lunes, 26 de febrero de 2024

Pequeñas Semillitas 5563

PEQUEÑAS SEMILLITAS
 
Año 19 - Número 5563 ~ Lunes 26 de Febrero de 2024
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
¡Alabado sea Jesucristo!
En el norte de Italia, a principios de 1830, en un suburbio de Turín, un joven solía visitar todos los días, en la iglesia cercana, una imagen de la Santísima Virgen, Madre de los Dolores, traspasada por siete espadas.
Una noche, tuvo la desgracia de cometer un pecado mortal. Habiendo ido a la mañana siguiente a visitar a la Virgen Madre de las Penas en su altar habitual, se sorprendió al ver, en lugar de siete, ocho espadas en el Corazón de la Santísima Virgen.
Mientras consideraba este prodigio, una voz le sugirió que era su pecado el que había agregado esa octava espada. Molesto y arrepentido, inmediatamente se confesó y recuperó la paz del corazón. Lleno de gratitud a la Santísima Virgen por su intercesión, volvió a la vida de la gracia.
(Extracto de 'Las Glorias de María' de san Alfonso María de Ligorio)
 
La Palabra de Dios
Lecturas del día
Primera Lectura: Dn 9, 4-10
 
Salmo: Sal 78, 8.9. 11 y 13
 
Santo Evangelio: Lc 6,36-38
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Sed compasivos, como vuestro Padre es compasivo. No juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados. Dad y se os dará; una medida buena, apretada, remecida, rebosante pondrán en el halda de vuestros vestidos. Porque con la medida con que midáis se os medirá».
 
Comentario:
Hoy, ¿cómo debe actuar un cristiano ante sus hermanos y hermanas? Pues mostrando hacia ellos la misma misericordia y amabilidad del Padre celestial: «Sed compasivos, como vuestro Padre es compasivo» (Lc 6,36). Jesús dijo, «Yo no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo» (Jn 12,47). Jesucristo ni siquiera juzgó a sus propios verdugos. Al contrario, Él pensó bien de ellos excusándolos y rezando por ellos: «Padre, perdónales porque no saben lo que hacen» (Lc 23,34). Como discípulos suyos, estamos invitados a ser como el Maestro.
Jesús dice en el Evangelio de Mateo: «No juzguéis para no ser juzgados. ¿Por qué te fijas en la mota del ojo de tu hermano, y no reparas en la viga que hay en el tuyo?» (Mt 7,1.3). La viga es el “no-amor”, el “orgullo” y el “resentimiento” en nuestro corazón. Estos vicios son como una viga que nos impide considerar la falta de nuestro hermano desde su propia perspectiva, lo cual es más serio que la misma falta (a fin de cuentas, ¡una mota!), y por tanto aquellas actitudes son lo que debiera ser removido en primer lugar. Sólo con el amor podemos realmente corregir al otro, teniendo en cuenta que «el amor todo lo excusa» (1Cor 13,7).
Cuando Cristo dice «no juzguéis» no está prohibiendo el ejercicio de nuestra capacidad de discernimiento, ni tampoco se dice que tengamos que aprobar todo lo que hace nuestro hermano. Lo que Él prohíbe es atribuir una intención mala a la persona que actúa de esa manera. Solamente Dios conoce qué hay en el corazón de la persona. «El hombre mira las apariencias pero el Señor mira el corazón» (1Sam 16,7). Por tanto, juzgar es una prerrogativa de Dios, prerrogativa que nosotros le usurpamos cuando juzgamos a nuestro hermano.
Lo importante en el Cristianismo es el amor: «Como yo os he amado, amaos también unos a otros» (Jn 13,34). Este amor es derramado en nuestros corazones a través del Espíritu Santo (cf. Rom 5,5). En la Eucaristía, Cristo nos entrega Su Corazón como un don y así nosotros podemos amar a cada uno con Su Corazón y ser misericordiosos tal como el Padre del Cielo es misericordioso.
* Fr. Zacharias MATTAM SDB (Bangalore, India)  © Textos de Evangelinet
 
