viernes, 9 de marzo de 2018

Pequeñas Semillitas 3616

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 13 - Número 3616 ~ Viernes 9 de Marzo de 2018
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
Cuando a Jesús le preguntan ¿cuál es el primero de todos los mandamientos?, para responder Jesús emplea las palabras de una oración que los israelitas rezan todas las mañanas: “Escucha Israel: El Señor nuestro Dios es el único Señor, no tendrás otro Dios delante de ti”.
En nuestra conciencia la voz de Dios tiene que ser la luz auténtica que nos acerca a su Reino. Siempre que recibamos la Eucaristía, no nos quedemos simplemente con el hermoso sentimiento de: “¡qué cerca estás de mí, Señor!”. Busquemos, pidamos que la Eucaristía se convierta en nuestro corazón en la luz que va transformando, que va rompiendo, que va separando del alma los ídolos, y que va haciendo de Dios el único criterio de juicio de nuestros comportamientos.
Solamente así podremos escuchar en nuestro corazón esas palabras tan prometedoras del profeta Oseas “Seré para Israel como el rocío; mi pueblo florecerá como el lirio, hundirá profundamente sus raíces. Como el álamo y sus renuevos se propagarán; su esplendor será como el del olivo y tendrá la fragancia de los cedros del Líbano. Volverán a vivir bajo mi sombra.” Que la luz de Dios nuestro Señor sea la sombra a la cual toda nuestra vida crece, en la cual toda nuestra vida se realiza en plenitud.
P. Cipriano Sánchez

¡Buenos días!

Poder del buen ejemplo
Un refrán dice “las palabras mueven, pero los ejemplos arrastran”. El poder del testimonio es enorme y decisivo. Las palabras están devaluadas. Nunca el mensaje de Jesús tuvo tanta fuerza como cuando pregonó el amor desde la cruz. Para construir a tu alrededor una civilización del amor aporta cada día gestos de servicio, de humildad y generosidad.

En una ciudad alemana bombardeada en la última Guerra Mundial, encontraron, entre las ruinas, un Cristo a quien le faltaban las manos y las piernas. Aquellos habitantes decidieron conservar así, sin manos y sin pies, a aquel Cristo, como recuerdo de la barbarie de la guerra, y de que somos nosotros los llamados a ser las manos y los pies de Cristo. Una excelente manera de describir nuestra misión de testigos: ser las manos y los pies de Cristo para llevar su mensaje de justicia, de fraternidad, de esperanza, de amor a cuantos nos rodean.

Tanto los buenos como los malos ejemplos moldean el ambiente en que vivimos. Ojalá que triunfen los que favorecen lo bueno, digno, noble. Porque si prevalece el egoísmo salvaje, llegaremos a una pérdida tal de los valores humanos que la vida será muy triste, pues faltará lo más hermoso: el respeto, la comprensión, el amor. Amigo/a, aporta hoy tu granito de arena.
* Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
Texto del Evangelio:
En aquel tiempo, uno de los maestros de la Ley se acercó a Jesús y le hizo esta pregunta: «¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?». Jesús le contestó: «El primero es: ‘Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es el único Señor, y amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas’. El segundo es: ‘Amarás a tu prójimo como a ti mismo’. No existe otro mandamiento mayor que éstos».
Le dijo el escriba: «Muy bien, Maestro; tienes razón al decir que Él es único y que no hay otro fuera de Él, y amarle con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a si mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios». Y Jesús, viendo que le había contestado con sensatez, le dijo: «No estás lejos del Reino de Dios». Y nadie más se atrevía ya a hacerle preguntas. (Mc 12,28b-34)

