y será en la familia donde cada miembro es aceptado como es y nadie es descartado: "tanto el anciano como el niño hallan acogida". La cultura del encuentro y el diálogo, la apertura a la solidaridad y a la trascendencia tienen en la familia su cuna, afirma el Papa.

2) Para pensar
Resulta aleccionadora la anécdota que cuentan del que fue embajador en San Petersburgo en el siglo XIX, el canciller Otto von Bismarck. Resulta que en uno de sus viajes se fue solo. Su esposa, Johanna, temía que la intensa vida social y diplomática que llevaba su marido fueran un peligro para su fidelidad, así que decidió escribirle una carta en donde le decía: “Temo que entre tus princesas y embajadoras me olvides a mí, que soy una provincianita insignificante”. Pero Bismarck le devolvió la confianza con otra carta en que entre otras cosas le decía: “¿Te has olvidado que me he casado contigo para amarte?”

Al respecto comentaba Gustave Thibon, renombrado filósofo francés del siglo XX, que en esa respuesta del Canciller está el secreto de un matrimonio feliz: “Esa frase me parece definitiva. No se casa simplemente porque te amaba, sino se casa para amarte. Refleja una profunda capacidad y voluntad de compromiso”.

Y lo mismo podemos decir que es la misión de los miembros de una familia: están para amar. De esa manera se vencen los egoísmos, envidias y recelos. Si cada uno procura amar a los demás, se aprende a disculpar, a perdonar y dar gracias.

El hecho de que el marido piense distinto de su mujer, o se tengan distintos puntos de vista los padres y los hijos, eso no los hace enemigos, ni mucho menos, sino será motivo para dialogar y llegar a un acuerdo, donde no se pretende “ganar”, sino encontrar la mejor solución.

3) Para vivir
El Papa recordó que en la familia se refleja la imagen de Dios que en su misterio más profundo es una familia y, de este modo, permite ver el amor humano como signo y presencia del amor divino. Por ejemplo, ese sencillo gesto, que aún se conserva en algunos sitios, de pedir la bendición indica la convicción de que la bendición de Dios se transmite de padres a hijos.

Además proseguía el Papa el amor familiar es fecundo, tanto porque engendra nuevas vidas, como porque "amplía el horizonte de la existencia y nos hace creer, contra toda desesperanza que una convivencia basada en el respeto y en la confianza es posible… Así el hombre crece también en su apertura a Dios como Padre.

Al final le pidió a la Virgen de Guadalupe que alcance de Dios abundantes bendiciones para los hogares y los haga semilleros de vida, de concordia y de una fe robusta, alimentada por el Evangelio y las buenas obras".
Pbro. José Martínez Colín

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones, por la Paz en el mundo, por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el hambre y la pobreza; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo, por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas, y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Pedimos oración por el alma de Arfilda Garayo de Giorgi, que partió a la casa del Padre celestial el 10 de agosto de 1985 pero vive en el recuerdo de su familia que la recuerda con amor.

Pedimos oración por dos personas de Córdoba, Argentina: Alejandra D., internada en el Instituto del Quemado y Silvina B., que padece un tumor cerebral recidivante. Que el Señor las bendiga y las proteja.

Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amén

Un estímulo todos los días
Agosto 11
Siempre es posible evitar una confrontación y una agresión inútil apartándose un poco y mirando las cosas desde afuera. Si nos dejamos poseer por lo que sentimos terminamos cometiendo errores.
Pero lo más importante es detenernos a compartir con Dios todo lo que sentimos, ofreciéndole el dolor de nuestro orgullo herido por algo que necesitemos, dejando en sus manos lo que nos sucede para que todo termine bien. Así los rencores y la ira se aplacan un poco.
Un corazón que verdaderamente invoca la ayuda de Dios y descansa en él se alivia, y entonces puede enfrentar los problemas con la cabeza fría, más racionalmente. De ese modo, evita cometer errores de los que después se arrepiente con dolor.
Mons. Víctor Manuel Fernández
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-

1 comentario:

  1. Señor Misericordioso descanso en tí, ayúdame a permanecer en tí, el viernes pasé un gran mal momento, pero luego de un tiempo prudencial te recordé, me retiré de la escena y pude aliviarme de tanta angustia. Ayúdame a permanecer en ti confiadamente. Te doy gracias Señor porque se que siempre estas conmigo hasta en la más extrema situación. Te adoro, te amo Señor padre nuestro. Soy Irma Luryana. de Ciudad Autónoma de Buenos Aires.-

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.