Santoral Católico:
Santa Paula Montal Fornés
Nació en Arenys de Mar (Barcelona) el año 1799. En su juventud, colaborando con su párroco en la catequesis de niños y jóvenes, constató la necesidad urgente de la promoción humana y cristiana de la mujer y de la educación integral de niñas y jóvenes. A tal fin, y empezando en Figueras, fue estableciendo escuelas y formando a sus miembros. En Sabadell, orientada y ayudada por los escolapios, con cuyo carisma se sentía identificada, estructuró canónicamente su nueva congregación, las Hijas de María, Religiosas de las Escuelas Pías, con la espiritualidad y reglas calasancias. La fundación creció y se extendió rápidamente. Paula pasó sus últimos treinta años en Olesa de Montserrat, trabajando en su comunidad y con niñas de la localidad, a la vez que se desbordaba en obras de caridad y ayuda a los pobres y necesitados. Y allí murió el 26 de febrero de 1889. San Juan Pablo II la canonizó el 2001.
Para más información hacer clic acá.
(Directorio Franciscano – ACI Prensa – Catholic.net)
 
Pensamiento del día
«Sed almas de oración, pues sólo así progresará nuestro amado Instituto. La oración es un ratito que tenemos para hablar, para conversar a solas con Él, para acercarnos a su amor … “¡Salvar a las familias enseñando el Santo Temor de Dios»
(SANTA PAULA MONTAL)
 
Tema del día:
Los sacramentales
En la Iglesia Católica existen algunos signos sagrados llamados sacramentales, que pueden ayudar al cristiano en su camino espiritual. Por ello, la bloguera católica Jenny Uebbing da detalles de lo que significan y de su correcto uso.
 
En el blog “Mama needs coffee”, Uebbing explica que la palabra “sacramental” es “utilizada por la teología para designar aquellos elementos aparentemente normales a los que tenemos acceso durante nuestra batalla contra el mal a lo largo de nuestra vida”.
 
Según el Catecismo, los sacramentales “son signos sagrados creados según el modelo de los sacramentos, por medio de los cuales se significan efectos, sobre todo de carácter espiritual, obtenidos por la intercesión de la Iglesia”.
 
“Por ellos, los hombres se disponen a recibir el efecto principal de los sacramentos y se santifican las diversas circunstancias de la vida”.
 
Uebbing explica que “si bien la fe de la Iglesia impregna en estos elementos comunes (agua, sal, cruces, iconos, medallas, etc.) una bendición que es eficaz en sí misma, esta sólo se concreta plenamente cuando se combina con la fe personal y una vida recta y ordenada”.
 
Haciendo referencia al pasaje del Evangelio de San Juan en el que Jesús aplica barro a los ojos de un hombre para que recupere la vista, Uebbing indica que este milagro “no ocurrió por una superstición o por cualidades inherentes de la materia, sino por una reacción primordial entre la gracia de Cristo y la fe del hombre”.
 
Aquí solo algunos ejemplos de sacramentales propuestos por la bloguera católica (hay más):
 
1. Crucifijos
Uebbing asegura que “con un crucifijo en cada habitación, se tiene un poderoso recordatorio para todos los que viven, trabajan y duermen bajo el mismo techo, de que es a Cristo a quien le pertenece el hogar”. “No, el crucifijo no es Jesús, sino que es su imagen, representada con amor y destacada prominentemente”, precisa.
 
2. Agua bendita
La bloguera detalla que “cada parroquia debería tener (la mayoría lo hacen) una fuente de agua bendita junto a cada puerta y una fuente principal para el Bautismo”.
 
“Mantenemos agua bendita en nuestra casa en todo momento, y la usamos a diario para bendecir a nuestros hijos, sus habitaciones y nuestra casa, sobre todo si alguien está enfermo o tuvo un mal sueño, o después de una gran fiesta o cuando muchas personas han estado entrando y saliendo”.
 
