lunes, 5 de marzo de 2018

Pequeñas Semillitas 3612

PEQUEÑAS SEMILLITAS

Año 13 - Número 3612 ~ Lunes 5 de Marzo de 2018
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
Alabado sea Jesucristo…
La fe en los medios que el Señor nos da, obra milagros. La docilidad, muestra de una fe operativa, hace milagros. El Señor nos pide una confianza sobrenatural en la dirección espiritual; sin docilidad, ésta quedaría sin fruto.
No es cuestión de entender las cosas. No es cuestión de saber que mi vida tiene que estar realizada, manejada y ordenada de determinada manera, sino que es cuestión de tener sed de Dios. El alma que tiene sed de Dios va a permitir que sea Dios quien le realice la vida. Y el alma que va a realizarse apartada de Dios, significa que no tiene, verdaderamente, sed de Dios. Podrá ser muchas cosas —podrá ser un magnífico organizador en la Iglesia, podrá ser un excelente conferencista, podrá ser un hombre de un gran consejo espiritual—, pero si no tiene sed de Dios, no estará realizando la obra de Dios.
Ahora veámonos a nosotros mismos en nuestra organización, en nuestro trabajo, en nuestro esfuerzo, en nuestra vocación cristiana y rasquemos un poco, a ver si en nuestro corazón hay verdaderamente sed de Dios. Si la hay, podemos estar tranquilos de que estamos en el camino en el que hay que estar. Podemos estar tranquilos de que estamos en la ruta en la cual hay que ir. Podemos estar tranquilos porque tenemos en el corazón lo que hay que tener. No tendremos que tener miedo porque esa sed de Dios irá haciendo que la luz y la verdad de Dios se conviertan en nuestra guía hasta el Monte del Señor. Es un camino que requiere estar dispuestos, en todo momento, a querer entender lo que Dios nos pide. Estar dispuestos, en todo momento, a no apartar jamás de nuestro corazón a Jesucristo y mantener siempre viva en nuestro corazón la fe del Dios que da la vida.
P. Cipriano Sánchez

¡Buenos días!

El éxito no es casualidad
Una característica de las personas que han triunfado en la vida es su capacidad de ser realistas y concretos. Han tenido sueños que los han impulsado a trabajar y luchar, pero han comenzado desde lo que tenían a la mano, de lo posible y cotidiano. Fíjate metas posibles. Lo posible es fácil y simple. Crece con lentitud, pero avanza con seguridad.

El éxito no es una casualidad, sino la recompensa para quien lo buscó y luchó por él: Para quien al caer supo levantarse. Para quien necesitó ayuda, y supo pedirla. Para quien, cuando se sintió solo, buscó compañía. Para quien, cuando tuvo dudas, buscó un consejero. Para quien, antes de buscar ser entendido, se propuso entender a los otros. Para quien estuvo dispuesto a empezar en cualquier momento. Para quien comprendió que el amor es la fiel recompensa de amar.

En la base de los verdaderos triunfos está siempre una voluntad indomable. El pensador romano, Séneca, observó con acierto: “Los caracteres de recio temple hallan un gozo especial en las adversidades, lo mismo que el soldado intrépido en los más duros combates”. Que el Señor te ayude a desarrollar un temple de acero para ver en los obstáculos un punto de apoyo para lanzarte con más ímpetu hacia tus metas, y triunfar.
* Enviado por el P. Natalio

La Palabra de Dios:
Evangelio de hoy
Texto del Evangelio:
En aquel tiempo, Jesús dijo a la gente reunida en la sinagoga de Nazaret: «En verdad os digo que ningún profeta es bien recibido en su patria. Os digo de verdad: muchas viudas había en Israel en los días de Elías, cuando se cerró el cielo por tres años y seis meses, y hubo gran hambre en todo el país; y a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una mujer viuda de Sarepta de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Eliseo, y ninguno de ellos fue purificado sino Naamán, el sirio».
Oyendo estas cosas, todos los de la sinagoga se llenaron de ira; y, levantándose, le arrojaron fuera de la ciudad, y le llevaron a una altura escarpada del monte sobre el cual estaba edificada su ciudad, para despeñarle. Pero Él, pasando por medio de ellos, se marchó. (Lc 4,24-30)