Comentario:
Hoy, la liturgia cuaresmal nos presenta el amor como la raíz más profunda de la autocomunicación de Dios: «El alma no puede vivir sin amor, siempre quiere amar alguna cosa, porque está hecha de amor, que yo por amor la creé» (Santa Catalina de Siena). Dios es amor todopoderoso, amor hasta el extremo, amor crucificado: «Es en la cruz donde puede contemplarse esta verdad» (Benedicto XVI). Este Evangelio no es sólo una autorrevelación de cómo Dios mismo —en su Hijo— quiere ser amado. Con un mandamiento del Deuteronomio: «Ama al Señor, tu Dios» (Dt 6,5) y otro del Levítico: «Ama a los otros» (Lev 19,18), Jesús lleva a término la plenitud de la Ley. Él ama al Padre como Dios verdadero nacido del Dios verdadero y, como Verbo hecho hombre, crea la nueva Humanidad de los hijos de Dios, hermanos que se aman con el amor del Hijo.
La llamada de Jesús a la comunión y a la misión pide una participación en su misma naturaleza, es una intimidad en la que hay que introducirse. Jesús no reivindica nunca ser la meta de nuestra oración y amor. Da gracias al Padre y vive continuamente en su presencia. El misterio de Cristo atrae hacia el amor a Dios —invisible e inaccesible— mientras que, a la vez, es camino para reconocer, verdad en el amor y vida para el hermano visible y presente. Lo más valioso no son las ofrendas quemadas en el altar, sino Cristo que quema como único sacrificio y ofrenda para que seamos en Él un solo altar, un solo amor.
Esta unificación de conocimiento y de amor tejida por el Espíritu Santo permite que Dios ame en nosotros y utilice todas nuestras capacidades, y a nosotros nos concede poder amar como Cristo, con su mismo amor filial y fraterno. Lo que Dios ha unido en el amor, el hombre no lo puede separar. Ésta es la grandeza de quien se somete al Reino de Dios: el amor a uno mismo ya no es obstáculo sino éxtasis para amar al único Dios y a una multitud de hermanos.
Rev. D. Pere MONTAGUT i Piquet (Barcelona, España)

Santoral Católico:
Santa Francisca Romana
Viuda y apóstol seglar
Nació en Roma el año 1384 de familia noble y rica. Pronto se sintió atraída por la vida religiosa, pero no pudo rehuir la boda que sus padres le prepararon. Se casó muy joven y tuvo tres hijos. Fue una esposa amante y abnegada, que se adaptó y cuidó a su buen marido, y guardó las formas que su estado le exigían, sin renunciar por ello a su vida de oración, austeridad y penitencia. Encontró en su cuñada Vanozza una amiga y compañera ideal para la vida virtuosa. Fue siempre generosa con todos, especialmente con los indigentes. El año 1425 fundó la Congregación de Oblatas, bajo la Regla de San Benito, que no necesariamente vivían enclaustradas. Muerto su esposo en 1435, repartió sus bienes entre los pobres, se dedicó al cuidado de los enfermos, a los que atendía en sus casas, en los hospitales de Roma, e incluso en su propio domicilio, y desempeñó una admirable actividad con los necesitados, destacando, sobre todo, por su humildad y paciencia. Murió el año 1440.
Oración: Oh Dios, que nos diste en santa Francisca Romana un modelo singular de vida matrimonial y monástica, concédenos vivir en tu servicio con tal perseverancia, que podamos descubrirte y seguirte en todas las circunstancias de la vida. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.
http://es.catholic.net/op/articulos/31813/francisca-romana-santa.html
© Directorio Franciscano - Aciprensa    

Pensamiento del día 
"No hay que desanimarse ante las contrariedades
que de diversos modos se presentan.
Más fuerte que todas ellas es el anhelo de Dios,
que el Creador ha puesto en el corazón de los jóvenes,
y el poder de lo alto, que otorga fortaleza divina
a los que siguen al Maestro y a los que buscan en Él alimento para la vida"
(Benedicto XVI)

Tema del día:
Nuevos Santos y Beata
La congregación para la Causa de lo Santos ha publicado este miércoles 7 de marzo la aprobación de seis milagros atribuidos a cristianos en proceso de beatificación y canonización, lo que permitirá proclamar como santos al Papa Pablo VI, al arzobispo salvadoreño mártir Óscar Arnolfo Romero, a dos sacerdotes italianos, a una fundadora religiosa alemana del siglo XIX y beatificar a la paraguaya Maria Felicia de Jesús Sacramentado (conocida popularmente como Chiquitunga), carmelita fallecida en 1959 con 34 años.

El decreto reconoce también las virtudes heroicas de otras seis personas (todos italianos, excepto por un sacerdote polaco) y el martirio "por odio a la fe" de Anna Kolesárová, una chica eslovaca de 16 años que no accedió a los deseos sexuales de un soldado soviético que la mató a sangre fría delante de sus padres en 1944, durante la II Guerra Mundial.

Parece casi seguro que sean proclamados los 5 nuevos santos en Roma, del 3 al 28 de octubre de 2018, cuando se llene el Vaticano de obispos del mundo entero que acudan al Sínodo sobre los jóvenes.