Jenny asegura que “vivimos en una falsa dicotomía entre lo espiritual y el mundo material en esta época. Sin embargo, el Dios que viene a nosotros en una hostia de pan no duda en conferir la gracia sacramental a través del agua”.
 
3. Sal bendita
La autora manifiesta que la sal es buena “para bendecir las puertas y rociarla a lo largo del perímetro de la casa como una barrera entre la familia y el mundo”. También es “un acto de fe el reclamar esta tierra, esta habitación y todo este espacio para Cristo".
 
4. Medallas
“Tanto la Medalla Milagrosa como el escapulario son poderosas devociones a la Virgen, y la Iglesia enseña que, llevadas con fe y en concordancia con una vida de virtud, llevan consigo poderosas promesas”, detalla.
 
Finalmente, Jenny Uebbing asegura que “María intercederá por nosotros particularmente en el momento de la muerte. Puesto que Jesús no negará a su querida Madre nada de lo que le pida”.
.
(Texto de Aciprensa  - Imagen de Facebook)
 
Mensaje de María Reina de la Paz
 
Mensaje de María Reina de la Paz del 25 de febrero de 2024
 
“Queridos hijos, orad y renovad vuestro corazón para que el bien que habéis sembrado dé frutos de alegría y de unión con Dios. La cizaña se ha apoderado de muchos corazones y se han vuelto estériles. Por eso vosotros, hijos míos, sed luz, amor y mis manos extendidas en este mundo que anhela a Dios que es amor. Gracias por haber respondido a mi llamada”.
 
Meditaciones de “Pequeñas Semillitas”
Cuántas personas, quizás incluidos nosotros mismos, viven preocupados por el pasado, o angustiados por el futuro. Y ambos tiempos no están en poder de los hombres, y por ello tenemos que hacer el propósito de vivir bien el momento presente, dejando el pasado en las manos misericordiosas de Dios, y el futuro en su adorable y amorosa Providencia.
¡Cuántas personas que quieren averiguar el futuro, recurriendo a magos y adivinos! Y eso está mal, porque es insultar a Dios, decirle que no creemos en que Él es bueno y que dispone todas las cosas en nuestra vida para nuestro bien.
Lo que pasa es que tenemos poca fe en el Señor, poca confianza en Él, y así estamos buscando siempre conocimientos fuera de los que nos da la Sabiduría de Dios.
Pensemos un poco en que esta actitud nuestra desagrada profundamente a Dios, que se pone triste por nuestra desconfianza en Él. Porque a Dios le duele más la desconfianza de un alma, especialmente de un alma elegida, que el mismo pecado.
Hagamos el propósito, a partir de hoy, de ahora mismo, de no consultar nunca más ni horóscopos, ni adivinos ni nada, y dejar todo en manos de Dios, sabiendo que Él nos cuida con amor y todo lo dispone en nuestra vida para nuestro bien temporal, y sobre todo, nuestro bien eterno. 
🌸
La santidad, amor creciente a Dios y a los demás por Dios, podemos y debemos adquirirla en las cosas de todos los días, que se repiten muchas veces, con aparente monotonía. “Para la gran mayoría de los hombres, ser santo supone santificar el trabajo, santificarse en su trabajo y santificar a los demás con el trabajo, y encontrar así a Dios en el camino de sus vidas".
La generosidad es una de las virtudes fundamentales del cristiano. La generosidad es la virtud que nos caracteriza en nuestra imitación de Cristo, en nuestro camino de identificación con Él. Esto es porque la generosidad no es simplemente una virtud que nace del corazón que quiere dar a los demás, sino la auténtica generosidad nace de un corazón que quiere amar a los demás. No puede haber generosidad sin amor, como tampoco puede haber amor sin generosidad. Es imposible deslindar, es imposible separar estas dos virtudes.
Pidámosle a Jesucristo que nos ayude a no fragmentar nuestro corazón, que nos ayude a no calcular nuestra entrega, que nos ayude a no ponernos a nosotros mismos como prioridad fundamental de nuestro don a los demás. Que nuestra única meta sea la de ser perfectos, es decir, la de amar como Cristo nos ama a nosotros.
(P. Cipriano Sánchez)
 
