miércoles, 11 de febrero de 2009

Pequeñas Semillitas 0638

PEQUEÑAS SEMILLITAS



Número 0638 ~ Miércoles 11 de Febrero de 2009
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)





Hola !!!
Hoy es un día muy especial para todos los cristianos, pues celebramos a la Virgen de Lourdes, una de las advocaciones marianas más seguidas en todo el mundo, y de particular significado para quien esto escribe, pues los que me conocen saben de mi profunda devoción por Nuestra Señora de Lourdes, a quien tengo consagrada mi existencia y es motivo inspirador de todo lo que hago.
Y en este día tan hermoso en que recordamos a nuestra Madre, desde esta humilde página proclamamos solemnemente a Nuestra Señora de Lourdes como “Patrona de Pequeñas Semillitas”.
Que ella nos acompañe y nos ayude, como lo viene haciendo desde el primer día, para llevar adelante esta tarea en su nombre y con el objeto de difundir la Buena Nueva de Cristo.





La Palabra de Dios : Evangelio del día






En aquel tiempo, Jesús llamó a la gente y les dijo: «Oídme todos y entended. Nada hay fuera del hombre que, entrando en él, pueda contaminarle; sino lo que sale del hombre, eso es lo que contamina al hombre. Quien tenga oídos para oír, que oiga».
Y cuando, apartándose de la gente, entró en casa, sus discípulos le preguntaban sobre la parábola. Él les dijo: «¿Así que también vosotros estáis sin inteligencia? ¿No comprendéis que todo lo que de fuera entra en el hombre no puede contaminarle, pues no entra en su corazón, sino en el vientre y va a parar al excusado?» —así declaraba puros todos los alimentos—. Y decía: «Lo que sale del hombre, eso es lo que contamina al hombre. Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen las intenciones malas: fornicaciones, robos, asesinatos, adulterios, avaricias, maldades, fraude, libertinaje, envidia, injuria, insolencia, insensatez. Todas estas perversidades salen de dentro y contaminan al hombre».
(Marcos 7, 14-23)

Comentario
Hoy Jesús nos enseña que todo lo que Dios ha hecho es bueno. Es, más bien, nuestra intención no recta la que puede contaminar lo que hacemos. Por eso, Jesucristo dice: «Nada hay fuera del hombre que, entrando en él, pueda contaminarle; sino lo que sale del hombre, eso es lo que contamina al hombre» (Mc 7,15). La experiencia de la ofensa a Dios es una realidad. Y con facilidad el cristiano descubre esa huella profunda del mal y ve un mundo esclavizado por el pecado. La misión que Jesús nos encarga es limpiar —con ayuda de su gracia— todas las contaminaciones que las malas intenciones de los hombres han introducido en este mundo.
El Señor nos pide que toda nuestra actividad humana esté bien realizada: espera que en ella pongamos intensidad, orden, ciencia, competencia, afán de perfección, no buscando otra mira sino restaurar el plan creador de Dios, que todo lo hizo bueno para provecho del hombre: «Pureza de intención. —La tendrás, si, siempre y en todo, sólo buscas agradar a Dios» (San Josemaría).
Sólo nuestra voluntad puede estropear el plan divino y hace falta vigilar para que no sea así. Muchas veces se meten la vanidad, el amor propio, los desánimos por falta de fe, la impaciencia por no conseguir los resultados esperados, etc. Por eso, nos advertía san Gregorio Magno: «No nos seduzca ninguna prosperidad halagüeña, porque es un viajero necio el que se para en el camino a contemplar los paisajes amenos y se olvida del punto al que se dirige».
Convendrá, por tanto, estar atentos en el ofrecimiento de obras, mantener la presencia de Dios y considerar frecuentemente la filiación divina, de manera que todo nuestro día —con oración y trabajo— tome su fuerza y empiece en el Señor, y que todo lo que hemos comenzado por Él llegue a su fin.
Podemos hacer grandes cosas si nos damos cuenta de que cada uno de nuestros actos humanos es corredentor cuando está unido a los actos de Cristo.
Rev. D. Norbert Estarriol i Seseras (Lleida, España)




Santoral Católico


Festividad de la Virgen de Lourdes




El 8 de diciembre de 1854, el Papa Pío IX había definido el dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen María. Como queriendo indicar que el cielo ratificaba lo que había hecho en la tierra el Vicario de Jesucristo, el 11 de febrero de cuatro años después (1858), la Virgen María se aparecía a la niña Bernardita Soubirous. Y lo hizo dieciocho veces en total... En la abertura de la roca de Massabielle se alza ante su vista una joven, inmóvil y silenciosa; "tan bella que cuando se la ha visto una vez, se querría morir para volverla a ver".

