martes, 10 de febrero de 2009

Pequeñas Semillitas 0637

PEQUEÑAS SEMILLITAS


Número 0637 ~ Martes 10 de Febrero de 2009
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)




Hola !!!
No te obsesiones cada día tratando de ser feliz. No tomes decisiones solo pensando en cuáles te harán vivir mejor y no te pongas como meta una felicidad inconcreta y lejana.
Vive cada día como si fuera el primero y el último, apasiónate, descubre en los demás posibles amigos en potencia y trata de hacerte merecedor o merecedora de esa amistad.
Al final de tu tiempo, y sin darte cuenta, cuando repases tus días, habrás logrado el ansiado tesoro que buscabas.


La Palabra de Dios : Evangelio del día



En aquel tiempo, se reunieron junto a Jesús los fariseos, así como algunos escribas venidos de Jerusalén. Y al ver que algunos de sus discípulos comían con manos impuras, es decir no lavadas, —es que los fariseos y todos los judíos no comen sin haberse lavado las manos hasta el codo, aferrados a la tradición de los antiguos, y al volver de la plaza, si no se bañan, no comen; y hay otras muchas cosas que observan por tradición, como la purificación de copas, jarros y bandejas—.
Por ello, los fariseos y los escribas le preguntan: «¿Por qué tus discípulos no viven conforme a la tradición de los antepasados, sino que comen con manos impuras?». Él les dijo: «Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, según está escrito: ‘Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. En vano me rinden culto, ya que enseñan doctrinas que son preceptos de hombres’. Dejando el precepto de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres». Les decía también: «¡Qué bien violáis el mandamiento de Dios, para conservar vuestra tradición! Porque Moisés dijo: ‘Honra a tu padre y a tu madre y: el que maldiga a su padre o a su madre, sea castigado con la muerte’. Pero vosotros decís: ‘Si uno dice a su padre o a su madre: Lo que de mí podrías recibir como ayuda lo declaro “Korbán” —es decir: ofrenda—’, ya no le dejáis hacer nada por su padre y por su madre, anulando así la Palabra de Dios por vuestra tradición que os habéis transmitido; y hacéis muchas cosas semejantes a éstas».
(Marcos 7, 1-13)

Comentario
Hoy contemplamos cómo algunas tradiciones tardías de los maestros de la Ley habían manipulado el sentido puro del cuarto mandamiento de la Ley de Dios. Aquellos escribas enseñaban que los hijos que ofrecían dinero y bienes para el Templo hacían lo mejor. Según esta enseñanza, sucedía que los padres ya no podían pedir ni disponer de estos bienes. Los hijos formados en esta conciencia errónea creían haber cumplido así el cuarto mandamiento, incluso haberlo cumplido de la mejor manera. Pero, de hecho, se trataba de un engaño.
«¡Qué bien violáis el mandamiento de Dios, para conservar vuestra tradición!» (Mc 7,9): Jesucristo es el intérprete auténtico de la Ley; por eso explica el justo sentido del cuarto mandamiento, deshaciendo el lamentable error del fanatismo judío.
«Moisés dijo: ‘Honra a tu padre y a tu madre’» (Mc 7,10): el cuarto mandamiento recuerda a los hijos las responsabilidades que tienen con los padres. Tanto como puedan, les han de prestar ayuda material y moral durante los años de la vejez y durante las épocas de enfermedad, soledad o angustia. Jesús recuerda este deber de gratitud.
El respeto hacia los padres (piedad filial) está hecho de la gratitud que les debemos por el don de la vida y por los trabajos que han realizado con esfuerzo en sus hijos, para que éstos pudieran crecer en edad, sabiduría y gracia. «Honra a tu padre con todo el corazón, y no te olvides de los dolores de tu madre. Recuerda que por ellos has nacido. ¿Qué les darás a cambio de lo que han hecho por ti?» (Sir 7,27-28).
El Señor glorifica al padre en sus hijos, y en ellos confirma el derecho de la madre. Quien honra al padre expía los pecados; quien glorifica a la madre es como quien reúne un tesoro (cf. Sir 3,2-6). Todos estos y otros consejos son una luz clara para nuestra vida en relación con nuestros padres. Pidamos al Señor la gracia para que no nos falte nunca el verdadero amor que debemos a los padres y sepamos, con el ejemplo, transmitir al prójimo esta dulce “obligación”.
Rev. D. Iñaki Ballbé i Turu (Rubí-Barcelona, España)