Pedidos de oración
🙏 Pedimos oración por la Santa Iglesia Católica; por el Papa Francisco, por los obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, monjas, religiosas, novicias, catequistas y todos los que componemos el cuerpo místico de Cristo; por la unión de los cristianos para que seamos uno, así como Dios Padre y nuestro Señor Jesucristo son Uno junto con el Espíritu Santo; por las misiones; por el triunfo del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María;  por la conversión de todos los pueblos; por la PAZ en el mundo; por el fin de los ataques a la Iglesia Católica en Nicaragua, por los cristianos perseguidos y martirizados en Medio Oriente, África (Nigeria), y en otros lugares; por nuestros hermanos sufrientes por diversos motivos especialmente por las enfermedades, el abandono, la carencia de afecto, la falta de trabajo, el hambre y la pobreza; por los niños con cáncer y otras patologías graves; por los jóvenes, especialmente los que han caído en las drogas o cualquier tipo de adicción, por las víctimas de trata, por el drama de los refugiados del Mediterráneo; por los presos políticos y la falta de libertad en muchos países del mundo; por todos nuestros hermanos de diversos países sometidos a dictaduras que se ven forzados a emigrar en busca de mejores horizontes en otras tierras;  por las víctimas de catástrofes naturales; por la unión de las familias, por lo no nacidos, por la fidelidad de los matrimonios y por más inclinación de los jóvenes hacia este sacramento; por el aumento de las vocaciones sacerdotales y religiosas; y por las Benditas Almas del Purgatorio. Para lectores argentinos, pedimos especial oración por la recuperación de la República Argentina en el marco de la democracia, la justicia y la honestidad de los gobernantes.
 
🙏 Pedimos oración por el eterno descanso del alma de Claudia Viviana P., de 44 años de edad, de Córdoba, Argentina, que el martes 20 de febrero último fue llamada a la presencia del Padre Celestial como consecuencia de un cáncer. También rezamos por el alma de Marina N., la señora de 64 años, de Buenos Aires, Argentina que había sido asaltada y brutalmente golpeada en su domicilio hace dos meses y quedó con graves lesiones. Que el Señor las reciba a ambas en el cielo y sus familias encuentren cristiano consuelo.
 
🙏 Pedimos oración para Edgardo E., de Córdoba, Argentina, aproximadamente 65 años de edad, excelente cristiano, con serios y dolorosos problemas pulmonares, actualmente bajo estudio por parte de sus médicos. Lo ponemos en las manos de la Santísima Virgen María y de San José para que le brinden todos sus cuidados y consigan para él la sanación por parte de Jesús.
 
🙏 Pedimos oración para Benicio, niño de Córdoba, Argentina, de 3 años de edad, que tiene una tumoración facial por la que hoy será examinado para que los médicos decidan la conducta a seguir. Lo encomendamos al amor del Divino Niño Jesús para que lo proteja y todo sea resuelto favorablemente.
 
🙏 Pido oración humildemente por la mejoría de la visión de mi ojo derecho. Si es voluntad de Dios así será. Y de lo contrario, aceptaré esto como una entrega cuaresmal de mi parte (Felipe).
 