Comentario:
Hoy, en el Evangelio, Jesús nos dice «que ningún profeta es bien recibido en su patria» (Lc 4,24). Jesús, al usar este proverbio, se está presentando como profeta.
“Profeta” es el que habla en nombre de otro, el que lleva el mensaje de otro. Entre los hebreos, los profetas eran hombres enviados por Dios para anunciar, ya con palabras, ya con signos, la presencia de Dios, la venida del Mesías, el mensaje de salvación, de paz y de esperanza.
Jesús es el Profeta por excelencia, el Salvador esperado; en Él todas las profecías tienen cumplimiento. Pero, al igual que sucedió en los tiempos de Elías y Eliseo, Jesús no es “bien recibido” entre los suyos, pues son estos quienes llenos de ira «le arrojaron fuera de la ciudad» (Lc 4,29).
Cada uno de nosotros, por razón de su bautismo, también está llamado a ser profeta. Por eso:
1º. Debemos anunciar la Buena Nueva. Para ello, como dijo el Papa Francisco, tenemos que escuchar la Palabra con apertura sincera, dejar que toque nuestra propia vida, que nos reclame, que nos exhorte, que nos movilice, pues si no dedicamos un tiempo para orar con esa Palabra, entonces sí seremos un “falso profeta”, un “estafador” o un “charlatán vacío”.
2º Vivir el Evangelio. De nuevo el Papa Francisco: «No se nos pide que seamos inmaculados, pero sí que estemos siempre en crecimiento, que vivamos el deseo profundo de crecer en el camino del Evangelio, y no bajemos los brazos». Es indispensable tener la seguridad de que Dios nos ama, de que Jesucristo nos ha salvado, de que su amor es para siempre.
3º Como discípulos de Jesús, ser conscientes de que así como Jesús experimentó el rechazo, la ira, el ser arrojado fuera, también esto va a estar presente en el horizonte de nuestra vida cotidiana.
Que María, Reina de los profetas, nos guíe en nuestro camino.
Rev. P. Higinio Rafael ROSOLEN IVE (Cobourg, Ontario, Canadá)

Santoral Católico:
San Lucio I
22° Papa
Fue papa del 25-VI-253 al 5-III-254; su pontificado duró menos de un año. Era romano y el 25 de junio del año 253 sucedió a san Cornelio en la Sede de San Pedro. Apenas elegido, fue arrestado y desterrado por el emperador Treboniano Gallo. Después de la muerte de éste y el advenimiento de Valeriano, pudo regresar a Roma, donde murió de muerte natural el 5 de marzo del año 254. Fue enterrado en el cementerio de Calixto, en la Vía Appia.
© Directorio Franciscano

Pensamiento del día

“Bendito el hombre que confía en el Señor,
y pone su confianza en Él.
Será como un árbol plantado junto al agua,
que extiende sus raíces hacia la corriente;
no teme que llegue el calor,
y sus hojas están siempre verdes.
En época de sequía no se angustia,
y nunca deja de dar fruto”
Jeremías 17:7-8

Tema del día:
María, la mujer del perdón
“Yo perdono pero no olvido”, escuchamos decir algunas veces. Estamos transitando el tiempo de Cuaresma, encaminándonos hacia la Pascua, una oportunidad para reflexionar acerca del significado del perdón en la sociedad y en nuestras vidas.

Cuaresma es tiempo de conversión, de reconciliación, de encuentro con Dios y con los hermanos; tiempo de preparación para ese paso gozoso de la muerte del pecado a la vida de la gracia, de la tristeza que produce el resentimiento, el rencor, a la alegría que caracteriza a la Pascua.
 
Y, claro, en este tiempo en el que la violencia, la incomprensión, el egoísmo se manifiestan de una manera escandalosa, el tema del perdón surge inevitablemente. El anhelo de paz, de justicia, de amor es el clamor del corazón de quienes han descubierto el valor inmenso de su Bautismo, su total gratuidad y la importancia de su misión en la construcción del Reino de Dios, aquí y ahora.
 
