martes, 18 de noviembre de 2014

Pequeñas Semillitas 2518

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 9 - Número 2518 ~ Martes 18 de Noviembre de 2014
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
Hoy, dentro del Santoral de la Iglesia, celebramos la dedicación de las Basílicas de San Pedro y San Pablo, y con esta conmemoración se quiere significar la fraternidad de los apóstoles y la unidad de la Iglesia.
Las dos basílicas se terminaron en el siglo IV y fueron consagradas por primera vez bajo el pontificado de Silvestre el 18 de noviembre de 329. Se erigió en ella un altar de piedra que ungió con el crisma, y decretó que en adelante todos los altares deben ser de piedra (o que contengan una "piedra del altar"). Las dos basílicas, desde su fundación original,  han sufrido la destrucción y las han reconstruido.
Pedro es la piedra fundamental sobre la que el mismo Jesús edificó la Iglesia; Pablo, el gran sembrador que llevó la Palabra con fuerza inigualable por todo el mundo. Los dos juntos, columnas señeras de la Iglesia, son una fuente única, que vierte sus aguas curativas y refrescantes.

¡Buenos días!

Oración por la familia
La familia es escuela de humanidad, de sociabilidad y de amor. En su seno se reconoce la propia dignidad, se aprende a convivir y a descubrir la maravilla del amor. La familia es la solución básica para superar el desamparo y el abandono, con las trágicas consecuencias de violencia, delincuencia y adicciones, que sufren en especial los jóvenes. (CEA).

Señor, escucha a esta familia que te pide la unión para ser testimonio de amor ante un mundo violento y descreído. Ayúdanos para que venciendo el egoísmo y la comodidad, abramos las puertas de nuestra casa y de nuestro corazón a aquel que necesite de nosotros. Haz que nuestras familias sean misioneras y hagan partícipes de nuestras riquezas materiales y espirituales a las demás familias, y que formemos una comunidad viva que manifieste ante el mundo tu verdadero rostro revelado en el amor a ti y a nuestros hermanos. Amén. (Juan Pablo II).

La familia que reza unida permanece unida y reproduce el clima de la casa de Nazareth: Jesús está en el centro, se comparten con él alegrías y dolores, se ponen en sus manos las necesidades y proyectos, se obtienen de él la esperanza y la fuerza para el camino. La oración alcanza su culmen cuando la familia participa de la Misa del domingo.
Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
En aquel tiempo, habiendo entrado Jesús en Jericó, atravesaba la ciudad. Había un hombre llamado Zaqueo, que era jefe de publicanos, y rico. Trataba de ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la gente, porque era de pequeña estatura. Se adelantó corriendo y se subió a un sicómoro para verle, pues iba a pasar por allí. Y cuando Jesús llegó a aquel sitio, alzando la vista, le dijo: «Zaqueo, baja pronto; porque conviene que hoy me quede yo en tu casa». Se apresuró a bajar y le recibió con alegría.
Al verlo, todos murmuraban diciendo: «Ha ido a hospedarse a casa de un hombre pecador». Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: «Daré, Señor, la mitad de mis bienes a los pobres; y si en algo defraudé a alguien, le devolveré el cuádruplo». Jesús le dijo: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque también éste es hijo de Abraham, pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido». (Lc 19,1-10)

Comentario
Hoy, Zaqueo soy yo. Este personaje era rico y jefe de publicanos; yo tengo más de lo que necesito y quizás muchas veces actúo como un publicano y me olvido de Cristo. Jesús, entre la multitud, busca a Zaqueo; hoy, en medio de este mundo, me busca a mí precisamente: «Baja pronto; porque conviene que hoy me quede yo en tu casa» (Lc 19,5).
Zaqueo desea ver a Jesús; no lo conseguirá si no se esfuerza y sube al árbol. ¡Quisiera yo ver tantas veces la acción de Dios!, pero no sé si verdaderamente estoy dispuesto a hacer el ridículo obrando como Zaqueo. La disposición del jefe de publicanos de Jericó es necesaria para que Jesús pueda actuar; y, si no se apremia, quizás pierda la única oportunidad de ser tocado por Dios y, así, ser salvado. Quizás yo he tenido muchas ocasiones de encontrarme con Jesús y quizás ya va siendo hora de ser valiente, de salir de casa, de encontrarme con Él y de invitarle a entrar en mi interior, para que Él pueda decir también de mí: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque también éste es hijo de Abraham, pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido» (Lc 19,9-10).
Zaqueo deja entrar a Jesús en su casa y en su corazón, aunque no se sienta muy digno de tal visita. En él, la conversión es total: empieza con la renuncia a la ambición de riquezas, continúa con el propósito de compartir sus bienes y acaba con la resolución de hacer justicia, corrigiendo los pecados que ha cometido. Quizás Jesús me está pidiendo algo similar desde hace tiempo, pero yo no quiero escucharle y hago oídos sordos; necesito convertirme.
Decía san Máximo: «Nada hay más querido y agradable a Dios como que los hombres se conviertan a Él con un arrepentimiento sincero». Que Él me ayude hoy a hacerlo realidad.
Rev. D. Enric RIBAS i Baciana (Barcelona, España)

Santoral Católico:
Dedicación de las Basílicas
de San Pedro y San Pablo
Información amplia haciendo clic acá.
Fuente: EWTN    

Palabras del Papa Francisco

“Cuando no lo escuchamos a Dios, nos seguimos su voluntad, cometemos actos concretos en los que mostramos falta de confianza en él, y esto es pecado, se forma como un nudo en nuestra interioridad. Estos nudos nos quitan la paz y la serenidad. Son peligrosos, porque varios nudos pueden convertirse en una madeja, que siempre es más doloroso y más difícil de deshacer (…) Podríamos preguntarnos: ¿Cuáles son los nudos que hay en mi vida? ¿Pido a María que me ayude a tener confianza en la misericordia de Dios para cambiar?”
~Papa Francisco~

Temas Médicos:
Consejos para cuidar el hígado
El hígado es uno de los más importantes órganos que tenemos ya que es nuestro principal desintoxicante. El hígado ejecuta cientos de funciones por lo que debemos mantenerlo en muy buen estado. Algunas enfermedades del hígado son la hepatitis A, B, C, D y E, la cirrosis hepática, la cirrosis biliar primaria y otros.