Pablo VI: Concilio y profecía

Pablo VI (Giovanni Battista Montini) fue Papa durante 15 años, de 1963 a 1978. Presidió la última fase del Concilio Vaticano II e implementó sus reformas en la Iglesia, especialmente los cambios en la liturgia. Fue el primer Papa en visitar los cinco continentes y el más viajero hasta el momento. En su viaje en Tiera Santa en 1964 se reunió con el Patriarca ortodoxo de Constantinopla Atenágoras I: al año siguiente se revocaron los decretos de excomunión mutua decretados en 1054, nueve siglos antes.

Fomentó la devoción mariana con su "Marialis Cultus" y otros textos. En 1967, en vísperas de la Revolución Sexual global, su encíclica "Sacerdotalis celibatus" reafirmó la exigencia del celibato para los sacerdotes de rito latino (‘Celibato sacerdotal’ en latín). En 1968, con la "Humanae vitae" reafirmó la condena al uso de los métodos artificiales de control de natalidad en el matrimonio y avisaba contra las imposiciones de los Estados y poderes sobre las familias y su fertilidad. Muchos reconocen hoy el carácter profético de esta encíclica.

El milagro para canonizar a este Papa es el del bebé Amanda, que nació el 25 de diciembre 2014 con menos de 25 semanas de gestación. Los médicos pensaban que moriría al haberse roto la placenta a las 13 semanas, pero su madre, Vanna Pironato, rezaba por un milagro en el Santuario de la Virgen de las Gracias de Brescia, la ciudad natal de Pablo VI y pedía la intercesión del Papa beato allí donde él había rezado cada domingo con su familia.

Óscar Romero: el más famoso de América Central

El otro nuevo santo de fama mundial será el arzobispo de San Salvador, Óscar Romero, asesinado en 1980 por militares ligados a escuadrones de la muerte. En febrero de 2015 el Papa Francisco decretó que murió como mártir de la fe, lo que permitió su beatificación en San Salvador el 23 de mayo de ese año. Acudieron a la ceremonia más de 250.000 personas de unos 60 países. El Parlamento de El Salvador ordenó en 2010 celebrar cada 24 de marzo el "Día Nacional de Monseñor Óscar Arnulfo Romero". El milagro que permite su canonización es, según parece, la curación de un cáncer.

Trabajadores con pobres y huérfanos

Serán canonizados también dos sacerdotes italianos: Francesco Spinelli (1853-1913), fundador del Instituto de las Hermanas Adoratrices del Santísimo Sacramento, y Vincenzo Romano (1751-1831), párroco en Herculano de vida frugal volcado en servir a los huérfanos, beatificado por Pablo VI.

Por último, habrá una nueva santa: María Catalina Kasper (1820-1898), fundadora de las Pobres Siervas de Jesucristo, presentes hoy en 9 países, con más de 600 religiosas en un centenar de casas (asilos, escuelas, hospitales...).

La paraguaya Chiquitunga: de Acción Católica a las carmelitas

El último milagro aprobado se atribuye a la sierva de Dios carmelita María Felicia de Jesús Sacramentado, popularmente llamada "Chiquitunga", (de nombre civil Maria Felicia Guggiari Echeverría),  que vivió en Paraguay entre 1925 y 1959. Este milagro permitirá beatificarla, ceremonia que quizá tenga lugar en su país, aunque no sería descartable que al tratarse de una joven (murió con 34 años) tenga un gran protagonismo en Roma durante el Sínodo de los Jóvenes, puede que incluso siendo beatificada allí.

"Chiquitunga" hizo apostolado con niños, pobres, estudiantes o enfermos toda su vida, en la Acción Católica desde los 16 años. No entró en el carmelo hasta los 30 años, y moriría apenas 4 años después. Su ejemplo de entereza y fe en la enfermedad y de santidad en una vida "escondida" hace que muchos la comparen con otra santa monja joven y escondida, como Teresita de Lisieux. Será la primera mujer beata de Paraguay. El milagro que la eleva a los altares es la curación en 2002 del bebé Ángel Ramón, que tras su nacimiento estuvo veinte minutos sin signos vitales, y tras el pedido a Chiquitunga, se recuperó. Han pasado 16 años y el joven Ángel Ramón está sano y no tiene secuelas.

Mártir de la castidad a los 16 años

El decreto de Causa de los Santos recoge solo un caso de martirio, el de la adolescente eslovaca Anna Kolesárová, asesinada en 1944 en su casa por un soldado del Ejército Rojo. Ella le ofrecía comida y agua pero rechazó sus exigencias sexuales aunque él le amenazó con matarla delante de sus padres y parientes. El régimen comunista checoslovaco impidió que se diera difusión al caso durante décadas, pero la Iglesia guardó la memoria del episodio. Su casa y lugar de martirio acoge hoy una organización juvenil católica que coordina actividades de oración y voluntariado y recuerda su ejemplo. Será, sin duda, otro ejemplo para los jóvenes en el camino al Sínodo de octubre.