🙏 Continuamos unidos en oración por medio del rezo del Santo Rosario poniendo en Manos de Nuestra Madre Bendita todas nuestras preocupaciones, alegrías y necesidades y pidiéndole a Ella paz para el mundo. Al rezar por la paz, rezamos por todo, por la paz en el mundo, en los corazones, porque la violencia sea desterrada, por la paz para los niños que están en peligro de ser abortados. Paz para los jóvenes que no encuentran el camino, paz para los deprimidos. Paz para los que no han tenido la dicha de conocer al Amor. En fin, rezamos por la paz, y sigamos haciéndolo.
Tú quisiste, Señor, que tu hijo unigénito soportara nuestras debilidades, para poner de manifiesto el valor de la enfermedad y la paciencia. Escucha las plegarias que te dirigimos por nuestros hermanos enfermos y conceda a cuantos se hallan sometidos al dolor, la aflicción o la enfermedad, la gracia de sentirse elegidos entre aquellos que tu hijo ha llamado dichosos, y de saberse unidos a la pasión de Cristo para la redención del mundo. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén.
 
Extractos de cartas del Padre Pío
(Recopilación: P. Gianluigi Pasquale en “365 días con el Padre Pío”)
26 de febrero
Graben bien en su mente; esculpan fuertemente en sus corazones; y convénzanse de que nadie es bueno «sino sólo Dios»; y que nosotros no tenemos otra cosa que la nada.
Vayan meditando continuamente lo que san Pablo escribe a los fieles de Corinto: «¿Qué tienes que no lo hayas recibido? Y, si lo recibiste, ¿por qué te glorías como si no lo hubieras recibido?». «No que seamos capaces –dice además– de pensar algo por nosotros mismos, como si fuera cosa nuestra; nuestra capacidad nos viene de Dios».
Cuando se sientan tentadas de vanagloria, repitan con san Bernardo: «Ni por ti lo inicié, ni por ti lo dejaré». ¿No comencé mi viaje por los caminos del Señor? Entonces, por ellos quiero seguir; por ellos continuaré mi marcha. Si el enemigo les asalta por la santidad de su vida, que le griten a la cara: mi santidad no es fruto de mi espíritu, sino que es fruto del espíritu de Dios que me santifica. Es un don de Dios; es un talento que me ha prestado mi Esposo para que yo negocie con Él y después le rinda estrecha cuenta de la ganancia obtenida.
(2 de agosto de 1913, al P. Agostino da San Marco in Lamis, Ep. I, 396)
 
FELIPE
-Jardinero de Dios-
(el más pequeñito de todos)
 
 
 
BLOG ”PEQUEÑAS SEMILLITAS”
”JUAN PABLO II INOLVIDABLE”
FACEBOOK de “FELIPE DE URCA”
FACEBOOK de “PEQUEÑAS SEMILLITAS”
”X” (ex TWITTER) de “PEQUEÑAS SEMILLITAS”
INSTAGRAM: FELIPE DE URCA

 

domingo, 25 de febrero de 2024

Pequeñas Semillitas 5562

PEQUEÑAS SEMILLITAS
 
Año 19 - Número 5562 ~ Domingo 25 de Febrero de 2024
Desde la ciudad de Córdoba (Argentina)
¡Alabado sea Jesucristo!
En los evangelios se aprecia una y otra vez cómo la gente se preguntaba quién era Jesús. En la transfiguración, junto a Pedro, Santiago y Juan, aparece en un ambiente que despide destellos divinos. ¿Quién era este hombre que hablaba con Elías y Moisés, que tenía esos amigos del cielo? ¿Quién es Jesús? Esa era la pregunta que tantos se hicieron al tener noticia de él, y que toca a cada uno responder.
El evangelio nos describe hoy cómo se abrió una rendija del cielo y salió un rayo de luz, una nube: la presencia de Dios. Es como si se hubiera manifestado el otro aspecto de Jesús. San Pablo dirá que Jesús es el ser celestial, alguien venido del cielo (1 Co 15,47), y Él mismo afirmó que él era el pan vivo bajado del cielo (Jn 6,51).
Jesús es alguien muy cercano a nosotros, pero no hemos de olvidar que no es una criatura humana. Reverencia, por tanto, pues estamos ante Dios. No hemos de perderlo de vista en nuestra oración, no sea que, al ser tan cercano, le perdamos el respeto como si fuera un amigo más, un personaje histórico interesante, como un orador que hablaba de la paz. (P. Jesús Martínez García)
 