Vale la pena escuchar a ella misma relatar, con su gran ingenuidad, lo que allí pasó:

"Cierto día fui a la orilla del río Gave a recoger leña con otras dos niñas. Enseguida oí como un ruido. Miré a la pradera, pero los árboles no se movían. Alcé entonces la cabeza hacia la gruta y vi a una mujer vestida de blanco, con un cinturón azul celeste y sobre cada uno de sus pies una rosa amarilla, del mismo color que las cuentas de su rosario. Creyendo engañarme, me restregué los ojos; pero alzándolos, vi de nuevo a la joven, que me sonreía y me hacía señas de que me acercase. (...) " "Entonces se me ocurrió rezar y metí la mano en el bolsillo para buscar el Rosario. Me arrodillé. Vi que la joven se santiguaba... Mientras yo rezaba, ella iba pasando las cuentas del Rosario (...) Terminado el Rosario, me sonrió otra vez, se elevó un poco y desapareció. (...) Aquella Señora no me habló hasta la tercera vez...

Vale la pena recordemos un poco a Santa Bernardita Soubirous. Nació el 1844 y fue la mayor de seis hermanos. Era una chica sencilla, sin apenas preparación ni cultura pues sus padres, sumamente pobres, no pudieron enviarla a hacer estudios especiales. En la tercera aparición le dijo la Virgen María: "No te haré feliz en este mundo sino en el otro". Y se cumplió. No fue en su vida ni seglar ni religiosa llevada en palmitas como se podría suponer.

El día once de febrero de aquel año 1858 cayó en jueves. Era un día crudo de invierno. Bernardita acompañada de su hermana Toneta y su amiguita Juana, marchan para ver si encuentran leña para calentarse en la lumbre. Su madre le había encargado a Bernardita que, como gozaba de poca salud y se constipaba enseguida, procurase no mojarse los pies. Su hermana y Juana cruzaron el riachuelo. Ella se quedó sola y es entonces cuando llegó la aparición que ya hemos visto relatada de su pluma...

Cuando volvieron Toneta y Juana les preguntó Bernardita: ¿"Habéis visto algo?" Bernardita estaba radiante, y ellas, todo curiosas, le preguntaron: ¿"Y tú, qué has visto?"... Con gran sigilo, y no sin antes hacerles prometer que a nadie lo dirían, les refirió la visión que había tenido... Pero... llegadas a casa todo se descubrió. El calvario que esperaba a la pobre Bernardita no es fácil describirlo en pocas líneas. Le prohibieron volver a la gruta, pero impulsada por una fuerza interior, allí acudió y allí vio a la Virgen dieciocho veces. En la sexta, el 21 de febrero, "dirigió un momento la mirada por encima de mi cabeza, para recorrer el mundo. Después, volviéndola llena de dolor sobre mí, me dijo: "Ruega a Dios por los pecadores". Igualmente, varias veces, después: "Penitencia, penitencia". En la undécima, este encargo: "Vete a decir a los sacerdotes que hagan construir aquí una capilla". Y dos días más tarde: "Deseo que se venga aquí en procesión".

El 4 de marzo una madre sumerge a su hijo enfermo en el manantial nuevo, que se ha abierto paso al lado de la gruta; y proclama la primera su alegría, al sentir sano a su hijo.

El 25 de marzo "viéndola tan amable, le pregunté su nombre. Me sonrió. Se lo volví a preguntar, y volvió a sonreírse. Insistí de nuevo, y me dijo 'Soy la Inmaculada Concepción'. El 16 de julio, más hermosa que nunca, sonriendo con dulzura inefable, inclinó la cabeza en señal de despedida y desapareció".

Pronto aquel humilde paraje de Lourdes se hizo famoso en todo el mundo. Empezaron a acudir peregrinos venidos de todas partes, hasta ser un lugar de Peregrinación para Europa y otras partes del mundo. No hay duda de que es uno de los Santuarios más visitados y más venerados de todos los continentes. Allí han ido descreídos y han encontrado la fe. Enfermos de cuerpo y de alma, y han hallado la salud para ambas cosas o para una de los dos. Allí se respira una gran devoción, la presencia de Jesucristo en la Eucaristía, del amoroso perdón y de la actividad de la Mediadora de todas las gracias. Quien la visita una vez sale con el firme propósito de volver una y más veces para poder experimentar la presencia sobrenatural que allí se respira. Son muchos los milagros que desde la Gruta de Massabielle obra la Virgen María a cuantos acuden a Ella.




