martes, 3 de febrero de 2009

Pequeñas Semillitas 0630

PEQUEÑAS SEMILLITAS


Número 0630 ~ Martes 3 de Febrero de 2009
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)





Hola !!!
No subestimes tu imaginación, trabájala día a día y obtendrás una buena recompensa. Cuando somos niños, se nos alienta a desarrollar nuestra inventiva a través de los juegos y cuentos. Pero cuando crecemos, arrinconamos esas capacidades, como si para nuestra vida de adultos no pudieran sernos útiles.
Cambia tu mentalidad y rescata del fondo de tu corazón la capacidad de sentirte un personaje de novela o de imaginar un mundo diferente para ti. Este será el primer paso para conseguirlo.



La Palabra de Dios : Evangelio del día



En aquel tiempo, Jesús pasó de nuevo en la barca a la otra orilla y se aglomeró junto a Él mucha gente; Él estaba a la orilla del mar. Llega uno de los jefes de la sinagoga, llamado Jairo, y al verle, cae a sus pies, y le suplica con insistencia diciendo: «Mi hija está a punto de morir; ven, impón tus manos sobre ella, para que se salve y viva». Y se fue con él. Le seguía un gran gentío que le oprimía.
Entonces, una mujer que padecía flujo de sangre desde hacía doce años, y que había sufrido mucho con muchos médicos y había gastado todos sus bienes sin provecho alguno, antes bien, yendo a peor, habiendo oído lo que se decía de Jesús, se acercó por detrás entre la gente y tocó su manto. Pues decía: «Si logro tocar aunque sólo sea sus vestidos, me salvaré». Inmediatamente se le secó la fuente de sangre y sintió en su cuerpo que quedaba sana del mal. Al instante, Jesús, dándose cuenta de la fuerza que había salido de Él, se volvió entre la gente y decía: «¿Quién me ha tocado los vestidos?». Sus discípulos le contestaron: «Estás viendo que la gente te oprime y preguntas: ‘¿Quién me ha tocado?’». Pero Él miraba a su alrededor para descubrir a la que lo había hecho. Entonces, la mujer, viendo lo que le había sucedido, se acercó atemorizada y temblorosa, se postró ante Él y le contó toda la verdad. Él le dijo: «Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz y queda curada de tu enfermedad».
Mientras estaba hablando llegan de la casa del jefe de la sinagoga unos diciendo: «Tu hija ha muerto; ¿a qué molestar ya al Maestro?». Jesús que oyó lo que habían dicho, dice al jefe de la sinagoga: «No temas; solamente ten fe». Y no permitió que nadie le acompañara, a no ser Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago. Llegan a la casa del jefe de la sinagoga y observa el alboroto, unos que lloraban y otros que daban grandes alaridos. Entra y les dice: «¿Por qué alborotáis y lloráis? La niña no ha muerto; está dormida». Y se burlaban de Él. Pero Él después de echar fuera a todos, toma consigo al padre de la niña, a la madre y a los suyos, y entra donde estaba la niña. Y tomando la mano de la niña, le dice: «Talitá kum», que quiere decir: «Muchacha, a ti te digo, levántate». La muchacha se levantó al instante y se puso a andar, pues tenía doce años. Quedaron fuera de sí, llenos de estupor. Y les insistió mucho en que nadie lo supiera; y les dijo que le dieran a ella de comer.
(Marcos 5, 21-43)

Comentario
Hoy el Evangelio nos presenta dos milagros de Jesús que nos hablan de la fe de dos personas bien distintas. Tanto Jairo —uno de los jefes de la sinagoga— como aquella mujer enferma muestran una gran fe: Jairo está seguro de que Jesús puede curar a su hija, mientras que aquella buena mujer confía en que un mínimo de contacto con la ropa de Jesús será suficiente para liberarla de una enfermedad muy grave. Y Jesús, porque son personas de fe, les concede el favor que habían ido a buscar.
La primera fue ella, aquella que pensaba que no era digna de que Jesús le dedicara tiempo, la que no se atrevía a molestar al Maestro ni a aquellos judíos tan influyentes. Sin hacer ruido, se acerca y, tocando la borla del manto de Jesús, “arranca” su curación y ella enseguida lo nota en su cuerpo. Pero Jesús, que sabe lo que ha pasado, no la quiere dejar marchar sin dirigirle unas palabras: «Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz y queda curada de tu enfermedad» (Mc 5,34).
A Jairo, Jesús le pide una fe todavía más grande. Como ya Dios había hecho con Abraham en el Antiguo Testamento, pedirá una fe contra toda esperanza, la fe de las cosas imposibles. Le comunicaron a Jairo la terrible noticia de que su hijita acababa de morir. Nos podemos imaginar el gran dolor que le invadiría en aquel momento, y quizá la tentación de la desesperación. Y Jesús, que lo había oído, le dice: «No temas, solamente ten fe» (Mc 5,36). Y como aquellos patriarcas antiguos, creyendo contra toda esperanza, vio cómo Jesús devolvía la vida a su amada hija.
Dos grandes lecciones de fe para nosotros. Desde las páginas del Evangelio, Jairo y la mujer que sufría hemorragias, juntamente con tantos otros, nos hablan de la necesidad de tener una fe inconmovible. Podemos hacer nuestra aquella bonita exclamación evangélica: «Creo, Señor, ayuda mi incredulidad» (Mc 9,24).
Rev. D. Francesc Perarnau i Cañellas (Girona, España)