Virtudes heroicas

Por último, el Papa ha firmado las virtudes en grado heroico de seis personas, que ahora necesitan acreditar un milagro para llegar a ser proclamadas beatas:
- Bernardo Łubieński, sacerdote polaco del Santísimo Redentor (1846-1933)
- Cecilio Maria Cortinovis (de laico Antonio Pietro), religioso capuchino (1885-1984)
- las italianas Giustina y María Schiapparoli, hermanas de carne y fundadoras de las Benedictinas de la Divina Providencia en el siglo XIX, hoy con presencia en 14 países
- la laica dominica italiana Maria Antonella Bordoni, fundadora de la Fraternidad Laica de las Pequeñas Hijas de la Madre de Dios (1916-1978)
- la laica italiana Alessandra Sabattini (1961-1984), muerta en un accidente de coche a los 23 años, quería ser doctora misionera en África y colaboraba en el servicio a los pobres con la comunidad Papa Juan XXIII de Oreste Benzi. 
Fuente: RenL

AVISO IMPORTANTE 
“Pequeñas Semillitas” no se editará
desde el 10 al 31 de marzo por vacaciones.
Volveremos el Domingo de Pascua de Resurrección (1 de abril).
Muchas gracias.

Vía Crucis
Hoy viernes, invito a los lectores a rezar el Vía Crucis como oración eficaz de preparación en esta Cuaresma.
El Vía Crucis es la meditación de los momentos y sufrimientos vividos por Jesús desde que fue hecho prisionero hasta su muerte en la cruz y posterior resurrección. Literalmente, “vía crucis” significa "camino de la cruz". Al rezarlo, recordamos con amor y agradecimiento lo mucho que Jesús sufrió por salvarnos del pecado durante su pasión y muerte. Dicho camino se representa mediante 15 imágenes de la Pasión que se llaman "estaciones". Te animarás a cargar con las cruces de cada día, si recuerdas con frecuencia las estaciones o pasos de Jesús hasta el Calvario.
Puedes conocer más detalles y rezarlo si entras en la página del Web Católico de Javier haciendo clic acá

Cada día de Cuaresma
El amor de Dios
I. Dios nos hace saber de muchas maneras que nos ama, que nunca se olvida de nosotros, pues nos lleva escritos en su mano para tenernos siempre a la vista (Isaías 49, 15-17). Jamás podremos imaginar lo que Dios nos ama: nos redimió con su Muerte en la Cruz, habita en nuestra alma en gracia, se comunica con nosotros en lo más íntimo de nuestro corazón, durante estos ratos de oración y en cualquier momento del día. Cuando contemplamos al Señor en cada una de las escenas del Vía Crucis es fácil que desde el corazón se nos venga a los labios el decir: “¿Saber que me quieres tanto, Dios mío, y... no me he vuelto loco?”

II. Dios nos ama con amor personal e individual. Jamás ha dejado de amarnos, ni siquiera en los momentos de mayor ingratitud por nuestra parte o cuando cometimos los pecados más graves. Su atención ha sido constante en todas las circunstancias y sucesos, y está siempre junto a nosotros: Yo estaré con vosotros siempre hasta la consumación del mundo (Mateo 28, 20), hasta el último instante de nuestra vida. ¡Tantas veces se ha hecho el encontradizo! En la alegría y en el dolor. Como muestra de amor nos dejó los sacramentos, “canales de la misericordia divina”. Nos perdona en la Confesión y se nos da en la Sagrada Eucaristía. Nos ha dado a su Madre por Madre nuestra. También nos ha dado un Ángel para que nos proteja. Y Él nos espera en el Cielo donde tendremos una felicidad sin límites y sin término. Pero amor con amor se paga. Y decimos con Francisca Javiera: “Mil vidas si las tuviera daría por poseerte, y mil... y mil... más yo diera... por amarte si pudiera... con ese amor puro y fuerte con que Tú siendo quien eres... nos amas continuamente” (Decenario al Espíritu Santo).