Cuaresma es tiempo de contemplación, tiempo de silencio, tiempo de escucha, tiempo de oración. Resulta imposible contemplar a Jesús Crucificado, clavando su mirada pura, nublada por el dolor, en el discípulo amado, el más joven y en su Madre, entregándole uno al otro, para que continúen el camino juntos. ¿Quién puede no conmoverse al ver a la Virgen con el cuerpo muerto de Jesús en sus brazos, como a un niño pequeño al descenderlo de la cruz, de la misma manera que lo tenía en el humilde pesebre de Belén, donde habían ido a parar por la obediencia a la ley y dureza del corazón de sus habitantes.
 
Conmueven las fibras más íntimas del ser esas palabras del Señor ante la crueldad de quienes lo maltratan sin piedad: “Perdónalos, Padre, porque no saben lo que hacen”.
 
Pensemos un momento en la casita de Nazaret, en el hogar de la Sagrada Familia, donde el trabajo, el canto de los Salmos, la alegría reinaban cotidianamente. Fue la Virgen, sin duda, la que le enseñó a Jesús a perdonar setenta veces siete, a perdonar siempre y a no tener en cuenta las ofensas recibidas.
  
Observamos en la actualidad tanto veneno intoxicando a personas, familias, comunidades… La violencia, el rencor, el deseo de venganza, la mentira, la falta de paz son constantes. Sabemos que “la paz es fruto de la justicia pero es imposible que haya justicia sin perdón” (San Juan Pablo II).
 
El Papa Francisco, el 1° de enero de 2016, decía: “La fuerza del perdón es el auténtico antídoto contra la tristeza provocada por el rencor y la venganza. Sólo quien ama de verdad es capaz de perdonar, olvidando la ofensa recibida”. Es posible, entonces, con la gracia de Dios, perdonar y olvidar el daño que pudieron habernos causado.
 
Que la Santísima Virgen, Reina de la Paz, la Mujer de la Reconciliación y el Perdón nos guíe con su ternura maternal por el camino de la verdad, del agradecimiento, de la misericordia para que seamos capaces de vivir esta Pascua como verdaderos instrumentos de Dios, como mensajeros de Paz, poniendo amor donde haya odio, perdón donde haya ofensa, alegría donde la tristeza no permita vivir el gozo pascual, como seres nuevos, resucitados, para que la luz que se encendió el día de nuestro Bautismo no se apague jamás y pueda disipar las tinieblas que intenten ocultarla.
© Ana María Casal

AVISO IMPORTANTE
“Pequeñas Semillitas” no se editará
desde el 10 al 31 de marzo por vacaciones.
Volveremos el Domingo de Pascua de Resurrección (1 de abril).
Muchas gracias.

Cada día de Cuaresma
Docilidad y buena disposición
I. El Señor, después de un tiempo de predicación por las aldeas y ciudades de Galilea, vuelve a Nazaret, donde se había criado. Todos había oído maravillas del hijo de María y esperaban ver cosas extraordinarias. Sin embargo no tienen fe, y como Jesús no encontró buenas disposiciones en la tierra donde se había criado, no hizo allí ningún milagro. Aquellas gentes sólo vieron en Él al hijo de José, el que les hacía mesas y les arreglaba las puertas. No supieron ver más allá. No descubrieron al Mesías que les visitaba. Nosotros, para contemplar al Señor, también debemos purificar nuestra alma. La Cuaresma es buena ocasión para intensificar nuestro amor con obras de penitencia que disponen el alma a recibir las luces de Dios.

II. En la primera lectura de la Misa se nos narra la curación de Naamán, general del ejército de Siria (2 Reyes 5, 1-15), por el profeta Eliseo. El general había recorrido un largo camino para esto, pero lleno de orgullo, llevaba su propia solución sobre el modo de ser curado. Cuando ya se regresaba sin haberlo logrado, sus servidores le decían: aunque el profeta te hubiese mandado una cosa difícil debieras hacerla. Cuanto más habiéndote dicho lávate y serás limpio. Naamán reflexionó sobre las palabras de sus acompañantes y volvió con humildad a cumplir lo que le había dicho el Profeta, y quedó limpio. También nosotros andamos con frecuencia enfermos del alma, con errores y defectos que no acabamos de arrancar. El Señor espera que seamos humildes y dóciles a las indicaciones de la dirección espiritual. No tengamos soluciones propias cuando el Señor nos indica otras, quizá contrarias a nuestros gustos y deseos. En lo que se refiere al alma, no somos buenos consejeros, ni buenos médicos de nosotros mismos. En la dirección espiritual el alma se dispone para encontrar al Señor y reconocerle en lo ordinario.