La Palabra de Dios
Lecturas del día
Primera Lectura: Gn 22, 1-2. 9-13. 15-18
 
Salmo: Sal 115, 10 y 15. 16-17. 18-19
 
Segunda Lectura: Rom 8, 31b-34
 
Santo Evangelio: Mc 9, 2-10
En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, Santiago y Juan, y los llevó, a ellos solos, aparte, a un monte alto. Y se transfiguró delante de ellos, y sus vestidos se volvieron resplandecientes, muy blancos, tanto que ningún batanero en la tierra sería capaz de blanquearlos de ese modo. Se les aparecieron Elías y Moisés, y conversaban con Jesús.
Toma la palabra Pedro y dice a Jesús: «Rabbí, bueno es estarnos aquí. Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías»; pues no sabía qué responder ya que estaban atemorizados. Entonces se formó una nube que les cubrió con su sombra, y vino una voz desde la nube: «Este es mi Hijo amado, escuchadle». Y de pronto, mirando en derredor, ya no vieron a nadie más que a Jesús solo con ellos. 
Y cuando bajaban del monte les ordenó que a nadie contasen lo que habían visto hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos.
 
Comentario:
Hoy contemplamos la escena «en la que los tres apóstoles Pedro, Santiago y Juan aparecen como extasiados por la belleza del Redentor» (San Juan Pablo II): «Se transfiguró delante de ellos y sus vestidos se volvieron resplandecientes» (Mc 9,2-3). Por lo que a nosotros respecta, podemos entresacar un mensaje: «Destruyó la muerte e irradió la vida incorruptible con el Evangelio» (2Tim 1, 10), asegura san Pablo a su discípulo Timoteo. Es lo que contemplamos llenos de estupor, como entonces los tres Apóstoles predilectos, en este episodio propio del segundo domingo de Cuaresma: la Transfiguración.
Es bueno que en nuestro ejercicio cuaresmal acojamos este estallido de sol y de luz en el rostro y en los vestidos de Jesús. Son un maravilloso icono de la humanidad redimida, que ya no se presenta en la fealdad del pecado, sino en toda la belleza que la divinidad comunica a nuestra carne. El bienestar de Pedro es expresión de lo que uno siente cuando se deja invadir por la gracia divina.
El Espíritu Santo transfigura también los sentidos de los Apóstoles, y gracias a esto pueden ver la gloria divina del Hombre Jesús. Ojos transfigurados para ver lo que resplandece más; oídos transfigurados para escuchar la voz más sublime y verdadera: la del Padre que se complace en el Hijo. Todo en conjunto resulta demasiado sorprendente para nosotros, avezados como estamos al grisáceo de la mediocridad. Sólo si nos dejamos tocar por el Señor, nuestros sentidos serán capaces de ver y de escuchar lo que hay de más bello y gozoso, en Dios, y en los hombres divinizados por Aquel que resucitó entre los muertos.
«La espiritualidad cristiana -escribió san Juan Pablo II- tiene como característica el deber del discípulo de configurarse cada vez más plenamente con su Maestro», de tal manera que -a través de una asiduidad que podríamos llamar "amistosa"- lleguemos hasta el punto de «respirar sus sentimientos». Pongamos en manos de Santa María la meta de nuestra verdadera "transfiguración" en su Hijo Jesucristo.
* Rev. D. Jaume GONZÁLEZ i Padrós (Barcelona, España) © Textos de Evangelinet
 
Pensamiento del día
apareció toda la Trinidad:
el Padre en la voz,
el Hijo en el hombre,
el Espíritu en la nube luminosa»
(SANTO TOMÁS DE AQUINO)
 
Predicación del Evangelio:
Escuchar a Jesús
Cada vez tenemos menos tiempo para escuchar. No sabemos acercarnos con calma y sin prejuicios al corazón del otro. No acertamos a acoger el mensaje que todo ser humano nos puede comunicar.
 