III. Dios espera de cada hombre una respuesta sin condiciones a su amor por nosotros. Nuestro amor a Dios se muestra en las mil incidencias de cada día: amamos a Dios a través del trabajo bien hecho, de la vida familiar, de las relaciones sociales, del descanso... Todo se puede convertir en obras de amor. Cuando correspondemos al amor a Dios los obstáculos se vencen; y al contrario, sin amor hasta las más pequeñas dificultades parecen insuperables. El amor a Dios ha de ser supremo y absoluto. Dentro de este amor caben todos los amores nobles y limpios de la tierra, según la peculiar vocación recibida, y cada uno en su orden. La señal externa de nuestra unión con Dios es el modo como vivimos la caridad con quienes están junto a nosotros. Pidámosle hoy a la Virgen que nos enseñe a corresponder al amor de su Hijo, y que sepamos también amar con obras a sus hijos, nuestros hermanos.
© Francisco Fernández Carvajal

Pedidos de oración
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones; por el triunfo del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María;  por la conversión de todos los pueblos; por la Paz en el mundo; por los cristianos perseguidos y martirizados en Medio Oriente, África, y en otros lugares; por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el abandono, la carencia de afecto, la falta de trabajo, el hambre y la pobreza; por los niños con cáncer y otras enfermedades graves; por el drama de los refugiados del Mediterráneo; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo; por las víctimas de catástrofes naturales; por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas; y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Pedimos oración para Carlos C. A., de Colombia, que se encuentra en la Universidad de Warwick (Inglaterra), para que elSeñor le dé la fortaleza y la esperanza que tanto necesita para que continúe sus estudios de Doctorado exitosamente. También pedimos por su hermana María Paula C.A., próxima a graduarse como Fonoaudióloga, presentando evaluaciones de inglés para lograr su título profesional. Pedimos también por Sandra Milena T., de Colombia, quien se encuentra en embarazo (sexto mes de gestación) y se le ha diagnosticado una pre-eclampsia. Y finalmente por Rocío Q. R., que atraviesa una situación delicada de salud, hospitalizada con problemas de sangre.

Continuamos unidos en oración por medio del rezo del Santo Rosario poniendo en Manos de Nuestra Madre Bendita todas nuestras preocupaciones, alegrías y necesidades, poniendo al mundo entero en Manos de nuestra Madre y pidiéndole a Ella paz para el mundo. Al rezar por la paz, rezamos por todo, por la paz en el mundo, en los corazones, porque la violencia sea desterrada, por la paz para los niños que están en peligro de ser abortados. Paz para los jóvenes que no encuentran el camino, paz para los deprimidos. Paz para los que no han tenido la dicha de conocer al Amor. En fin rezamos por la paz, y sigamos haciéndolo.

Tú quisiste, Señor, que tu Hijo unigénito soportara nuestras debilidades,
para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia;
escucha las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos
y concede a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad,
la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos,
y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.
Amén

Los cinco minutos del Espíritu Santo
Marzo 9
San Isidoro es uno de los Padres de la Iglesia, que la enriquecieron en los primeros siglos del cristianismo. Él nos dejó una hermosa oración, que podemos repetir para alimentar la confianza en el Espíritu Santo y comprometernos por un mundo más justo:
"Aquí estamos Señor, Espíritu Santo. Aquí estamos en tu presencia. Ven, y quédate con nosotros. Dígnate infundirte en lo más íntimo de nuestros corazones. Enséñanos en qué tenemos que ocuparnos, hacia dónde tenemos que dirigir nuestros esfuerzos.
Haznos saber lo que tenemos que realizar, para que con tu ayuda podamos agradarte en todo.
Sé tú solo quien inspires y lleves a feliz término nuestras decisiones.
Tú solo, con Dios Padre y su Hijo, posees el nombre glorioso.
No permitas que seamos perturbadores de la justicia, Tú que amas la equidad en sumo grado.
Que la ignorancia no nos arrastre al mal, ni nos desvíe el aplauso, ni nos corrompa el interés del lucro, o la preferencia de personas. Antes bien, únenos a ti de modo eficaz por el don de tu gracia.
Que seamos uno en ti y en nada nos apartemos de la verdad.
Y por hallarnos reunidos en tu nombre podamos mantener en todo la justicia, guiados por el amor, para que aquí y ahora no nos separemos en nada de ti..."
* Mons. Víctor Manuel Fernández
FELIPE
-Jardinero de Dios-
(el más pequeñito de todos)

1 comentario:

  1. FELICES VACACIONES...DIOS LOS BENDIGA..A TODO EL GRUPO QUE TRABAJA ....PARA NOSOTROS,,,,AMEN,,,

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.