Pensamiento de hoy



"Yo soy la Inmaculada Concepción"

María de Lourdes




Tema del día :
Jornada mundial del enfermo



El 11 de febrero se celebra la Jornada Mundial del Enfermo, que instituyó Juan Pablo II en 1992.

En el ambiente hedonista que respiramos, es necesario un alto en el camino para darnos cuenta de la limitación humana. Hoy podemos disfrutar de salud, pero no sabemos hasta cuándo. Esta época de extraordinarios avances científicos y tecnológicos, es regresiva en el aspecto moral y social: no se valora a las personas por su dignidad humana sino en función de su rendimiento económico, indicativo de enorme pobreza interior.


Decálogo para el enfermo


1.- "La cruz es el regalo que Dios hace a sus amigos"

2.- "Deberíamos ir afanosos en busca de la cruz, como va el avaro tras el dinero"

3.- "Las contradicciones nos ponen al pie de la Cruz y la cruz a la puerta del cielo"

4.- "La mayor cruz es no tener cruz"

5.- "Yo no comprendo cómo un cristiano puede odiar la cruz y sacudirla de sus hombros"

6.- "Nada nos hace tan parecidos a Nuestro Señor como llevar su cruz; y todas las penas son dulces cuando se sufren en unión con Él"

7.- "¡Cuán felices nos consideraremos en el día del juicio por nuestros sufrimientos!"

8.- "¡Qué dulce es morir cuando se ha vivido siempre sobre la cruz!"

9.- "El temor de la cruz es la más grande de nuestras cruces"

10.- "¡Qué dulce, qué bello es conocer, amar y servir a Dios! Esto es lo único que tenemos que hacer en este mundo"


Cuando el sufrimiento te apriete, recuerda este decálogo de San Juan María Vianney (el Cura de Ars) y repite las siguientes palabras: "Qué dulce es morir cuando se ha vivido siempre sobre nuestra cruz."

Sonríe a tu cruz y te será más fácil aceptarla y llevarla.



Meditación breve



Santísima Virgen de Lourdes, Reina de los cielos y Señora del mundo, que a ninguno desamparas ni desechas, míranos con ojos de piedad y concédenos de tu Hijo el perdón de todos nuestros pecados, para que con devoto afecto celebremos tu Santa e Inmaculada Concepción en tu milagrosa imagen de Lourdes, y alcancemos después el galardón de la bienaventuranza del mismo de quien eres Madre, Jesucristo Nuestro Señor, que con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.



Pedido de oración



Hoy pido una oración especial por mi hija, Stefanía Lourdes, que en los próximos días viajará a Europa, donde permanecerá cinco meses en Austria, becada por la Universidad de Innsbruck. Que la Santísma Virgen -cuyo nombre lleva- la proteja y la acompañe en cada instante de este tiempo y la lleve de la mano por los mejores caminos para su realización personal y espiritual.
Muchas gracias a todos.
Felipe.



Los cinco minutos de María - por Alfonso Milagro



No pretendamos ir a Jesucristo por un camino distinto del que Él siguió para venir a nosotros. Dijo Jesús: "Yo soy el Camino para ir al Padre". María Santísima puede muy bien decir: "Yo soy el camino para ir a mi Hijo".
María no es el fin del camino sino el camino para ir a Jesucristo ("A Jesús por María"). Y Jesucristo nos manifiesta que él es el Camino para llegar al Padre.
Si acertamos en el camino, llegaremos a la meta. María es el camino que siguen todos los buenos cristianos para llegar a Dios. No pretendamos nosotros inventar lo que ya está inventado, y nada menos que por Dios.

María, tú conoces el camino a Jesucristo; ayúdanos a llegar e Él; sabemos que de tu mano no podemos perdernos.


Felipe de Urca
-Jardinero de Dios-


.

1 comentario:

  1. muchas felicidades que Dios y la virgencita de Lourdes lo sigan bendiciendo es un gusto saber que hay una gran patrona guiandolo asi como la virgencita de Lourdes--animo siga adelante espero que nunca desmaye en su trabajo y que siga teniendo esas fuerzas esa fe y esa devocion para poder ayudar a mas personas. su amiga gutemalteca Mariana. muchos saludos a su pèrsona cuidese.

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.