Para limpiar, desintoxicar y mantener en buen estado el hígado, aquí encontrarás algunos remedios y plantas caseras para tener un hígado saludable.

1. El cardo mariano, es una planta medicinal comestible que reparan las células muertas del hígado y ayudan a eliminar las toxinas. Esta planta es muy efectiva para los que sufren de hepatitis, cirrosis e insuficiencia hepática. Pero si usted no sufre de algunas de estas enfermedades al hígado, esta planta medicinal también le ayuda a limpiar y mejorar la función del hígado. El cardo mariano se puede consumir en capsulas, ensaladas o infusión.

2. Un tratamiento casero para desintoxicar el hígado es consumir aceite de oliva extra virgen con limón. Tome en ayunas una cucharada de aceite de oliva con media tapa de limón y déjelo en su boca por unos treinta segundos para que se mezcle con la saliva, y luego páselo. Esto ayudara a que el cuerpo lo absorba mucho mejor.

3. El diente de león es otra planta natural que sirve como remedio para limpiar el hígado y combatir la hepatitis. Puedes consumir las hojas como la flor en ensaladas o hervidas o tomar en infusión. Las raíces del diente del león tienen la propiedad de tratar la ictericia, enfermedad que pone la piel amarilla a causa del hígado. Las hojas de esta planta medicinal son diuréticas, muy eficaz para eliminar el exceso de agua y las flores contienen lecitina, esta proporciona elasticidad a las membranas celulares y las protege, lo cual garantiza que el corazón, el cerebro y el hígado funcione muy bien.

4. La toronja o jugo de pomelo incrementa las defensas del organismo. Fortalece la digestión y al sistema urinario. Tome una vaso de jugo de toronja en ayunas o después de las comidas, es muy eficaz contra la anemia ya que ayuda a absorber el hierro de los alimentos mucho mejor.

5. La remolacha, rábanos o rabanitos desinflaman y desintoxican el hígado. La remolacha tiene muchas propiedades curativas, el jugo de esta ayuda a la cicatrización de la piel, cura algún cáncer, evita el estreñimiento ya que ayuda a realizar la digestión y refuerza el hígado.

6. La alcachofa es muy conocida como remedio natural para el hígado. Hierva la alcachofa y coma toda la carnecita que tiene en sus hojas y la comida que tiene en el centro. Se puede también tomar la infusión de la alcachofa. Otra manera de consumirla es licuar unas cuatro hojas de alcachofa con el agua que se ha hervido y tomarla después de las comidas.

7. La mezcla del diente de león con la alcachofa también es un buen tratamiento casero para desintoxicar el hígado. Prepara una infusión con los dos ingredientes y tómalo tres veces al día.

8. El ajenjo o conocido científicamente como Artemisia absinthium limpia y desinflama el hígado. Prepara una infusión de las hojas secas del ajenjo y toma dos tazas dos veces al día poco a poco. No endulzar.

9. Beba abundante agua para expulsar las toxinas del organismo.

10. La vitamina C, E, B zinc y magnesio mejoran el sistema inmunológico.

11. Mastique bien su comida para tener una buena digestión.

12. Vigile su alimentación. No coma chocolates, galletas, caramelos ni cosas fritas. El plátano, las ciruelas y el melón no son aconsejables comer si está mal del hígado. Reduzca el consumo de té y café. Evite fumar y consumir alcohol. Tome infusiones de plantas medicinales ya mencionadas.
Fuente. Sanadores Urbanos. Facebook
Recuerde que no debe seguir estas normas sin consultar antes con su médico.

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones; por el triunfo del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María;  por la conversión de todos los pueblos; por la Paz en el mundo; por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el abandono, la carencia de afecto, la falta de trabajo, el hambre y la pobreza; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo; por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas; y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Pedimos oración por el eterno descanso del alma de Marcelo “Lito” Meglioli, que hace un año fue llamado por el Padre celestial a Su presencia.

Un estímulo todos los días
Noviembre 18
“Señor, hay cosas de mi pasado que me hacen sentir mal, recuerdos que me producen vergüenza, aunque yo no sea culpable de todo eso. A veces me angustio cuando recuerdo errores que cometí, humillaciones y malos momentos.
Ven, Señor, ven y sáname. Lléname de paz. Te necesito, ven a mí una vez más para que mis recuerdos se serenen. Tú mismo has puesto sed de ti en el fondo de mi ser. Ven, Espíritu Santo, y llena todos los espacios de mi vida, invade mi interior y hazme reposar en los brazos de Jesús, hazme descansar en su amor y átame a él con tus lazos amorosos, para que ya no escape de ese amor bendito.
Sopla suavemente en mí, invade mi mente, mi cuerpo, todo mi ser. Tócame por dentro sanando todos los malos recuerdos para que pueda estar en paz con mi propia historia. Amén.”
Mons. Víctor Manuel Fernández
Jardinero de Dios
-el más pequeñito de todos-

1 comentario:

  1. consejo para cuidar tu cuerpo,es también el cuidar tu alma,todo lo que enferma al alma se hace sentir en tu cuerpo,gracias por todo lo que haces por nuestro cuerpo y alma Felipe,gracias.

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.