Encerrados en nuestros propios problemas, pasamos junto a las personas, sin apenas detenernos a escuchar realmente a nadie. Se nos está olvidando el arte de escuchar.
 
Por eso tampoco resulta tan extraño que a los cristianos se nos haya olvidado, en buena parte, que ser creyente es vivir escuchando a Jesús. Sin embargo, solo desde esta escucha nace la verdadera fe cristiana.
 
Según el evangelista Marcos, cuando en la «montaña de la transfiguración» los discípulos se asustan al sentirse envueltos por las sombras de una nube, solo escuchan estas palabras: «¡Este es mi Hijo amado: escuchadle a él!».
 
La experiencia de escuchar a Jesús hasta el fondo puede ser dolorosa, pero es apasionante. No es el que nosotros habíamos imaginado desde nuestros esquemas y tópicos. Su misterio se nos escapa. Casi sin darnos cuenta nos va arrancando de seguridades que nos son muy queridas, para atraernos hacia una vida más auténtica.
 
Nos encontramos, por fin, con alguien que dice la verdad última. Alguien que sabe para qué vivir y por qué morir. Algo nos dice desde dentro que tiene razón. En su vida y en su mensaje hay verdad.
 
Si perseveramos en una escucha paciente y sincera, nuestra vida empieza a iluminarse con luz nueva. Comenzamos a verlo todo con más claridad. Vamos descubriendo cuál es la manera más humana de enfrentarnos a los problemas de la vida y al misterio de la muerte. Nos damos cuenta de los grandes errores que podemos cometer los humanos y de las grandes infidelidades de los cristianos.
 
Hemos de cuidar más en nuestras comunidades cristianas la escucha fiel a Jesús. Escucharle a él nos puede curar de cegueras seculares, nos puede liberar de desalientos y cobardías casi inevitables, puede infundir nuevo vigor a nuestra fe.
.
(Texto: P. José Antonio Pagola - Imagen: Misioneros Digitales Católicos)
 
Nuevo vídeo y artículo
 
Hay un nuevo vídeo subido al blog
de "Pequeñas Semillitas" en internet
referido al Evangelio de este Domingo.
Para verlo tienes que ir al final de esta página:
 
Hay nuevo material publicado en el blog
"Juan Pablo II inolvidable"
sobre el tema: Transfiguración del Señor
Puedes acceder en la dirección:
 
Agradecimiento
Bendito seas, Dios mío, porque a pesar de ser yo indigno de toda ayuda, tu generosidad e infinita bondad nunca dejan de otorgar el bien aún a los ingratos y a los que se han apartado de ti. Conviértenos a ti, para que seamos agradecidos, humildes y piadosos, pues Tú eres nuestra salud, nuestra fortaleza y nuestra salvación.
 