Santoral Católico



Santa Escolástica, virgen



Era hermana gemela de San Benito, el santo que fundó la primera comunidad religiosa de occidente. Nació el año 480, en Nursia, Italia. Desde muy joven se dedicó también ella a la vida religiosa y fue superiora de un convento de monjas. Su hermano dirigía un gran convento para hombres en el Monte Casino, y Escolástica fundó un convento para mujeres a los pies de ese mismo monte.

Aunque eran hermanos y se amaban mucho, sin embargo San Benito no iba a visitar a Escolástica sino una vez cada año, pues él era muy mortificado en hacer visitas. El día de la visita lo pasaban los dos hablando de temas espirituales.

Pocos días antes de la muerte de la santa fue su hermano a visitarla y después de haber pasado el día entero en charlas religiosas, el santo se despidió y se dispuso a volver al monasterio. Era el primer jueves de Cuaresma del año 547.

Escolástica le pidió a San Benito que se quedara aquella noche charlando con ella acerca del cielo y de Dios. Pero el santo le respondió: ¿Cómo se te ocurre hermana semejante petición? ¿No sabes que nuestros reglamentos nos prohíben pasar la noche fuera del convento? Entonces ella juntó sus manos y se quedó con la cabeza inclinada, orando a Dios. Y en seguida se desató una tormenta tan espantosa y un aguacero tan violento, que San Benito y los dos monjes que lo acompañaban no pudieron ni siquiera intentar volver aquella noche a su convento. Y la santa le dijo emocionada: "¿Ves hermano? Te rogué a ti y no quisiste hacerme caso. Le rogué a Dios, y El sí atendió mi petición". Y pasaron toda aquella noche rezando y hablando de Dios y de la Vida Eterna.

Benito volvió a su convento de Monte Casino y a los tres días, al asomarse a la ventana de su celda vio una blanquísima paloma que volaba hacia el cielo. Entonces por inspiración divina supo que era el alma de su hermana que viajaba hacia la eternidad feliz. Envió a unos de sus monjes a que trajeran su cadáver, y lo hizo enterrar en la tumba que se había preparado para él mismo. Pocos días después murió también el santo. Así estos dos hermanos que vivieron toda la vida tan unidos espiritualmente, quedaron juntos en la tumba, mientras sus almas cantan eternamente las alabanzas a Dios en el cielo.


Pensamiento



"El trabajo ofrecido por Dios es una gran oración"
San Benito



Tema del día : El perdón



El camino para aprender a amar es “perdonando”, quien desea crecer en el amor lo logra amando en el perdón.

Perdonar es el camino de la liberación. El que auténticamente se libera es quien perdona, echando fuera de su alma al rencor y la venganza que solamente lo envilece y lo consume.

Perdonar a pesar de tener razón y mil justificaciones para no hacerlo, se atreve a pronunciar en el interior del corazón “perdón”.

Perdonar cuando te han ofendido y humillado es cuando se manifiesta la grandeza del corazón del ser humano. Solamente el que ama auténticamente puede decir “te perdono y lo olvido”.

Perdonar es cuando a pesar de sentirse ofendido te atreves a dar una sonrisa de amor.

Deja hoy tus rencores, tu venganza que anhela ver al que te ha ofendido de rodillas pidiendo clemencia; deja hoy ese fuego que enciende tu cólera y abraza tu ser de rabia y de rencor, cuando ha sido pisoteado tu orgullo y has sido lastimado en lo más profundo, cuando deseas con todas tus fuerzas ver fulminado al que te ha ofendido

Te pregunto, ¿hoy serás capaz de perdonar a ese amigo tuyo que te traicionó, aquella ofensa de alguien que creías no te podía fallar y hoy le puedes demostrar que lo amas?, ¿serás capaz hoy de llenar tu alforja de olvido, y salir al encuentro con lo único que le puedes ofrecer, tu perdón y continuar tu camino de paz al encuentro de Dios?