III. La fe en los medios que el Señor nos da, obra milagros. La docilidad, muestra de una fe operativa, hace milagros. El Señor nos pide una confianza sobrenatural en la dirección espiritual; sin docilidad, ésta quedaría sin fruto. Y no podrá ser dócil quien se empeñe en ser tozudo, obstinado e incapaz de asimilar una idea distinta de la que ya tiene: el soberbio es incapaz de ser dócil. Disponibilidad, docilidad, dejarnos hacer y rehacer por Dios cuantas veces sea necesario, como barro en manos del alfarero. Este puede ser el propósito de nuestra oración de hoy, que llevaremos a cabo con la ayuda de María.
© Francisco Fernández Carvajal

Pedidos de oración 
Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por el Papa Emérito Benedicto, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones; por el triunfo del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María;  por la conversión de todos los pueblos; por la Paz en el mundo; por los cristianos perseguidos y martirizados en Medio Oriente, África, y en otros lugares; por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el abandono, la carencia de afecto, la falta de trabajo, el hambre y la pobreza; por los niños con cáncer y otras enfermedades graves; por el drama de los refugiados del Mediterráneo; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo; por las víctimas de catástrofes naturales; por la unión de las familias, la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas; y por las Benditas Almas del Purgatorio.

Los cinco minutos del Espíritu Santo
Marzo 5
Para que el Espíritu Santo pueda hacer maravillas en nuestra vida, es necesario que estemos de verdad abiertos a su acción. Pero, ¿qué significa estar abiertos a la acción del Espíritu Santo?
Significa dejar que nos cambie los planes, que nos lleve donde quiera, y sobre todo significa desearlo, buscarlo siempre más, no estar nunca conformes, no creer que ya lo hemos conocido suficiente.
No hay que pensar que ya no puede haber novedades en nuestra relación con él, que ya lo hemos probado todo. No es así. Él es siempre nuevo, siempre deslumbrante, siempre sorprendente.
Nunca podemos decir que ya sabemos encontrarnos con él, porque él supera infinitamente todas nuestras experiencias. Él es siempre mucho más rico y lleno de hermosura de lo que nosotros podemos llegar a imaginar. Por eso cada día somos mendigos de su amor y de su presencia.
Él está indicándonos un nuevo camino para encontrarnos con él. Y a través de las nuevas experiencias de la vida, también de las crisis, él nos va abriendo los senderos para descubrir algo que nunca habíamos experimentado. Él siempre está insinuando en el corazón una nueva invitación de amor. Vale la pena escucharlo.
* Mons. Víctor Manuel Fernández
FELIPE
-Jardinero de Dios-
(el más pequeñito de todos)

2 comentarios:

  1. FELIPE,,,,quiero saber de tu boca que saves ,,,mucho,,,si tiene valor el ,,,REZO del VIA CRUCIS,,,que envian en PEQUEÑAS SEMILLITAS,,,porque,,YO ,,,lo rezo de ai,,,todos los ,,,,viernes,,,,si me puedes contestar te agradeceria,,,,,graciass,,,,BENDICIONES,,,

    ResponderEliminar
  2. ¡Por supuesto que tiene valor! ¡Tiene un enorme valor!
    El Vía Crucis se puede rezar en cualquier fecha del año, pero especialmente en Cuaresma, y más aún los días viernes.
    Tiene tanto valor el Vía Crucis para Jesús como lo tiene el Santo Rosario para María.
    Un abrazo y sigue rezándolo.
    Felipe

    ResponderEliminar

¡Gracias por participar comentando! Por favor, no te olvides de incluir tu nombre y ciudad de residencia al finalizar tu comentario dentro del cuadro donde escribes.