Santoral Católico


San Blas




Blas significa: "arma de la divinidad". San Blas fue obispo de Sebaste, Armenia (al sur de Rusia).

Al principio ejercía la medicina, y aprovechaba de la gran influencia que le daba su calidad de excelente médico, para hablarles a sus pacientes en favor de Jesucristo y de su santa religión, y conseguir así muchos adeptos para el cristianismo. Al conocer su gran santidad, el pueblo lo eligió obispo.

Cuando estalló la persecución de Diocleciano, se fue San Blas a esconderse en una cueva de la montaña, y desde allí dirigía y animaba a los cristianos perseguidos y por la noche bajaba a escondidas a la ciudad a ayudarles y a socorrer y consolar a los que estaban en las cárceles, y a llevarles la Sagrada Eucaristía.

Cuenta la tradición que a la cueva donde estaba escondido el santo, llegaban las fieras heridas o enfermas y él las curaba. Y que estos animales venían en gran cantidad a visitarlo cariñosamente. Pero un día él vio que por la cuesta arriba llegaban los cazadores del gobierno y entonces espantó a las fieras y las alejó y así las libró de ser víctimas de la cacería.

Entonces los cazadores, en venganza, se lo llevaron preso. Su llegada a la ciudad fue una verdadera apoteosis, o paseo triunfal, pues todas las gentes, aun las que no pertenecían a nuestra religión, salieron a aclamarlo como un verdadero santo y un gran benefactor y amigo de todos.

El gobernador le ofreció muchos regalos y ventajas temporales si dejaba la religión de Jesucristo y si se pasaba a la religión pagana, pero San Blas proclamó que él sería amigo de Jesús y de su santa religión hasta el último momento de su vida. Entonces fue apaleado brutalmente y le desgarraron con garfios su espalda. Pero durante todo este feroz martirio, el santo no profirió ni una sola queja. El rezaba por sus verdugos y para que todos los cristianos perseveraran en la fe

El gobernador, al ver que el santo no dejaba de proclamar su fe en Dios, decretó que le cortaran la cabeza. Y cuando lo llevaban hacia el sitio de su martirio iba bendiciendo por el camino a la inmensa multitud que lo miraba llena de admiración y su bendición obtenía la curación de muchos.

Pero hubo una curación que entusiasmó mucho a todos. Una pobre mujer tenía a su hijito agonizando porque se le había atravesado una espina de pescado en la garganta. Corrió hacia un sitio por donde debía pasar el santo. Se arrodilló y le presentó al enfermito que se ahogaba. San Blas le colocó sus manos sobre la cabeza al niño y rezó por él. Inmediatamente la espina desapareció y el niñito recobró su salud. El pueblo lo aclamó entusiasmado.

Le cortaron la cabeza (era el año 316). Y después de su muerte empezó a obtener muchos milagros de Dios en favor de los que le rezaban. Se hizo tan popular que en sólo Italia llegó a tener 35 templos dedicados a él. Su país, Armenia, se hizo cristiano pocos años después de su martirio.

En la Edad Antigua era invocado como Patrono de los cazadores, y las gentes le tenían gran fe como eficaz protector contra las enfermedades de la garganta.




Pensamiento



"Sed pacientes con todos, pero sobre todo sean pacientes con ustedes mismos. Quiero decir, no se desanimen con sus imperfecciones. Siempre levántense y empiecen de nuevo con nuevas fuerzas"
San Francisco de Sales





Tema del día :
Jugar con las mascotas produce felicidad



Dos nuevos estudios japoneses demuestran que luego de jugar con sus mascotas los dueños sufren en su interior un "estallido" de una hormona asociada con el instinto maternal, el enamoramiento y el placer. Es la oxitocina, conocida también como la "droga del amor", que disminuye el estrés, combate la depresión e influye en la construcción de la confianza entre las personas.

Varios estudios sobre ratas y ratones probaron también la influencia de la oxitocina en la formación de los vínculos interpersonales y en la construcción de la memoria social.