Meditaciones de “Pequeñas Semillitas”
El episodio de la Transfiguración es una prueba más del amor de Cristo a sus discípulos. El objetivo era prepararlos para la crisis que se avecinaba, la crisis de la Cruz. Para ello, Jesús quiso llenarles de argumentos la visión de Moisés y de Elías adorando a Cristo– y de sensaciones –el clima de éxtasis, que lleva a Pedro a desear quedarse así para siempre–. El Señor deseaba preparar a sus más íntimos amigos para que, cuando le vieran humillado, calumniado, crucificado, sin poder alguno, no dudaran de Él. Después de los milagros que le habían visto hacer y de haber escuchado de su boca el maravilloso mensaje evangélico, la Transfiguración debía consistir en el sello final y definitivo que asegurara la fe de los apóstoles contra toda prueba, contra toda duda.
Sin embargo, no fue así. En la Cruz, los mismos que le habían visto transfigurado dudaron, le negaron y huyeron. Ahí está, pues, la lección histórica que podemos extraer de este episodio. Debemos preguntarnos, cuando tenemos problemas y éstos nos llevan a dudar del amor de Dios, si en realidad el Señor no nos habrá dado ya pruebas más que suficientes para estar seguros de su amor. Y cuando las cosas van bien, debemos ser conscientes de ellas y atesorarlas en la memoria para recordarlas cuando lleguen las horas difíciles, las horas de la fidelidad. Porque sólo se puede vivir la virtud de la fidelidad cuando no hay motivos aparentes para hacerlo, ya que ser fiel cuando todo va bien no es virtud sino mera lógica sin mucho mérito.  (P. Santiago Martín)
🌸
La ausencia de María en la Transfiguración no quiere decir que María no haya visto nada de la gloria de Jesús antes de su resurrección, recordemos que en Caná ella estaba presente: "Este fue el primero de los signos de Jesús, en Caná de Galilea manifestó su gloria y sus discípulos creyeron en él." (Jn 2,11).
Sin embargo, María está detrás de la vida pública de Jesús, ella sabía desde la concepción que su Hijo venía del Cielo, pero durante todo su camino de fe, podemos decir que María no vio toda la gloria, eso debió ser para Ella una prueba, una “pena del corazón unida a una especie de noche de la fe." (Rom 17)
La Transfiguración pone a Jesús en relación con Moisés y lo vincula, hablando del Éxodo de Jesús, es decir, de su muerte, a Jerusalén. Incluso ausente del monte de la Transfiguración, María conocía la vida y la muerte de Moisés y Elías (...).
Ya que la Transfiguración es un aspecto importante que plantea la cuestión de la naturaleza divina de Jesús, también es un elemento importante que estimula la veneración de la Madre de Jesús, Madre de Dios. Sin embargo, no fue sino hasta la resurrección de Jesús de entre los muertos, que fue aclarada y reconfortada la fe en la divinidad de Jesús.  (Sor Françoise Breynaert, Teóloga)
 
Extractos de cartas del Padre Pío
(Recopilación: P. Gianluigi Pasquale en “365 días con el Padre Pío”)
25 de febrero
Tenía mucha razón San Jerónimo, al comparar la vanagloria con la sombra. De hecho, la sombra sigue al cuerpo a todas partes; y hasta le mide los pasos. Se aleja el cuerpo, se aleja también ella; camina a paso lento, también ella hace lo mismo; se sienta, y entonces también ella toma la misma posición.
Lo mismo hace la vanagloria; sigue por todos lados a la virtud. En vano intentaría el cuerpo huir de su sombra; esta, siempre y en todas partes, le sigue y camina a su lado.
Lo mismo le sucede a quien se ha dedicado a la virtud, a la perfección: cuanto más huye de la vanagloria, más es asaltado por ella. Temamos todos, querido padre, a este nuestro gran enemigo. Lo teman todavía más aquellas dos almas elegidas, porque este enemigo tiene un algo de inexpugnable.
Estén siempre alerta; no se deje a este enemigo tan poderoso entrar en la mente y en el corazón; porque, si consigue entrar, desflora las virtudes, corroe la santidad, corrompe todo lo que hay de belleza y de bondad.
Traten de pedir continuamente a Dios la gracia de verse preservadas de este vicio pestilente, porque «Todo don perfecto viene de arriba, del Padre de las luces». Abran sus corazones a la confianza en Dios. Recuerden siempre que todo lo que hay de bueno en ellas es puro regalo de la suma bondad del Esposo celestial.
(2 de agosto de 1913, al P. Agostino da San Marco in Lamis, Ep. I, 396)
 
FELIPE
-Jardinero de Dios-
(el más pequeñito de todos)
 
 
 
BLOG ”PEQUEÑAS SEMILLITAS”
”JUAN PABLO II INOLVIDABLE”
FACEBOOK de “FELIPE DE URCA”
FACEBOOK de “PEQUEÑAS SEMILLITAS”
”X” (ex TWITTER) de “PEQUEÑAS SEMILLITAS”
INSTAGRAM: FELIPE DE URCA