Hoy libérate y camina como un niño extraviado a los brazos de una madre llena de amor, como el ciego al encuentro de la luz. Hoy perdona y olvida, eleva tu alma a las estrellas y encuentra la paz.

Dios, sé que tu grandeza y tu más sublime expresión de amor es perdonar, dame la sabiduría, la comprensión y la fuerza para convertirme en amor, y sin dar espacio ni tregua al odio, entregar la vida por los que amo.

Hoy perdonaré para siempre y arrojaré de mi alma todos aquellos rencores que me envilecen y me atan al pasado, hoy estoy dispuesto a olvidar, hoy me demostraré a mí mismo mi capacidad de amar.

Señor, tú lo sabes mejor que nadie, conoces el corazón del hombre y sabes que hoy deseo amar como nunca imaginé, Señor... gracias, hoy al fin he perdonado por amor.

Tomado de la página de Francisco Álvarez Hidalgo



Meditación breve



Mucha gente piensa que el perdón es un sentimiento, cuando en realidad es un acto de la voluntad. Es por ello que mucha gente dice no poder perdonar porque siente que aún la ofensa recibida causa dolor en el corazón.
Podemos decir que el perdón tiene dos etapas: la primera y quizás la más importante, desde la perspectiva cristiana, es el cambio de actitud frente a la persona que nos ha ofendido. Lo natural, pero no lo cristiano, es que la personas se deje llevar por el sentimiento y busque la venganza o al menos el desprecio y la humillación de la persona que la ha ofendido. Jesús nos pide poner la otra mejilla que quiere decir, en este sentido, romper el círculo de la violencia.
Lo propio cristiano es, aun con gran esfuerzo de la voluntad, mantener con la persona un actitud cordial. Por supuesto que esto requiere renuncia y sobre todo mucha oración… se requiere llevar una vida profundamente cristiana.
Esta actitud nos llevará al segundo momento del perdón que es sanar de la ofensa y con ello no sentir más dolor en el corazón. Esto no es obra nuestra sino de Dios y del tiempo.
Si verdaderamente nos ejercitamos en el perdón cristiano, veremos que en poco tiempo el sentimiento negativo producido por la ofensa va desapareciendo y se va readquiriendo la paz en la vida y el corazón… llegando incluso a amar profundamente a la persona que una vez nos lastimó. Esto es lo hermoso de cristianismo. Por ello es que vale la pena ser auténticamente cristiano.
Como María, todo por Jesús y para Jesús
Pbro. Ernesto María Caro



Pedidos de oración



Pedimos oración por la señora Fausta B. Ch. que vive en República Dominicana, y que se encuentra en conflicto de relación con su familia. Que la Sagrada Familia de Nazaret obre sobre ella para que haya paz en su corazón y luz en su mente, de modo de poder encaminar de la mejor forma sus vínculos familiares.



Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades, para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia; escucha ahora las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos, y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad, la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu Hijo ha llamado dichosos, y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén.



Los cinco minutos de María - por Alfonso Milagro



¡Virgen del silencio, que hizo silencio en su Corazón para poder escuchar de un modo más perfecto la Palabra de Dios! El ángel encontró a María retirada en su aposento, en silencio, sin actividad, en profunda oración de contemplación, dejando que el Espíritu Santo obrara en ella.
Nosotros obramos de modo contrario, hablando siempre, en activismo siempre, desarrollando intenso dinamismo, viviendo fuera de nosotros, viviendo la vida de los demás y no la nuestra. Vida de oídos, de lengua, de manos y pies, de actividad y movimiento...
Deberíamos lograr, cada día, un espacio y un tiempo de silencio, de retiro, de oración y de contemplación en el que pueda ser fecunda la Palabra de nuestro Dios.

Señor, enséñanos a disponer el corazón a la escucha como lo hizo tu Madre.


Felipe de Urca
-Jardinero de Dios-


.

1 comentario:

  1. Gracias por enviarme los mensajes son tan bonitos y muy reflexionante en cuanto me cuestiono yo, que estoy haciendo? tomare en cuanto los mensajes
    Bendiciones

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.