Los biólogos convocaron a 55 personas con sus mascotas para participar en una sesión de juegos en el laboratorio y antes y después de jugar y participar les midieron los niveles de oxitocina mediante un análisis de orina. Luego, los investigadores le pidieron a otro grupo de participantes que se sentara en una habitación y tratara de evitar en todo momento el contacto visual con sus animales.

Descubrieron que el nivel de oxitocina en los participantes que habían pasado mayor tiempo haciendo contacto visual con sus mascotas era 20% más alto. En cambio, los niveles de la hormona en quienes no habían podido mirar a sus mascotas fueron levemente más bajos que al inicio del estudio.

El contacto visual es positivo para el vínculo entre el dueño y su mascota. Un aumento excesivo de esos niveles de la "droga del amor" podría explicar por qué jugar con perros puede mejorar el humor y reducir los síntomas de ansiedad y de depresión.

Los biólogos japoneses sugieren también que la oxitocina podría haber tenido un papel importante en la domesticación de los lobos hace unos 15.000 años. Y a lo mejor durante el proceso evolutivo, los seres humanos y los perros compartieron los mismos comportamientos sociales según informa el diario La Nación.

Sin embargo algunos se mostraron escépticos respecto de que la liberación de oxitocina haya tenido un papel clave en la domesticación de los perros aunque opinó que la oxitocina sí podría explicar por qué algunos dueños parecen tener más devoción por sus perros que por sus familias.

Información Yahoo



Meditación breve



El futuro vive hoy con nosotros. En el mundo existen 2,015 millones menores de 17 años; son ellos los que van a heredar este planeta y nuestra única alternativa es gestar una nueva generación de seres humanos extraordinarios con un profundo sentido de los valores.
La clave está en el magisterio, pues si los forjadores de la nueva sociedad viven extraviados en los antivalores estamos perdidos y en la oscuridad. Si deseamos reinventar la historia humana por venir, es necesario reinventar la educación y deben ser los maestros de cada nación el enfoque del cambio.
Hay que lanzar un movimiento tan poderoso para que logremos su reconversión intelectual y moral. Debe ser el segmento mejor remunerado y al que se le exija una mayor preparación académica y una sólida formación en los valores con los cuales deseamos existir. En alguna forma, todos somos maestros de nuestros propios hijos, colaboradores y de nosotros mismos.
Miguel Ángel Cornejo



Pedidos de oración



Hoy, a dos años de la muerte de mi padre, Don Felipe, pido una oración por su alma.



Nuestra lectora María Cristina G., de Miami, USA, nos pide oraciones por el embarazo de su nuera, María, ya que ha estado cursando con algunas dificultades. Que la Virgen Santísima, que es Madre, la ampare y la acompañe hasta el término de su gestación.



Pedimos oración por Juan Emmanuel A., que vive en Ciudad de Guatemala, tiene 19 años de edad, y luego de un episodio de fiebre alta ha tenido convulsiones y daño cerebral, encontrándose actualmente bajo tratamiento. Que el Buen Jesús ponga sus manos sobre él para que pronto recupere su salud más plena.



Pedimos oración por Sabrina, una joven de la provincia de Buenos Aires, Argentina, que está pasando por un momento muy doloroso por la pérdida reciente de un embarazo que en todo momento venía muy mal, pero ella siempre lo llevó adelante negándose a abortar y finalmente al morir el bebé donó los órganos para que otros tengan vida. Que la Virgen Santísima le lleve el consuelo y la fe para volver a intentar su ansiada maternidad.



Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades, para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia; escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos, y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad, la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu Hijo ha llamado dichosos, y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén.



Los cinco minutos de María - por Alfonso Milagro



Toda comunidad debe tener una cabeza y un corazón; la comunidad cristiana tiene a Jesucristo como cabeza y a María como Corazón.
El corazón es el motor que impulsa y da fuerza. María Santísima fue la que en los primeros días de la Iglesia dirigió a los Aóstoles, los animó, los orientó y les dio las fuerzas que necesitaban para ir por el mundo y evangelizarlo.
Si quieres que tu apostolado sea fecundo y que el cansancio no mine tu acción apostólica, ponte bajo la protección de la Reina de los Apóstoles.

María, alma de la primitiva comunidad, acompaña nuestros pasos y ayúdanos a formar la comunidad cristiana.


Felipe de Urca
-Jardinero de Dios-


.

1 comentario:

  1. Dios lo bendiga es un gusto poder saludarlo espero que siga adelante con sus reflexiones son mis sinceros deseos y creo que como su fiel lectora estoy cada dia mas convencida que tiene un lindo don de transmitir un sentimietno de lucha a los que leemos su pagina..gracias...muchas bendiciones la vida es unica y es una persona muy singular que bueno que existan personas como usted..su amiga guatemalteca mariana.

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.